1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Josep Borrell / Autor de ‘Los idus de octubre’

“La socialdemocracia europea ha sido incapaz de captar y transformar el dolor social”

Felipe Nieto 13/05/2017

<p>El ex ministro de Obras Públicas y ex presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell.</p>

El ex ministro de Obras Públicas y ex presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Josep Borrell  (La Pobla de Segur, Lleida, 1947) ha desplegado el pasado lunes 8 de mayo en Madrid una actividad frenética presentando públicamente su nuevo libro (Los idus de octubre. Reflexiones sobre la crisis de la socialdemocracia y el futuro del PSOE. Los Libros de La Catarata. Madrid, 2017), por la mañana ante la prensa, en el Centro Cultural Blanquerna, y por la tarde, en un acto multitudinario, en el Círculo de Bellas Artes, donde estuvo acompañado por la periodista Soledad Gallego-Díaz, el abogado Manuel de la Rocha Rubí y la profesora Mariola Urrea.

En el continuo ir y venir del autor, acosado por numerosos medios de comunicación, consecuencia a partes iguales de la expectación que suscita siempre el personaje y del asunto que aborda en el día en que va a empezar oficialmente la campaña de elecciones primarias de su partido, CTXT pudo realizarle esta entrevista para profundizar en los debates actuales de los socialistas europeos.

Borrell presenta un libro para el combate político inmediato. Ha sido escrito con gran premura, apenas seis días de redacción, y es, en buena medida, fruto de la “indignación” suscitada por los infundios propalados por el secretario del Grupo Parlamentario Socialista, diputado por Málaga, Miguel Ángel Heredia, cuando acusaba a Pedro Sánchez de haber suscrito un pacto de investidura con el partido Podemos y con los grupos independentistas catalanes, lo que dio en llamarse la Operación Frankenstein. La “milonga de Heredia”, en palabras de Borrell –y es verdad que llamarla “posverdad”, como se acostumbra a decir ahora, sería dignificar indebidamente la bajeza de tal operación– espolea a Borrell a realizar un trabajo intelectual que, sin embargo, va más allá de los últimos avatares del PSOE, culminados en lo que libremente llama Los idus de octubre. El autor reflexiona sobre el trasfondo político que da sentido a los hechos, la crisis de larga data del socialismo español, los cambios en nuestro escenario político con la aparición de nuevos actores y el contexto más general, la también larga y todavía no acabada crisis de la socialdemocracia europea. A partir de ahí nuestro entrevistado podrá extraer las consecuencias para la acción política en el futuro que se avecina.

“Lo primero que tiene que hacer el PSOE es decirse la verdad”, afirma Borrell. “No nos hemos dicho la verdad. El Comité Federal no dijo la verdad. Nadie se atrevió a pronunciar la palabra ‘abstención’, ni antes ni en la reunión…  Lo ha reconocido el presidente de la Gestora (Javier Fernández) el 14 de enero: ‘La mayoría de los dirigentes sabíamos después del 3 de junio (de 2016) qué es lo que teníamos que hacer. Pero no sabíamos cómo ganar el Congreso después’. Sobre eso, en segundo lugar, se ha producido la mentira… Un partido no puede tolerar la mentira, como ha pasado con Le Pen en Francia. La falsedad debe ser desterrada. La Operación Frankenstein es la muestra de cómo se utiliza la mentira”.

Habla usted también de “autocrítica”.

Desde luego, la autocrítica es imprescindible. Hablo en el libro de la mía, en primer lugar, como participante en algunos hechos… Tiene que haber autocrítica en el partido, y en la socialdemocracia, por su incapacidad para captar y transformar el dolor social que la crisis ha causado… por no saber atraer a más gente a su seno, a los jóvenes, como se ve en la caída del voto en los gráficos que ofrezco en el libro. Ahora, en estas elecciones primarias, el único candidato que hace autocrítica es Pedro Sánchez, una autocrítica de la situación de la socialdemocracia, de dónde está y de cómo ha llegado a donde está.

En Los idus… Borrell, en efecto, ofrece una extensa y pormenorizada cronología de la historia del PSOE en los últimos años, desde lo que considera el arranque de la crisis en el partido en mayo de 2010. Los gráficos que aparecen como anexos del capítulo II muestran claramente la caída del voto socialista en sucesivas elecciones, europeas, nacionales o autonómicas, una sangría continua de votos de un mismo partido pero con dirigentes y candidatos diferentes al frente en cada comicio.

¿Qué se elige en el PSOE el 21 de mayo?

Elegimos en unas elecciones que habría que llamar ‘primarias internas’ a un nuevo secretario general del partido, no a un candidato a la presidencia del Gobierno. Eso debe venir después y ya se verá quién es el candidato y cómo se elige.

¿Cómo debe ser el partido socialista a partir de ese momento?

Tiene que ser un partido renovado, de abajo arriba, en sus estructuras organizativas, en sus programas. Un partido abierto a los militantes y a la sociedad. Ahora el partido está segregado de la sociedad, no implicado, gran parte de los militantes son cargos públicos. Sucede en Francia, de los 80.000 militantes la mitad son cargos y la otra mitad aspira a serlo. No está representada la sociedad civil… Como en Francia, se ha producido una gran hemorragia en todos los sentidos. Me preocupa más la pérdida de militantes que de votos, aunque una cosa lleva a la otra. Me preocupa mucho la caída del voto joven, de la población inferior a 40 años, elección tras elección. Hay que ofrecer perspectivas, oportunidades, a los jóvenes… No podemos seguir siendo un partido endogámico, jerarquizado, oligárquico. ¿Quién se va a afiliar en esas condiciones? Hay que ofrecer cauces de participación… Un partido participativo, representativo, en el que los representantes sean representativos de lo que acuerden y decidan los militantes, donde estos sean consultados, como sucede en el partido socialdemócrata alemán, SPD. En estas primarias tenemos que hablar de cómo funciona el partido, de cómo queremos que funcione. Una tarea fundamental del nuevo secretario general será seleccionar el personal político, en función del mérito, no a través de redes clientelares, como viene siendo habitual.

El PSOE está segregado de la sociedad, gran parte de los militantes son cargos públicos. Sucede en Francia, de los 80.000 militantes la mitad son cargos y la otra mitad aspira a serlo. No está representada la sociedad civil

Habla usted de “socializar la política”.

Pues sí, hoy no socializamos nuestra política y no atraemos, sobre todo a los jóvenes. Hubo un tiempo en que la política del partido se socializaba a través de las Casas del Pueblo, de la lectura pública de El Socialista, por ejemplo. Eso ha decaído… aunque hoy, con los medios tecnológicos sería mucho más posible, más fácil… Véase a Macron, en unos pocos meses ha alcanzado los 450.000 supporters… frente a los 80.000 del Partido Socialista. Yo quiero que los ciudadanos, sean médicos, profesores, o de cualquier profesión, que no quieren ser cargos públicos, que no quieren ser concejales o diputados, tengan la posibilidad de participar, opinar, intervenir en el programa y en las decisiones del partido, al menos las más importantes. Se ha hecho un partido de profesionales de la política, de cuadros. La tarea de todos es hacer un partido participativo en la toma de decisiones. Hay algunas cuestiones trascendentales, estratégicas, que el partido debe consultar a los afiliados. Como se hace en otras partes. El SPD sometió a votación de los militantes, antes de su firma, el pacto para un gobierno de gran coalición alcanzado con la CDU de Angela Merkel. Mayoritariamente los militantes lo aprobaron. ¿Está podemizado el SPD? ¿Es eso un partido asambleario? Para mayor escándalo, 15 diputados socialdemócratas votaron en contra del acuerdo, porque utilizaron una cosa que se llama “cláusula de conciencia”. Eso es algo que en España sería imposible. En Alemania no pasó nada.

¿Cuáles serían a su juicio los asuntos más urgentes que tendría que abordar el Partido Socialista?

El PSOE tiene ante sí tres debates: el modelo de Estado, la política de alianzas y la posición del partido en Europa. El modelo de Estado por el que opta el Partido Socialista es el federal. La Declaración de Granada, aprobada por el partido en 2013, propone la reforma constitucional para llegar a “una estructura territorial de carácter federal”. Ese modelo permite el engarce de Cataluña, desde la perspectiva de un reconocimiento específico. La cuestión catalana es una cuestión central, un partido debe tener respuesta para ella. Ha habido una gran escandalera con Pedro Sánchez, al considerar que el Estado español puede ser plurinacional… En mi libro cito un artículo firmado por Felipe González y Carme Chacón donde se afirma que el reconocimiento de Cataluña como nación es la mejor base para asegurar nuestro futuro. Entonces, ¿qué pasa, valen las cosas dependiendo quien las diga? La cuestión catalana está en el origen de la Operación Frankenstein, fíjese si es decisiva. No soy nacionalista catalán, ni nacionalista español, pero esta cuestión tiene que solucionarse. España es una realidad plurinacional, hay que aceptarlo, sin que eso suponga fragmentación de la soberanía, que es única. El programa de Pedro Sánchez lo deja claro. Nada se rompe con ese reconocimiento, ni España, ni el partido.

España es una realidad plurinacional, hay que aceptarlo, sin que eso suponga fragmentación de la soberanía, que es única. El programa de Pedro Sánchez lo deja claro

¿Y la política de alianzas?

Hay muchas soluciones, según países y partidos. Las grandes coaliciones con la derecha, casos de Alemania y Holanda, han sido perjudiciales para la socialdemocracia. No ha sacado beneficio a su participación en los éxitos del Gobierno y su papel de oposición a un gobierno en el que participaba se ha visto desdibujado. Los resultados electorales lo demuestran. Así que en España habría que buscar aliados más a la izquierda. Lo que no vale es decir “con Podemos no hablamos… con los independentista ni hablar…”. ¿Cómo que no? La política está para hablar, que no quiere decir estar de acuerdo en todo ni aceptar condiciones de imposible cumplimiento.

¿Por qué España no es políticamente como Portugal, Sr. Borrell?

Si hubiera un Pablo Iglesias portugués no estaría gobernando la izquierda. ¿Sólo por eso? Hay momentos en que las personas juegan un papel decisivo. Portugal tiene la suerte de tener al actual primer ministro, Antonio Costa –lo conozco bien porque fue vicepresidente del Parlamento Europeo cuando yo era presidente–, un buen político, capacitado, fogueado. Enfrente tiene partidos que han preferido dar el gobierno a los socialistas y condicionarles desde la oposición antes de que siguiera la derecha en el poder. Y porque los líderes de estos movimientos lo han entendido así. Con un Pablo Iglesias portugués gobernaría la derecha, como en España. Las filias y las fobias cuentan en la vida, y en la política. Es cierto que Portugal llevaba mucho tiempo a punto de madurar la idea de un gobierno en minoría, mientras que en España tamaña idea a la mayoría de los medios de comunicación les parece un sacrilegio, y más a los medios económicos que empiezan a hablar enseguida de inestabilidad… Pero en Portugal el Gobierno funciona, y ha pasado todos los exámenes de la Unión Europea y los portugueses han compaginado austeridad con políticas sociales. A lo mejor hubiéramos podido hacer algo así nosotros.

Un inciso en la actualidad, señor Borrell. Su opinión sobre la moción de censura que se propone presentar Podemos.

Bueno, abunda en lo que he dicho antes. No tiene ni pies ni cabeza. Le diría al señor Iglesias, hace cuatro días tuvo usted la posibilidad de apoyar un gobierno que no fuera del PP. Dejen de tomar el Congreso de los Diputados como un plató de televisión, dejémonos de shows…

Sobre los socialistas y Europa…

El Partido Socialista tiene que fijar su posición en Europa. La pertenencia a Europa está puesta en cuestión en muchas partes, hay que ver qué consecuencias tiene. El partido lo tiene que tener en cuenta. Estamos en una Europa en la que la socialdemocracia no ha dejado de perder influencia desde hace más de 20 años, se ha pasado del 40% de votantes al 20% o menos en algunos países. Esta Europa que hoy la socialdemocracia no gobierna nos viene imponiendo políticas, aceptadas muchas veces, que han difuminado nuestras genuinas posiciones. Esto debe ser sometido a revisión. El programa del candidato Pedro Sánchez ofrece propuestas diferentes en este sentido.

¿Puede ofrecernos los aspectos más destacados a su juicio de ese programa?

Bueno, es público, puede leerse y está abierto a las aportaciones de los interesados. A mí me parece el mejor porque, como dije antes, empieza con la autocrítica, el reconocimiento de errores del pasado y en general de la socialdemocracia europea. El programa hace frente a los grandes retos de nuestro tiempo, las grandes transformaciones, otra Gran transformación, como la estudiada por (Karl) Polanyi (en su obra publicada en Nueva York en 1944). El programa de Sánchez habla de cosas de las que los otros programas no hablan. Así, la transformación del sistema energético, la transición ecológica, la digital, con sus importantes impactos en el empleo y en la renta. Es un programa muy elaborado, con muchas ideas… Desarrolla también la idea de la renta básica universal… A Sánchez se le podrá acusar de cosas, pero no de no plantear ideas alternativas.

El programa de Sánchez habla de la la transformación del sistema energético, la transición ecológica, la digital... Es un programa muy elaborado, con muchas ideas… Desarrolla también la idea de la renta básica universal

¿Cree que la Comisión Gestora del partido está siendo neutral en estas elecciones?

Quiero creer que sí, que va a ser así. Pero… mire, en Francia, por ejemplo, en el proceso de primarias no interviene ningún órgano del partido, se crea un órgano ad hoc, una comisión independiente, la Alta Autoridad, una suerte de Junta Electoral. Ahora es la hora de los afiliados, la hora de dejar que elijan libremente. La estructura orgánica del partido debería abstenerse de influir en los afiliados. Los avales son públicos, el voto es secreto.

Por último, señor Borrell. En su libro cita una recomendación de Lionel Jospin a toda la socialdemocracia, actuar con “realismo y audacia”.

Hay que ser realistas, porque nada se construye sobre la ficción. Promesas de subir las pensiones porque vamos a sacar muchos millones de la lucha contra el fraude fiscal pueden quedar en un fiasco. Audacia es no conformarse con lo que dirán en Bruselas, aceptar que se enfaden los poderes fácticos, no temer al “no se puede”. Hay que tratar de decir “se puede”, sin brindis al sol. El populismo hoy no es opción de gobierno, es un estado de ánimo, no sirve para hacer un programa de gobierno. Pero la izquierda no debe ser acomodaticia, tiene que cuestionar las cosas, tratar de cambiarlas, proponerse cosas factibles aunque no se alcancen de inmediato.

----------------------------

Felipe Nieto. Historiador, profesor en la UNED de Historia del Mundo Actual.

 

Autor >

Felipe Nieto

Es doctor en historia, autor de La aventura comunista de Jorge Semprún: exilio, clandestinidad y ruptura, (XXVI premio Comillas), Barcelona, Tusquets, 2014.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Manuel

    Una gran entrevista en la que, sin embargo, se vuelve a insistir en la misma matraca de siempre de que el PSOE no gobernó porque Podemos y las confluencias no quisieron. Me encantaría ver un artículo en este medio que mirase hacia atrás y desmontase esa falacia que por desgracia no he visto adecuadamente respondida en ninguna parte, lo que como de costumbre deja una falsa impresión de veracidad. No debería ser tan difícil recordar que: 1.Un partido con 90 diputados quería gobernar con el apoyo externo o la abstención de un conglomerado de partidos con casi los mismos votos y 69 escaños 2.Para ello y traicionando la supuesta intención de 1 llegan a un acuerdo con un partido “liberal” que alcanzó 40 escaños y dejó muy claro que no formaría parte de un acuerdo que incluyese al ya citado conglomerado Por cierto que tal acuerdo no dejaba claro si los “liberales” entrarían o no en el gobierno, lo que podría dar base para pensar en una coartada más que en un acuerdo real 3.Ya que el acuerdo tripartito directo quedaba rechazado por uno de sus propios protagonistas, sólo podía pensarse en la posibilidad de una abstención… que no era aritméticamente suficiente salvo que se diesen las siguientes alineaciones cósmicas: a.Voto a favor o abstención del PNV, cuyos votantes estarían seguramente muy felices de sumarse a Ciudadanos y sus ideas antiforalistas b.Voto a favor o abstención de IU, que seguramente estarían encantados de apoyar un acuerdo PSOE-Ciudadanos no consultado y que empeoraba la reforma laboral del PP c.Voto a favor o abstención de EH, amigos inseparables de todo el statu quo político español y fijos en todo pacto imaginable d.Haría falta el sí explícito de los nacionalistas catalanes o una parte de ellos. Eso es kriptonita por ambas partes: Ni Ciudadanos ni los catalanes se lo podrían permitir de cara a su electorado. Tiene gracia, ya que al mismo tiempo se nos dice que no se podía pactar con Podemos porque querían romper España al alimón con los catalanes. ¿Nadie se ha parado a pensar que la opción que se nos ha querido vender dependía directamente de ellos? e.Es más, si ERC votase en contra (y resulta pero que muy difícil pensar otra alternativa), no bastaría con abstenciones, tendría que haber votos a favor de PNV, EH, CIU, IU o alguna de las confluencias ¿Es demasiado complicado de explicar? Por algún motivo parece que Podemos y compañía esté renunciando a hacerlo, y me parece un error.

    Hace 3 años 10 meses

  2. Manuel

    Una gran entrevista en la que, sin embargo, se vuelve a insistir en la misma matraca de siempre de que el PSOE no gobernó porque Podemos y las confluencias no quisieron. Me encantaría ver un artículo en este medio que mirase hacia atrás y desmontase esa falacia que por desgracia no he visto adecuadamente respondida en ninguna parte, lo que como de costumbre deja una falsa impresión de veracidad. No debería ser tan difícil recordar que: 1.Un partido con 90 diputados quería gobernar con el apoyo externo o la abstención de un conglomerado de partidos con casi los mismos votos y 69 escaños 2.Para ello y traicionando la supuesta intención de 1 llegan a un acuerdo con un partido “liberal” que alcanzó 40 escaños y dejó muy claro que no formaría parte de un acuerdo que incluyese al ya citado conglomerado Por cierto que tal acuerdo no dejaba claro si los “liberales” entrarían o no en el gobierno, lo que podría dar base para pensar en una coartada más que en un acuerdo real 3.Ya que el acuerdo tripartito directo quedaba rechazado por uno de sus propios protagonistas, sólo podía pensarse en la posibilidad de una abstención… que no era aritméticamente suficiente salvo que se diesen las siguientes alineaciones cósmicas: a.Voto a favor o abstención del PNV, cuyos votantes estarían seguramente muy felices de sumarse a Ciudadanos y sus ideas antiforalistas b.Voto a favor o abstención de IU, que seguramente estarían encantados de apoyar un acuerdo PSOE-Ciudadanos no consultado y que empeoraba la reforma laboral del PP c.Voto a favor o abstención de EH, amigos inseparables de todo el statu quo político español y fijos en todo pacto imaginable d.Haría falta el sí explícito de los nacionalistas catalanes o una parte de ellos. Eso es kriptonita por ambas partes: Ni Ciudadanos ni los catalanes se lo podrían permitir de cara a su electorado. Tiene gracia, ya que al mismo tiempo se nos dice que no se podía pactar con Podemos porque querían romper España al alimón con los catalanes. ¿Nadie se ha parado a pensar que la opción que se nos ha querido vender dependía directamente de ellos? e.Es más, si ERC votase en contra (y resulta pero que muy difícil pensar otra alternativa), no bastaría con abstenciones, tendría que haber votos a favor de PNV, EH, CIU, IU o alguna de las confluencias ¿Es demasiado complicado de explicar? Por algún motivo parece que Podemos y compañía esté renunciando a hacerlo, lo cual parece un error.

    Hace 3 años 10 meses

  3. Pozu

    El discurso del Sr Borrell, muy interesante como siempre, pero cuando habla de porqué en Portugal hubo acuerdo en la izquierda y España no, calla algo que me parece obvio: la diferencia de las fuerzas del Partido socialista portugués y los otros partidos, es muy diferente a las que hay aquí, en Portugal cada uno acepta su fuerza. El PSOE no acepta como igual a Podemos, sino como una fuerza secundaria que le debe dar el poder, e Iglesias no acepta ese rol, reivindica que deben negociar de tu a tu. ¿Habrá acuerdo antes de que los votantes no resolvamos cual de estas fuerzas, Unidos Podemos o PSOE sea el que lidere la izquierda? Me temo que no.

    Hace 3 años 10 meses

  4. ANTONIO

    La ciudadanía se pregunta ¿porque siguen votando al PP?. Porque lo hacen maravillosamente bien para todo sus espectro ideológico incluida la extrema derecha, sin afectarle la corrupción, aspecto este muy propio de de la derecha como se demuestra no solo en los corruptos sino en los empresarios corruptores y banqueros. Tanto es así, que gestionaron la crisis de tal forma que consiguen lo que se proponen, salarios indecentes, empobrecimiento de los ciudadanos a costa del enriquecimientos de sus clases ideológica y todo esto sin el mayor rubor y sin vergüenza alguna. Mientras tanto la izquierda haciendo todo lo contrario, beneficiando a estos poderes económicos y abandonado a su población ideológica, bajando impuestos cuando mayor es el beneficio,reforma de la ley laboral, modificación articulo 135 de la Constitución, reforma de pensiones, apoyo de las políticas neo liberales de le U E, etc etc etc y no se le caen la cara de vergüenza . Pues bien este PSOE debe de dar un giro de 180º si no quiere seguir el paso de sus vecinos los Franceses,Italianos,Griegos etc. Para estas políticas ya están Ciudadanos y el P P.

    Hace 3 años 10 meses

  5. Antonio

    La ciudadanía se pregunta ¿porque siguen votando al PP?. Porque lo hacen maravillosamente bien para todo sus espectro ideológico incluida la extrema derecha, sin afectarle la corrupción, aspecto este muy propio de de la derecha como se demuestra no solo en los corruptos sino en los empresarios corruptores y banqueros. Tanto es así, que gestionaron la crisis de tal forma que consiguen lo que se proponen, salarios indecentes, empobrecimiento de los ciudadanos a costa del enriquecimientos de sus clases ideológica y todo esto sin el mayor rubor y sin vergüenza alguna. Mientras tanto la izquierda haciendo todo lo contrario, beneficiando a estos poderes económicos y abandonado a su población ideológica, bajando impuestos cuando mayor es el beneficio,reforma de la ley laboral, modificación articulo 135 de la Constitución, reforma de pensiones, apoyo de las políticas neo liberales de le U E, etc etc etc y no se le caen la cara de vergüenza . Pues bien este PSOE debe de dar un giro de 180º si no quiere seguir el paso de sus vecinos los Franceses,Italianos,Griegos etc. Para estas políticas ya están Ciudadanos y el P P.

    Hace 3 años 10 meses

  6. jose nuñez

    España no tiene solución,tenemos una derecha caduca ,franquista,corrupta hasta la médula y por otro lao una izda que no sabe lo que quiere y encima unos independentista que lo que buscan que cuanto mas podrido todo mejor.Referendum ya para catalanes y si se quieren ir a tomar por s...,brexit español y punto,tanto encajá,España Federal?hay pocos paises federales en el mundo conlas competencias que tiene nuestras autonomias.Que aburrimiento de peleas,mientras la derechona,privatizando,expoliando,quitando derechos a los trabajadores riendose en nuestra cara.Que jarto estoy......

    Hace 3 años 10 meses

  7. Leviatan

    “La socialdemocracia europea ha sido incapaz de captar y transformar el dolor social”

    Hace 3 años 10 meses

  8. Leviatan

    “La socialdemocracia europea ha sido incapaz de captar y transformar el dolor social”

    Hace 3 años 10 meses

  9. Enri

    Pues es una buena opinión; pero es bueno, conveniente y esencial QUE NUNCA MUERA LA SOCIALDEMOCRACIA en Europa y en España.---!!!!----Por tanto a no olvidarlo.---

    Hace 3 años 10 meses

  10. ángel mas castillo

    Sr Borrell: En Portugal gobierna el Partido Socialista,no porque no haya un Pablo Iglesias, sino porque han buscado el apoyo de los grupo de izquierdas y no han pretendido imponer a estos últimos un acuerdo con la derecha, como en el caso español, con sus acuerdos con Ciudadanos. Sr. Borrell: Vd. es más inteligente que la media de los barones y demás arribistas del PSOE, deje de sumarse a ese mantra de culpar a Podemos de sus problemas, generados solo por Vds. Salud.

    Hace 3 años 10 meses

  11. JUan A, Fdez

    “La socialdemocracia europea ha sido incapaz de captar y transformar el dolor social” El PSOE es de derechas y muy de derechas el Sr. Borrel ahora trabaja para el Banco BBVA pra el tema de las hipotecas, ya se ve ayudando al trabajador y esta gentuza traidores al socialismo y mintiendo les queda el 6% de los votos como ha pasado en Francia con el PSOE frances....Traidores 40 años mintiendo, y la alternativa es "a Susana y El Pedro" Vengaaa Vamossss Yaa, dan risa.

    Hace 3 años 10 meses

  12. PANA44

    El Sr. Borrell tiene razón , la 'Social Democracia Europea' es Incapaz , y las demás también. ........ .. . ..... .vgg

    Hace 3 años 10 meses

  13. Rafa

    ¿De qué gran multinacional fue consejero este chaquetero? El gran defensor de la izquierda socialdemócrata, varios años cobrando sueldazos de una empresa que estafa a la ciudadanía... Menudo pájaro.

    Hace 3 años 10 meses

  14. Miguel

    Siempre con la misma matraca: "Porque Pablo Iglesias, porque Pablo Iglesias, porque Pablo Iglesias..." Como si Podemos solo fuese Pablo Iglesias. Por cierto, ¿se ha preguntado la muchachada sociata por la posibilidad de la "casualidad" (presunta) de que un Pablo Iglesias creara su partido y otro llamado Pablo Iglesias se lo vaya a cargar? Porque eso es lo que está sucediendo. Pablo Iglesias creador y "fundidor"... Si yo fuea Dan Brown ya tendría próximo best-seller con el tema "Iglesias"...

    Hace 3 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí