1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gestas y leyendas

Alfonsina Strada, o cuando una mujer corrió el Giro de Italia

Acudió, con 33 años, a la prueba de 1924, convirtiéndose en la única corredora que ha participado en una Gran Vuelta ciclista

Marcos Pereda 3/05/2017

<p>Tarjeta publicitaria de Alfonsina Estrada. Finales de la década de 1920.</p>

Tarjeta publicitaria de Alfonsina Estrada. Finales de la década de 1920.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Años después Dino Buzzati, escritor inmortal con alma de niño travieso, contaba que la había visto. Una tarde, en un parque milanés. En bicicleta, claro, ella y él. Y que se puso a seguirla, que aquel a quien aun no le bullían tártaros en las pupilas cogió la rueda de esa mujer que tan deprisa rodaba. Fueron dos vueltas al recinto, nada más que dos vueltas. Después ella sonrió, aceleró, y lo dejó solo, con sus ilusiones de muchacho, con el brillo de haber estado junto a un ídolo de infancia. Iba tan extasiado que ni se fijó en el guardia urbano que lo detenía, que lo multaba con veinte liras. Por exceso de velocidad, contaba mucho más tarde Buzzati. Y mientras, ella…ella volaba.

Ella se llamaba Alfonsina Morini, Alfonsina Strada tras casarse. Y era ciclista. “El diablo con vestido” la llamaban, con mezcla de admiración y condescendencia, los periódicos de la época. Porque era particular, algo nunca visto. Ni más ni menos que la única mujer que llegó a competir en el Giro de Italia.

Es difícil desbrozar mito y realidad de los años inocentes de Alfonsina, a fines del siglo XIX. Cuentan que robaba la bicicleta de su padre para salir a pasear, que le encantaba la velocidad, que dejaba rápidamente atrás a los muchachos de su Castelfranco Emilia natal, muy cerquita de Módena. Cómo podía ser aquello, qué sortilegio escondía. Cuentan que es por culpa de un mal de ojo, la chica está endemoniada. A ella no le importan las habladurías: siempre será mujer independiente.

Con 13 años empieza a competir. La mayoría de las veces en velódromo, las más de las ocasiones frente a colegas masculinos o en solitario

Con 13 años empieza a competir. La mayoría de las veces en velódromo, las más de las ocasiones frente a colegas masculinos o en solitario. El resto de las chicas, sencillamente, no eran rivales para ella. Y obtiene triunfo. El primero de todos, en Mezzolara, le reporta nada menos que un cerdo como trofeo. Vivo, claro. Otra época, sin duda. También tiene tiempo para batir el récord de la hora femenino, para viajar por toda Europa mostrando su fuerza sobre la bicicleta, para hacer exhibiciones en Montecarlo o San Petersburgo, para ganarse la admiración de la Zarina Alexandra Feodorovna, última de su estirpe. Su popularidad es, en ese continente prebélico, inmensa. Y su epopeya aun no ha hecho sino empezar.

La Primera Guerra Mundial en Italia es particular. Huyan de las imágenes de barro y trincheras, de los campos cubiertos de cráteres humeantes. No, en Italia la guerra es diferente, se libra en las llanuras, sí, pero también en las grandes cimas, en los Dolomitas y los Alpes, con fortificaciones construidas a más de dos mil metros de altitud, con caminos arrancados a la roca allí donde las montañas cosquillean a las nubes. La Guerra Blanca, lo llaman algunos. Una tragedia que tuvo en la batalla de Caporetto, seguramente, su expresión más cruel.

Cinco días antes de ese Caporetto de caos y sangre, el 4 de noviembre de 1917, se va a disputar el Giro de Lombardía. Los organizadores quieren proporcionar una válvula de escape a la balbuciente Italia en aquellos momentos difíciles. La carrera, dice la Gazzetta dello Sport, “se disputará mañana (…) para demostrar la calma y la serenidad del país”.

Será un escenario propio de Dante. De 54 participantes que salen aquel día a cubrir los más de 200 kilómetros de recorrido, solo llegan a la capital lombarda 29. Los tres últimos, que entran juntos a más de hora y media del ganador Thys, se llaman Pietro Sigvaldi, Gino Auge y el dorsal 74, Alfonsina Strada…

Cuando Alfonsina se presentó ante Armando Cougnet, encargado de que todo saliese bien en esa Lombardía, y le expresó su deseo de correr la prueba junto con sus colegas varones, el periodista primero enarcó una ceja, después consultó el reglamento y más tarde, agotado, debió admitir que tal contingencia no estaba prevista en el mismo. Y, que, por lo tanto, no podía prohibírselo. Así que ese domingo aquella a quien en la prensa llamaba “Signora Strada” se presenta en la línea de salida de la gran clásica, despertando miradas huidizas y comentarios en el resto de los ciclistas. Va en pantalones cortos, las piernas depiladas, los músculos tensos, la mirada fiera. Mírala, no puedes dejar de mirarla. Y la experiencia pareció gustarle tanto que al año siguiente repitió, haciéndolo aun mejor, pues quedó a solo 23 minutos del primero, Gaetano Belloni. Eran siete los componentes del postrero grupo que llegó a la meta. Strada se dio el gusto de adelantar, casi sobre la línea, a Carlo Colombo. No quería volver a quedar la última.

Pero la historia más conocida de Alfonsina Strada no llegará hasta 1924. Aquel año se convierte nada menos que en la única mujer que ha corrido una Gran Vuelta. Será el Giro de Italia, y le proporcionará gloria eterna. Leyenda. 

Son las 4:41 de la madrugada del sábado 10 de mayo de 1924, y los 90 participantes en aquel Giro van a tomar la salida en la milanesa Porta Ticinese, dirección a Génova. Entre ellos está el ciclista con el dorsal 72. Es bajito, corpulento, pelo corto, cara redondeada y sonriente. Se llama Alfonsina Strada, aunque en su boletín de inscripción para la carrera, pícara, olvidó la “a” final del nombre, quedando como “Alfonsin Strada”. Por si cuela. No coló. Colombo, el organizador, pronto se dio cuenta de la jugada. Pero hizo algo que nadie esperaba. Permitió a aquella corredora de 33 años tomar parte en el Giro de Italia. Se iniciaba así una de las historias más conocidas que la bicicleta ha regalado nunca.

Digámoslo ya, la intención de Colombo no tenía nada de igualitaria (era la Italia de 1924…) sino que resultaba únicamente publicitaria. A causa de unos desacuerdos sobre el montante económico a percibir, las grandes figuras transalpinas de la época (los Girardengo, Bottecchia, Belloni o Brunero) se niegan a tomar parte en el Giro. Y Colombo tiene miedo, tiene miedo de que el público olvide su prueba. Así que busca desesperadamente un golpe de efecto que pueda volver a despertar el entusiasmo de las multitudes. Y en esas tribulaciones llega “Alfonsin” Strada. Todo perfecto. 

O casi. Porque una mujer en un mundo de hombres también plantea algunos problemas de, digamos, “intendencia”. Como, por ejemplo, quién será el masajista que se ocupe de Alfonsina al final de cada etapa. Nadie quiere hacerlo. Por pudor, por el qué dirán. Así que Strada será, siempre, la última de los ciclistas en recibir los cuidados necesarios para el deportista. El asistente menos hábil, el que más haya tardado con sus compañeros, tendrá el castigo, el oprobio, de tratar sus piernas…

Pero a ella no le importa, ella ha ido allí a competir, no a ser una atracción para los periódicos. Y lo hace bien, demuestra que es mejor que muchos de sus compañeros. En la primera etapa entra en el 74º puesto. Por la mañana, habían tomado la salida 90 participantes. Durante el día algunos hombres se habían burlado de ella, la habían señalado con el dedo. En las cunetas, en el propio pelotón. Cada vez que otro ciclista la adelantaba, cuentan, le guiñaba un ojo socarrón y le decía adiós para siempre, Alfonsina. Qué más da, estaba acostumbrada a la incomprensión, y sabía superarla de la mejor manera posible: agachando la cabeza, pedaleando más fuerte, cazando a los que no comprenden para luego dejarlos atrás. El segundo día lo hará aun mejor, y entrará en el puesto 56. Se mantiene así, siempre en cola del pelotón, pero siempre venciendo a varios colegas, hasta la fatídica etapa séptima. La que comunica Foggia y L´Aquila a través de 304 dolorosos, agónicos, kilómetros. La que sube Vinchiaturo, Rionero Sannitico. La gran etapa de los Abruzzos.

Allí, en mitad de una tempestad de granizo, con el agua atravesando sendas, vientos huracanados moviendo a los corredores como si fueran hojas secas, y surcos entre los caminos de herradura que se internaban en algunas de las zonas más deprimidas de la Bota, a Alfonsina vino a verle la desgracia. Se cae varias veces, pincha, se le rompe el manillar, le duele una rodilla que tiene en carne viva. Llega a meta con el rostro cubierto de babas, sangre y barro. Viva, al menos. Pero la siguiente jornada, entre L'Aquila y Perugia, es demasiado para ella. Vuelve a caer, su manillar se quiebra en dos, lo arregla con el palo de una escoba que algún espectador le presta. No hay nada que hacer. Cuando entre en meta habrá pasado casi media hora desde que se cerró el control. Ningún aficionado se marcha a su casa en Perugia, todos se quedan esperando para ver aquella mujer de la que todos cuentan maravillas. La que llega llorando. Ella no quería símbolos, no quería ser el espejo de nada ni de nadie. Solo anhelaba correr. 

Strada logrará concluir las otras cuatro etapas dentro del tiempo máximo permitido. Jamás aparecerá en la tabla clasificatoria, pero no importa, la suya será la figura más aplaudida

Pero es tan grande su popularidad que los organizadores del Giro de Italia deciden proponerle un trato. Puede seguir “compitiendo” en la carrera, aunque su nombre no constará en las clasificaciones oficiales. Será, por así decirlo, una participante pirata en la corsa. La componenda la agrada (no era, en modo alguno, inhabitual para la época este tipo de exhibiciones fuera de lo oficial) y Strada logrará concluir las otras cuatro etapas dentro del tiempo máximo permitido. Jamás aparecerá en la tabla clasificatoria, pero no importa, la suya será la figura más aplaudida en el Fiume, en Verona, en Milán. Es un ídolo, un rostro reconocible en un país que está empezando a entrar, poco a poco, en los años más tenebrosos de su Historia.

Los que va a protagonizar, a su vez, un admirador de Strada. Uno que en esas fechas ya está mostrando bien a las claras su faz. El 30 de mayo de 1924, mientras se corre la etapa del Giro de Italia entre Fiume y Verona, Giacomo Matteotti toma la palabra en la Cámara de los Diputados y denuncia las irregularidades que se han sufrido en las recientes elecciones del seis de abril. Apunta a los fascistas, les acusa de anhelar la dictadura, de promover acciones violentas. Cuando termina, sus compañeros le felicitan por su valentía. “Yo ya he hecho mi discurso”, dirá, “ahora vosotros tenéis que preparar el de mi entierro”. Diez días después es secuestrado, y una semana más tarde, en un bosque cercano a Roma, se encontrará su cuerpo. El líder de los fascistas, un histrión llamado Benito Mussolini, solicita más o menos en esos días conocer a Alfonsina Strada. No sabemos qué la dirá, no sabemos qué pudo mover a Mussolini, que odiaba el ciclismo (un deporte de afeminados, decía paradójicamente) para caer hechizado por Strada. Pero la anécdota nos da buena cuenta de la popularidad de Alfonsina.

La que no le sirvió de nada al año siguiente, cuando intentó volver a correr el Giro de Italia. En aquella ocasión los organizadores fueron inflexibles. “No, cómo va a competir usted aquí, pero si es una mujer”. Y ella, decepcionada, se dio la vuelta. Para seguir pedaleando por toda Europa, firmando autógrafos, venciendo a hombres, mujeres y prejuicios. Jamás volvería a la carrera que la convirtió en leyenda. No importaba.

Tenía todo lo que necesitaba para ser feliz. Una carretera inmensa ante sus ojos. Y una bicicleta reluciente para recorrerla. Lo más rápido posible. 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Raúl

    Me ha encantado, Marcos. Enhorabuena. Me subo a la bicicleta de la Strada para subir El Escudo con Carmen Trueba. Gracias

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí