1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Redes de poder para privatizar la democracia

1. El Gobierno-empresa: la dominación legal

Los dos Ejecutivos de Rajoy forman una cohesionada red de intereses conectada con grandes grupos financieros, las apuestas deportivas, los abogados del Estado y la nobleza

Madrid , 10/05/2017

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Casos aislados o redes de corrupción de alto alcance? La producción incesante de noticias y detenciones ha impedido hasta el momento analizar el fenómeno de las redes corruptas de manera efectiva. Pese a que cada trama se corresponde con una historia distinta, casi todas ellas se derivan de estructuras gubernamentales que adolecen de importantes déficits democráticos. El más importante quizá sea la formación de los diversos gobiernos como redes de poder para garantizar la dominación legal, es decir, la que queda legitimada con el ejercicio del voto.

Un ejemplo idóneo es la red del gobierno formado por Mariano Rajoy en el año 2012, tras haber vencido por mayoría absoluta. El total de los altos cargos más poderosos de este ejecutivo (ministros, secretarios de Estado y subsecretarios) asciende a 70 efectivos. No se trata de una selección azarosa: la mayoría de ellos ya se conocía de sobra, al haber coincidido, durante un mínimo de un año, en el Partido Popular, el Parlamento, los gobiernos previos de Aznar, o empresas (los altos cargos del Ibex35), así como en cargos de carácter burocrático gracias a la extrema cohesión interna de los cuerpos de funcionarios de élite como los abogados del Estado, los técnicos comerciales y economistas del Estado o los inspectores de Hacienda, entre otros.

La imagen de abajo representa una fotografía de este gobierno, teniendo en cuenta las relaciones establecidas en el pasado por sus miembros más poderosos.




Grafo: La red de poder del primer Gobierno Rajoy. Fuente: realización propia a partir del programa UCINET.

Este grafo (al que habrá que volver repetidamente, sin querer hacer ningún mal al lector) es una radiografía del gobierno obtenida a partir de fuentes oficiales, como el Boletín Oficial del Estado, los currículums de estos altos cargos publicados en la web de los ministerios y el Boletín Oficial del Registro Mercantil, entre otras. Se trata del momento cero de la formación de un Ejecutivo, es decir, la estructura relacional de los cargos más importantes una centésima de segundo antes del comienzo del mandato. Esto demuestra algo obvio: que nada ocurre por casualidad y que los miembros de un equipo de gobierno acumulan una óptima cantidad de contactos para ser reclutados, y que los méritos profesionales se encuentran subordinados a las relaciones establecidas en centros decisorios clave.

Nada ocurre por casualidad y que los miembros de un equipo de gobierno acumulan una óptima cantidad de contactos para ser reclutados

Un ejemplo de que las relaciones son la base organizacional del gobierno es la conexión entre el ministro de Economía, Luis de Guindos, y el presidente del Gobierno. Dicha conexión comunica al Ejecutivo con los siguientes colectivos en los que el ministro económico ha participado con mayor o menor dedicación: el banco estadounidense Lehman Brothers, la aseguradora japonesa Nomura, la auditora PriceWaterHouseCoopers, la eléctrica Endesa, la distribuidora cotizada en bolsa Logista, el banco Mare Nostrum, el consejo de Unedisa-El Mundo, el Instituto de Empresa IE Business School, la escuela universitaria financiera CUNEF, la opusdeísta Universidad de Navarra, la farmacéutica Traslational Cancer Drugs Pharma, la financiera AB Asesores Morgan Stanley (en la que coincidió con el ministro de Agricultura, esposo de la aristócrata Micaela Domecq y empresario agrario, petrolífero e inmobiliario Miguel Arias Cañete), así como el cuerpo de los Economistas del Estado y el Consejo Económico y Social de la Comunidad de Madrid.

Este ejemplo arroja dos lecciones obvias a tener en cuenta: la primera, que De Guindos representa a élites económicas ante las que tiene el potencial de mediar y, la segunda, que la elección de los miembros gubernamentales está lejos de ser totalmente libre: al tiempo que De Guindos es reclutado para el Ejecutivo, los círculos de procedencia de este se convierten en grupos de poder que influyen en el gobierno. De esta manera, las grandes empresas cuentan con un inmejorable intermediario: la gran institución de origen electoral del país.

Una red enormemente cohesiva

La red que contiene a los compañeros de Rajoy refleja un elevado grado de cohesión interna, materializado en múltiples e intensos lazos entre los actores reclutados. Una característica estructural que prevalece en la historia de las élites: ya a finales del siglo XIX, el pensador Gaetano Mosca coligió que una minoría de cien personas puede gobernar sobre cien mil, puesto que su capacidad de organización es exponencialmente superior a la de la masa.

En este sentido, la organización social creada por Rajoy no puede ser mejor, ya que pone en relación a individuos que se conocen bien y que, además, han convivido en los grupos más poderosos de la sociedad. Pero en la imagen coloreada destacan zonas en las que las conexiones son más intensas. Los nodos en rojo proceden mayoritariamente del Parlamento, de los gobiernos previos de Aznar y de la dirección del PP. Se trata de Mariano Rajoy, Ana Mato, Ana Pastor, Cristóbal Montoro, Jorge Moragas, Álvaro Nadal, Jorge Fernández Díaz y Miguel Arias Cañete, entre otros.

Este núcleo duro de carácter político favorece la configuración de un centro, de un corazón organizacional que será el volante del mando popular durante cuatro años. Este corazón político cuenta con un aliado imprescindible: una coraza de actores en negro, que provienen de gobiernos previos del PP y, también, de grandes empresas.

Además del ya mencionado Luis de Guindos, destacan los siguientes servidores públicos:

-- Pedro Morenés, ex ministro de Defensa, hijo de los vizcondes de Aleson y nieto de los condes del Asalto, indirectamente emparentado Micaela Domecq, procedente de empresas de astilleros, armas y seguridad privada, de la presidencia del Círculo de Empresarios y de la dirección del exclusivísimo Club Puerta de Hierro de Madrid.
-- El ex titular de Exteriores José Manuel García Margallo, inspector de Hacienda, miembro del consejo de administración del Banco Popular (Opus Dei), de la sociedad de inversión conducida por la familia opusdeísta Cotino, Asedes SL., y de Krainem, bufete compartido con el portavoz del Gobierno desde 2016, el noveno Barón de Claret, Íñigo Méndez de Vigo y Montojo.
-- El ex ministro de Educación José Ignacio Wert, dueño de diversas empresas demoscópicas, proveniente de RTVE, del CIS, de una comercializadora de publicidad del Grupo PRISA, de Sofres-Kantar Media, así como de la dirección adjunta del BBVA.
-- El exsecretario de Estado de Defensa, el oligarca industrial y financiero asturiano Pedro Argüelles Salaverría: Banco Alcalá, Boeing España, empresas inmobiliarias, de bebidas, mineras…
-- El subsecretario de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el abogado del Estado Jaime Pérez Renovales: Banco Santander y Banesto, mano derecha de Ana Patricia Botín.

Esta capa representa la sección denominada “puerta giratoria”: altos funcionarios que alternan puestos de gestión pública con las empresas privadas, manteniéndose en todo momento en posiciones decisivas. La puerta giratoria permite la materialización del protagonismo del poder financiero, en un período en el que la deuda pública española soportaba una prima de riesgo que solo se detendría ante las palabras mágicas del profesor, financiero y ex Goldman Sachs, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

Apuestas deportivas

Otras capas de actores cubren esos dos principales motores del gobierno popular (la política y las finanzas): los de rosa y los de gris proceden también de grandes empresas, como la abogada del Estado y, entonces, número tres del Ministerio de Justicia, Marta Silva de Lapuerta, nieta del ministro franquista Federico Silva, sobrina del extesorero popular Álvaro Lapuerta y procedente de Sacyr Vallehermoso y del Real Madrid Club de Fútbol.

Hay también ejecutivos de entidades del juego online, como el actual ministro de Justicia, Rafael Catalá Polo (nada más y nada menos que la patronal, Codere, además de la gerencia del madrileño Hospital Ramón y Cajal), o como el exsubsecretario de Economía y nieto del falangista Onésimo Redondo, el abogado del Estado y descendiente de aristócratas Miguel Beltrán Víctor Temboury Redondo (Eurojuego Star, Bufete Pérez Llorca, Temboury Abogados).

Otros casos de puertas giratorias son la número 4 del ministerio de Hacienda, la inspectora fiscal Pilar Platero Sanz (Equipo Económico, la antigua asesoría fiscal “Montoro y Asociados”, además de Itínere Infraestructuras), y el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, el IV Marqués de Valtierra y economista del Estado Carlos Espinosa de los Monteros y Bernaldo de Quirós (Mercedes Benz, Daymler Chrysler, Acciona, Inditex, Schindler…).

Esta descripción concluye con una facción en azul, formada por altos cargos procedentes de la Comunidad de Madrid, gobernada en aquel momento (2012) por Esperanza Aguirre con una abrumadora mayoría. La gran cantidad de dirigentes madrileños reclutados refleja la influencia de la condesa consorte de Bornos y Grande de España en el gobierno de la nación. Por esta razón, se puede deducir el carácter sistémico de casos de corrupción incardinados en la comunidad madrileña, como Gürtel, Púnica o la recientemente iniciada Operación Lezo.

Para reflejar la articulación nacional-regional del poder cabe recordar que en el 2012 la delegada del gobierno para Madrid era la ahora presidenta regional Cristina Cifuentes, lo que sugiere un continuo intercambio entre élites nacionales y autonómicas que se comprueba, por ejemplo, en el papel del ex consejero de Economía y Hacienda de Aguirre Antonio Beteta como actual secretario de Estado de Administraciones Públicas del ministro Cristóbal Montoro.

Lo anteriormente descrito forma un organismo social capaz de gobernar con los grupos de interés dominantes y de movilizar los recursos políticos necesarios, constituyéndose como un omnipotente lobby. Su cohesión interna, junto con la fortaleza y la diversidad de sus tentáculos empresariales le garantiza una descomunal concentración de poder, pero debilita la atención hacia quienes no cuentan con más activo que depositar el voto cada cuatro años.

Nuestro sistema electoral permite que el poder privado, con la complicidad de una confederación de cuerpos de funcionarios de élite, adopte las decisiones más relevantes para la ciudadanía. Solo el limitado Parlamento, los deteriorados sindicatos, determinados partidos políticos y algunos movimientos sociales pueden generar alguna preocupación a esta gran red de redes. Esta dominación legal planificada y reproducida en el tiempo (sin ir más lejos, en 2016) representa un caldo de cultivo idóneo para una corrupción de la que solo nos enteramos por los resquicios del sistema, además de por unos medios de comunicación cuya valentía es inversamente proporcional a su pasivo financiero.

-------------------------------------------

Andrés Villena ha publicado ¿Cómo se gobierna España? La estructura de las élites gubernamentales en 2004 y 2012 (Editorial Comares). @villenaoliver 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Carlos

    El problema es un esquema constitucional (el del '78) que consagra la inseparacion de poderes en origen y la ausencia de mandato representativo. A partir de ahi, todos y cada uno de los partidos del Estado (financiados con nuestros impuestos) estan condenados a participar de este esquema de corrupcion legal legitimado por el voto. Aunque no quieran, y aunque sea en distinto grado. Esto no se arregla con partidos nuevos (todos pasan por el mismo aro para constitucional), sino con un proceso constituyente donde se garantice la separacion de poderes en origen y la existencia de un mandato presentativo (y que a los partidos los financien exclusivamente sus simpatizantes, sin subvenciones que pagamos entre todos, con independencia de nuestras inclinaciones politicas). Podemos es el tonto util de esta corrupcion legal de la que el PP se ha erigido en maximo exponente. Esto solo se arregla dejando de votar o con el pasaje al acto.

    Hace 5 años 6 meses

  2. Satiro

    A ver, la política (como la economía, la sociedad, la religión etc.) siempre ha sido asunto de redes personales, contactos y familia. Pensar que esto pasa solo en el PP es de locos, desde luego. El problema surge cuando se muestra que estas redes personales traspasan las fronteras del partido y la política institucional y conectan al PP directamente con los grandes grupos empresariales y de presión social del país. Tú puedes mostrar que Podemos (así como otros partídos u organizaciones) tiene una red cohesionada, pero encontrarás poco contactos con el IBEX, la Iglesia y los grandes medios de comunicación. Lo mejor que aporta esta investigación es que puede ayudar a la gente a perder mucha inocencia y asumir que la política funciona así. En este caso específico, también nos ayuda a ver QUIENES SON AQUELLOS QUE FINANCIAN Y APOYAN DE VERDAD AL PP. Justo para que sepamos a qué intereses responden ;)

    Hace 5 años 6 meses

  3. Andrés Villena

    Jesús, lo de Podemos está un poco cogido con calzador. Decir que todos son lo mismo es forzar las cosas. Sí que los centros de extracción son elitistas pero no, no son lo mismo. Ni mucho menos.

    Hace 5 años 6 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    Si hacemos lo mismo con los Podemitas del Sorosaguas Central Circle, nos caemos de culo. Desde Orden de Malta (Legal Sol), hasta la sociedad de hijos de los alegres falangistas y amigos del Banco de Santander, hasta ... Todo atado; no. Todos atados -por los medios de corrupción social

    Hace 5 años 6 meses

  5. Jesús Díaz Formoso

    Morenés es cuñado de la Patricia de los del Botín. Con el Santander hemos topado

    Hace 5 años 6 meses

  6. Pan

    Un gran artículo, estoy deseando leer el libro. La verdad es que me ha dado la impresión de volver casi a una época feudal, con sus correspondientes (y rimbombantes) títulos nobiliarios. Explica muy bien esa telaraña de contactos entre las élites que nos dominan. Por responder el comentario de Psan, ya que a mí también me ha parecido curioso ese detalle (que no había en una primera lectura). Lo achaco mas a ser el nombre conocido de referencia de esa persona, ya que otras mujeres si aparecen por su apellido, como Mato o Pastor. Supongo que de haber puesto "Saenz" (el completo Saenz de Santamaria es muy largo para ese gráfico, y habría que recortarlo como en el caso de Iñigo Méndez de Vigo y Montojo, que aparece únicamente como Méndez) no sería tan reconocible. Felicidades al autor y a CXTX por la investigación.

    Hace 5 años 6 meses

  7. Villena Oliver

    No es exclusión de Soraya Sáenz de Santamaría, es que el apellido es muy largo y el programa informático no lo permitía, Psan.

    Hace 5 años 6 meses

  8. Villena Oliver

    Buenas. Soraya Sáenz de Santamaría tiene un apellido muy largo, a diferencia de Ana Mato. Por esta razón figura como "Soraya". Hemos priorizado la claridad sobre la perspectiva de género en este caso, es una cuestión pragmática, Psan. Gracias.

    Hace 5 años 6 meses

  9. Psan

    Si miramos el gráfico de redes con enfoque de género, sorprende ver que el único nombre que aparece es el de una mujer (Soraya). ¿Por qué no aparece su apellido como en el resto de las personas citadas?

    Hace 5 años 6 meses

  10. Satiro

    ¡Esta es la política! Por fin alguien se atreve a meter el dedo en la llaga...Muchas gracias al autor por acercar al público los resultados de una investigación tan compleja...Más trabajos como estos hacen falta en CTXT...Periodismo de calidad y no de palabrinas... Una última consideración: ¿cuantos de estos sujetos (y sus redes personales) procederán directamente de la epoca franquista y de las instituciones de entonces?

    Hace 5 años 6 meses

  11. Emigrado

    Gracias por la recopila de datos, son bastante esclarecedores. La redacción del artículo, por desgracia, no está a la altura. Por favor más atención a estas cosas. Muchas comas no están bien puestas, o faltan. Hay oraciones subordinadas que se esperan pero no aparecen... en fin

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí