1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

María José Jiménez y Aurora Serrano / Portavoces de la de la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad

“Si el feminismo no es antirracista no es feminista”

Mujeres, gitanas y feministas. Dos portavoces de la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad comparten su visión sobre el feminismo romaní, la múltiple discriminación hacia las mujeres gitanas y el racismo contra el pueblo gitano

Alba García Ruiz 17/05/2017

<p>Aurora Serrano, a la izquierda, y María José Jiménez.</p>

Aurora Serrano, a la izquierda, y María José Jiménez.

A.G.R.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

“Queremos romper el estereotipo de mujer que existe”, explica Aurora Serrano. Es una mujer fuerte, gitana, graduada en Igualdad de Género, coqueta y feminista. María José Jiménez, alias Guru, es trabajadora del Samur Social, y su cara es más conocida porque fue la candidata número uno de Podemos por Salamanca, ciudad donde estudió las carreras de Humanidades y Trabajo Social. Ambas pertenecen a la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad, que se creó hace cuatro años para “promover la igualdad entre gitanas y gitanos, construir un enfoque feminista y combatir el triple síndrome de invisibilidad de la mujer gitana”, según recogen en su declaración de intenciones. Rodeadas de libros en la librería Mujeres & Compañía, Jiménez resume su objetivo en una frase: “Nuestra misión con la Asociación es dejar de ser objetos y convertirnos en sujetos políticos, de pleno derecho”.

Las discriminaciones son “múltiples”, explica Serrano. El hecho de ser mujer, pertenecer a la etnia gitana y, en muchos casos, a una clase social baja, las condiciona en sociedad y las carga con estereotipos. Ellas lo plasman en lo que llaman, ‘performance’ de la mochila, que realizan en las presentaciones de la asociación. La ‘performance’ escenifica físicamente lo que significa ser mujer y gitana mediante una mochila llena de piedras. "No estamos en igualdad de condiciones que el resto de sociedad; al nacer nos cargan con una mochila de estereotipos y de prejuicios que tenemos que afrontar y que romper, y que nos pesan a la hora de avanzar”, explica Serrano.

Nuestra misión con la Asociación es dejar de ser objetos y convertirnos en sujetos políticos, de pleno derecho

“Nosotras tenemos carreras universitarias, y como nosotras, la mayoría de las que pertenecen a la asociación; queremos romper el estereotipo”, señala la graduada en Igualdad de Género. Serrano pertenece a una familia humilde de la colonia de Pan Bendito en Carabanchel, Madrid. Con 12 años, cuando le vino su primer período, su familia la sacó del colegio, como les ocurrió a muchas de sus compañeras. Con 19 años conoció a un chico y terminó escapándose con él. Su pareja la maltrató físicamente durante cuatro años. Gracias a sus amigas, que se dieron cuenta de la situación y la ayudaron, Serrano escapó también de este hombre. Con 36 años volvió a estudiar, aprobó el graduado escolar en dos años, el acceso a la universidad en 6 meses, hizo dos años de Derecho en la Universidad a Distancia (UNED) y ha terminado el grado de Igualdad de Género con 4 matrículas de honor.

Ahora Serrano explica que no sólo lucha para acabar con el estereotipo de la mujer gitana, sino de todo el pueblo gitano. “Que el pueblo gitano esté al mismo nivel que el resto de la sociedad y que no se nos considere los chivos expiatorios, el otro, el que es menos, el que va a robar, el que va a usurpar”, señala. “Nosotros tenemos una identidad propia que se tiene que integrar. Somos un pueblo al que han intentado colonizar con leyes antigitanas a lo largo de la historia. (...) Tenemos nuestra identidad, somos un pueblo, somos dignos, y queremos que los demás vean lo que somos”, expone la portavoz. Para ejemplificar su lucha, apuntan a casos por los que asociación se ha movilizado, como la definición de gitano como ‘trapacero’ en la Real Academia Española (RAE) o programas de televisión como Gipsy Kings y Palabra de gitano.

Nosotros tenemos una identidad propia que se tiene que integrar. Somos un pueblo al que han intentado colonizar con leyes antigitanas a lo largo de la historia

Además, Jiménez señala: “La comunidad gitana históricamente se ha visto obligada a ser muy hermética. No es que seamos los grandes escondidos, que no queramos decir al payo cómo somos, o cómo comemos, o cómo respiramos, no, no es eso. Es una estrategia de supervivencia pura y dura, y además ha tenido que ser así para no dejar de ser lo que somos, para no perder identidad y para mantenernos en la historia con las señas que nos definen. Pero esto ha tenido también un efecto que tiene que ver con la mirada tradicional. Una comunidad hermética que se ha cuidado tanto para que el payo no la destruyese, tiene que ser una comunidad muy férrea en líneas de marcaje histórico, y ¿quién ha marcado esas líneas? Los hombres. Como los payos, exactamente igual”.

Esto también condiciona al colectivo LGTBI gitano. Para Jiménez, ser mujer, homosexual y gitana “significa vivir en el destierro”. La asociación, que se une también a las reivindicaciones y lucha de la comunidad LGTBI gitana, apoya una estrategia de integración y defensa de la libertad de orientación sexual. “Es que eso no va en contra de la cultura. Nuestra orientación sexual no resta nuestra identidad cultural en ningún momento”, declara.

Los estereotipos sociales hacia el pueblo gitano se integran también dentro del discurso feminista. “¿Tú has visto hablar a alguna de las académicas que venden libros a destajo de otras mujeres que no podemos salir a la calle sin que el guardia de seguridad del supermercado te siga?, ¿o que no podemos ir a alquilar una vivienda en igualdad de condiciones que tú?, ¿tú crees que puedo hacer una entrevista de trabajo en igualdad de condiciones que tú teniendo tu mismo currículum o mejor? Pues de esas cuestiones es de las que hay que hablar, porque si un feminismo no es antirracista no es feminista”, sentencia Jiménez.

 Para Jiménez, ser mujer, homosexual y gitana “significa vivir en el destierro”

Jiménez reivindica la necesidad de un diálogo porque, dice: “la producción feminista hegemónica no representa a muchas mujeres que nos consideramos feministas, resistimos en esta sociedad machista, patriarcal, racista y capitalista y no somos nombradas”.

Cuestiona también el impacto que tienen las medidas como la conciliación o las listas cremallera en política en mujeres que no sean blancas. Además, señala que muchas veces son tratadas con “condescendencia y paternalismo, si no con racismo y clasismo directamente”. La trabajadora social relata un episodio que le ocurrió con una mujer durante una charla. "Se me acercó y me dijo que no creía que hubiera gitanas feministas... No soy el mono del planeta de los simios. (...) Hablo y hablo como tú. Exactamente igual. Podemos tener distintas opiniones, puedes cuestionarme, te puedo cuestionar, pero no puedes tratarme de esa manera tan deshumanizante. Yo no soy un ser deshumanizado. Yo soy una mujer feminista como tú”.

Feminismo romaní

Serrano define el feminismo romaní como un “feminismo de resistencia, de lucha”. “Conseguimos acuñar el término de feminismo romaní, nunca se había oído. Llevamos 600 años en España y nunca nadie ha hablado de feminismo gitano. En cuatro años, un grupo muy pequeños de mujeres gitanas hemos conseguido discutir a niveles académicos con las grandes sobre feminismo, y un feminismo distinto”, señala Jiménez.

El objetivo final es convertirse en sujeto político para “dejar de ser un objeto a merced del político de turno, de la caridad, de la marginalidad

El nombre de su asociación --Gitanas Feministas por la Diversidad-- lo eligieron con la clara intención de “realzar todas esas luchas y esas resistencias dentro de la comunidad gitana pero centrada en las mujeres”, explica Jiménez. Además, resalta la invisibilización y el poco interés social respecto a la causa gitana. “Creemos que es el momento político y el momento histórico de darle una vuelta de tuerca y acabar con una construcción simbólica e imaginaria de lo que es el panorama y las figuras de las mujeres y los hombres gitanos en España y en Europa”, dice.

El objetivo final es convertirse en sujeto político para “dejar de ser un objeto a merced del político de turno, de la caridad, de la marginalidad; los bufones de los medios de comunicación”. Para ello, Jiménez reclama la necesidad de crear una agenda y un estatus político de la causa gitana y que no se mencione a los gitanos solo “de forma puntual, marginal o anecdótica”.

Estrategia Nacional 

Respecto al plan de Estrategia Nacional para la inclusión Social de la Población Gitana en España 2012-2020, Jiménez señala que el problema es que no está diseñada desde las necesidades reales sino desde “el pensamiento blanco colonizador e instrumentalizador de la causa”, a lo que hay que añadir que está “vacía de contenido”.

La portavoz asegura también que, para producir cambios reales en materia social, de educación, vivienda, escolarización que se incluyen en esta estrategia, es necesario que exista una verdadera agenda política de la causa gitana. “Ninguno de los gobiernos que han pasado por el Estado español, ya sean de derechas, de izquierdas, amarillos, rojos, blancos, azules, ha tenido jamás en consideración la situación política, económica, social o cultural del pueblo gitano. Nunca. Pero es que en Europa tampoco”, afirma Jiménez. “Mientras no haya una agenda política que sea de obligatorio cumplimiento en cada uno de los ayuntamientos de las comunidades autónomas y del Estado español esto no va a cambiar”, concluye.

Estas mujeres defienden también que la integración y el fin de los estereotipos de género y etnia se solventarán si los diferentes agentes asumen su responsabilidad. “Si los medios de comunicación asumís vuestra responsabilidad, si los políticos asumen su corresponsabilidad, si la sociedad en general se corresponsabiliza de esto. Porque nosotros no somos los culpables de esto, y nosotras menos. Y nosotras solas no podemos quitar una mochila que nos ha colgado una sociedad mayoritaria que controla todos los estamentos de poder, la economía, la comunicación, la política, el empleo, la participación... no podemos”.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alba García Ruiz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Escritosabadonoche

    Vivo en un barrio considerado obrero en una de las grandes ciudades, donde convivimos personas gitanos y "payos", así como gente de otras nacionalidades. Tras mi experiencia de lo que veo y tras leer el artículo pregunto: No hay nada de autocrítica en serio? Todo es culpa del " Payo" que las ha "obligado" a que si cultura sea hermética? Pero claro, no hay que comentarlo y hacerle el juego a la derecha, o lo que sea ahora.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí