1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

En Marea: múltiples maneras de pegarse un tiro en el pie

El plenario de la confluencia gallega revela juegos de alianzas cambiantes y una brecha entre las formaciones difícil de cerrar

Xosé Manuel Pereiro A Coruña , 19/07/2017

<p>Acto de En Marea, en Vigo con Eva Solla, Xulio ferreiro, Luís Villares, Pablo Iglesias, Carmen Santos y Xosé Manuel Beiras.</p>

Acto de En Marea, en Vigo con Eva Solla, Xulio ferreiro, Luís Villares, Pablo Iglesias, Carmen Santos y Xosé Manuel Beiras.

En Marea

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

No era tan esperado como la séptima temporada de Juego de tronos, pero casi. El decisivo plenario de En Marea, la confluencia rupturista gallega que decidió convertirse en un partido de adscripción individual en una asamblea fundacional de Vigo, hace exactamente un año. En el Palacio de Congresos de Galicia, el pasado sábado, Luís Villares, el que había sido candidato a las autonómicas, impuso sus tesis, y sobre todo su liderazgo. Las propuestas de la coordinadora que él encabeza obtuvieron sobre el 55% de los apoyos, con un 45% de rechazo, pero esa sería una lectura tan apresurada, llamativa e inexacta como un titular de apertura de un informativo de televisión. Si pasamos los porcentajes a números absolutos y redondos, fueron 250 a 200: la segunda fuerza política de Galicia ―aunque empatada a escaños con el PSdeG-PSOE― no logró reunir ni medio millar de personas en una asamblea decisiva, después de meses calentando el ambiente con debates sobre liderazgos y proyectos políticos. Como los boxeadores que, agotados, se apoyan el uno en el otro para mantenerse. Y con el público empezando a abandonar el recinto.

Pese a que había dos bandos claros, ni eran claramente definibles, ni el dilema era mar o montaña, nacionalismo o unidad popular, a quién quieres más a mamá o a papá. Si quieren un titular televisivo, sería “En Galicia ganó Errejón”. Por ejemplo, Villares, al igual que el antiguo número 2 de Podemos, consideró públicamente un error no haber aprovechado el resultado de las primeras elecciones generales para descabalgar a Mariano Rajoy. Pero Errejón ni estuvo en el Palacio de Congresos, ni se le esperaba, ni nadie lo reivindicó. De hecho, Podemos ni apareció por allí. Lo que ganó, por los pelos, fue la apuesta de consolidar la organización (la conversión en un partido tradicional, según los críticos) y quizá una visión política más transversal (socialdemócrata o directamente de centroderecha, en la versión de los perdedores). 

Pese a que había dos bandos claros, ni eran claramente definibles, ni el dilema era mar o montaña, nacionalismo o unidad popular, a quién quieres más a mamá o a papá

La confluencia gallega no es Juego de tronos (no hay tronos, ni bodas sangrientas, y los apuñalamientos son simbólicos), pero sí juegos de alianzas tan cambiantes como en la ficción de George R. R. Martin. Los primeros pasos de cualquier proceso de crecimiento son ilusionantes, pero en el caso de En Marea viene a cuento aquel consejo de Churchill de que no se llega al final de un viaje si te paras a tirar piedras a cada perro que te ladre. En Marea era en origen la alianza de tres fuerzas, Podemos, Esquerda Unida y Anova, que en 2015 habían generado ―no todos no siempre― mareas municipalistas varias, con éxitos como las alcaldías de Santiago, A Coruña y Ferrol. Un año después logró asaltar ―en sentido figurado, ojo― el Congreso de los Diputados, seis diputados al primer intento, cinco en el segundo. La Marea es la heredera de la también exitosa Alternativa Galega de Esquerdas (AGE), la suma de Anova (una organización conformada por el partido que creó Xosé Manuel Beiras al irse del BNG, organizaciones independentistas y ecologistas) y EU para las elecciones gallegas de 2012. La heredera en todos los sentidos: AGE había protagonizado otro blitzkriegen el Parlamento de Galicia, de 0 a tercera fuerza, pero acabó la legislatura con dos de los nueve diputados en el grupo mixto y los dos líderes, Beiras y la secretaria de EU, Yolanda Díaz, distanciados. 

Para no aburrirles con Targaryen y Lannister, los primeros desencuentros, en público y en privado, fueron la fórmula de concurrir a las elecciones generales del 20 de diciembre, y qué hacer con los elegidos ―grupo, subgrupo o qué― en el Congreso. Al final decidió la interpretación del reglamento que hicieron los partidos mayoritarios: nada de grupo, pese a los 6 diputados. En la segunda convocatoria consiguieron 5, pero como habían repetido la fórmula de coalición, repitieron también negativa. Eso no contribuyó a reforzar la unión entre las distintas sensibilidades. Así que un mes después de las elecciones generales la convocatoria de autonómicas los cogió sin candidato. Beiras tenía una edad, Yolanda Díaz se había autodescartado al haber escogido la Carrera de San Jerónimo, y los alcaldes de A Coruña, Xulio Ferreiro, y Santiago, Martiño Noriega, acababan de aterrizar en las alcaldías. Menos de dos meses antes de la jornada electoral aceptó el reto Luís Villares, un magistrado del Tribunal Superior de Galicia que había llegado a la Audiencia Nacional con 32 años. Fue refrendado como candidato ―único― por el 86% de los 8.000 participantes en las primarias. Sin embargo la emoción se mantuvo hasta el último minuto. Podemos Galicia, en donde los cargos duran menos que un Stark en la corte de Desembarco del Rey, se resistía a la integración e incluso había elegido una candidata a la presidencia de la Xunta. El acuerdo llegó in extremis, mediante un tuit de Pablo Iglesias, cuando quedaban apenas tres semanas para el comienzo de la campaña electoral. 

Pese al resultado (un 20% de los votos, sorpasso al PSdeG), o a consecuencia del incumplimiento de las expectativas propias, desde entonces el debate derivó hacia la cuestión de si la portavocía de la organización debería ser una fija ―Villares― o trina y rotatoria, y si ser portavoz(-es) orgánico(-s) era compatible o no con ocupar cargos institucionales o partidarios. En las elecciones para el Consello Nacional, en enero, concurrieron una lista oficialista (con el beneplácito de los tres partidos más Marea Atlántica, la que gobierna en A Coruña) que encabezaba Villares y llevaba en su programa las tres portavocías, y dos listas más que sí preconizaban que el exmagistrado fuese, además de portavoz parlamentario, el de la organización. La lista oficial sacó más representantes, pero en ella también había partidarios de un liderazgo único. Xosé Manuel Beiras lo resumió sin tener que echar mano de su enorme bagaje teórico: "Si llegamos a ganar las elecciones, hoy sería presidente de la Xunta ¿Y qué iban a decir? ¿Que no podía ser portavoz de no sé qué? ¿Están de broma o qué coño es eso? Hay que dejarse de caralladas y apoyar a Villares”. Quienes no estaban por la labor eran los alcaldes de A Coruña y Ferrol. Es decir, Marea Atlántica y Esquerda Unida preferían la opción trina y en Podemos y en Anova unos sí y otros no, como los pimientos de Padrón. En abril, la elección de la coordinadora (la ejecutiva) se saldó con 18 votos a favor de la portavocía única, y 12 (Marea Atlántica, la dirección de Anova) que se negaron a votar. 

En teoría, la polémica tenía como fecha de caducidad el plenario del pasado sábado. Allí se confrontarían las propuestas de la coordinadora, las oficiales, y las críticas, basadas en un documento titulado Recuperar en Marea (y que apoyó Beiras). Podemos y Esquerda Unida anunciaron que no participarían como tales, y en teoría sus militantes tenían libertad de elección. Los cinco diputados en Cortes, el subgrupo integrado en Unidos Podemos, se amagaron con negarse a rendir cuentas de su gestión ante el plenario, con el argumento de que ya habían dado explicaciones ante su electorado. Ni Xulio Ferreiro ni Martiño Nogueira asistieron, aunque sí Jorge Suárez, el alcalde de Ferrol. En la asamblea, Villares llegó a ofrecer integrar la enmienda a la totalidad del sector crítico en el documento político. “No nos obliguéis a escoger”, propuso, sin éxito. Los votos en todas las cuestiones reflejaron, con ligeras variantes, la división entre los dos bandos. 

Los votos en todas las cuestiones reflejaron, con ligeras variantes, la división entre los dos bandos

“En el fondo, no había apenas diferencias políticas entre los dos planteamientos. La única distinción es el mayor o menor uso de palabras fetiche sin ninguna implicación práctica real. Por ejemplo, se habla de ampliar la base ciudadana, y desde las elecciones autonómicas no se ha realizado ningún trabajo político de expansión, porque las cúpulas de los partidos estaban cómodas con esa situación. Los gobiernos locales de tres grandes ciudades no lograron llevar al plenario más que 200 apoyos”, señala David Rodríguez, un dinamizador en la fundación de AGE y de Anova, hoy desvinculado de la organización, pero observador muy activo en las redes sociales. “Quizá no sea muy evidente, pero sí había un componente político diferente en las dos propuestas”, matiza Daniel R. Cao, destacado militante de Marea Atlántica, “pero fuera de los ideologemas y los grandes relatos sí se desprendía del documento de Recuperar en Marea una agenda política bastante más ambiciosa, abrir debates nuevos, sumar a distintos agentes sociales. Del documento oficial se desprendía una agenda completamente convencional”. Sin embargo, el debate que reinó en foros y redes ―y sigue reinando― gira alrededor de un aspecto no precisamente central, ni muy elevado: las remuneraciones. La propuesta oficialista se apeó de la pretensión inicial de que el salario de los cargos públicos se fijase según el lucro cesante (lo que dejaba de ganar al entrar en política) para establecer un máximo mensual de 3.000 €, estimado mediante el curioso argumento de que era tres veces el salario máximo (no el realmente existente, sino el que debería ser). La otra parte defendía la existencia de liberados políticos. 

En la resaca del plenario, no es que ninguno de los bandos se muestre satisfecho. Yolanda Díaz pidió la "refundación" de En Marea. El alcalde compostelano, Martiño Noriega ―que tampoco―, asumió un perfil bajo: “Soy dueño de mis silencios y mis asistencias”, señaló. Luis Villares se limitó a comentar que “los que no asistieron es que tendrían otras ocupaciones”, pero reconoció que “sería un irresponsable si no estuviese preocupado”. La verdad, la mayoría de los que conocen por dentro el proceso, quieran ser identificados o no, coinciden en que la brecha va a ser muy difícil de soldar. “La convivencia entre gente que se enfrentó a cara de perro, que protagonizó escisiones, es prácticamente imposible”, reconoce una fuente. Rodríguez ve cercana incluso la posibilidad de una escisión: “Podemos solo quiere una coalición electoral, el volante está en Madrid, y allá no interesa una En Marea que vuele mucho por sí misma. Y EU tampoco quiere que se consolide un partido”. “Si se consolida la fusión IU-Podemos, probablemente lo que intenten en Madrid es hacer algo con Xulio Ferreiro de referente institucional y el soporte orgánico de EU”, aventura un exdirigente de Anova que no se considera representado en ninguno de los bandos. Daniel Cao se muestra más optimista. "Estamos en un punto de inflexión grave, pero esto no es una cuestión de nacionalismo o no, aquí nadie defiende esas posturas reaccionarias de la unidad de España, como alguna izquierda tradicional. El debate es entre concepciones políticas antagónicas. Pero en las elecciones que vengan seguiremos apostando por un espacio de unidad”.  

Quizá el titular televisivo apresurado, llamativo e inexacto sea aquello que le decía Humpty Dumpty a Alicia: “La cuestión es saber quién manda..., eso es todo”.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xosé Manuel Pereiro

Es periodista y codirector de 'Luzes'. Tiene una banda de rock y ha publicado los libros 'Si, home si', 'Prestige. Tal como fuimos' y 'Diario de un repugnante'. Favores por los que se anticipan gracias

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Xabier

    Mi excelentísimo Calros ;) Solo pido que en un análisis de un partido que concierne a todo Galicia se hable de toda Galicia. En las últimas elecciones a la Xunta de Galicia el porcentaje de votos a En Marea en Vigo (26,39 %) ha sido superior al conseguido en Coruña (23,31 %), Santiago (20,84 %), Ferrol (21,95 %), Lugo (18,49 %), Pontevedra (17,13 %) y Ourense (16,69 %). No estaría de más que una línea del artículo hiciera mención al mayor caladero de votos de En Marea de Galicia. Así de tonto y sectario me pongo.

    Hace 4 años 4 meses

  2. Frisco

    Al periodista le gusta hacer frases, se ve que mira mucho la tele. A los políticos de En Marea no se sabe bien qué les gusta. Los más activos tienen responsabilidades que les ocupan más de lo esperado, y que son más difíciles de los esperado cuando no mandas en el presupuesto y tienes que pactar o hacer esperar a la gente. Funcionaron las Mareas y quisieron convertirlas en otra cosa... que comienza a no funcionar.

    Hace 4 años 4 meses

  3. Calros

    Diga que sí, don Xabier. CTXT tiene mucha responsabilidad en que Abel Caballero arrase en Vigo, y el PP tenga mayoría en el Parlamento de Galicia. Las tonterias tribalistas y el sectarismo no tienen influencia ninguna.

    Hace 4 años 4 meses

  4. BRANKO.-

    Hay electorado para que las Mareas se conviertan en el partido mayoritario, solo falta que las Mareas quieran gobernar y buscar el consenso interno. El señor Villares se ve que no fue una buena eleccion y que afortunadamente existen personas validas y preparadas, pero ... para ganar tambien es necesario aprender a perder y saber tener constancia y trabajo duro. No es malo que existan pareceres distintos, lo que no es correcto es que una vez tomada una decision, exista alguien que no reme en la "traiña" en la misma direccion. Para llegar a meta es imprescindible los brazos de todos remando al mismo son. El PP-PSOE es lo mismo y desbancar al PP, se hace con coerencia, trabajo duro, constancia, credibilidad, alternativas, paciencia, mas trabajo duro, etc. Galiza necesita a las Mareas (o al menos lo que representa), no se aun si las Mareas son la solucion. En cuanto a Podemos... en Galiza ni pintan ni pintaron mucho nunca, pero sean bienvenidos .

    Hace 4 años 4 meses

  5. Xabier

    hola censura ; )

    Hace 4 años 4 meses

  6. Xabier

    ¡Pero ya está bien! Cada vez que se habla en este diario de Galicia, lo único que se oye es la voz del Norte (es el tercer artículo en la misma línea). Xulio Ferreiro, Xose Manuel Beiras, Martiño Noriega, Luis Villares, Jorge Suarez, Yolanda Diaz, Coruña, Santiago y Ferrol, parece ser lo único destacable en Galicia. Eso sí, la foto en Vigo, que es donde queda bonito que son muchos. Ni una sola alusión a Carmen Santos (Secretaria General de Podemos Galicia) o Eva Solla (Coordinadora Nacional de Esquerda Unida y del Partido Comunista de Galicia) las dos de Vigo ¡qué vergüenza! Mientras se siga sin contar con el Sur de Galicia tenemos mayoría absoluta del PP para aburrir. Mientras en Invernalia se sigan creyendo que representan a toda Galicia mal vamos, despertad de una vez de vuestro ensueño, no sois el ombligo de nada. ¡Dorne también existe! A ver si conseguimos que en el cuarto artículo sobre en Marea se nos tenga en cuenta. …y luego se preguntan porqué gana Abel Caballero.

    Hace 4 años 4 meses

  7. Jesús Díaz Formoso

    "Targaryen y Lannister" Media hora me costó saber que son personajes de una serie de TV!!! La cultura se convierte en ocio, hasta para los mejores. Tiempos estos ...

    Hace 4 años 4 meses

  8. anónimo

    al parecer las dos mujeres de la foto deben de ser invisibles para el autor del artículo...

    Hace 4 años 4 meses

  9. Juan Torres V.

    El final da la clave. Poco debate político. Cao puede contar "milongas" y "relatos"... a lo suyo, lo de Marea Atlántica, en la mayor parte del país se le llama Empanada Mental, campo abonado para trepas, como el gaiteiro coletas o el calvito cívico o mismamente cualquiera de los concelleiros ... Villares les jode porque les quitó el poder, y ahora, a esperar por Podemos, que es de lo que viven en las alcaldías rebeldes...

    Hace 4 años 4 meses

  10. Flora Miranda

    El pie de foto aludiendo a los cuatro varones y obviando a las dos mujeres presentes (Eva Solla, Carmen Santos) no es propio de esta publicación. Esperamos una rectificación.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí