1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El milagro de Fátima o el efecto ‘bandwagon’

El 13 de mayo de 1917, tres pastorcillos, con ayuda del padre Manuel Nunes Formigão –para algunos el verdadero promotor de todo el fenómeno– arrastraron a unas 70.000 personas a uno de los momentos de alucinación colectiva más masivos del siglo XX

Daniel Toledo Lisboa , 12/05/2017

<p>Varias personas miran al cielo durante el Milagro del Sol. Fátima, 3 de octubre de 1917. </p>

Varias personas miran al cielo durante el Milagro del Sol. Fátima, 3 de octubre de 1917. 

Illustracao Portugueza

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Tres pastorcillos, Lúcia dos Santos y sus primos Francisco y Jacinta Marto, de diez, nueve y siete años, confesaron a sus padres estar siendo testigos de visitas regulares de la Virgen María. Cinco meses después, el 13 de mayo de 1917, los tres pastorcillos, con ayuda del padre Manuel Nunes Formigão –para algunos el verdadero promotor de todo el fenómeno– iban a arrastrar a unas 70.000 personas al momento de alucinación colectiva más salvaje del siglo XX. En psicología se llama alucinación colectiva, en política efecto bandwagon –carro que lleva a la banda de música en un desfile–, o efecto arrastre, término surgido durante la campaña electoral de Abraham Lincoln, en 1848, para designar a la muchedumbre que se subía a los vistosos carros de propaganda electoral, dando por hecho que sería el candidato elegido y sin tener ni idea de su programa de gobierno. 

Pero si el milagro de Fátima ocurrió a principios del pasado siglo no fue por casualidad. Europa estaba enzarzada en la Primera Guerra Mundial, y Portugal se había metido de cabeza en ella, tanto en el continente europeo como en sus colonias africanas. El país llegó a tener movilizados 200.000 hombres, alrededor del 10% de la población activa masculina. Pero sobre todo eran tiempos aciagos para la Iglesia Católica en países como Portugal, España y, sobre todo, Rusia, donde una revolución en el pensamiento colectivo invadía territorio político, intelectual y espiritual, y relegaba a la religión a un atribulado espacio donde sólo podía ejercer el papel de culpable de todas las miserias pasadas y presentes.

La antaño indiscutible Iglesia Católica vivía una auténtica crisis de fe en Europa. En febrero de 1917 abdicaba el zar Nicolás II, garante de la jerarquía social y del orden religioso en Rusia, y los revolucionarios incendiaban las calle para implantar una forma de gobierno declaradamente anticlerical. En España, el descontento social por la pobreza y la falta de oportunidades se volvía muchas veces contra la Iglesia, alegoría de la indefensión del hombre sencillo e ignorante ante el sistema de clases; se quemaban templos, se atacaban los símbolos católicos más sagrados e incluso se atacaba a monjes, padres, frailes y todo aquel que llevara sotana.

En 1910 el nacimiento de la Primera República en Portugal también trajo la llamada ‘guerra religiosa’: se prohibieron las órdenes y la enseñanza de religión en todas las escuelas

Si en España existía un conflicto entre el viejo sistema y el que estaba por llegar, en Portugal, a principios de siglo XX, la balanza había caído con el peso de un elefante del lado de la emancipación. En 1910 el nacimiento de la Primera República también trajo la llamada ‘guerra religiosa’: se prohibieron las órdenes y la enseñanza de religión en todas las escuelas, se expulsó a los obispos de sus diócesis, el Estado expropió todos los bienes de la Iglesia, incluyendo las casas parroquiales donde vivían los monjes –lo que los rebajaba al indigno nivel de inquilinos–, se aprobaron las leyes de divorcio, el Registro Civil obligatorio y las Leis da Família –el matrimonio pasaba a ser un mero contrato, se reconocían derechos a los hijos tenidos fuera del matrimonio, así como a la madre, etc.–, se declaró el Estado laico y completamente separado de la Iglesia Católica, la libertad de conciencia y de culto, se prohibió toda práctica litúrgica fuera de los templos... Y la peor de las afrentas para la embutida moral cristiana: las pensiones atribuidas al clero pasarían a ser susceptibles de herencia por parte de sus viudas o hijos, haciendo pública, de forma descarada y algo burlesca, la frecuente ruptura del celibato dentro de toda la estructura sacerdotal.

La Iglesia Católica estaba perdiendo la batalla de las conciencias en Portugal, o al menos eso parecía. En este contexto de guerra religiosa, como en toda refriega, ambos bandos se asestaban golpes, y Fátima significó una devastadora estrategia de contraofensiva ejercida a cañonazos desde la trinchera rural, mucho más numerosa –el 85% de la población–, contra el minoritario, bienintencionado pero desorientado bastión urbano. Tan sólo 6 años antes, Afonso Costa, ministro de Justicia y Cultos, había proclamado para defender la Lei da Separação –divorcio–: “Está admirablemente preparado el pueblo para recibir esta ley; (…) en dos generaciones Portugal habrá eliminado completamente el Catolicismo, que fue la mayor causa de la desgraciada situación en que cayó. ¡Que sepa al menos morir quien vivir no supo!”.

Sin embargo, la población católica del país –el 99,8%, según el censo de 1911– pasaba la infancia y adolescencia escuchando chismes y parábolas sobre vírgenes, santos, milagros, castigos celestiales, fervor piadoso y apariciones, tanto en casa como en la escuela, los pocos que la pisaban. La hermana de Lúcia dos Santos, la mayor de los tres pastorcillos que dijeron ver a la Virgen levitando sobre los inhóspitos pedregales de Cova da Iria, en Fátima, no fue una excepción; más bien superaba la norma y era conocida por su precoz memoria e imaginación. Su hermana Maria dos Anjos contaría tiempo después: “Todas las noches, especialmente en invierno, nuestra madre nos leía un poco del Antiguo Testamento o del Evangelio, otras veces algo de Nuestra Señora de Nazaret o de Lourdes. Cuando fue lo de las apariciones, me acuerdo de ella diciendo toda irritada a Lúcia: ‘como Nuestra Señora apareció en Lourdes o en Nazaret, ¿piensas que también se te va a aparecer a ti?” 

El fenómeno no era nuevo. Ya se contaban otros casos de apariciones o ilusiones colectivas en Portugal, como la de Ortiga o la de Monte Santo

El fenómeno no era nuevo. Ya se contaban otros casos de apariciones o ilusiones colectivas en Portugal, como la de Ortiga o la de Monte Santo. Sólo tres días antes de la primera aparición de 1917 a los tres pastorcillos de Fátima, el pastor Severino Alves, que por aquel entonces contaba con 10 años de edad, juró a su padre que la Virgen se le había aparecido en una enramada mientras cuidaba del rebaño. En la actualidad, el lugar de la virgen de Severino, en Ponte de Barca, junto a la frontera norte con España, sólo cuenta con una pequeña capilla. Ni siquiera tiene una entrada en la Wikipedia. El caso no comenzó a ser investigado hasta pasados 57 años, en 1975, precisamente después de otro momento delicado para la Iglesia: la Revolución de los Claveles. Mala suerte para Severino...tres días después de su epifanía, el caso de los tres pastorcillos de Fátima se iba a llevar la palma.

Se entiende que los milagros han de tratarse con tino, que una aparición está bien, pero dos en el mismo sitio lo único que consigue es banalizar la rareza. Lo que no podía nadie prever era que la Virgen que se apareció a Lúcia, Francisco y Jacinta en aquella tierra sedienta, salpicada de encinas enclenques, estaba destinada a construir el mayor centro mariano de peregrinación de Europa. Como en la guerra de guerrillas urbana, donde un grupo de liberación comete acciones no sólo para desestabilizar al gobierno central, sino también para despertar a la población de su supuesto letargo, las primeras reacciones del gobierno republicano no hicieron sino avivar los ánimos de una población realmente necesitada de milagros. Es lo que se llama estrategia de ‘acción, reacción, repercusión’: pastorcillos ven milagro, sólo unas 50 personas en cuatro meses se acercan por pura curiosidad: acción. El Gobierno los detiene a tenor de su encarnizada represión política: reacción; en octubre, tan sólo cinco meses después de la de los niños, decenas de miles de personas se dan cita alrededor de los pastorcillos para ver el milagro anunciado: repercusión. 

La repercusión fue seria, e iba a ser recordada como el Milagro del Sol. Unas 70.000 personas se trasladaron a Cova da Iria aquel 13 de octubre de 1917, atraídas por las promesas de un milagro que convertiría, por un día, a los portugueses en el pueblo elegido. En un país en el que gran parte de la población tenía a un hijo, un padre, un hermano o un amigo en el frente, no era baladí la posibilidad de ver a la Virgen y rogarle en persona por la salvación propia y la del vecino. Lo que hace único al Milagro del Sol es la cantidad de personas que, sin excepción, aseguraron ver al Sol bailar y hacer cabriolas en el cielo. Además, las distintas versiones que compartieron los asistentes con periodistas e investigadores fueron convergiendo con el tiempo y en pocas semanas todos coincidían en la historia. Todos, niños y ancianos, más o menos ilustrados, más o menos pobres.

Ni siquiera las apariciones de Knock, en Irlanda, o las de Garabandal, en la España de los 60, consiguieron llevar al éxtasis a semejante cantidad de personas y con tanta unanimidad. Por otra parte, echando un vistazo a todas en conjunto lo que subyace es quizá más impactante. La idea nietzscheana de que Dios ha muerto iba más allá de la religión, y en este caso supera la mera justificación mercantilista de fenómenos sociales tan indómitos y homogéneos. Nos permite de alguna forma abaratar los deseos codiciosos del estrato financiero de la Iglesia Católica y devolver a la conciencia colectiva su trascendencia en los engranajes de los acontecimientos. Tanto Fátima, como Lourdes o como Knock, ocurrieron en momentos de la Historia en que las personas veían amenazadas sus creencias, quizá débiles y sin fundamento, pero sin duda tan arraigadas que la posibilidad de una dolorosa ruptura acabó por torcer el argumento natural de forma, al menos hasta hoy, irreversible.

Autor >

Daniel Toledo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis

    horrible articulo, yo esperaba algo mas profundo y tecnico para saber si realmente ocurrió un fenomeno extraño o solo un fenomeno social

    Hace 1 año 1 mes

  2. Antonio

    Predícelo, como hicieron los tres niños y luego prodúcelo, listillo.

    Hace 2 años 5 meses

  3. Enrique

    Me parece que para afirmar algo como lo que se afirma en el presente artículo, hay que tener en cuenta que la comprobación científica de un fenómeno exige que éste sea replicado con éxito en instancias distintas. Si no sucede, creo que una postura honesta, debería dejar lugar a cierto margen de duda que admita otra posible explicación, por más que ésta se riña con mis convicciones personales. Ergo: el autor no es honesto. El artículo es tendencioso y parcial.

    Hace 2 años 8 meses

  4. Enrique

    Me parece que para afirmar algo como lo que se afirma en el presente artículo, hay que tener en cuenta que la comprobación científica de un fenómeno exige que éste sea replicado con éxito en instancias distintas. Si no sucede, creo que una postura honesta, debería dejar lugar a cierto margen de duda que admita otra posible explicación, por más que ésta se riña con mis convicciones personales. Ergo: el autor no es honesto. El artículo es tendencioso y parcial.

    Hace 2 años 8 meses

  5. Manuel

    Está claro que contra Dios nada se puede, por mucho que se persiga a la Iglesia y su doctrina, siempre le da la vuelta a la tortilla, así llevamos más de 2000 años donde ni la propia Iglesia con todos sus meteduras de patas fue capaz de destruir a Cristo.

    Hace 2 años 9 meses

  6. EDU

    No solo fué el milagro del sol también el del agua

    Hace 3 años 10 meses

  7. Mark

    Alfonso, por mucho que las envuelvan en modernez ya conocemos las cositas rancias ultracatólicas de HazteOir y la clerigalla. No te esfuerces.

    Hace 3 años 10 meses

  8. Alfonso

    El milagro del sol de Fátima: 11 explicaciones descreídas y 2 creyentes http://www.actuall.com/solidaridad/el-milagro-del-sol-de-fatima-11-explicaciones-descreidas-y-2-creyentes/ vía @actuallcom

    Hace 3 años 11 meses

  9. Alfonso

    «La Danza del Sol» 94 aniversario (2012) del Milagro de Fátima https://bibliaytradicion.wordpress.com/2011/10/05/la-danza-del-sol-94-aniversario-del-milagro-de-fatima/ vía @wordpressdotcom

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí