1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los ojos de Mauthausen

El cementerio parisino de Père Lachaise acoge este viernes los restos del fotógrafo Francesc Boix, quien consiguió robar negativos de los horrores documentados en el campo de concentración

Irene G. Pérez Barcelona , 16/06/2017

<p>Imagen del campo de Mauthausen. </p>

Imagen del campo de Mauthausen. 

Francesc Boix

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

----------------------------------------------------------------------------------------------------- 

Francesc Boix Campo vivió apenas 30 años, pero fue suficiente para sobrevivir al campo de exterminio nazi de Mauthausen-Gusen y no sólo explicárselo al mundo de viva voz, sino también --y sobre todo-- ilustrar los horrores que sucedieron a diario intramuros.  

Nacido en 1920 en el barrio barcelonés de Poble Sec, hijo de un sastre también barcelonés y de una joven de Fraga (Huesca), el joven Boix contaba 16 años cuando estalló la Guerra Civil y empezó a documentar con su cámara y junto a su padre, fotógrafo aficionado, los hechos que iban sucediendo a su alrededor, como el asalto a la caserna de Drassanes. Se afilió primero a las Juventudes Socialistas Unificadas y, posteriormente, se fue a luchar como voluntario a la 30ª división (antigua columna Macià-Companys). 

Tras la derrota, emprendió el camino a Francia, donde pasó por los campos de Vernet y Septfonds. A finales de 1939, Francia creó las Compañías de Trabajadores Extranjeros, unidades militarizadas integradas por varones refugiados de entre 20 y 48 años y lideradas por oficiales franceses de la reserva, que desempeñaron acciones defensivas contra los alemanes en las fronteras. A Boix se le incorporó a la 28 CTE, destinada a los Vosgos, donde fue capturado por los alemanes. Tras pasar por los frontstalags y stalags (campos de prisioneros de guerra de los nazis), llegó deportado al campo austríaco de Mauthausen-Gusen el 27 de enero de 1941. 

Ese mismo año, otro fotógrafo catalán deportado, Antoni Garcia Alonso, había sido destinado al Servicio de Identificación del Campo al que posteriormente se incorporó Boix. Un par de años después se integró al equipo el madrileño José Cereceda, y juntos orquestarían uno de los robos más importantes de la historia.  

Boix era el preso número 5.185, pero los miembros de las SS lo conocían como Franz, explicó Rosa Toran, historiadora y vicepresidenta del Amical de Mauthausen, en un acto conmemorativo de la figura del fotógrafo el pasado 8 de junio en el Museu d’Història de Catalunya. “Por su carácter, por hacerles retratos a los miembros de las SS y darles copias, se ganó su confianza, pero el robo fue posible porque fue una acción conjunta”, enfatiza Toran. 

Lo complicado no era sólo sacarlas del laboratorio, sino cómo guardarlas en el campo, cómo sacarlas y conseguir un refugio para ir a buscarlas después, recuerda esta historiadora. Las fotos no se sacaron del campo hasta cuatro meses antes de la liberación, en un momento en que los alemanes, ante la deriva que estaba tomando el conflicto, empezaron a destruir pruebas comprometedoras. Los jóvenes que formaban parte del comando Poschacher (nombre de la pedrera donde trabajaban en el pueblo de Mauthausen) fueron los encargados de sacar los negativos en pequeños paquetes que les guardaba Anna Pointner, una vecina del pueblo casada con un trabajador de la estación del ferrocarril –testigo, por tanto, de la llegada masiva de deportados– que no les repudiaba como sí hacían el resto de vecinos. 

Cuando el campo fue liberado por el Ejército estadounidense, Boix captó la entrada de los soldados, las instalaciones del campo, el interrogatorio del comandante del campo, Franz Ziereis, y la repatriación de los distintos colectivos. 

Posteriormente, el fotógrafo barcelonés se trasladó a París con los cerca de 20.000 negativos y fotografías que habían logrado sustraer del campo, y ofreció el material a diversas publicaciones periódicas y editoriales. Antes de su muerte en Francia en 1951, Boix fue un colaborador habitual de Regards, L’Humanité y Ce Soir, publicaciones vinculadas al Partido Comunista Francés. 

Juicios de Núremberg

Boix fue también el único testigo republicano en los juicios de Núremberg y Dachau. Su declaración ante el Tribunal Militar Internacional en Núremberg, creado para juzgar los crímenes del nazismo, fue importante porque identificó al general de las SS Ernst Kaltenbrunner en su visita a Mauthausen y porque pudo aportar fotografías tomadas por las SS y relatar lo sucedido. Posteriormente fue testigo en Dachau ante el tribunal militar estadounidense que juzgaba a 61 criminales de Mauthausen y aportó fotografías como pruebas de “conspiración criminal”. 

En su libro Catalanes en los campos nazis, la periodista y escritora Montserrat Roig explica que los deportados republicanos podían llegar a un campo de concentración nazi por cuatro vías: desde batallones de marcha, desde las compañías de trabajo, como civiles refugiados o como resistentes. Los últimos estaban clasificados en la lista de los franceses. Los otros, los civiles refugiados en la ciudad de Angulema, los encarcelados en batallones de marcha o en las compañías de trabajo, iban a Mauthausen. “Ahora bien, no se ha resuelto el siguiente enigma: ¿cómo es que estos republicanos fueron deportados a un campo de exterminio nazi si no habían tenido tiempo de participar en ningún hecho de la Resistencia ni eran judíos?”, se pregunta Roig. En el campo de Mauthausen se les consideró “apátridas” y llevaban el triángulo azul. Ya en los propios stalags fueron clasificados como “rojos españoles”. Mientras que sus compañeros franceses eran liberados, la gran mayoría y devueltos a sus casas, los republicanos españoles eran trasladados a un campo de exterminio nazi de tercera categoría, señala Roig.

“¿Por qué a principios de 1940 el convoy de Angulema, formado por hombres viejos, niños y mujeres, fue a parar a Mauthausen primero y después a Ravensbrück?”, insiste la escritora. Algunos testigos le insinuaron que la clave se encontraba en las conversaciones entre el ministro de Asuntos Exteriores franquista Ramón Serrano Suñer y su homólogo alemán, el barón de Ribbentrop. Los testigos apuntaban que, cuando Ribbentrop preguntó a Serrano Suñer qué tenían que hacer con aquella muchedumbre de republicanos encarcelados, éste le contestó que los republicanos no eran españoles, que no tenían patria. Sin embargo, la periodista admitía que no tenían pruebas de esa respuesta, aunque también señalaba que, durante su testimonio, Boix fue interrumpido por Charles Dubost, delegado adjunto del Gobierno de la República Francesa, justo en el momento en que iba a hablar del “caso” Serrano Suñer. 

Para el mismo libro, Roig consiguió hablar con el dirigente franquista y le preguntó si sabía durante su conversación con Ribbentrop, en septiembre de 1940, que había republicanos españoles en el campo de Mauthausen y si había dicho alguna cosa sobre esta cuestión al ministro alemán: 

--Se lo comenté de pasada porque alguien me lo dijo en el avión de ida. Los nazis me dijeron que no eran españoles, sino gente que había combatido contra ellos en Francia --, contestó.

Roig insistió en preguntar quién fue el responsable del hecho que miles de republicanos españoles fueran al campo de Mauthausen, y por qué unos civiles, viejos y criaturas, fueron trasladados a Mauthausen para ser exterminados. Pero cuando Serrano Suñer iba a responder, explica la periodista, el político monárquico Antonio de Senillosa, también presente en la entrevista, le interrumpió y dijo que “todo eso no era más que una anécdota”. Una anécdota de más de 7.500 deportados y casi 5.000 muertos en Mauthausen-Gusen. 

Tras la muerte de Boix, su amigo Joaquín López-Raimundo, también miembro de las JSU y posteriormente interno en Mauthausen, fue quien guardó los negativos durante años y se los ofreció a Roig para ilustrar su libro. El material se puede consultar actualmente en el Museu d’Història de Catalunya.  Su directora, Margarida Sala, explicó en el reciente acto de homenaje que pudieron hacerse una composición de lugar de los negativos porque tenían las fundas de los mismos, que contenían algo de información. Esto les permitió saber de forma aproximada los nombres de los fotógrafos de las SS que pasaron por el campo, pero no quién es el autor de cada fotografía. Asimismo, pudieron contar con el testimonio de algunos de los internos. 

En el acto celebrado el 8 de junio participó también el comisionado de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Barcelona, Ricard Vinyes, quien enfatizó que Boix, “un miembro de la clase subalterna”, no fue tan relevante por sus fotografías sino por su actitud. En una línea similar se expresó el conseller de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat, Raül Romeva, también presente, que destacó la capacidad de Boix para “no perder la esperanza de que el infierno se acabaría y sería necesario explicarlo” y para “conservar la humanidad”. 

Los restos del fotógrafo, que hasta ahora se encontraban en el cementerio de Thiais, en el extrarradio parisino, se trasladaron el viernes 16 de junio al cementerio Père Lachaise, también en la capital francesa, en un acto en el que participaron la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, y el alcalde en funciones de Barcelona, Gerardo Pisarello y el conseller de Asuntos Exteriores de la Generalitat, Raül Romeva. De la conservación de la misma se encargarán, como hasta la fecha, el Amical de Mauthausen y l’Amicale de Mauthausen (Francia), con la colaboración del consistorio barcelonés. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí