1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

EL ALA IZQUIERDA DEL PARLAMENTO

De tramas, mociones y sueños

No es casualidad que desde hace treinta años no se registre una moción de censura en el Parlamento. Ahora, seis años después del 15M, toda aquella fase de impugnación renueva sus energías

Víctor Alonso Rocafort 7/05/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Pensemos en ese avance en forma de moción que tímidamente levanta la mano entre tanta crítica y desencanto por la incomparecencia, a estas alturas, de la democracia real en nuestras vidas, por la continuidad de un gobierno corrupto, mezquino y duro con los más débiles. Utilicémoslo para tomar nuevo impulso en las calles, engrasar los ardides institucionales que tenemos a mano y ayudar a aterrizar nuestros sueños de un mundo mejor.

Hace seis años nos reunimos por miles en las plazas de todo el país para demostrar que teníamos mucho que decir, que deseábamos escucharnos, que queríamos construir juntos una alternativa a este régimen que tantas dificultades nos ponía a la hora de llevar a cabo una vida digna. Esas jornadas asombraron al mundo, plantaron la semilla de tantas movilizaciones aquí y allí, abrieron la oportunidad a un ensanchamiento deliberativo de la política que sin duda nos enriqueció. Pero de manera efectiva, nos recordaban con sorna y cierta razón algunos, en realidad no lográbamos nada. Éramos ágora y no asamblea, anhelo antes que poder.

Hoy un grupo parlamentario confederal donde confluyen en alianza la izquierda renovada con ecologistas, feministas, sindicalistas, populistas y demás herederos de todo aquello, tiene la posibilidad de hacer algo efectivo, aquí y ahora, para que se vayan quienes defendiendo la ganancia inútil de sus amos y oligarcas bloquean el mejoramiento de nuestras vidas. Las movilizaciones decayeron, las mareas se recogieron calmando las aguas, las injusticias prosiguieron con la complicidad imprescindible de los nuevos mercenarios y de quienes, amamantados por el régimen, se resisten al vacío de volar sin privilegios.

Se transformó sin embargo el hondo sentido de lo político en España, emergió para quedarse una ética que previamente solo se cultivaba en los márgenes, un nuevo carácter cada vez más general desde el que idealmente modelarnos a nosotros y los nuestros. Y finalmente, tras dos confusas tandas reflejo de una era de grandes confusiones, se lograron dos veces 35 diputados.

Es así ya posible no solo clamar en las calles porque se vayan, sino que ahora se les puede intentar echar con todas las formalidades bien selladas. Hasta dos veces por periodo de sesiones. En este preciso instante, al calor de las enésimas revelaciones sobre la podredumbre de la vieja vida pública, podemos censurarlos a la vez que plantear alternativa. He aquí el avance.

No es casualidad, en este país nuestro pocas cosas lo son, que desde hace treinta años no se registre una moción de censura

El Parlamento puede ser entendido de muchas formas. Una de ellas es como una máquina inútil, burocrática y teatral, de expeler mociones. Cada día se registran unas cuantas. En los Plenos y Comisiones se aprueban de vez en cuando algunas. Ya sabemos, hemos aprendido, que de poco sirven. Declaraciones simbólicas, un modo de presionar y controlar al Gobierno, poco más. Y sin embargo, además de las leyes, allá en el fondo del Reglamento y la Constitución, se salva de la irrelevancia un instrumento parlamentario que el régimen apartó, que dejó en desuso quizá por su naturaleza explosiva, desequilibrante. No es casualidad, en este país nuestro pocas cosas lo son, que desde hace treinta años no se registre una moción de censura.

Los lemas del 15M, fruto de la protesta y de una alegre sabiduría colectiva, expresaban verdades profundas de nuestra política, demandas y rabias que han estado muy presentes estos años. “No somos mercancías en manos de políticos y banqueros”, “No nos representan” o “No es una crisis, es una estafa” han sido quizá de los más populares. Cada uno de ellos comunica esencialmente una tesis sobre la que se podría discurrir sesudamente en cientos de páginas. Son lemas de una sola frase, capaz de multiplicarse en cada esquina, que nos han permitido mostrar y sostener la base material de la protesta frente a la desregulación financiera, la mercantilización de la vida, la corrupción o la representación oligárquica.

Sin estos lemas, sin toda esa valentía que nos insuflaba el mayo español, posiblemente se hubiera hecho más difícil repetir como se hizo en las radios y televisiones de todo el país, de manera franca y con coraje, aquello de que el Partido Popular era “una trama de corrupción que se presentaba a las elecciones”. Surgían así parresiastas en los centros de trabajo y en las organizaciones políticas que decían de manera pacífica, pero directa, las verdades al poder; no solo al cacique de la tele sino al próximo y cotidiano, al que se podía tocar con solo estirar la mano. Rebeliones cercanas que buscaban ir más allá en un tiempo de recortes y precariedad, de miedos y angustias desconocidos para muchos; conexiones políticas y económicas que nos aclaraban el mundo, aquello que rechazábamos y aquello que de verdad queríamos. Así surgió el concepto de trama que, posteriormente, sería intelectualizado, pensado, en artículos de prensa para que finalmente el poderoso agitprop aliado lo pusiera de nuevo en primer plano.  

Toda aquella fase de impugnación que fue el 15M seis años después renueva sus energías. Algunos lo hacen con un autobús a golpe de ingenio mediático para multiplicar sus efectos. Otros, junto a colectivos de base, plantean querellas criminales contra los culpables concretos de los desfalcos. Cada uno en su estilo, saber y fortuna, de manera complementaria, pues lo importante es que la fase impugnatoria coja nuevos bríos en un momento judicial de extraordinaria relevancia, por lo revelado y por lo que vendrá.

Y sin embargo no estamos en 2011; a esta impugnación le faltan los sueños.

“Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir”. Otro gran lema del 15M que, en este caso, no ha tenido el desarrollo que necesitábamos. Posee todo el germen de la protesta frontal, de los escraches y los cortes en las calles, de los parresiastas y querellantes. Pero también posee, fijémonos bien que encabezando además la frase, un elemento imprescindible para toda transformación. “¡Hay que soñar! —exclamaba Lenin en ¿Qué hacer?—. Si el hombre no poseyera ninguna capacidad para soñar, no podría tampoco traspasar aquí y allí su propio horizonte”.

A esta impugnación le faltan los sueños. “Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir”. Otro gran lema del 15M que, en este caso, no ha tenido el desarrollo que necesitábamos

También se pudo leer en la Puerta del Sol: “Nuestros sueños no caben en vuestras urnas”. El desafío al modelo representativo de la democracia liberal, concepto más cerca del oxímoron que de la realidad, se coronaba así con un lema de la misma familia. Y para cerrar la tríada otro que aclaraba que soñábamos, sí, pero que estábamos lejos de cualquier amodorramiento: “Dormíamos, despertamos”.

La comprensión de la letargia como un componente humano fundamental, sin el cual no seríamos más que pobres insomnes presas del cansancio, las alucinaciones y la locura, ha sido una resistencia habitual en la política y su teoría a lo largo de siglos. No solo es que necesitemos descansar por completo durante aproximadamente un tercio de nuestra existencia, es que al dormir se activa otra forma de pensar y de vivir, como también sucede en las ensoñaciones de la vigilia, en los llamados sueños diurnos a menudo entrelazados con las inspiraciones nocturnas.

Ya cuando Aristóteles en la Política identificó la función primigenia de esta a través de la palabra, lo justificó porque nos convertía en seres políticos capaces de expresar, además de lo justo y lo injusto, los proyectos de ciudad. Un logos imbricado en el ethos y el pathos, pero también en la phantasía. Esas imágenes proyectadas al futuro se comunicaban en la plaza pública para colaborar en el mejoramiento de nuestra vida en común dentro de la ciudad. Palabra y sueño, por tanto, en los orígenes de la vida política.

No hay seguramente momento más pacífico y creativo en el ser humano que el del sueño. A diferencia de la vigilancia, encumbrada a la luz de la vigilia y tan necesaria al juez, al contable o al espía, no hay mayor momento de libertad para la persona que cuando sueña en la noche. Entonces, careciendo de soberanía sobre uno mismo, funcionan a pleno rendimiento la libertad de asociación, de reunión y de expresión; se quiebran los grandes principios lógicos de identidad y no contradicción; maduran las memorias, se destejen olvidos genuinos que nos permiten seguir viviendo. Se imaginan nuevos mundos.

Es por ello que el sueño y la ensoñación resultan tan propios del político. En ese mito fundacional surgido del Mediterráneo que es la historia de José y sus hermanos, ampliada considerablemente en la excelente tetralogía escrita por Thomas Mann entre 1926 y 1943, se narra cómo al primer político del viejo Israel se le llamaba precisamente “el soñador”. A la vera de un pozo y bajo la luz de la Luna, en ese abismo interior que a la vez se piensa hacia adelante contemplando el firmamento, José sueña con lluvias por venir y gavillas que se le inclinan. Con ello despierta la envidia de sus diez hermanos, esa primera gran horda fraterna que exceptúa a la chica, Dina, y al Benjamín. Una hermandad siniestra que acabará con José el vanidoso en el fondo de un pozo, golpeado y humillado, para ser vendido a unos mercaderes nómadas. José el político, interpretará Filón de Alejandría, por ser eso mismo se convertiría en esclavo de pueblos, en “intérprete de ensueños”.

Postrado ante Faraón, José dará sentido al sueño de las vacas y las espigas revelando los siete años de abundancia y siete de carestía por venir. Se pondrá solidariamente en lugar de otro, de sus sentimientos y visiones más profundas. Astrólogos y magos habían pasado por la Corte de Amenhotep IV y su esposa Nefertiti sin suerte alguna, detalla Mann en su versión, pues cada interpretación no hallaba eco en el corazón de Faraón. Tan solo cuando mandó llamar a José y este empezó a hablar, Faraón pudo decir: esto es lo que soñé.

¿Están interpretando correctamente los representantes del cambio los sueños de ese pueblo que tanto mientan?  

Para quienes trabajamos allá dentro en este mismo proyecto, entre la cocina de Palacio situada en el antiguo Hospital de Italianos de la calle Cedaceros y el propio Hemiciclo de San Jerónimo, podemos decir que al menos se intenta. Entre errores, precipitaciones y cierta inmadurez que por fuerza se va corrigiendo, se avanza también en esto. Las reuniones con los colectivos prosiguen y la conexión con el sentir de la calle —veamos también cómo sale la moción— no se quiere perder.

De momento se ha obligado a subir el SMI, se han creado comisiones de investigación cruciales y allá que va esta moción de censura. Y no se hace más porque reaparecen las envidias contra los soñadores, que como es habitual desembocan en vergüenza y sentimientos de culpa, en sospechas y desconfianzas, un terreno habitual para la vieja política que la nueva no debería pisar.

Es así que el Gobierno realmente existente de PPSOE y C’s ha embestido contra una ley que despenaliza la eutanasia o contra otra que pretendía recuperar la soberanía financiera y democrática para los municipios. Es por ello que no se logran derogar las reformas laborales y todo está aún en el aire con la ley mordaza. El Gobierno además, sacándose de la manga un mecanismo de dudosa constitucionalidad, está vetando la posibilidad de tramitar leyes que apuntan hacia la ineludible transición energética —autoconsumo eléctrico, cierre de nucleares y prohibición del fracking— o que al fin harían realidad los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles.

El Gobierno está vetando la posibilidad de tramitar leyes que apuntan hacia la ineludible transición energética o que al fin harían realidad los permisos de paternidad y maternidad iguales e intransferibles

En los ayuntamientos, entre innúmeras pugnas y frustraciones, se avanza sin embargo algo más, como no podría ser de otra forma pues se gobierna. Se remunicipalizan servicios como el agua, se planta cara al fin a la contaminación urbana, se introducen cláusulas contra la pobreza energética en concursos públicos y se reduce la deuda auditada en cientos de millones de euros para emplearlo en gasto social.

Pero hay que seguir soñando, hemos de interpretar con la oreja pegada al asfalto qué es lo que sueña toda aquella gente que, sin creer la mayoría ya en la vieja representación, nos votó. Los sueños de nuestra generación han de aterrizar de manera concreta, palpable, y aquellos de nuestros mayores han de hacerlo con más urgencia si cabe. Gran parte del PSOE y C’s lo miran con recelo, no se unen quizá porque se olvidaron de soñar, se burlan y lo envidian; quizá también porque creen que si logramos lo que nos proponemos están perdidos. Por eso lo impiden, por eso sostienen un gobierno corrupto.

Un plan de desarrollo sostenible y rural que vaya trazando ese otro país que queremos; una ley integral de vivienda para que se acaben los desahucios y las familias en la calle; otra que defienda el agua como bien público; leyes que honren la memoria de los luchadores de la democracia, un país sin mordazas. El fin de los CIE, la defensa innegociable del asilo. Otra Unión Europea. Un Parlamento más democrático al que transformar por dentro y por fuera, en sus normas y símbolos. Sueños de un trabajo digno y de un ocio no forzado, de una verdadera cultura popular y musical. El adiós a la LOMCE. Una salida ecológica y socialista a la crisis del capitalismo. Todo esto es lo que ha de ir aterrizando junto a la fuerza impugnatoria que denuncie cada trama. Y, más allá, nuevas formas de vida y de política radicalmente democráticas que rompan desde abajo las inercias y cobardías institucionales.

Decía Ernst Bloch al comienzo de El principio esperanza que esta debía ser concreta y auténtica. “Lo nuevo exige su concepto combativo”, escribía. Con ello apelaba al “pathos del cambio” inscrito en el corazón de la obra de Marx, a esos “procesos de alumbramiento” que poco a poco —proseguía— hemos de desarrollar en la teoría tanto como en la praxis. Apelaba Bloch también a los pasados vencidos comprendidos de alguna manera como semillas de futuro, tal y como desarrollará ese admirador de su obra que fue Walter Benjamin.

Es decir, frente a la pasividad del miedo, la esperanza nos activa en pos de una vida mejor desde un presente situado de manera consciente entre el pasado y el futuro. No se trata de instalarse a la manera de pequeños dioses fuera del mundo, en la utopía (u-topos, no lugar) o como lunáticos encantados de habitar por siempre la Luna. Tampoco de delinear el porvenir sobre el papel para luego torturar la realidad, y con ella a nuestros conciudadanos, de manera que todo se adecúe a la cama de Procusto.

Se trata en cambio de actuar desde un presente extendido, con los pies en tierra y la escalera bien puesta hacia el cielo a la manera de Jacob, también de Miró pues en el arte de altura late también lo que vendrá, desde una actualidad que ya acoge —en palabras de Bloch— “un impulso y una ruptura, una incubación y una anticipación de lo que todavía no ha llegado a ser”. Desde la aceptación de que la política es contingente, tal y como recordaba también Filón, “algo complicado y multiforme, que sufre múltiples cambios según las personalidades, las circunstancias, las causas, las particularidades de los hechos, la diversidad de ocasiones y lugares”. Desde ahí llegará lo esperado como impredecible. Pero no lo hará solo, hay que actuar.

“Enamorada del triunfo, no del fracaso” —así abre Bloch su obra— la esperanza política del revolucionario “no permite la renuncia”. Nos saca del desencanto, de la rendición, de los sueños vulgares e individualistas que se recrean en la ambición profesional, en la aventura sexual, en la exclusiva alimentación de los hijos. ¿Cómo se sueña y se imagina en la época de la globalización neoliberal? Ricardo Malfé temía que no solo desde la soledad o el egoísmo sino también con cierto desapego a la verdad de los propios sueños. Por eso proponía:

La esperanza de una ciudad humana está cifrada en la posibilidad, aunque hoy parezca improbable, de que hombres y mujeres que duerman en paz sueñen bellos sueños y elijan perseverar durante el tiempo de vigilia en sus phantásmata, los propios de cada quien y los compartidos, para afrontar así, sin deshacerse, las contrariedades de lo real: en primer término, aquellos horrores que instaló en el mundo en los últimos siglos la razón insomne (la razón extraviada, por eso mismo), la que creyó poder prescindir de toda ilusión. No bastaría con eso sin embargo. Hubo ya phantásmata compartidos que condujeron a diferentes formas de catástrofe. Las narrativas que dieron forma a dichos phantásmata representaban versiones sucesivas del ad unum (…) como único molde concebible para la vida en sociedad. En lugar de ello, el costado auspicioso de la nueva sensibilidad sólo toleraría una narrativa en la que la philía que re-úne tenga por condición el despliegue de inacabables diferencias.

La esperanza en un mundo mejor ha de ir por tanto más allá de los vulgares sueños del sujeto constituido por el neoliberalismo así como bien precavida por las experiencias delirantes del utopismo totalitario; ha de resultar solidaria con quienes nos rodean, respetuosa, teniendo presentes a quienes fueron y quienes han de venir. Sueños para una vida plena y diversa en la ciudad.

Bloch descubre que tras los sueños de cambio anida “una fábrica de la felicidad”, aquella eudaimonía de los griegos, literalmente buen daimón, buen espíritu interior. De nuevo, también con José, el saber gobernarse a uno mismo como cimiento de la buena política. Y de nuevo la necesidad de instaurar las bases de la felicidad pública, de ese convivir en amistad junto a compañeros honestos con quienes llevar a cabo acciones de transformación social.

Este mes de mayo, seis años después, un grupo confederal de alrededor de 70 diputados presenta en el Parlamento la impugnación total a unos Presupuestos y a todo un Gobierno. No se hace con las manos vacías de propuestas. Se presentan a la vez unos Presupuestos Generales del Estado alternativos, con una memoria económica detallada que muestra que son perfectamente realizables, así como en connivencia con colectivos sociales y sindicatos se construyen las líneas generales de lo que habría de ser una alternativa de gobierno.

El 20 de mayo volvemos a Sol. Junto a la denuncia impugnatoria de las tramas volvemos con una moción que se quiere ciudadana allá donde empezó casi todo en este ciclo, para que aterricen más pronto que tarde todos aquellos sueños compartidos de un nuevo país más justo, solidario y democrático. Dormíamos, despertamos.

Autor >

Víctor Alonso Rocafort

Profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense de Madrid. Entre sus publicaciones destaca el libro Retórica, democracia y crisis. Un estudio de teoría política (CEPC, Madrid, 2010).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí