1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿Qué hacer con el Valle de Franco?

Han pasado más de 40 años desde la muerte del dictador y la democracia no ha sabido qué hacer con el principal lugar de la memoria de los vencedores de la Guerra Civil

Julíán Casanova 16/05/2017

<p>Inauguración del Valle de los Caídos, en 1959.</p>

Inauguración del Valle de los Caídos, en 1959.

No-Do

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El 1 de abril de 1940, el general Francisco Franco presidió en Madrid el desfile de la Victoria que celebraba el primer aniversario de su triunfo en la Guerra de Liberación Nacional. Después de un almuerzo de gala en el Palacio de Oriente, el Caudillo llevó a un selecto grupo de invitados a una finca situada en la vertiente de la Sierra del Guadarrama, conocida con el nombre de Cuelgamuros, en el término de El Escorial. En la comitiva figuraban, entre otras autoridades, los embajadores de la Alemania nazi y de la Italia fascista, los generales Varela, Moscardó y Millán Astray, los falangistas Sánchez Mazas y Serrano Suñer y Pedro Muguruza, director general de Arquitectura. Franco les explicó allí su proyecto de construir un monumento, "el templo grandioso de nuestros muertos, en que por los siglos se ruegue por los que cayeron en el camino de Dios y de la Patria". Así comenzó la historia del Valle de los Caídos.

El Valle de los Caídos fue inaugurado el 1 de abril de 1959, vigésimo aniversario de la Victoria. En esas casi dos décadas de construcción, trabajaron en total unos veinte mil hombres, muchos de ellos, sobre todo hasta 1950, "rojos" cautivos de guerra y prisioneros políticos, explotados por las empresas que obtuvieron las diferentes contratas de construcción, Banús, Agromán y Huarte.

El 7 de marzo de 1959, a punto ya de inaugurarse el Valle de los Caídos, Franco escribió a Pilar y Miguel Primo de Rivera para ofrecerles la nueva basílica "como el lugar más adecuado para que en ella reciban sepultura los restos de vuestro hermano José Antonio, en el lugar preferente que le corresponde entre nuestros gloriosos Caídos". En la mañana del 30 de marzo, miembros de la Vieja Guardia de Falange y de la Guardia de Franco se turnaron en el traslado del féretro desde El Escorial al Valle de los Caídos. Lo depositaron al pie del altar mayor de la cripta, bajo una losa de granito con la inscripción "José Antonio". Era el lugar para su "eterno reposo", como lo tituló el reportaje del No-Do.

Trabajaron unos 20.000 hombres, muchos de ellos "rojos" cautivos de guerra y prisioneros políticos, explotados por las empresas que obtuvieron las diferentes contratas de construcción, Banús, Agromán y Huarte

El 23 de noviembre de 1975 el cortejo fúnebre de Franco llegó a la basílica del Valle de los Caídos. La multitud congregada en la explanada exterior entonó el Cara al Sol, el Oriamendiy el himno de la Legión, con la presencia destacada de grupos de excombatientes, que iban a ser recibidos por el nuevo Rey en su primera recepción oficial. En el interior del templo, detrás del altar mayor, esperaba la fosa abierta junto a la tumba de José Antonio Primo de Rivera. A las dos y cuarto de la tarde una losa de granito de mil quinientos kilos cubrió el sepulcro.

Sentar las bases para una nueva educación
Han pasado más de 40 años desde la muerte de Franco y la democracia no ha sabido qué hacer con el principal lugar de la memoria de los vencedores de la Guerra Civil.

Hay tres cosas urgentes que deberían hacerse, más allá de los usos que de todo eso se hace desde la política presente:

 

1. Mantenerlo y explicarlo como paradigma de la simbiosis entre religión y política, entre la Iglesia católica y la dictadura de Franco. Y debe recordarse, en folletos y en una introducción clara y contundente a la entrada, que, acabada ya la guerra, mientras se construyó ese monumento, "símbolo de paz", Franco presidió una dictadura que ejecutó a no menos de cincuenta mil personas y dejó morir en las cárceles a varios miles más de hambre y enfermedad, convirtiendo la violencia en una parte integral de la formación de su Estado. Y recordaría, en el recinto ideal para recordarlo, que la Iglesia católica, recuperados sus privilegios y su monopolio religioso tras la guerra, se mostró gozosa, inquisitorial, omnipresente y todopoderosa al lado de su Caudillo.

Franco presidió una dictadura que ejecutó a no menos de cincuenta mil personas y dejó morir en las cárceles a varios miles más de hambre y enfermedad

2. Franco ideó el monumento, y así se hizo, para inmortalizar su victoria en la Guerra Civil y honrar sólo a los muertos de su bando, aunque se montara después la farsa de trasladar también allí los restos de miles de "rojos" muertos o asesinados durante esa guerra. Esos restos, robados de cementerios y fosas comunes, deben ser devueltos a sus familias, a quienes se debe una reparación política, judicial y moral. Cuando se organizó, al final de la segunda legislatura de Rodríguez Zapatero, la primera comisión para decidir sobre ese tema, las familias de esas víctimas del franquismo quisieron que yo, como historiador, les representara allí y el Gobierno se opuso. Es bastante más importante reparar la dignidad de todas esas víctimas, devolverles la dignidad, que sacar a Franco de allí.

3. El Valle de los Caídos representa la espada y la cruz unidas por el pacto de sangre forjado en la guerra y consolidado por los largos años de victoria. Hay que desacralizarlo, convertirlo en un lugar de la memoria de los crímenes del franquismo, explicado con rigor y separado de cualquier acto de apología de la dictadura. Y Franco, que lo construyó a mayor gloria de él y de su victoria levantada sobre el crimen y la exclusión de los vencidos, debería quedar allí, para que todo el mundo lo recordara (la tumba de José Antonio Primo de Rivera, por el contrario, debería quitarse de allí y sus restos llevarlos junto a los restantes "mártires de la Cruzada").
Para que los actuales políticos del Partido Popular no se sigan riendo de las víctimas, los historiadores que lo hemos investigado tenemos que difundirlo, comunicarlo, sentar las bases para una nueva educación de las generaciones presentes y futuras que no vivieron aquella historia. Da igual sacar a Franco de su Valle si no va acompañado de esa transformación profunda en la educación y en la enseñanza de la historia. Es lo que se ha hecho en muchos países del mundo con los lugares que simbolizan el crimen, la tortura y el genocidio. No borremos sus huellas. La peculiaridad de la historia de España es que Franco murió en la cama, 30 años después que los principales dirigentes fascistas. Pero compartió con ellos crímenes, ideas, historia y comportamientos. Que no se siga blanqueando ese pasado de muerte, tortura y humillación.

Autor >

Julíán Casanova

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

19 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Yo

    Pues lo que deberían hacer es poner un retrete encima de la tumba de franco y de jose antonio, para que todo el mundo pueda cagarse en ellos bien a gusto. Lo recaudado, para las arcas del estado, no para la iglesia.

    Hace 2 años 8 meses

  2. Juan

    Primero Franco fuera de allí. El lugar como recordatorio de todos. Así fue pensado y desarrollado por el arquitecto republicano Abalos. Y le vendía muy bien a mi abuelo condenado a muerte en la prisión de Mahon en 1940 por ser funcionario de la republica.

    Hace 2 años 10 meses

  3. Perplejo

    Devolvería los cuerpos identificables a sus familiares, y entierro digno en otro lugar al resto. Sólo le veo tres opciones: - Crear un espacio museístico de memoria histórica - Adaptarlo para almacenar residuos nucleares o sellarlo a la espera de mejor uso. - Cierre y reconstrucción del entorno.

    Hace 2 años 10 meses

  4. Iznogud

    No me lo puedo creer. Los restos de todas las personas allí enterradas tienen que ser extraídos, entregados a las familias en los casos en que sea posible y sepultados en otro lugar aquellos en los que no sea posible. Luego al monumento de Cuelgamuros hay que aplicarle la doctrina Algarrobico: debe ser desmontado, triturado, y el paraje sometido a un proceso de restauración paisajística. Todo lo demás son chorradas, ese lugar es imposible de reciclar.

    Hace 2 años 10 meses

  5. Mark

    Dinamita. En serio.

    Hace 2 años 10 meses

  6. Julián Casanova

    La cifra de 50.000 víctimas de la represión franquista, Luis Castro, es solo de posguerra -dictadura-, entre el 1 de abril de 1939 y agosto de 1946. No hace falta que use a Preston (con quien he compartido tantas cosas y saca esa cifra de nuestra investigación anterior -del libro Morir, matar, sobrevivir-) para rebatir mis argumentos. Él nunca lo haría. En fin, cosas evidentes. Y eso de que no investigo hace años, Agustina García, es un piropo maravilloso. Demuéstrelo rebatiendo mis investigaciones, no con comentarios gratuitos para descalificar.

    Hace 3 años 11 meses

  7. José Bravo

    Reducirlo poco menos que a polvo. Eso sí, hacer un gran documental primero para que no caiga en el olvido y proyectarlo cada 18 de julio en la televisión pública explicando quién era el militar traidor, golpista y genocida que lo mandó contruir.

    Hace 3 años 11 meses

  8. Luis Castro Berrrojo

    ¿Que el régimen de Franco asesinó a no menos de 50.000 personas? Debe de ser una errata: en el "Holocausto español", síntesis sobre los trabajos hechos sobre la represión durante la Guerra y la inmediata posguerra, los cifra provisionalmente en 130.000. Pero además la responsabilidad de ese régimen está en los que hubo después hasta 1975 y, por supuesto, en las bajas y atropellos que provocó una guerra que no hubiera tenido lugar sin el golpe militar de julio del 36 y sin la ayuda nazi y fascista a los sublevados. A veces se olvidan las cosas más evidentes. Casanova también olvida que hubo una comisión de expertos que ya dictaminó sobre el tratamiento a dar al Valle desde una perspectiva de memoria democrática y según lo establecido en la Ley de Memoria Histórica de 2007.

    Hace 3 años 11 meses

  9. Felpe

    De acuerdo con el autor, pero considero que Franco debe ser enterrado en cementerio privado de acuerdo con el deseo de sus familiares. Sacar también a los benedictinos, dejar sin efecto la basílica-iglesia (secularizar el recinto) y que se convierta en lugar de recuerdo de algo de lo que fue la dictadura franquista. Sin ceremoniales de ningún tipo. Imagino que muchos de los enterrados, por razones biológicas de sus descendientes, no podrán ser sacados de allí. Que conste su condición y si se puede su historia.

    Hace 3 años 11 meses

  10. Juan José Ramos López

    Para intentar arreglar lo del Valle de los Caídos tendríamos que tener un Jodierno con 00 que denunciara el Concordato con la Santa Sede -estamos en un Estado oficialmente aconfesional (?)-, desacralizar todo el megamausoleo de Franco desplazando de allí a los frailes y o bien convertirlo en un verdadero verdadero símbolo de reconciliación nacional -que ni está ni se le espera- o abandonarlo para que el tiempo haga lo que los distintos jodiernos "democráticos" no se han atrevido a hacer. Y por supuesto impedir que siga siendo el lugar de peregrinación del facherío nacional y extranjero. ¿Nos podríamos imaginar unos casos parecidos en Alemania e Italia -sí, ya sé que fascistas y nazis perdieron la guerra...-

    Hace 3 años 11 meses

  11. Enri

    Dejarlo así, pero sin SUBVENCIÓN ALGUNA.----!!!!

    Hace 3 años 11 meses

  12. Agustina García

    Hace años que Casanova no investiga. Sus cursos y conferencias son repeticiones. Parece que quiere ser el heredero de Santos Juliá.

    Hace 3 años 11 meses

  13. explorador

    Por lo pronto derruir la cruz porque es una cruel venganza sobre aquellos que se declararon ateos y contrarios a la religión haciendo dormir para siempre a sus mezclados huesos bajo el signo gigantesco de un instrumento de ejecución. Si no querían caldo, toma dos tazas.

    Hace 3 años 11 meses

  14. Jordi

    Excelente. Muy bien. Comparto íntegramente tu criterio.

    Hace 3 años 11 meses

  15. ángel mas castillo

    Devolver a su origen, para la entrega de los restos a sus distintos familiares, las cajas que contienen restos de los republicanos enterrados contra su voluntad, en ese lugar de oprobio, hacer lo mismo con aquellos que sean reclamados por su familiares y que pertenecieron al bando vencedor, incluidos los restos de José Antonio y dejar allí los restos de Franco, para que la naturaleza haga su trabajo y el conjunto quede sepultado y olvidado por los siglos de los siglos. Salud.

    Hace 3 años 11 meses

  16. Callahan

    Que saquen el cadáver de Franco y en su lugar; cuando muera el líder amado Pablo I. Turrión que lo entierren en el lugar de Franco...

    Hace 3 años 11 meses

  17. Callahan

    Que saquen el cadáver de Franco y en su lugar; cuando muera el líder amado Pablo I. Turrión que lo entierren en el lugar de Franco...

    Hace 3 años 11 meses

  18. Callahan

    Que saquen el cadáver de Franco y en su lugar; cuando muera el líder amado Pablo I. Turrión que lo entierren en el lugar de Franco...

    Hace 3 años 11 meses

  19. Domingo Sanz

    Destrucción absoluta. Una sola lagartija merece más la pena que esa ofensa. Si hay que ir por partes, destruir la cruz inmediatamente. Como los políticos tarden mucho, hará quien lo haga, porque todos sabemos que nadie se atreverá a reconstruirla.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí