1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Árboles y BDS

Hay que acabar con la ficción del conflicto entre dos pueblos al mismo nivel con idéntico derecho sobre la misma tierra. Hay una ocupación, hay un ocupado, y por tanto, un ocupante. Si se boicoteó a Sudáfrica, ¿por qué no a Israel?

Joan Cañete Bayle 18/07/2017

<p>Activistas de la campaña BDS protestan contra el ciclo de cine israelí en la Filmoteca de Cataluña en 2013.</p>

Activistas de la campaña BDS protestan contra el ciclo de cine israelí en la Filmoteca de Cataluña en 2013.

Srr94

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Hace unos días, visitó España Yair Lapid, diputado israelí, dirigente del partido de centro-derecha Yesh Atid (centro-derecha, cuando hablamos de política israelí, significa muy de derechas). Se personó Lapid en el Parlamento con el propósito confeso de explicar a los diputados cómo con dinero español se financia, y cito, “ a organizaciones que dan su apoyo al movimiento anti-israelí BDS que apoya el terrorismo y aleja la paz entre israelíes y palestinos”. Se refiere a ONG que trabajan con contrapartes palestinas que dan su apoyo o forman parte del movimiento del BDS.

Las tres letras. BDS. Boicot, desinversión y sanciones. Esas tres letras son una fuerza creciente en el mundo diplomático, como la misma presencia de Lapid aleccionando a los diputados sobre a quién da dinero público el Estado. Israel considera el BDS, con un pelín de sobreactuación, al menos en estos momentos, una “amenaza existencial”. Como tal, el BDS se cuela en la agenda diplomática, gracias sobre todo a la acción de la sociedad civil. Y el BDS tiene muchas virtudes, y algunos inconvenientes, pero una de sus virtudes es que incomoda mucho a los gobiernos, dado que en esencia lo que dice es: “eh, que el rey va desnudo”. O lo que es lo mismo: “Israel vulnera los derechos humanos y vosotros, ¿qué hacéis?” Por supuesto, siempre con Sudáfrica en mente.

una de las virtudes del BDS es que incomoda mucho a los gobiernos, dado que en esencia lo que dice es: “eh, que el rey va desnudo”. O lo que es lo mismo: “Israel vulnera los derechos humanos y vosotros, ¿qué hacéis?” 

Poco antes de la visita de Lapid, hace unos días, la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados aprobó la iniciativa propuesta por el grupo parlamentario de Unidos Podemos en la que se reconoce de manera específica el derecho a “defender las actividades legales y pacíficas de los activistas de derechos humanos palestinos, israelíes y de otros países, protegidas por la libertad de expresión y reunión, como el derecho a promover las campañas de boicot, desinversión y sanciones”. De esta forma se trabaja para evitar lo sucedido en otros países, como Francia, en los que la defensa del BDS se considera como antisemita. En España, hay varios ayuntamientos que han promovido mociones en favor del BDS, y algunos de ellos están enfrascados en costosos procesos judiciales porque han sido llevados a tribunales por asociaciones proisraelíes. El Ayuntamiento de Barcelona, sin llegar a defender el BDS, es el que ha dado un paso más decisivo de entre los de mayor peso  al aprobar una declaración institucional en la que condena “la ocupación israelí y las políticas de colonización de los territorios palestinos” y defiende los derechos humanos y la legalidad internacional como “principios rectores de un modelo de relaciones internacionales que se base en la dignidad de las personas y fomente la justicia global”. Derechos humanos. Legalidad internacional. ¡Cuánta subversión, la de la nueva política!

Nada de esto sería posible sin la labor del movimiento asociativo español, muy rico en organizaciones que trabajan en Palestina desde el mundo de la cooperación y del activismo. El debate de la cooperación en el marco de la ocupación es muy complejo, pero no puede negarse que durante años las ONG españolas han hecho un gran trabajo a la hora de tender puentes con la población palestina y su sociedad civil. En la imagen y el reconocimiento que tiene España en los territorios ocupados, el papel de las ONG sobre el terreno es crucial.

Y ahora, con el BDS, este movimiento asociativo tiene una misión interna dentro de España: a ellos les corresponde gritar que el rey va desnudo y obligar al gobierno (pero no solo) a actuar en consecuencia. La pregunta es sencilla: si se boicoteó a Sudáfrica, ¿por qué no a Israel? Es función de la sociedad civil exigir el BDS, por muy lejos que esté una posibilidad realista de este tipo.

Un rodeo: el 6 de marzo del 2002 Miguel Ángel Moratinos, en calidad de enviado especial de la UE a Oriente Próximo, llegó a la Mukata de Ramala en visita oficial. La Mukata es aún hoy el complejo presidencial de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Entonces, marzo del 2002, Arafat se encontraba aislado y recluido por el Ejército israelí en ese edificio desde hacía semanas. De hecho, hasta su postrero viaje a París para morir, Arafat sólo abandonaría la Mukata una vez, en una infausta visita al destruido campo de refugiados de Jenin. Eran los tiempos de la operación Muro Defensivo, una de las ofensivas militares israelíes de mayor calado político durante la segunda Intifada. Arafat, decía, se encontraba sitiado en la Mukata, rodeado de ruinas y edificios bombardeados y agujereados a tiros. Allí acometía su particular diplomacia mientras poco a poco la Autoridad Nacional Palestina --y con ella los acuerdos de Oslo y el denominado proceso de Madrid-- era vaciada de contenido por la ofensiva militar israelí. Aquel día, 6 de marzo del 2002, Moratinos y su número dos se personaron en la Mukata. Para hacerlo tuvieron que viajar desde Jerusalén Oeste y cruzar al menos dos puestos de control israelíes. Un viaje de este tipo hecho por un diplomático occidental, obviamente, se coordina con las autoridades israelíes. Pues bien, en el preciso momento en que Arafat recibía a Moratinos, helicópteros de combate Apache israelíes bombardearon la Mukata. Los proyectiles impactaron en varios edificios, uno de ellos a escasos 20 metros de donde Arafat y Moratinos estaban reunidos.

de manera voluntaria, en la esfera diplomática, España se ha ido difuminando dentro de la política general de la UE. Comete, pues, el mismo error: la ocupación ha hecho inviable los dos Estados

Sirva la pequeña hazaña bélica de Moratinos tan solo para ejemplificar que las relaciones diplomáticas con Israel son materia de alto riesgo. Y en este sentido España no es una excepción. En lo referente a Israel y los territorios ocupados, la política española es coherente independientemente del color político de los gobiernos. No hay, para entendernos, el equivalente de una cumbre de las Azores, un elemento disruptivo, un giro de 180 grados, ni siquiera bajo el mandato de José María Aznar, pese a las posturas hardline pro-sionistas que el expresidente ha mantenido como conferenciante después de abandonar la Moncloa. Desde la conferencia de Madrid de 1991, España se ofrece como mediador privilegiado entre ambas partes. De hecho, el famoso cuarteto cuya hoja de ruta hacia los dos Estados sigue siendo, al menos formalmente, el plan de paz oficial (y cuyas normas establecen el bloqueo de Gaza) se llamó en su origen Cuarteto de Madrid, ya que se creó bajo presidencia española de la UE con claras reminiscencias del proceso de Madrid.

Diplomáticamente, España ha alineado su política oficial con la de la UE. España defiende los dos Estados para dos pueblos que vivan en paz y seguridad uno junto al otro. España apuesta por el proceso de paz, no aprueba la expansión de los asentamientos (de ahí su votación en la famosa resolución de la ONU que impulsó la administración Obama antes de dejar la presidencia) y considera a Hamas un grupo terrorista. Como miembro de la UE, apoya el bloqueo a Gaza. De manera voluntaria, en la esfera diplomática, España se ha ido difuminando dentro de la política general de la UE. Comete, pues, el mismo error: la ocupación ha hecho inviable los dos Estados; lo que existe hoy en el territorio de la Palestina histórica desde el Mediterráneo hasta el Jordán es de facto un solo Estado, con ciudadanos de primera (los israelíes judíos), de segunda (los israelíes palestinos), de tercera (los ciudadanos de Jerusalén), de cuarta (los palestinos de Cisjordania) y de quinta (los palestinos de Gaza), con los refugiados incluso fuera de esta liga. El llamado proceso de paz es como la rueda de un hámster: no deja de dar vueltas, pobrecito, maltratado por “los extremistas de ambos lados”, nunca hay forma de reactivarlo, no hay manera ni siquiera de que ambas partes se pongan a hablar. Este es el típico discurso mainstream. Durante mucho tiempo, si el discurso lo hacía un político o un diplomático español, incorporaba el deseo de reunir a las partes de nuevo en Madrid. Ahora, ya ni eso. El problema, y ese es un problema generalizado y no solo de la diplomacia española, es que todo el mundo sabe que es no es cierto. Y los ministros de Exteriores y los diplomáticos españoles, como los de muchas otras nacionalidades, también. Hablar con ellos on the record y off the record son dos mundos diferentes.

Pero de saberlo a actuar hay todo un mundo, la diplomacia con Israel es, como decíamos, un asunto de alto riesgo. Y ahí radica la función del activismo desde la sociedad civil: gritar que el rey está desnudo, que la política española, en tanto que la europea, está rotundamente equivocada. No existe un proceso de paz como tal; la ANP es una ficción política que provee algunos servicios --subvencionados en gran parte por Europa-- en Cisjordania y poco más; la influencia europea sobre Israel, o sobre EE.UU., es inexistente; su actitud respecto Gaza es criminal; su vara de medir a Israel es laxa hasta la desfachatez; los principios básicos que deberían regir la política exterior (respeto a los derechos humanos y a la legalidad internacional) brillan por su ausencia. El doble rasero con Tel-Aviv es escandaloso.

No vender armas a Israel sería un detalle. Ni comprar las que proceden de allí bajo el sello de calidad de ‘tested in combat’… en la represión de la población ocupada

¿Es realista exigir a España, o al Ayuntamiento de Barcelona, que den su apoyo al BDS? No. ¿Debe por eso el activismo dejar de hacerlo? Tampoco. Porque en el camino, se pueden pedir otras cosas que, comparadas con el BDS, no parecen tan quiméricas.

Por ejemplo, de entrada, abandonar la ficción de proceso de paz que todo el mundo sabe que está agotado, la imposible solución de los dos Estados. Lo ha hecho Donald Trump.

Citando al Ayuntamiento de Barcelona, defender los derechos humanos y la legalidad internacional como “principios rectores de un modelo de relaciones internacionales que se base en la dignidad de las personas y fomente la justicia global”. Lo cual lleva obligatoriamente a la condena de la ocupación. Lo hacen algunos países nórdicos.

Por supuesto, mantener en el seno de la UE el boicot a los productos procedentes de los asentamientos.

No vender armas a Israel también sería un detalle. Ni comprar las que proceden de allí bajo el sello de calidad de ‘tested in combat’… en la represión de la población ocupada.

Pero, sobre todo, acabar con el doble rasero, la normalización de Israel, la ficción del pequeño David rodeado de Goliats, la del conflicto entre dos pueblos al mismo nivel con idéntico derecho sobre la misma tierra. Hay una ocupación, hay un ocupado, y por tanto hay un ocupante. Todo lo demás es dar vueltas al mismo hámster.

Hablemos de árboles: se estima en más de 400 los pueblos árabes destruidos de Palestina en 1948, cuando Israel ganó lo que llama la Guerra de la Independencia y los palestinos, la naqba, el desastre. Cuenta el historiador Ilan Pappe que en muchos de esos pueblos hoy hay árboles, bosques enteros repoblados que ocultan lo que fue, lo que pasó. Es un proyecto de reforestación del Fondo Nacional Judío, premiado en muchas partes del mundo, que en España por ejemplo repobló hace años la zona del terrible incendio de Horta de Sant Joan. Esos árboles de la naqba crecieron en sangre y en cenizas, las de las vidas de la gente que vivían allí, fueron expulsadas y convertidas en refugiados. Esos árboles en Horta de Sant Joan, o un triple del Maccabi de Tel-Aviv en la euroliga o el pinkwashing de la Gay Parade de Tel-Aviv son los árboles que hoy ocultan al Estado, al sistema y a la ideología que mantiene bajo control desde hace décadas a miles de personas a una sofisticada red de violencias que controla cada aspecto de su vida en lo que llamamos ocupación.

Al final, de lo que se trata de exigir al Gobierno es que centre en el bosque y se olvide de los árboles.

¿Idealista? ¿Qimérico? ¿Fútil? ¿Naíf?

Tal vez. Pero la Comisión de Cooperación del Congreso de los Diputados le echó un capote al movimiento del BDS en un momento muy complejo. Y en el mismo Parlamento Yair Lapid se arrogó el derecho de aleccionar a sus señorías sobre qué organizaciones financia el Estado español, lo cual implica que a Israel al menos le preocupa su labor.

Y hace bien, el Estado hebreo. Porque su problema es que el rey, efectivamente, va desnudo.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joan Cañete Bayle

Periodista y escritor. Redactor jefe de 'El Periódico de Catalunya'. Fue corresponsal en Oriente Medio basado en Jerusalén (2002-2006) y Washington DC (2006-2009). Su última novela publicada es ‘Parte de la felicidad que traes’ (Harper Collins).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Mapas

Joan Cañete Bayle

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Andres

    Israel rodeada de países arabes, que ademas anhelan aniquilarles. Que debe hacer Israel, ceder territorio primero y luego los árabes los aniquilan y Europa protestara ante la ONU y 200 años despues la ONU obligara a cumplir no se que resolución con Israel ya desaparecido......somos idiotas ? Apoyo un territorio Palestino, pero en paz real con Israel.....y si esta se pasa de respuesta contundentes......que hariamos en España con esa situación: Aparecerían muchos salva patrias que ahora critican a Israel.

    Hace 4 años 4 meses

  2. Riol

    Quires boicotear a Israel ? Empieza por apagar tu PC....

    Hace 4 años 4 meses

  3. MarioG

    Cinco generaciones y siguen con el cuento de refugiados. No está nada mal que se ayude a la gente , pero de que sirve cronificar la miseria y estimular el relato del victimismo y el odio ? ... Esas pretendidas ONG son la apariencia humanitaria y liberal de organizaciones terroristas. Desvían parte de los fondos obtenidos para mantener el terrorismo. Y después el mimo terrorismo se hace de víctimas aquí en Europa y en el resto del mundo. Pagar con fondos estatales y encima recibir terror ?... Vaya forma de solucionar problemas ! ...

    Hace 4 años 4 meses

  4. MarioG

    Las ONG que financia España no son más que tapaderas de organizaciones terrorista, demostrado en numerosos documentos en las cuales aparecen como dirigentes de las mismas, personas que son a la vez dirigentes de Hezbolla , Jyhad Islámica y Hamas, es ya una forma muy antigua de operar. Organizaciones militares, su brazo político y sus ramas estudiantiles, femeninas, profesionales, etc.Eso vino a denunciar Lapid, que no tiren dinero para fomentar el terrorismo. Por otrolao conocemos bien el "negocio" de las ONG catalanas, que con dinero público financian a pijos que se van de viaje en camionetas de lujo a repartir juguetes a Africa y disfrutan de sueldos y prensa que los beatifica como santos del humanitarismo. Robo a las arcas disfrazado de humanidad.

    Hace 4 años 4 meses

  5. Nacho

    Quizás Israel debería haber dejado masacrarse por la coalición Egitcio-Siria-Jordana en los años 60. Si esos países árabes hubieran borrado de la faz de la Tierra al estado judío y hubieran pasado por las armas a todos sus habitantes (leeros lo que proclamaban los políticos, militares y clérigos de esos países mientras desplegaban sus ejércitos) el diario Público y sus supuestos "periodistas" no tendrían que estar todo el día atacando a Israel. "Muerto el perro se acabó la rabia" ¿no?

    Hace 4 años 4 meses

  6. Mentalmente

    No se entiende por qué se permite a Israel ocupar territorios y violar derechos humanos.

    Hace 4 años 4 meses

  7. TonQ

    Día si día también el articulito anti israeli. No entiendo esta obcecación de Publico contra Israel. Quizás deberíais pedir a vuestros compañeros de "Las cloacas de interior" que os den unas clases particulares de periodismo de investigación y después os dedicais a descubrir que personas y grupos están detrás del movimiento BDS

    Hace 4 años 4 meses

  8. Supertacañon

    Gloria a Israel, aun con sus defectos, la unica democracia de Oriente Medio. Te va a tocar rabiar mucho, lo siento.

    Hace 4 años 4 meses

  9. NUBEROJA

    Israel es un Estado delincuente recalcitrante cuya existencia es una afrenta a la humanidad y un peligro para la paz mundial. Lo suyo es cinismo del peor, señor, que usted, defienda la existencia de un estado que ha sido cien veces condenado por la ONU por crímenes contra la humanidad, crímenes de guerra, deportaciones masivas, utilización de armas prohibidas, asesinato de civiles, bloqueo de zonas como Gaza, a la que no permiten llegar los más imprescindibles alimentos ni medicinas, etc., etc. y no ha atendido ni una sola de esas resoluciones merced al uso y abuso del veto de su aliado los Estados Unido. Israel es producto de una colonización brutal, una ocupación sangrienta, del expolio, la deportación, las masacres y, en conjunto, de un auténtico genocidio que pasa por el horrendo crimen de la limpieza étnica perfectamente detallada en el libro de Ilan Pappé, JUDÍO , que fue profesor de la Universidad de Haifa La limpieza étnica de Palestina

    Hace 4 años 4 meses

  10. marwanperez

    Israel envia a mentirosos diplomaticos al congreso español, y envia comentaristas sionistas a los foros, par que contaminen con sus mentiras a cambio de cuanto?, 1 € por post??. La moralidad la olvidamos, así os deshumanizais aún mas, malditos sionistas pro-israelíes

    Hace 4 años 4 meses

  11. fumao sin fronteras

    Lo que quedaba por leer : Israel hace en estar preocupado por este tipo de movimientos que no tienen ni el más mínimo escrúpulo moral en finannciar el terrorismo islámico.

    Hace 4 años 4 meses

  12. Shalom Israel

    Larga vida al único estado libre y democrático en Oriente Medio, dique de contención de la barbarie islamista.

    Hace 4 años 4 meses

  13. Shay

    Eres uno de los imbeciles que confunden antisemitismo con antisionismo. Antisemitismo es odio a los judios, y antisionismo es oposición al Estado de Israel tal y cómo lo quieren Netanyahu y los suyos. A ver si aprendemos de una vez.

    Hace 4 años 4 meses

  14. luciano tanto

    Ya visto: entre falsificaciones e ignorancia, el viejo odio al judío simpre tiene adeotos.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí