1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¡No son 188.000 millones! Los torpes errores del informe del BBVA sobre la Renta Básica

Además de que contiene diversos cálculo erróneos, el estudio del banco no contempla que la financiación principal de la RB debe hacerse con impuestos progresivos y no ahorrando en otros servicios públicos, como la sanidad o la educación

Jordi Arcarons /Daniel Raventós /Lluís Torrens (sinpermiso) 26/04/2017

<p>James Ensor</p>

James Ensor

PINTEREST

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El debate sobre la renta básica (RB) se ha incrementado y mucho en los últimos meses. Se han publicado ya unos cuantos libros en contra y a favor de la misma. Es impresionante constatar el gran número de personas que nunca antes habían defendido esta propuesta lo muy convencidas que están ahora, y otras pocas que antes estaban muy convencidas y ahora lo están menos. Es algo habitual cuando un tema de interés está tratado por un número de personas exponencialmente creciente. Ha sido objeto de tertulias televisivas, ¡cómo no!, con distintos grados de descerebramiento, en las que se descalificaba la RB porque resultaba imposible financiar.

Pensábamos con una inocencia más o menos fingida que nuestra serie de artículos sobre cómo financiar una RB mediante los ahorros en prestaciones monetarias públicas por debajo de la misma (o sea que los que percibían cantidades menores que la RB pasaban a percibir esta cantidad y los que ganaban más percibían lo mismo pero dividido en dos partes: el tramo de RB, y el tramo de la prestación anterior) y mediante una reforma del sistema fiscal, que simplificábamos en una sola reforma, la del IRPF (aunque obviamente dejábamos abierta la puerta a otras fuentes de financiación fiscales) dejaban claro que el coste de una RB era asumible con muchos menos recursos que el diferencial en presión fiscal que tenía nuestro país con los países europeos.

Desgraciadamente parece que sigue habiendo problema de comprensión de nuestra propuesta, a diestra y siniestra, y para muestra la aparecida muy recientemente en un documento del servicio de estudios del BBVA en donde se discute la misma.

Valga decir que es un documento interesante, con algunas apreciaciones positivas sobre lo que representaría implementar una RB (afirmar que podría acabar de forma inmediata con la pobreza no es una conclusión de poca trascendencia), pero que contiene fallos de enorme magnitud, incluso incomprensibles para un servicio de estudios de uno de los bancos más importantes del Reino de España (¿o quizás no tan incomprensible y que también puede ayudar a entender la irracionalidad financiera que hemos experimentado en los últimos lustros?), a la hora de cuantificar el coste de la misma siguiendo nuestros propios números.

los opinadores que calculan simplemente el coste de una RB multiplicando el importe de una renta por persona por el total de potenciales perceptores, serían merecedores de un cero en un examen

Por poner un símil académico (no sabemos si afortunado, pero al fin y al cabo nosotros nos ganamos nuestra existencia material como profesores universitarios) ahora que se acercan los exámenes finales del curso 2016-17, podríamos decir que los opinadores que calculan simplemente el coste de una RB multiplicando el importe de una renta por persona por el total de potenciales perceptores (un coste de 280.092 millones de euros en el año 2010 para todo el Reino de España excepto la Comunidad Autónoma Vasca y la Navarra, que no entraban en los cálculos del estudio por las razones explicadas en el mismo), serían merecedores de un cero en un examen sobre cómo se puede financiar (sic) una RB. El informe del BBVA añade un elemento más, los 92.222 millones de ahorro en prestaciones públicas monetarias por debajo de la RB que reduciría en esa misma cantidad el coste bruto de la misma, o sea, 187.870 millones de euros, más del 17% del PIB, lo que resulta impagable según ellos: el motivo a destacar, claro está, por los titulares de la prensa. Todo hay que reconocerlo, este paso adelante en el cálculo de la RB que, vista la media, permitiría al BBVA puntuar un poco más en el examen, pero que tampoco sería suficiente para un digno aprobado.

Para sacar un aprobado, necesitarían haber incorporado un par de elementos más, esenciales para entender lo que es una RB como la que proponemos en el estudio que el propio superbanco cita, basada en que su financiación principal debe hacerse con impuestos progresivos y no en ahorrar en otros servicios públicos, como la sanidad o la educación (como, por cierto y a nuestro pesar debe mencionarse, algunos autores de izquierdas que tampoco aprobarían el examen, dicen erróneamente que hacemos). Por un lado, deberían haber estimado cuál es la base fiscal sobre la que realizar la imposición que permita recaudar lo necesario para pagar la RB (en el caso del IRPF, los rendimientos percibidos por todas las personas físicas, estén obligadas o no a presentar declaración de renta). Y por otro lado estimar qué tipo único o tipos por tramos de renta deberían imponerse a los rendimientos para financiar la RB en su conjunto. Y estos tipos deberían de ser aplicados a cada uno de los contribuyentes (como lo hicimos nosotros con la muestra que facilita el Instituto de Estudios Fiscales y que contiene casi 2 millones de liquidaciones de contribuyentes obligados y no obligados a realizar su declaración). Solo así se puede estimar cuál es el coste real en términos de presión fiscal de una RB. Repetimos: solamente así puede hablarse de coste real (real, real, real) de la RB.

Expliquemos esto con un poco más de detalle.

Según datos publicados, el señor Amancio Ortega ganó 1,85 millones de euros diarios el año 2011, o sea, 675,25 millones de euros en el total del año. Desconocemos su declaración de IRPF de ese año, pero aplicaremos un tipo del 32% que es el promedio de imposición efectiva que la AEAT indica en sus memorias que tributaron en el año 2010 las rentas superiores a 600.000 euros. Veamos una comparativa entre lo que estimamos que pagó el Sr. Amancio Ortega de IRPF en el 2011 (quizás fue menos, porque el tipo impositivo sobre el ahorro era del 21 % y básicamente lo que cobró el oligarca fueron dividendos de sus compañías --curiosa definición de ahorro--, frente al 43 % del tipo marginal máximo de la base general) y lo que hubiera pagado con una RB universal e incondicional de 7.471 euros y un tipo del 49% sobre todos sus ingresos (eliminando deducciones, reducciones y mínimos) que es lo que estimamos que financiaba una RB a todos los residentes en el Reino de España, y de 1.494 euros (el 20 %) para cada menor de edad.

La diferencia es clara como puede comprobarse en el cuadro 1: a nivel de ingresos brutos, el señor Ortega habría ingresado 7.471 euros más, pero en términos netos habría ingresado 114.785.029 euros menos, el incremento neto de recaudación de la Agencia Tributaria descontada la RB que se le pagaría al Sr. Ortega en cuanto ciudadano residente en el Reino de España.

Pues bien, el error del BBVA es el siguiente. Para el redactor del estudio del BBVA lo que importa únicamente son los 7.471 euros de RB que cobra el señor Ortega y por lo tanto sus 7.471 euros forman parte de los 187.870 millones que costaría financiar la RB… sin tener en cuenta los 114.792.500 euros de más que pagaría el Sr. Ortega. Un grave error, ¿verdad?

Otro ejemplo: con datos también tributarios podemos comparar los ingresos de un contribuyente medio soltero con unos ingresos de 20.695 euros anuales el 2010. En este caso, mostrado en el cuadro 2, su tipo efectivo medio el 2010 fue del 12,9 % y su ingreso neto sería el mismo si aplicáramos nuestra propuesta de RB.

De nuevo, para el BBVA el coste de la RB sería de 7.471 euros y no tendría en cuenta el incremento de recaudación fiscal por IRPF, en este caso por la misma cantidad que la propia RB.

Y, para los residentes con menores ingresos, el pago de la RB superaría el incremento del pago por impuestos y generaría un saldo negativo para el Estado y en consecuencia incrementaría el ingreso neto para el residente. En el extremo se situarían los contribuyentes con cero ingresos y que ingresarían los 7.471 euros.

Este umbral de 20.695 obviamente solo es para personas que viven solas y para la simulación base a tipo único y RB de 7.471 euros. Si cambiamos el tipo único por varios tipos, cambiamos el cálculo de la renta o calculamos la renta para una familia con menores dependientes, los umbrales variarían en consecuencia.

Y si realizamos este cálculo con todos y cada uno de los residentes del Reino de España podríamos clasificarlos en tres tipos:

A) los que salen perdiendo con la RB porque lo que pagan de más en imposición sobre su renta es superior a lo que reciben como RB.

B) los que equilibran lo que pagan de más con lo que reciben.

C) los que salen ganando porque reciben más por RB de lo que pagan de más por IRPF.

En este caso básico, y con la muestra de 1,9 millones de contribuyentes mencionada (declarantes obligados a presentar declaración de IRPF y no obligados pero con ingresos superiores a 10.000 euros anuales), se obtiene que un 61,7% de contribuyentes son ganadores. Y aumentan por encima del 75% cuando se añaden las personas a cargo de cada contribuyente, puesto que la RB es una transferencia individual. Y se sitúan casi en el 81% si añadimos a la población no detectada en la muestra, y que es por definición ganadora en esta situación, ya que no tiene ingresos por encima de 10.000 euros.

Otras simulaciones de nuestro modelo basadas exclusivamente en el IRPF pueden llegar a elevar la población ganadora hasta por encima del 72% de los contribuyentes y del 86 % de la población.

puesto que la RB es parte intrínseca de una reforma del sistema fiscal, su coste bruto para todos los contribuyentes es un coste como cualquiera de las deducciones o mínimos exentos contemplados

Y aquí se halla la principal discrepancia, y fundamental, con el cálculo del BBVA: puesto que la RB es parte intrínseca de una profunda reforma del sistema fiscal (ahora circunscrita únicamente al IRPF, pero perfectamente abierta a otras figuras impositivas) y por lo tanto se integra en el mismo, su coste bruto para todos los contribuyentes es un coste como cualquiera de las deducciones o mínimos exentos actualmente contemplados. Es algo que nosotros ya hemos explicado en otros artículos complementarios desde hace años, en los últimos meses esta explicación de la RB y su forma de integración en las nóminas, pensiones o subsidios como un concepto fiscal más, y que un grupo de economistas franceses, encabezados por Thomas Piketty, también ha defendido recientemente. En resumen, no proponemos pagar 45 millones de cheques mensuales con una RB (como algunos nuevos opositores a la RB ya se agarran para aportar no muy inteligentes críticas), sino que todos las personas asalariadas, pensionistas y resto de receptores de prestaciones públicas regulares, así como sus menores dependientes, la reciban integrada en su hoja de salarios o prestaciones. Como se explicó con detalle hará cerca ya de tres años.

Y esto significa que el único coste neto fiscal es lo que pagan de más los contribuyentes perdedores, no lo que cobran por la RB. De otra manera deberíamos considerar que todos los mínimos personales y familiares, por ejemplo, deberían ser computados como gasto público. En el año 2010, según los datos tributarios, los mínimos personales y familiares aplicados a las declaraciones de IRPF ascendieron a 112.185 millones de euros. Y esto, que es más del 10 % del PIB, nadie lo computa como gasto público que incrementa la presión fiscal. O lo uno o lo otro, pero no según convenga.

Veamos para el caso más simple de RB individual que se muestra en el gráfico 1 cómo impacta sobre los contribuyentes representados en la muestra, clasificados por deciles de ingresos (el 10 % significa el 10 % de contribuyentes con menos ingresos, y el 100% significa el 2% con mayores ingresos):

Si bien en promedio no es hasta el decil 90 (el 10 % más rico) en donde sus contribuyentes aparecen como perdedores (diferencia neta negativa), nuestra simulación determina que pueden existir perdedores a partir del decil 50 (con importes crecientes), como muestra el cuadro 3.

En cualquier caso, y más allá de que se pudieran dar reglas ad hoc de garantías para no resultar perdedor en los deciles inferiores al 9 (lo que tendría un coste compensatorio de unos 6.272 millones de euros), el coste de lo que pagan de más o pierden de renta neta dichos perdedores es de 34.232 millones de euros. Este es el coste real fiscal de la implementación de la RB, aproximadamente el 3,4 % del PIB del año 2010 del territorio analizado. 34.232 millones el 3,4 % del PIB. No 187.870 millones, el 17,5% del PIB como dice el BBVA. ¿Queda claro? Esperemos que sí. Aunque tampoco pensamos que el BBVA rectifique, eso ya sería pedir una honestidad intelectual que tampoco hay que exagerar.

Y como hemos mencionado antes, el modelo permite hacer simulaciones distintas o algo más sofisticadas. Por ejemplo, si simulamos una RB siguiendo el cálculo del umbral de la pobreza similar a la escala modificada de la OCDE (se reparte una renta entre cada individuo de un hogar pero calculada en 7.471 euros por el primer adulto del hogar, el 50 % al resto de adultos y el 30 % a los menores) el tipo del IRPF resultante es del 39,5 % y el coste para los perdedores cae hasta los 20.707 millones de euros, el 2 % del PIB, casi diez veces menos que el cálculo del BBVA.

Si estamos equivocados, nos gustaría saber dónde. Y si se nos muestra, rectificaríamos. El BBVA está equivocado y, en época de exámenes finales, no llegaría a aprobado. Lástima que no sea una cuestión de notas. Lo que dice el BBVA tiene más difusión que lo que hagamos nosotros, pero la razón de los argumentos no depende del potencial financiero que la respalde. Otra cosa es lo que acabe imponiéndose, eventualidad que no siempre depende de la fuerza de la razón. Depende de la razón de la fuerza. Y así va el mundo. Para lo que pueda servir.

Este texto está publicado en sinpermiso.

Autor >

Jordi Arcarons /Daniel Raventós /Lluís Torrens (sinpermiso)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pere

    Si se quiere generar trabajo, todo impuesto sobre beneficios debería ser igual, no por tramos. Limitar los beneficios a un máximo definido por el capital de la empresa y el numero de trabajadores. Asi los beneficios se repartirían entre inversores y trabajadores de forma proporcional, y obligaría a bajar precios en caso de excesivo beneficio.

    Hace 3 años 11 meses

  2. Pere

    Si interesase crear trabajo, todos pagariamos el mismo IRPF, impuesto de beneficios, etc. Nada de progresividad geométrica, que un porcentaje ya es progresivo. Si un empresario quiere ganar X, la progresión geométrica le obliga a robar al trabajador. Al ser una progresión lineal (porcentaje) el resto de beneficios permitiria contratar más trabajadores. Debería limitarse el beneficio por trabajador e inversión, y así tener beneficios en función de la inversión realizada y del numero de trabajadores. El limite superior obligaria a bajar precios.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí