1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Christophe Guilluy / Geógrafo. Autor de ‘La France périphérique’

“Los partidos tradicionales se crearon para una clase media que ya no existe”

Elise Gazengel 5/05/2017

<p>Christophe Guilluy, en una imagen reciente.</p>

Christophe Guilluy, en una imagen reciente.

Philippe Matsas. Flammarion

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Francia está dividida en dos. Tras la primera vuelta de las presidenciales del pasado 23 de abril se dibujó una fractura clara: el electorado rural optó por  Marine Le Pen; los franceses de las grandes ciudades eligieron a Emmanuel Macron. Para el geógrafo independiente Christophe Guilluy (Montreuil, 1964), esta fisura es el resultado de años de abandono de la “Francia periférica”, la de las pequeñas ciudades, los pueblos y las zonas rurales. Una Francia que él retrató en 2014 en la obra La France périphérique. Comment on a sacrifié les classes populaires (Editorial Flammarion). Tras más de una década teorizando sobre este escenario de confrontación entre las burguesías urbanas de las grandes metrópolis y las antiguas clases medias de la periferia, Guilluy aparece ahora como un visionario. “El hombre que lo vio todo” se tituló el perfil que Le Figaro le dedicó al día siguiente de la primera vuelta.

Guilluy está convencido de que se está produciendo una reconversión del modelo político tradicional, la muerte del eje derecha-izquierda y el nacimiento de un nuevo bipartidismo: el que opone la Francia de arriba, de la ciudades, a la Francia de abajo, de la periferia. “Es una época apasionante, asusta un poco pero es muy interesante”, confiesa en la mítica plaza de la République de París, “el corazón de la gentrificación, donde la clase obrera y popular ya no existe”. Nada más empezar, Guilluy avisa: “Sé que lo que digo puede molestar pero soy geógrafo, hablo de los problemas sin tener las soluciones”.

Si tenemos a Macron y a Le Pen es porque ambos son bastante similares en su visión de en qué se ha convertido el país: ni izquierda, ni derecha

¿Los habitantes de lo que llama usted Francia periférica son la antigua clase obrera?

Más bien son todo lo que llamábamos clase media: los obreros, los trabajadores medios, los agricultores... Pero el concepto de Francia periférica se refiere sobre todo al lugar donde viven, los territorios que menos empleo crean. Es un modelo globalizado: Francia, Europa, Estados Unidos. Asistimos a la desaparición de la clase media occidental. Obviamente siempre hay un medio, un arriba y un abajo, pero desaparece la clase media integrada, en fase de ascensión social. Hay una ruptura entre la Francia de las grandes ciudades mundializadas y el resto.

¿Y este resto le parece homogéneo?  

Decir que fuera de las grandes ciudades hay una distinción entre pequeñas ciudades y pueblos ya no tiene sentido. Un habitante de París no tiene nada que ver con uno de una pequeña ciudad del centro del país. Yo no quería hablar de la Francia urbana y periurbana así que use la palabra periférica: todo lo que está alejado de las grandes zonas de empleo.

¿Estamos hablando de una gran parte del país?

Cuando se suman las pequeñas ciudades, las medianas, los pueblos o las zonas rurales representan el 60% de la población. El potencial es enorme. Lo que pasa es que llevamos años pensando que fuera de las grandes ciudades no existe casi nada. Y dentro de este 60% encontramos a esos obreros, agricultores, trabajadores... Gente que estaba muy bien integrada antes y lo está cada vez menos.

¿Qué ha cambiado?

Dos cosas: la gentrificación de las ciudades que ha hecho desaparecer la clase popular de las grandes metrópolis y la polarización del mercado laboral. Por un lado, tenemos empleos muy cualificados y bien remunerados, y, por otro, los poco cualificados y precarios que, en las grandes ciudades, están ocupado por gente que viene de la inmigración. Pero al final, todo este conjunto urbano representa dos tercios de las riquezas en Francia, lo que significa que este sistema económico se sostiene gracias a estas grandes ciudades. Esto es la mundialización.

Usted lleva años avisando de esta fractura explicando que definirá el nuevo eje político de nuestra sociedad. ¿Cree que ha llegado por fin este momento en Francia?

A largo plazo los partidos que se posicionan en el antiguo eje derecha-izquierda desaparecerán. La Francia de arriba y la de abajo serán los bloques de la recomposición política

No sólo en Francia. La Inglaterra periférica ha votado a favor del Brexit frente a la oposición de Londres. Y cuando miramos la sociología y la geografía de la América de Trump, es lo mismo. Todo nos demuestra que hay una nueva fractura que ya no se sitúa en la oposición de izquierda-derecha. En estos comicios franceses, si tenemos a Macron y a Le Pen es porque ambos son bastante similares en su visión de en qué se ha convertido el país: ni izquierda, ni derecha.

¿Por qué los partidos tradicionales ya no consiguen convencer?

Porque se construyeron por y para la clase media y siguen dirigiéndose a gente que ya no existe. Cuando estudiamos la sociología de cada partido es obvio: la derecha convence a una base muy pequeña, los jubilados, y la izquierda tiene a los funcionarios. Pero en general, el resto de los franceses ya no se identifica en este eje.

¿Es el fin del bipartidismo o el inicio de uno nuevo?

No sé si la nueva recomposición será inmediata, supongo que tardará unos años. Creo que en junio, en las legislativas, aún no se notará tanto porque habrá cocina interna, pero a largo plazo los partidos que se posicionan en el antiguo eje derecha-izquierda desaparecerán. En el futuro, los dos nuevos bloques de la Francia de ciudad y la Francia periférica (o la Francia de arriba y la Francia de abajo) acabarán siendo los bloques de la recomposición política.

Francia inventó la división entre derecha e izquierda tras la Revolución Francesa. ¿No será un cambio doloroso para el país?

Creo que todo se estructurará, se estabilizará, de manera sana. El Parlamento representará a estas dos Francias. Eso es la democracia: pelear para acabar encontrando un compromiso. Habrá un debate sobre este modelo y estará bien que nos tengan que explicar en qué la mundialización o el proteccionismo es buena idea. Hay que encontrar un equilibrio y sólo se podrá lograr con el enfrentamiento político

¿Este enfrentamiento será aún más claro en la segunda vuelta?

Los que tienen más cultura jamás dirán “no a la inmigración” porque les marca socialmente. Pero el 70% de los franceses considera que hay que regular el flujo migratorio 

Estoy seguro de que podremos identificar los grandes bastiones de Macron en las ciudades y los de Le Pen en esta Francia periférica. Pero geográficamente ya es bastante claro hoy. En el este hay mucho voto FN y en el oeste son más de Macron, pero si hacemos un zoom, vemos que por ejemplo en Rennes el FN casi no existe pero en los pueblos alrededor consigue un 20%. Y al revés.

El FN lleva años intentando convencer en la Francia periférica. Marine Le Pen se instaló hace 10 años en un pueblo minero del norte. ¿Asistimos hoy al auge del populismo y a la derechización de la sociedad francesa?

El concepto de derechización me parece ridículo. Primero porque ya no existe este eje. Segundo, porque la gente se posiciona frente a una realidad social y temáticas concretas. Tampoco es un debate a favor o en contra de la mundialización porque la clase obrera y popular también aceptó ese modelo, la Francia periférica está viendo que está peor que las grandes ciudades en cuanto a nivel de vida, paro, dificultades, movilidad... Esto es lo que crea la impugnación populista. La gente no se despierta de un día para otro pensando “ahora soy de derechas”. De hecho, vemos que una mayoría sigue atada a ideas de izquierda como la laicidad, los servicios públicos... En la Francia que vota Le Pen también hay gente con estas ideas, no hay que olvidarlo.

¿El FN es la única alternativa que tiene esta Francia periférica?

No creo. Hay una fractura y el FN la está lo aprovechando. Pero, si no hacemos nada por esta Francia abandonada, mañana puede que otro partido --con un pasado menos marcado u otra candidata-- represente al movimiento populista francés. Puede llegar un Trump francés que consiga unir toda esta periferia.  

Los programas de Macron y Le Pen parecen opuestos en casi cada uno de sus puntos, ¿los franceses están tan divididos?

Lo que aparece es un nuevo conflicto de clase. Pero una lucha de clase inconsciente. Hoy la gente ya no tiene la sensación de pertenecer a una clase. Hay un mundo de arriba y un mundo de abajo. Y los de abajo tienen cada vez más una percepción distinta comparada con los de arriba. En vez de condenarles al ostracismo diciéndoles bien que son racistas, bien que son idiotas, que es lo que hicimos con el Brexit o Trump, habría que tomarles en serio, ver qué les pasa e intentar encontrar soluciones.

Aun así, la Francia que vota a Le Pen es más xenófoba...

Los de abajo usan el FN porque es la única oferta política que habla de algo de su realidad pero si mañana hay otra oferta política, votarán a otro

La gente más crítica con la inmigración es de clase popular, claro, pero el análisis inmediato de los intelectuales es decir que son racistas e idiotas. Yo digo que en este tema somos todos idénticos pero lo expresamos de manera distinta, en función de nuestra posición. Obviamente, los que tienen más cultura jamás dirán “no a la inmigración” porque les marca socialmente. Pero, si miramos las cifras, el 70% de los franceses considera que hay que regular el flujo migratorio así que estamos mucho más allá de Marine Le Pen. La cuestión no es sobre racismo o no sino sobre la frontera invisible que nos separa de otras culturas.

¿Un racismo de clase?

En el este parisino, por ejemplo, donde hay más inmigración, la gente votó a Mélenchon pero son los que más piden cambios de colegios para sus hijos y no llevarles al que les toca por cercanía. Es su manera de poner una distancia. Dicen que viven en un barrio multicultural pero al final prefieren que sus hijos no se mezclen. Para las clases populares es al revés: cuando uno es propietario de una pequeña casa en un pueblo perdido de la Bretaña y una familia chechena llega al lado, no les queda otra que compartir espacio. Al final, el multiculturalismo con mil euros al mes no es lo mismo que el multiculturalismo con diez mil. Y la clase política y mediática lleva años culpabilizando al señor de la Francia periférica. Esta hipocresía provoca un rechazo automático del discurso moralizador, de lo que llaman “el sistema”, y les conforta aún más en su elección populista.  

La Francia periférica acabó confiando en una abogada, hija de familia acomodada de Saint Cloud y con padre político. Todo lo que parece rechazar. ¿La clase popular es ingenua?

Eso sería pensar que los de arriba influyen en los de abajo cuando es al revés. Creo que los de abajo usan el FN porque es la única oferta política que habla de algo de su realidad pero si mañana hay otra oferta política, votarán a otro. Ella adaptó los códigos de los de abajo: criticando la mundialización les seduce mientras provoca un rechazo brutal a los de arriba.

Y Macron es el candidato de los de arriba.

Representa obviamente a los ganadores de la mundialización pero también convence a los protegidos de la mundialización. Lo que constituye un gran bloque. Yo lo conocí cuando era ministro. De hecho, en su libro habla mucho de la Francia periférica porque es totalmente consciente de esta fractura.

Aun así, no intentó convencer a esta Francia periférica hasta esta semana cuando se fue a visitar a unos obreros en huelga por el cierre de su fábrica Whirlpool...

En la primera vuelta no hace falta convencer mucho más allá de un 20% del electorado, lo que representaba su bloque consolidado. En cambio, para la segunda vuelta tiene que empezar a convencer a otros, a rascar un poco más y por eso fue a visitar a los obreros y a las clases populares. Pero es igual que Le Pen intentando ahora convencer a los de Mélenchon...

¿No es demasiado simplista hablar de una fractura arriba-abajo?

Es una realidad. Hay que mirar las cifras de empleo, del precio de la vivienda en las grandes ciudades... Todo ha cambiado. Sí, quedan algunos pobres en las grandes ciudades --de clase popular inmigrante-- pero hay una nueva sociología. Y los que dicen “es más complicado que esto” es que no quieren ver el problema.

¿Quién es responsable de esta fractura?

El modelo económico. Crea mucho dinero y con mucha gente que lo aprovecha pero es desigual. En Francia provoca un gran desconcierto porque aquí pensamos que somos expertos en una sociedad igualitaria, que somos los grandes defensores del republicanismo... Yo suelo decir que Francia se ha vuelto una sociedad americana como tantas otras.

¿Estas dos Francias son irreconciliables?

Una sociedad funciona si los de arriba se vuelven ejemplares para los de abajo. Esa es la historia del Partido Comunista Francés, había una clase popular que seguía a unos intelectuales porque tenían empatía. Pero después, condenamos a las clases populares al ostracismo. No costaría nada hacer una revolución intelectual pero se tendría que hacer desde arriba y, de momento, la gente de arriba adopta la postura de “tenemos que reeducar al pueblo”. Creo que hay que hacer exactamente lo contrario: mover posiciones arriba, pensar mejor, porque los de abajo ya no tienen nada.  

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pilar SG

    ¿La Francia periférica ha sufrido ? ¿Tenía un tejido productivo subvencionado? ¿Se ha quedado sin subvenciones a causa de la crisis? ¿La Francia urbana antepone sus problemas de cuidad a los problemas de país? ¿El desequilibrio interno y financiado con recursos públicos para fijar la población al territorio se rompe? ¿De verdad es un problema de inmigración? Veo las dos francias, pero las causas pudieran ser más diversas...

    Hace 3 años 11 meses

  2. jose luis

    Bueno, y concretamente aquí, en España, para apuntalar al franquismo borbónico

    Hace 3 años 11 meses

  3. explorador

    Además, los partidos tradicionales han sido colonizados por la Camorra advenediza, cosa que no pudo prever Marx, el cual ponía el acento sobre la explotación de la plusvalía del obrero, pero la Camorra no está acostumbrada a esperar y ahora desde el poder lo que se hace directamente es estafar, robar y cometer un desfalco tras otro a plena luz del dia. Cuando el pueblo, cual Elliot Ness, expulse a estos advenedizos, se volverá a la lucha de clases clásica. Esto ha sido y es un episodio histórico singular y excepcional, incluso pintoresco si no fuese por la jodienda que supone.

    Hace 3 años 11 meses

  4. jangas

    En todos los momentos de creciente concentracion de riqueza, empiezan a aparecer nuevos ganadores (que querran proteger su posicion) y nuevos perdedores (que querran mejorar su situacion). La nueva derecha sera siempre esa nueva clase ganadora- ya que hara lo posible para sujetar la tendencia del voto popular, o sea el proceso democratico – la unica via de reclamo de la nueva mayoria perdedora- de imponer politicas que reduzcan la desigualdad. El reducir las rupturas que este desigual reparto de bienes y poderes produce en la sociedad es la tarea de la izquierda. O al menos asi lo entiendo yo… Desde los 90 en adelante, los habitos y formas socio-culturales de la izquierda utiles para el mercado global han sido adoptados y promovidos. Una innovacion exitosa, produciendo un efecto camuflaje que ahora se ha acentuado aun mas con las nuevas tecnologias y la cultura que las acompania- el futuro es otro pais (sin vinculos laborales, ni personales, ni familiares, ni a la tierra misma) y ya esta aqui... La capacidad desarraigador del capitalismo mundializado ha dejado tambaleando los cimientos de las antiguas izquierda y derecha, pero no nos dejemos deslumbrar por ello – se trata como siempre de unirse para frenar la concentracion de poderes y el aumento de vulnerabilidades, la creacion de ciudadanos de segunda, de tercera..."Misery acquaints a man with strange bedfellows." como dijo Shakespeare...

    Hace 3 años 11 meses

  5. Bilore

    Interesantísima entrevista. Enhorabuena.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí