1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La otra Marca España: cinco millones de familias pobres

Más de la cuarta parte de los hogares tienen bajos ingresos, poco empleo o sufren carencias materiales. Casi dos millones de familias padecen pobreza energética y más de medio millón, malnutrición

Eduardo Bayona 3/05/2017

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Espacio realizado con la colaboración del
Observatorio Social de “la Caixa”.

España, ese país en el que la pobreza sigue sin ser un problema de Estado porque sus responsables están a otra cosa, en el que la riqueza se distribuye cada vez menos y peor y en el que la precarización avanza sin freno ni compasión, puede añadir otra muesca de descrédito a su marca: ha batido su propio récord de pobreza, que ya alcanza al 22,3% de los hogares, según acaba de revelar la Encuesta de Condiciones de Vida del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Esa tasa descubre una estremecedora realidad según la cual más de 4,1 millones de hogares --hay 18.406.100 en el país, según el INE-- pasan el año con ingresos inferiores a los 8.209 euros --22,49 diarios-- cuando son unipersonales y con un máximo de 17.238  --47,22 por jornada-- cuando conviven dos adultos y dos niños, que son los considerados umbrales de la pobreza. Alguien que perciba catorce pagas del Salario Mínimo Interprofesional, (SMI, 707,60 euros este año) llega a ingresar 9.906,40 euros al cabo del año, lo que da idea de los niveles salariales y asistenciales que se aplican en el país.

El porcentaje de familias en riesgo de exclusión comenzó a crecer en 2014, coincidiendo con el inicio de la recuperación económica y el aumento del PIB

La evolución del número de hogares en riesgo de exclusión social, por otro lado, refleja con claridad cómo la pobreza se está cronificando en España: el porcentaje de familias en riesgo de exclusión comenzó a crecer en 2014, coincidiendo con el inicio de la recuperación económica y el aumento del PIB, por una parte, y, por otra, con el descenso de la población --590.757 personas en cuatro años-- provocado por la caída de la natalidad, la partida de migrantes y la salida de jóvenes autóctonos. Cae la población, crece el PIB –el avance trimestral del 0,8% sobre los 1,113 billones del cierre de 2016 anunciado este martes lo sitúan en un nivel de récord de 1,12 billones-- y aumentan el empobrecimiento y la desigualdad, una combinación de tendencias que debería, cuando menos, mover a la reflexión en un país decente (“honesto, justo, debido, digno, que obra dignamente”). De hecho, el mayor aumento de la desigualdad –un punto y medio entre 2013 y 2014-- coincide con el final del tramo más duro de la crisis y los primeros indicios de que comenzaba a producirse una mejora de los indicadores macroeconómicos.

Ese desplome de las rentas, que el propio INE admite que sería mayor de no haber incluido en los cálculos el valor de las viviendas que ya son 100% propiedad de las familias y que se produce en un Estado en el que casi diez millones de familias dependen de subsidios y pensiones para sobrevivir, superó el 15% entre 2009 y 2014, periodo en el que el promedio de ingresos por familia cayó de 30.045 euros anuales a 26.092. Sin embargo, y pese a que en esa misma etapa, mientras la sociedad española vivía el proceso de empobrecimiento más acusado de las últimas décadas, el coste de la vida o IPC crecía un 7,6%, un artificio contable permitía sujetar oficialmente el avance real de la desigualdad: el INE recortó en un 10,3% sus estándares de pobreza, cuyo umbral se redujo de 8.876,80 euros a 7.961,30. Es decir, que mientras caían los ingresos de las familias y el aumento de los precios dificultaba el acceso a los productos de consumo –un 6,9% la comida, un 17,9% la vivienda, un 12,7% el transporte--, muchos pobres dejaban de serlo estadísticamente. Aunque el dinero les alcanzara para menos.

Mala dieta y poca estufa

Ese deterioro de la situación económica de las familias españolas resulta patente en el apartado de la Encuesta de Condiciones de Vida que analiza las carencias materiales. Por una parte, más de 530.000 hogares, la mitad de ellos con niños, no pueden permitirse comer carne, pollo o pescado cada dos días, una dieta que, por la baja presencia de proteína –son necesarios entre 100 y 150 gramos diarios, preferiblemente de origen animal--, entraña graves riesgos para la salud, especialmente en el caso de los niños, cuyo crecimiento puede verse comprometido en caso de sufrir déficit de hierro. Por otra, a casi 1,9 millones de familias –una de cada seis monoparentales-- no les alcanza para mantener su vivienda con una temperatura adecuada.

Y, por otro lado, más de un tercio de las unidades de convivencia –siete millones largos de casas-- carece de capacidad para afrontar gastos imprevistos de más de 650 euros mientras otro millón y medio –eran 1,87 hace dos años-- se ha retrasado en los pagos del alquiler o la hipoteca en el último año. Eso explica, entre otros motivos, por qué en los tres años de la recuperación macroeconómica, y pese al estrangulamiento del crédito privado, los tribunales han recibido 197.360 demandas de ejecución hipotecaria –con un claro descenso por debajo de los 50.000 por primera vez en nueve años--, 105.914 peticiones de desalojo por impago de arriendos y 1,84 millones de reclamaciones de deudas, según los datos del Consejo General del Poder Judicial.

La encuesta tiene en cuenta más tipos de privaciones: hasta nueve penurias que son más comunes entre los estratos más desfavorecidos, pero que ya afectan a más de la mitad de las familias: “En 2016, el 49,5% de la población no tenía carencia en ninguno de los nueve conceptos considerados, mientras que el 5,8% de la población estaba en situación de carencia material severa” al sufrirla en al menos cuatro de ellos, admite el INE, que recoge cómo más de un tercio de las familias –el 34,2%-- padece al menos dos.

Las más frecuentes en el segundo grupo fueron la incapacidad para afrontar gastos imprevistos de más de 650 euros (99,4%), no poder irse una semana de vacaciones al año (99,2%), no poder mantener la casa con una temperatura adecuada (81,1%) y retrasos en los pagos relacionados con la vivienda o en compras a plazos (75,7%). Los cuatro restantes son la imposibilidad de adquirir un automóvil, un teléfono, un ordenador o una lavadora.

El riesgo de pobreza o exclusión social, pese a experimentar un ligero retroceso, alcanza al 27,9% de la población: 5,13 familias, más de cinco puntos y medio por encima del índice de pobreza por rentas

La clase media mengua

Las familias que sufren cuatro de esas nueve carencias son, junto con las de bajos ingresos y aquellas cuyos miembros logran trabajar menos del 20% del tiempo posible, uno de los tres grupos que se tienen en cuenta para calcular el llamado Índice AROPE de riesgo de pobreza o exclusión social, el cual, pese a experimentar un ligero retroceso, alcanza al 27,9% de la población: 5,13 familias, más de cinco puntos y medio por encima del índice de pobreza por rentas, en un panorama estadístico que parece, en cualquier caso, alejado de las “prudentes y realistas” últimas previsiones del ministro de Economía, Luis de Guindos, que el pasado viernes situaba España a la cabeza del crecimiento de los países desarrollados para los próximos años.

Por otro lado, la evolución de las clasificación de las familias en función de las facilidades o dificultades para llegar a fin de mes parece confirmar la tendencia a la baja de las llamadas clases medias como consecuencia del empobrecimiento, un proceso que actuó como catalizador de movimientos como el 15-M y que tuvo su mayor intensidad a mediados de la pasada legislatura, y que ha causado un notable aumento de los que encuentran graves problemas para estirar sus ingresos hasta el día 30, que han pasado del 10,6% de los años previos a la crisis (2007) al actual 15,3% (2,8 millones de hogares, a los que se suman 3,4 con dificultades de menor intensidad) tras un pico del 16,9% en 2013.

El grupo de hogares españoles que llega a fin de mes con relativa facilidad o dificultad, en el que la encuesta ubica a 9,8 millones de familias, no ha llegado a bajar del 50% del total en los últimos doce años. No obstante, el actual 53,4% se halla algo alejado del 59,3% de 2005 y revela que, en una década, la crisis ha expulsado de la clase media a más de un millón de familias.

------------------

Espacio de información realizado con la colaboración del Observatorio Social de “la Caixa”

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. casca lo que puede

    lo mas grave es el trasvase de acciones de proteccion a la beneficencia via caritas y demas ongs, via espectaculos privados que financian las ayudas, y donaciones fiscales de cualquiera que retraen recursos a las instituciones publicas, en detrimento del estado social y de derecho; es decir el pajaro de turno da lo que le sale de los eggs, desgrava en detrimento de los recursos publicos, salva su alma, y al mismo tiempo da limosna a quien casi seguro desplumo laboralmente, ahorrandose impuestos. preguntarle a los bancos por ejemplo. de caritas ya ni hablo. terrible este asunto, y silenciado; jo! todos somos muy solidarios y participamos en el fieston de la pobreza muy felices.

    Hace 3 años 11 meses

  2. jaume

    Esto no es nuevo. y el PP sigue ganando elecciones. No entiendo nada.

    Hace 3 años 11 meses

  3. Pepón

    La otra marca España. Quienes se indignan por esos 5 millones de familias pobres son los mismos que promueven la entrada masiva de mano de obra barata para que esos 5 millones de familias pobres tengan más competencia...

    Hace 3 años 11 meses

  4. tomas

    @diego Creo que se refiere a gramos de carne o pescado, no de proteina en si, lo cual serian 20 o 30 gramos de proteina. Para niños de 20 o 30 kilos si seria lo normal. Y por supuesto que hace falta proteina de origen animal, la de origen vegetal es deficitaria en aminoacidos completos y ademas carne, pescado y huevos aportan nutrientes vitales que a penas se pueden encontrar en alimentos vegetales: vit, B12, zinc, hierro, omega 3,

    Hace 3 años 11 meses

  5. explorador

    ¿A quién votan estos cinco millones de familias que al menos son diez millones de personas? ¿Unidos Podemos está llegando a quien tiene que llegar?

    Hace 3 años 11 meses

  6. Diego

    Quisiera señalar que al día no hacen falta 100 gramos de proteína y para nada hace falta que sea procedente de animales. Basta con ingerir 1gr de proteína por cada kg de masa corporal. Por lo demás un artículo increíble, como siempre. Un saludo.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí