1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La frontera irlandesa: el miedo a repetir la historia

30.000 personas cruzan a diario la línea, ahora invisible, que separa los dos países y que, en breve, podría volverse a llenar de puestos de control

Manu Pérez Matesanz Dublín , 21/06/2017

<p>Cartel contra el brexit en una rotonda a la entrada de Newry, en Irlanda del Norte.</p>

Cartel contra el brexit en una rotonda a la entrada de Newry, en Irlanda del Norte.

M.P.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Las montañas de Irlanda del Norte asoman detrás de los pubs que abarrotan la pequeña ciudad de Dundalk, justo a medio camino entre Belfast y Dublín. Capital del condado de Louth, el más al norte de las  tierras de la República de Irlanda, esta población de cerca de 35.000 habitantes vive con miedo de tener que soportar de nuevo los controles y los puestos fronterizos. La mayoría de sus habitantes recuerda a la perfección los problemas que conllevaba cruzar a Reino Unido y la tensión habitual que acabaron hace 20 años, en abril de 1998. El mes que culminó con los Acuerdos del Viernes Santo, en los que se completó el desarme de los grupos paramilitares, se garantizó la seguridad del Ulster (provincia del norte) y se excarcelaron a los “presos políticos” norirlandeses. Gracias a esos acuerdos, se abrieron las fronteras entre ambos países y se cerró una época marcada por la violencia que comenzó en 1921 cuando Irlanda consiguió por fin su propio Estado. Un país independiente, en el que no estarían seis de los nueve condados del Ulster, y que formaron lo que hoy es Irlanda del Norte.

Esta es la historia que explica el miedo y la preocupación por una frontera que tiembla ante un futuro incierto. “Aún recuerdo los helicópteros volando encima de nosotros”, afirma Patrick Malone, mientras señala un trozo de tierra, al otro lado de la divisoria, que solía actuar de helipuerto del ejército británico. Este habitante de Dundalk fue durante cuatro años presidente de la Cámara de Comercio, de la que sigue siendo un miembro activo y desde donde aprovecha para poner en marcha campañas en contra del brexit. “Nadie sabe que va a pasar, qué tipo de frontera va a haber, suave o dura, pero seguro que tendrá que haber controles”, asegura, mientras recuerda su infancia, en la que tenía que pasar continuamente los puestos fronterizos que se levantaban encima de una simple línea. Una línea que se ha borrado con el tiempo.

La consultora PwC augura que Irlanda del Norte será la región británica que va a sufrir más el resultado del brexit, con una caída en su crecimiento de 1,2% este año y un 0,9% en 2018

Hoy no existe ningún aviso al cruzar la frontera. En la autopista que une Dublín y Belfast, la única señal visible de haber cruzado a otro país son las señales de velocidad, en millas y no en kilómetros. Por lo demás, ningún tipo de advertencia o control. Gracia a esta facilidad, Annmarie O’Kane, manager del proyecto Border People, estima que 30.000 personas traspasan el confín entre ambos países a diario. Gerard McEvoy es uno de ellos. “Cruzo a cada día para trabajar, los que vivimos aquí nos hemos acostumbrado en los últimos años a vivir de forma normal, a desplazarnos libremente”.

Este trabajador relaciona el brexit con un voto de descontento, irracional y, en gran medida, racista. “Desafortunadamente, quienes van a pagar las consecuencias no serán quien lo votaron”. Se refiere, entre otros, al 56% de ciudadanos de Irlanda del Norte que votaron a favor de permanecer en la Unión Europea y que ahora tendrán que gestionar la única frontera física que Reino Unido tendrá con ella.

Una frontera que se extiende a lo largo de 499 kilómetros y que atraviesa ciudades, pueblos, granjas, y en ocasiones casas (la puerta delantera en un Estado y la trasera en otro) y que durante los años de conflicto obligó a cerrar más de 200 carreteras.

Además del enorme impacto social, la vuelta a los customs o puestos de control tendría un fuerte impacto económico. La consultora PwC augura un futuro difícil para Irlanda del Norte. Según sus estudios, será la región británica que va a sufrir más el resultado del brexit, con una caída en su crecimiento de 1,2% este año y un 0,9% en 2018. En Irlanda, la Cámara de Comercio Nacional valora en 5.100 millones de euros los bienes que cruzaron la frontera en 2006. Además, la asociación de pequeñas y medianas empresas irlandesa estima que el 11% de las compañías buscará reubicarse fuera de Reino Unido. Con estas perspectivas, no parece extraño que la petición de pasaportes irlandeses haya aumentado un 74% durante el pasado enero respecto a ese mismo mes del año anterior. En 2016 se emitieron 733.060 pasaportes irlandeses, un 9% más que en 2015. El Ministerio de Exteriores irlandés calcula que esta cifra superará el millón tras el anuncio de Londres de la solicitud formal de salida de la UE.

Estos datos son los que se encontrará encima de la mesa el recién elegido primer ministro irlandés Leo Varadkar, tras la renuncia de Enda Kenny, que dimitió a mediados de mayo como líder del Fine Gael. El nuevo mandatario, de 38 años, afronta su legislatura con la prioridad de evitar el restablecimiento de una frontera estricta con la provincia británica de Irlanda del Norte que afecte a sus relaciones económicas y “dañe el proceso de paz en la isla”. La negociación con Westminster se presenta difícil y vital para el futuro de Irlanda.

Los resultados de las recientes elecciones británicas han añadido un nuevo elemento de incertidumbre. Tras no alcanzar la mayoría absoluta, la líder conservadora Theresa May se ha visto obligada a negociar el apoyo a su ejecutivo de la formación unionista DUP, algo que puede poner en peligro la obligada neutralidad, consignada en los Acuerdos del Viernes Santo, del gobierno británico a la hora de mediar entre unionistas y republicanos. El Sinn Fein ha acusado a May de romper el pacto. Además, la formación ultraconservadora parece apostar por un “brexit suave”, lo que implicaría que no volviese a haber una frontera física entre Irlanda e Irlanda del norte tras la salida del Reino Unido de la UE.   

Los ciudadanos, por su parte, lo tienen claro. Gerard, al igual que Patrick, afirma que Inglaterra no tiene el menor interés en los problemas de Irlanda del Norte. “En Londres les da igual. Le pasa lo mismo con Escocia, solo les interesa su riqueza, su gas, su agua”, asegura. En medio de una conversación cargada de críticas hacia Inglaterra, es inevitable tratar el tema de la reunificación. Después del brexit, ha vuelto a emerger entre la opinión pública el debate, nunca olvidado entre la sociedad, acerca de si esta frontera es necesaria. ¿Lo que son ahora dos países deberían volver a ser uno? “Solo hay que mirar el mapa, somos un claro país separado de Reino Unido”, afirma tajante Gerard.

Este es un asunto delicado en la ciudad de Dundalk. Los ciudadanos, con caras de apatía y cansancio, no quieren contestar preguntas. Para Patrick, “la mayoría de los irlandeses vemos al norte como parte de nuestro país. Compartimos casi todo”. Sin embargo, asegura que el debate de unificar los dos países se ha banalizado y es necesario conocer bien la historia.

Al analizar el mapa de voto en Irlanda del Norte, se observa cómo las zonas que votaron a favor de abandonar la UE se componen mayoritariamente de ciudadanos de origen británico

Para ello, hay que hacer una larga pausa en el año 1921. Se trata de la fecha en que Irlanda consigue por fin la independencia de Reino Unido. Es el año también en el que se aprueba, en aras de mantener la paz, una partición de la isla de modo que Irlanda del Norte siga siendo territorio británico. Después, la espiral de violencia del IRA hasta los Acuerdos del Viernes Santo”. “Conocer la identidad de nuestro pueblo es muy importante para manejar los problemas a los que nos enfrentamos tras el brexit” recuerda Gerard.

Con el aliento contenido por parte de quienes vivieron esta época, las respuestas políticas han llegado de todos los lados. David Davis, ministro británico para el brexit, comentó hace apenas dos meses que “si la mayoría de los ciudadanos de Irlanda del Norte quieren votar para conformar una Irlanda Unida, y de esta manera permanecer en la UE, la obligación de Reino Unido es permitir que esto suceda”. Al mismo tiempo, Davis no aclaró el futuro de la frontera y aseguró que “hay mucho trabajo de diseño por hacer”. Desde Dublín, el taoiseach (primer ministro irlandés), Enda Kenny, aseguró entonces que “cuando las negociaciones empiecen, Irlanda estará preparada y negociará fuerte y con justicia”.

Los ciudadanos tienen claros la causa y el objetivo del brexit. “Lo principal es el dinero”, comenta una carnicera del centro de la ciudad. “El debate se centra mucho en la frontera, en la identidad, pero lo cierto es que lo más importante para los negocios de este lado y de aquel es cómo esté la libra”.

Con aquel lado, esta trabajadora se refiere a la ciudad de Newry, a solo 24 kilómetros de Dundalk, pero ya en territorio británico. En la entrada de esta población norirlandesa, varios carteles dan la bienvenida con el mensaje de: “¿De vuelta al pasado? Quedémonos en Europa. Brexit significa fronteras”.

Caminar por sus calles es sumergirse en un collage de señales en contra del brexit y del Reino Unido. También es atender a la coreografía de decenas de banderas de la República colgadas en las farolas asentadas sobre territorio británico. Su apodo Gap of the North (Brecha del Norte) se debe a su ubicación estratégica, lindante con esa arteria de la isla, la autovía M-1. Debido a su posición en el mapa, durante la crisis económica, expediciones de irlandeses han aprovechado la importante bajada del IVA en Reino Unido para cruzar a esta población y comprar alimentos. Este es solo un ejemplo del movimiento incesante de personas y mercancía de un lado a otro. Basta con acudir a uno de los dos centros comerciales del centro de Newry para observar la actividad y las tiendas vestidas con promociones y descuentos. Esta imagen, habitual en cualquier ciudad del mundo, actúa aquí como una veleta al viento que sopla la libra.

En 2016 se emitieron 733.060 pasaportes irlandeses, un 9% más que en 2015. El Ministerio de Exteriores irlandés calcula que superará el millón tras el anuncio de Londres de la solicitud formal de salida de la UE

Todo apunta a que el tránsito de mercancías, en especial de comida, va a terminar pronto. Este es el futuro que prevé Seamus Murphy, periodista de Newry y uno de los fundadores de la página web brexitborder. “Será un completo desastre para ambos”, afirma. En la página web Murphy analiza las consecuencias que tendrá para la isla la votación del brexit. “El 34% de las personas que pasan la frontera son agricultores, que ahora ven en peligro sus negocios”. Solo es necesario observar que un tercio de la leche producida en Irlanda del Norte es transportada a la República. “Go out of business” es la expresión utilizada por Mike Johnston, representante de Reino Unido en Irlanda del Norte, para referirse a los granjeros de la zona. Granjeros que, por otra parte, prefieren no contestar a preguntas.

“El cabreo es monumental y lógico, es gente que tiene que sufrir algo que no eligió”, cuenta Seamus, que se apoya en datos para explicar la gravedad de la situación. Casi un tercio de los cerdos procesados en el norte provienen de la República. “Nadie en Londres se preocupa de estos trabajadores”. La visión que ambos lados de la frontera tienen de Westminster parece idéntica: no hay un interés real del Gobierno británico por mantener la seguridad económica y el nivel de vida de estos trabajadores.

Seamus recuerda también los disturbios de hace un par de décadas. “Las colas de camiones eran interminables”. El futuro, según su opinión, no es esperanzador. “Solo hay que observar que ahora mismo hay más tráfico en la frontera que en junio (antes de la votación), así que, si nada cambia, la situación será cada vez más difícil”. No solo prevé problema económicos, sino también algunos incidentes violentos. En su opinión, si se termina instalando una hard border, los puestos fronterizos del lado del norte serán atacados por una parte de la población. Para evitarlo, aboga por un cambio en el gobierno de Gran Bretaña, no tanto de persona, sino de ideas.

Para él, la reunificación no es una solución, ni tiene sentido alguno. “Si preguntas tanto aquí como en Irlanda dudo mucho que la gente te diga que quiere volver a ser solo un país, las cosas no se solucionan así”, sostiene. Cuestión de identidad. Él, como muchos de los ciudadanos de Irlanda del Norte, no cree que para evitar sufrir de nuevos los puestos fronterizos, su país tenga que ser “absorbido” por la República.

A pesar de la gravedad y la incertidumbre, las consecuencias no se verán hasta dentro de al menos dos años, cuando se haga efectivo el brexit. “Es demasiado tiempo para arreglar las cosas, ya vamos tarde”, afirma el periodista. Entonces, la realidad chocará de golpe con la vida de trabajadores como Patrick o Gerard. Con los niños que viajan con sus colegios a actividades, festivales, congresos. Con comerciantes que sufrirán la situación de una libra inestable. Y sobre todo, con agricultores y ganaderos que verán cómo el trabajo de todo un año se queda estancado delante de controles infinitos.

Los políticos saben de la importancia de Newry, esta pequeña localidad. Por ello, hace apenas unos días, fue el escenario elegido por Gerry Adams, presidente del Sinn Fein (Partido Nacionalista), para buscar una solución: que se adjudique a Irlanda del Norte un estatus especial dentro del UE. “De esta manera, no habrá ninguna frontera en la isla”, afirmó. Estas declaraciones se produjeron meses después de que su partido, partidario de la reunificación, se quedara a solo 1.100 votos de ganar las elecciones de Irlanda del Norte. La alta participación en las urnas (a la que acudieron un 10% más de personas que 10 meses atrás) dio como resultado un gobierno de coalición entre el Sinn Féin y el Partido Unionista, contrario a conformar una sola isla. La alta participación y una división ideológica tan clara dan como resultado una Irlanda del Norte que tendrá que negociar tanto con Irlanda como con el Gobierno de Theresa May.

Al rescatar la votación del brexit del pasado junio, aparecen varios datos que son significativos y explican la situación actual. Al analizar el mapa de voto en Irlanda del Norte, se observa cómo las zonas que votaron a favor de abandonar la UE se componen mayoritariamente de ciudadanos de origen británico, no irlandés. También es clara la posición de los condados fronterizos como Newry a favor de permanecer.

Por tanto, con un futuro incierto, no sorprende las exigencias de los ciudadanos para que las cosas se aclaren lo antes posible. Por el momento, el presente de ambas regiones lo marca la estampa de los autobuses saliendo de forma incesante con destino a ciudades británicas. Conductores que solo advierten haber cambiado de país cuando la autovía más grande de la isla se convierte en una carretera algo más estrecha y sinuosa. Precisamente, esta autovía, la M-1, es uno de los puntos que están siendo estudiados para situar los controles. En plena arteria que une Dublín y Belfast. Si esto sucede, las colas se imaginan interminables.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manu Pérez Matesanz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí