1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Llei de Transitorietat, esa desconocida

El texto secreto publicado a trozos y a plazos es inquietante. Real o no, superado, mejorado o empeorado, no quita el terror ante este hecho: en 24 horas se puede aprobar una Constitución

Guillem Martínez Barcelona , 24/05/2017

<p>Carles Puigdemont.</p>

Carles Puigdemont.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El diario El País ha publicado extractos de la Llei de Transitorietat. La puntita. Tan sólo ha publicado 4 folios y, en diferentes artículos, algunos entrecomillados, que en ocasiones entran en contradicción con los 4 folios. En alguno de los artículos se dejaba caer que el texto original era de 40 folios. Es decir, que sólo se ha publicado en formato original su 10%. El resto, como sucede con el grueso de la información española, es una interpretación, una explicación al lector, al que se priva del texto original, no sea que lo lea. Por otra parte, no queda claro de dónde ha salido ese texto original. Sea como sea, los partidos processistes CDC/PdeCAT, ERC, CUP, han negado la fiabilidad de ese texto. CUP dice que nunca jamás han trabajado con él. Que nunca lo han visto, literalmente. El resto de partidos ha sido muy beligerante al respecto en la Red. Mucho menos en analógico. Han venido a decir que era un borrador, una fase superada, nada que ver con el texto en su momento actual. El texto, vamos, es una metáfora de la falta de transparencia del Procés, esa cosa que necesita, antes que hechos, la fe de sus participantes en un Govern del Sur / con tendencia a lo críptico, y que parece contentarse con saber que el Procés es un mecanismo de abajo a arriba, tal y como lo explica el Govern. ¿Lo es? Puede ser. Pero como no es transparente, puede ser que en realidad vaya de arriba a abajo, de un lado a otro o, más probablemente, hacia ninguna parte. Pero, también, la publicación de esta información es una metáfora de la ausencia de transparencia informativa, que no se ha producido en ninguna de las dos trincheras informativas sobre la cosa, imposibilitando la objetividad.

La Llei de Transitorietat es, en fin, el gran secreto del Procés. En tanto que secreto, existe la duda de que sea una propuesta real, o una jugada de póquer

Es posible que el texto sea en verdad una pantalla pasada. Y que, a la vez, no lo haya visto la CUP. A la CUP, de hecho, se la han dado con queso en varias ocasiones. Quizás la más sonada fue el 9N de 2014, cuando la consulta, momento en el que, gracias a una info de El Periódico, se enteró de que había habido un pacto entre el Govern y el Gobierno para celebrar la consulta no vinculante, no consultiva, no nada. ¿Es importante el texto publicado? Sí. Pero no. Lo sería más si, en efecto, se hubiera publicado en su totalidad, se hubiera fechado su redacción y se hubiera informado --en lo que se pudiera; eso es complicado en el caso de los chivatazos-- sobre su origen. La Llei de Transitorietat es, en fin, el gran secreto del Procés. En tanto que secreto, existe la duda de que sea una propuesta real, o una jugada de póquer. Depende, en fin y lo dicho, de la fe del observador. Les explico, sucintamente, su historia.

JxS se presentó a las últimas elecciones con un Full de Ruta / Hoja de Ruta depurada en el laboratorio de la ANC. El plato fuerte, una DUI --Declaració d'Independència Unilateral--, defendida por los partidos que ostentan la mayoría absoluta en el Parlament. El 9N de 2015, para facilitar la investidura de Mas, JxS vota una resolución en la que a) no se reconoce al TC --desde entonces, el Govern ha utilizado el TC en varias ocasiones, por cierto, lo que debería ser un indicio--, y b) se especificaba que se redactarían tres leyes de ruptura, que conducirían, directamente, y sin pasar por la casilla de salida, al Estado propio. Dos ya se han publicitado. Una es sobre la cosa Seguridad Social, y otra sobre la cosa Agència Tributària. No son leyes de ruptura. Son leyes que apuran el techo autonómico. Son, por tanto, leyes autonómicas. Con un par. Queda, pues, la Llei de Transiorietat para saber si la cosa Procés va en serio. Lo que tiene guasa, después de cinco años. Sí, en efecto. Hay tres condenados, y la Mesa y la Presi del Parlament están empurados. Hay una nueva imputada, una consellera, por comprar urnas --ojo; en caso de condena, sería la primera condena de prisión; no consta que las urnas se hayan adquirido a fecha de hoy--. Pero todos los imputados, en el momento de declarar, no han reconocido ninguna desobediencia --algo muy importante--. Estas condenas y causas penales, en fin, hablan más de la cultura de derechos y democrática del Gobierno central, que ha utilizado la vía penal para solucionar un problema político, que de la voluntad rupturista de la cosa Govern. En el Parlamento de UK, verbigracia, se ha formado una comisión de seguimiento del caso catalán, que ha protestado ante el Gobierno Español --algo muy importante-- por su persecución de la libertad de expresión en Catalunya. Es decir, la comisión no observa políticas rupturistas, o tan solo efectivas, sino mensajes, actitudes, amparadas --como no debería ser de otra forma-- por la libertad de expresión. ¿La Llei de Transitorietat sería, por tanto, el fin de las actitudes, los mensajes, el bla-bla-bla, de disciplinas que debería amparar la libertad de expresión, y el inicio de la gestión efectiva de lo prometido non-stop, amparadas por un estándar democrático internacional, a falta de receptividad del Estado?

Interpreto este cambiazo de indepe por referéndum como un intento gubernamental de prolongar el Procés, esa cosa que siempre conduce a nuevas elecciones en condiciones épicas

No se sabe. La comisión que redacta la cosa es --agárrense-- secreta. Sus miembros son --agárrense-- secretos. Hace escasas horas me he enterado de que está la CUP, si bien también explica que no es comisión formal (?). Su objetivo es hacer una ley sustentada en esa fantasía sexual española que consiste en "ir de la ley a la ley". Una dirigente de ERC ha dicho de ella que es una ley tan bien calculada que el TC no podrá tocarla. Si bien luego, agregó, que no se hacía pública, no fuera que el TC la tocara. El inicio del redactado de esta Llei, por cierto, es en teoría anterior a la solemne substitución del Full de Ruta gubernamental --recordemos, una declaración indepe-- por un referéndum. La indepe es, por cierto, más fácil de conseguir que un referéndum pactado. Tan solo se tiene que declarar y, luego, cumplirse tres objetivos. A) apoyo social, b) reconocimiento internacional y c) financiación. Los contactos internaciones de la Gene también son --oh, sorpresa-- secretos, pero pinta que no han conseguido nada en la dirección b) y c), y que la cosa a) puede estar empezando a partirse el pecho de risa. O no. El mundo de la fe es muy raro. Anyway. Personalmente creo que b) y c) no existen porque no se han buscado. También interpreto este cambiazo de indepe por referéndum como un intento gubernamental de prolongar el Procés, esa cosa que siempre conduce a nuevas elecciones en condiciones épicas y propagandísticas para los processistas. De hecho, el referéndum --recuerden: hay dos, uno pactado y otro unilateral en caso de que falle el pactado- requiere también una planificación que no se ha realizado. Es decir, se ha tenido suficiente con la negativa del Gobierno al respecto, de manera que no se ha considerado ir más allá. La Comisión de Venecia, por ejemplo, fija que un referéndum debe de tener pregunta y fecha un año antes de su celebración.

¿Qué función tiene la Llei de Transitorietat? Dos. La oficial: encauzar la nueva legalidad republicana en un momento de transición. Y la presumible. En su secretismo, se puede interpretar que la Llei tiene dos funciones. Una, convocar el referéndum --importante: la CUP quiere que el referéndum se convoque por una ley individual, menos dada a mangoneos--, y otra, hacer una declaración de independencia condicional, efectiva tras un referéndum que no se hará, y que permitiría a los partidos JxS ir a elecciones diciendo que han proclamado una república, más amparada en la libertad de expresión y opinión que en hechos reales. Si esta es la función de la Llei, no debe de ser una ley muy meditada, niquelada y con efectos. Por eso es importante conocerla, verla, que alguien, en el pack Procés o en el pack prensa, la explique a las personas sin fe, que necesitan tocar la raja del costado. Sí, el Estado te empapelaría. Pero se supone que esa casilla estaba clara cuando redactaron el programa de las últimas elecciones.

Lo que sabemos, por los 4 folios y los entrecomillados varios, es lo siguiente. En un momento dado de su redacción, una redacción que, en todo caso no conoce la CUP, que cifra la autoría y la filtración del texto --importante-- en el CNI, la Llei convocará el referéndum y establecerá el marco legal hasta que la República tenga Consti. La Llei se llama a sí misma Llei Fundacional. Es decir, tiene carácter constitucional. ¿Va la cosa, por tanto, en serio? Por lo que ha aparecido, pues no. 

He hablado con varios juristas. Uno de ellos, para calificar el texto, utilizó la palabra nyap, una palabra catalana que se podría traducir al castellano como parche o chapuza. Al swahili como chungo. Al inglés como mangui. O --rayos, no puedo parar-- al ruso como storbo. El texto, en fin, adolece de conocimientos legales, es decir, de interés sobre el tema. En materias sociales es chupi. Es decir, inconcreto. Y en materias políticas, restrictivo y con tendencia al autoritarismo. Sí, podría ser un texto del CNI. Pero el Procés ha elaborado ya textos de esa tesitura. En julio del año pasado, en una sesión en la que la Comissió de Procés Constituent leyó sus conclusiones, se habló, por ejemplo, de un Estado no sometido a tribunales internacionales. Sí, supongo que fue una metedura de pata, un olvido, un resultado de la inoperatividad. Pero ahí quedó. Y nadie --con fe-- dijo nada. Bueno. El texto. Vayamos por partes.

En el texto se fija la pregunta del referéndum. Muy rara: "¿Quiere que Catalunya sea un Estado independiente de España?". Sería la primera vez que aparece en la pregunta el sujeto político del que una sociedad quiere independizarse. Es decir, transmite desconocimiento. Sobre el censo. Se establecen los criterios de nacionalidad catalana. Son los que especifica el Código Civil para la española. Se respeta la doble nacionalidad española. Se establecen el voto y sus requisitos para votantes en el extranjero. Y para locales. Curiosidad: personas que ahora disponen de plenos derechos no los tendrían, a tenor del tiempo de residencia en Catalunya y si poseen o no censo. Otra curiosidad: se establecen criterios para la pérdida de nacionalidad, entre los que están estas joyas: "delito de orden público", "contra la paz" y relativos a, glups, la "defensa nacional". Se establece la formación de una Junta Electoral. Que la Comisión de Venecia, por cierto, pide que se forme un año antes del día D, hora H.

Sobre Justicia. Una juerga. Es como el sistema de la derecha judicial española, pero más. El Ejecutivo tiene barra libre para nombrar a los all-stars de la judicatura. No hay TC, pero hay una sala de la cosa Constitucional en el Tribunal Suprem. Lo que aumenta el control gubernamental. El nombramiento de jueces medio-pelo también es una iniciativa gubernamental. El Gobierno también nombra al Fiscal General, y el órgano de gobierno judicial también es de tesitura Erdogan. Una curiosidad. En un texto en el que, por ejemplo, no se especifica --o no aparece-- que la Gene tendrá el mando de las fuerzas de seguridad del Estado en Catalunya --algo como muy de declaración indepe--, se especifica que los imputados y condenados por el Estado por la cosa Procés verán sus sentencias anuladas. Algo que, por cierto, no puede hacer un Gobierno. En la RFA, por ejemplo, el gobierno no anuló ninguna sentencia nazi, sino que fueron los tribunales, gracias a las leyes aprobadas por el gobierno de la República. Otra vez, desconocimientos legales. Y, glups, tics derechistas.

Se especifica que los imputados y condenados por el Estado por la cosa Procés verán sus sentencias anuladas. Algo que, por cierto, no puede hacer un Gobierno

Sobre lengua. Se utilizan lenguaje y conceptos alejados del vocabulario legal. El catalán es "lengua propia", y su uso será "normal". El castellano tendría "el mismo uso que hasta ahora". Se rehuyen las palabras "oficial" y "derechos", y la ambigüedad resultante es, lo dicho, tan chachi, que un juez o un médico podrían ejercer su profesión en arameo. Un porcentaje de jueces "adecuado", por cierto, hablará catalán. Ambigüedad, pasar de largo por un tema caliente.

Sobre expropiaciones. Bastante razonable. La República asume las propiedades del Estado en Catalunya. No se alude a indemnizaciones, que sería el caso de la cosa. Desconocimiento.

Sobre transición legal. La República asume como propias, en este momento de transición, la Consti, el Estatut y las leyes orgánicas. Algo normal en un proceso de autodeterminación. Lo que no es normal, y da pie al cachondeo, es que no asuma leyes ordinarias. Yo qué sé. La Ley de arrendamientos. O la de pesos y medidas. Vamos, las que rigen la vida cotidiana. Se especifica la asunción del derecho de la UE, que entrará en vigor de manera automática. Algo, por cierto, que sucede con los reglamentos, pero no con las directrices de la UE. Desconocimiento. Chapuza.

Bueno. Es un texto, en fin, inquietante. Y lo es por dos motivos. Motivo a), por su publicación troceada y opinada, que reduce su fiabilidad. Estamos hablando de un texto, en fin, publicado a topos y a plazos. Motivo b) por su carácter secreto. El texto, real o no, superado, mejorado o empeorado, no quita el terror ante este hecho: en 24 horas, sin proceso de elaboración, discusión e información, se puede aprobar una Constitución. Personalmente, no me preocupa mucho. No creo que lo hagan. Por varias razones. Una es que, desde 2012, nunca se ha hecho nada, salvo finales de acto álgido coincidiendo con cada proceso electoral. Hay indicios también de que su función será propagandística: un Govern que no tuvo narices de cumplir su palabra y hacer un referéndum unilateral y, luego, una DUI, es poco probable que haga una Constitución. Pero es para meditar el hecho de que el Procés sólo haya servido, aparte de para poner en evidencia el escaso margen de respeto gubernamental a la libertad de expresión en el Estado, para considerar que una Constitución secreta y, por tanto, anti y contrademocrática, se pueda aplicar en, lo dicho, 24 horas. Y que aún haya alguien en Twitter --en la vida, ya no-- que te diga que eso es un movimiento de abajo a arriba. Es para meditar, en fin, sobre los abusos de la fe.

Empieza a ser necesaria la transparencia. O la opacidad empezará a tener nombres inquietantes.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Paubcn

    El sr. Martinez parece olvidar que la ley de Transitoriedad Jurídica no es una constitución, que en caso de independència de Catalunya seria elaborada por una asamblea constituyente como Dios manda elegida para este efecto. Tambien parece olvidar que si se pretende votar esta ley de la forma que se hace, es para intentar evitar que el gobierno español y su Tribunal Constitucional evite su aprobación. No es "culpa" de Puigdemont ni del PDCat, ni de ERC, ni de JxS o la CUP la forma en que se tramitarà esta ley, sinó del régimen español y del PPSC's que lo sostienen.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Fanalet de Fernando

    No habla de la metrópoli imperialista y centralista que maltrata, que se impone, que cambia leyes, competencias, jueces y fiscales. La legalidad, pese al Estado en contra y con juego sucio, viene del respaldo popular conseguido con las leyes vigentes y un programa claro. El secreto es obligado por la fobia española a la voluntad popular (democracia) Las pegas temporales se resolverán. Tranquilos

    Hace 4 años 6 meses

  3. Manuel Rivas

    Si hombre, sí.A enmerdar que es mas divertido, aquí excepto pocos, nadie conoce el texto, pero lo sabremos como todos, porque tenemos confianza en nuestros líderes. Ahora, es verdad, el Director os pide un artículo, aunque sea haciendo volar palomas. Caray, no carguéis tanto sobre el texto, que el conjunto del Referendum, es algo que está muy por encima, de todos los flequitos.Hostia, si ponéis como referencia a "El Pais" ya podemos cerrar la parada.Tarugos.

    Hace 4 años 6 meses

  4. aleli

    se me olvidaba, me parece que cada dia que pasa, sanchez tiene cada vez menos motivos para dormir mal jejej, visto el esperpento alrededor, incluidos los catalanes, y bal-doviiiii

    Hace 4 años 6 meses

  5. aleli en primavera

    joder!! pero tan dificil es ver que el pais saco esa mierda pa agitar el espantajo al que se recurre siempre.....encaja perfectamente, rajoy desbarrando en rueda de prensa, podemos con la censura y sin mentar la bicha catalana como si no fuera con ellos jaja, el congreso del psoe, donde es tema delicado; todo confluye en situar el tiro en sanchez y psoe, quien deja claro que el articulo 2 es intocable y que al margen de la constitucion no hay via, sin antes cambiarla, pero sin atajos, cosa logica por otro lado.

    Hace 4 años 6 meses

  6. Munay

    Esclarecedor. Perdoneu, per algú ho havia de dir.

    Hace 4 años 6 meses

  7. José María

    Leo este ejercicio de onanismo político/intelectual que me ha hecho sentir vergüenza ajena... y me piden que los financie!!! El contexto perdido. Cuando lo encuentren hablamos.

    Hace 4 años 6 meses

  8. Guim

    ¿Pero hacen caso a los montajes de El País? ¿Que no leen los editoriales de ese diario donde comparan a las personas que ganan democráticamente a Donald Trump?

    Hace 4 años 6 meses

  9. pepa

    Hoy mismo, en la 8tv. Entrevistador pregunta a Puigdemont: "¿Cuándo sabremos la fecha y la pregunta?" Respuesta del Presi: "Antes de que me vaya de vacaciones" Entrevistador repregunta: "¿Cuándo se va de vacaciones?" La respuesta (entre risas) no tiene desperdicio: "Si hemos de esperar que yo me vaya de vacaciones no tendremos ni fecha ni pregunta... Porque no tengo claro si haré vacaciones" Es tragicómico, tot plegat! No sólo lo que explica el texto de mas arriba, o la entrevista, o el procés del procés, sino que una gran porción de la societat catalana continúe sin reaccionar ante tanto circunloquio y tanto teatro (del malo). Me pregunto si es por aquello de "Anar amb el lliri a la ma" (en castellano sería algo así como "pura inocencia") O si se trata de algo mas grave, llámese narcisismo, negacionismo, victimismo... o algún otro -ismo que se me escapa.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí