1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Europa se impone en la negociación del brexit

Bruselas fuerza a Londres a abordar en la primera fase del proceso los derechos de los ciudadanos comunitarios, las futuras relaciones fronterizas y las obligaciones económicas de Reino Unido. La deuda ascendería a los 100.000 millones de euros

Xandre Mato Bruselas , 21/06/2017

<p>El secretario de Estado del Reino Unido, David Davis, y el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, el pasado lunes 19 de abril en Bruselas. </p>

El secretario de Estado del Reino Unido, David Davis, y el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, el pasado lunes 19 de abril en Bruselas. 

EC

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Un año después de aquel 23 de junio en el que los ciudadanos de Reino Unido decidieron soberanamente abandonar el proyecto comunitario, han comenzado en Bruselas las negociaciones formales sobre el Brexit. De un lado, el negociador jefe de la UE, el francés Michel Barnier. Del otro, el británico David Davis, secretario de Estado del Reino Unido para la salida de la UE.

Los dos bandos mantenían hasta ese encuentro posturas enfrentadas en el fondo y en la forma. Davis había asegurado que “la batalla sobre las etapas” sería “la batalla del verano”,  aventurando que Londres no cedería en su intención de empezar a negociar ya la futura relación comercial y política con los europeos. Para la Comisión, primero había que “atajar la incertidumbre ligada al Brexit y asegurar que la salida es ordenada”. Es decir, abordar los problemas que pueden tener que afrontar los europeos residentes en el Reino Unido y los británicos residentes en la UE, las futuras relaciones fronterizas y las obligaciones contraídas por Reino Unido con el resto de socios comunitarios y la UE en sí misma.

la UE ha llegado en la mejor posición bajo la premisa de que la “unidad será la fuerza”, tras superar desafíos existenciales en los comicios holandeses o franceses

Esta fue la versión vencedora tras las primeras siete horas de negociación. Los encuentros formales entre ambas delegaciones se desarrollarán una semana al mes hasta el otoño. Como si se tratase de la final del campeonato del mundo de ajedrez, habrá diferentes partidas y en la primera, Barnier destrozó a Davis al imponer las reglas y temas a abordar. “Hemos acordado la importancia de los tiempos en esta primera fase; ciudadanos, factura e Irlanda son los asuntos principales que tratar lo antes posible”, explicó el francés. Si para finales de 2018, los 27 socios comunitarios comprueban un progreso suficiente, las negociaciones se abrirían al diseño de la futura relación comercial y política.

Doce meses después del referéndum británico, la UE ha llegado en la mejor posición bajo la premisa de que la “unidad será la fuerza a lo largo de unas negociaciones difíciles”, tras superar desafíos existenciales en los comicios holandeses o franceses, donde un triunfo de la extrema derecha eurofóbica la habría golpeado mortalmente. En Reino Unido no pueden decir lo mismo. El fracaso electoral de los conservadores el 8 de junio deja con una sensación de interinidad a una primera ministra, Theresa May, que requiere del apoyo unionista norirlandés, del Democratic Unionist Party, para su gobierno. La prensa británica cuestionó en Bruselas si su gobierno tiene ahora capacidad de influencia al ver que no aparecían sus reivindicaciones iniciales. Lacónico, David Davis reconoció su derrota con un “lo importante no es cómo empiezan sino cómo terminan las negociaciones”. En palabras de Barnier, “es el Reino Unido el que abandona la UE, el mercado único y la unión aduanera, no al contrario. Es necesario que cada uno asuma las responsabilidades y consecuencias de sus decisiones”.

Los ciudadanos primero

Una de las primeras consecuencias que ‘sufrirá’ el Gobierno británico durante las negociaciones es la creación de tres grupos de trabajo sobre los derechos ciudadanos, el arreglo financiero y terceras cuestiones. No habrá en paralelo conversaciones sobre las relaciones comerciales entre Reino Unido y la UE-27 y sí un diálogo técnico prolongado entre los números dos de cada negociador jefe sobre Irlanda del Norte.

Tras el fracaso electoral de May la prensa británica cuestiona si su gobierno tiene ahora capacidad de influencia al ver que no aparecían recogidas sus reivindicaciones iniciales

El primer grupo analizará cómo proteger los derechos de los europeos en Reino Unido, cerca de tres millones de personas, y también de los 1,2 millones de británicos asentados en la UE. Londres acepta los principios de “reciprocidad”, el mismo trato para ambas partes; “la continuidad de derechos”, no perder prestaciones sociales o garantías adquiridos; y la “no discriminación”, que no haya un trato diferente según el origen de cada inmigrante europeo. Está por ver si este principio se aplica también entre los derechos que ya gozan los actuales residentes y los que lleguen a Reino Unido en el futuro. “Los ciudadanos primero”, es el eslogan de la Comisión, “que los ciudadanos a ambos lados del Canal sigan viviendo como solían”.

Reino Unido inicialmente hablaba de frenar la llegada de inmigrantes europeos con cuotas anuales, de penalizar la contratación de extranjeros o incentivar fiscalmente a las empresas que contratasen a británicos, también de recortar los movimientos de los europeos que vivían en su suelo con controles fronterizos. Era lo que se conocía como hard Brexit o Brexit duro, incumplir una de las cuatro libertades del Mercado Único, junto a la de mercancías, servicios y capitales. Bruselas y los 27 fueron claros, sin una libertad, no se puede acceder a las otras. El peor escenario parece haberse sorteado y se espera que May ofrezca en los próximos días “una oferta generosa” sobre la cuestión ciudadana.

El ‘Brexit’ le costaría a Londres hasta 100.000 millones de euros

La segunda cuestión trascendental de las negociaciones que ahora comienzan es definir los términos del arreglo financiero, la ‘factura del Brexit’ que Reino Unido debe pagar a las arcas comunitarias. El ex primer ministro David Cameron firmó, al igual que el resto de líderes europeos, el presupuesto de la UE para 2014-2020, que financia cientos de programas de infraestructuras, I+D o educativos que también benefician a Reino Unido. Al país, le restaría una contribución de 20.000 millones a ese presupuesto.

Además, en sus 44 años de pertenencia comunitaria, Londres ha contraído obligaciones con el resto de socios y con la UE en su conjunto, desde las pensiones de los funcionarios hasta su cuota en rescates como el irlandés, en ayuda exterior a África o el Caribe o en programas europeos de inversión y desarrollo ya comprometidos cuyo horizonte temporal supera 2020. Este reste à liquider, el importe a liquidar, alcanzó en las primeras estimaciones de la Comisión 60.000 millones de euros. Sin embargo, los últimos números en circulación son más elevados y salen de los encuentros que el Ejecutivo europeo mantuvo con diplomáticos del resto de socios. Incluyen también compromisos adquiridos como las ayudas a Ucrania o los nuevos cálculos de Francia y Polonia, uno para proteger los fondos agrícolas, el segundo en la defensa de las prestaciones que reciben sus ciudadanos. El importe estaría más cercano a los 100.000 millones en términos brutos.

Reino Unido podría rebajar el importe final de la factura descontando el cheque británico agrícola conseguido por Margaret Thatcher en los años 80 pero siempre que cubra los pagos de la PAC, la Política Agraria Común, del ejercicio 2019-2020. La evolución de la ‘multa de salida’ ha crecido conforme los 27 socios comunitarios echaban cuentas, la UE cosía las heridas provocadas por los desafíos euroescépticos y el Gobierno de Theresa May dejaba pasar los meses.

Los próximos meses verán la luz cuatro rondas negociadoras más, hasta octubre, con el objetivo de definir los criterios sobre la cuestión ciudadana y la financiera

En un encuentro hace semanas en Londres entre May, Davis, Juncker y Barnier, el negociador británico habría dicho a los europeos que no había nada en los tratados comunitarios que obligase a su país a “pagar un penique” tras abandonar la UE. La Cámara de Lores apoyó esa postura reconociendo, eso sí, que si Reino Unido quería una relación futura favorable y acceder a los mercados europeos, era crucial alcanzar un acuerdo. Davis evitó este lunes 19 de junio cualquier tipo de bravuconada similar en Bruselas y la impresión es que cruza el Canal de la Mancha sin conseguir una concesión de los europeos; “no tengo el cuerpo para ello [concederla]”, dijo Barnier en rueda de prensa al ser preguntado. Ni siquiera con la cuestión norirlandesa, que preocupa en Bruselas hasta el punto de que en palabras de un diplomático europeo “esa frontera no puede convertirse en un libre tránsito para que entren al mercado común desde Reino Unido mercancías sin control”, Londres consiguió abrir su deseado frente sobre las relaciones futuras con la UE.

Dublín ha hecho mucho lobby en Bruselas durante los últimos meses para que los europeos interiorizasen que “nada en el acuerdo [con Reino Unido] debería menoscabar los objetivos y compromisos establecidos en el Acuerdo de Viernes Santo”. Para los 27 y para la Comisión, “evitar la creación de una frontera dura en la isla” es básico y está establecido como punto número 14 de sus líneas rojas negociadoras. Mientras en la Comisión, la República de Irlanda y el resto de socios europeos comparten este objetivo común, en Reino Unido las aguas bajan revueltas. El apoyo de los unionistas del DUP a May desestabiliza el acuerdo tácito norirlandés por el que protestantes y católicos no ostentarán una posición de superioridad en las autoridades autonómicas. Los republicanos del Sinn Fein ha alertado ya de que la alianza tory-unionistas en el Parlamento Británico “viola el Acuerdo de Viernes Santo”, además de reprochar a May los recortes de fondos para Belfast.

Los próximos meses verán la luz cuatro rondas negociadoras más, hasta octubre, con el objetivo de definir los criterios sobre la cuestión ciudadana y la financiera. “En el momento en el que podamos constatar un progreso suficiente, seré el primero dentro de mis responsabilidades en recomendar al Consejo”, aseguró Barnier, “la apertura en paralelo del estudio sobre la relación futura”. No hay fecha concreta, pero en la Comisión dejan caer que debería producirse en el inicio de 2018, tiempo suficiente para cerrar todos los detalles del acuerdo del Brexit y llevarlo a los parlamentos nacionales para su aprobación mientras se avanza en la relación futura, que quedaría para una aprobación posterior al Brexit. Si se llega a marzo de 2019 sin un acuerdo sellado y los 27 no amplían el plazo para negociar, Reino Unido saldría automáticamente de la UE y las relaciones comerciales se regularían según las leyes de la Organización Mundial del Comercio.

Un acuerdo justo es posible y mucho mejor que no alcanzarlo, dicen en la Comisión. Esa era la premisa de los 27 antes del inicio formal de las negociaciones. La del primer Gobierno May era que antes de conseguir el acuerdo deseado por los europeos, era mejor no alcanzarlo. La primera partida cae del lado europeo.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Xandre Mato

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí