1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Marine, la candidata de los obreros

La penetración del FN en los sindicatos y la apropiación de sus ideas desde la década pasada ha funcionado. Le Pen se coloca como favorita de los trabajadores en intención de voto

Guillermo Fernández Vázquez París , 21/04/2017

<p>Marine Le Pen conversa con un grupo de pescadores el pasado 31 de marzo en la localidad bretona de Erquy.</p>

Marine Le Pen conversa con un grupo de pescadores el pasado 31 de marzo en la localidad bretona de Erquy.

Instagram de Marine Le Pen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Aunque se ha hablado poco aún de ello, la relación entre el Frente Nacional de Marine Le Pen y los sindicatos resulta fascinante. Y muy reveladora de las turbulencias que han sacudido el antiguo espacio de la izquierda. La crisis del mundo del trabajo y de los sindicatos franceses ha abierto una oportunidad para la intervención de la extrema derecha. El FN ha aprovechado un vacío con la convicción de que, si un terreno queda yermo, alguien vendrá en algún momento a ocuparlo, esto es, a politizarlo. La formación lepenista busca desde hace dos décadas situarse como un actor relevante en ese entorno y dar salida --respuesta-- al sentimiento de abandono y fragilidad que percibe buena parte del mundo obrero francés, a la sensación de estar en el alambre. La fuerza del mensaje “necesito a Marine” que repiten en el segundo spot electoral del partido un pescador, una jubilada con una escasa pensión, un parado, entre otros, reside precisamente en ese vértigo y en ese sentimiento de orfandad.

Le Pen obtiene, según los sondeos, un 44% de intención de voto entre los obreros, frente al 16% de Macron, el 14% de Mélenchon, el 12% de Hamon o el 9% de Fillon

Si hoy la líder ultraderechista es tan popular entre los obreros es gracias a una estrategia comunicativa exitosa y con buenos resultados electorales a nivel local. La autodenominada “candidata del pueblo” es también, a juzgar por las encuestas[1], la “candidata del mundo obrero”. Le Pen obtiene un 44% de intención de voto entre este colectivo, frente al 16% de Emmanuel Macron, el 14% de Jean-Luc Mélenchon, el 12% de Benoît Hamon o el 9% de François Fillon. Es una distancia sideral que la catapulta casi hasta la ‘mayoría absoluta’ entre ese grupo de trabajadores. La línea es ascendente desde finales de los años ochenta, excepto en el pequeño paréntesis que supuso la elección presidencial de Nicolas Sarkozy: el 17% de los obreros se decantaba por el FN en 1988; el 21% en 1995; el 23% en 2002; el 16% en 2007 y el 33% en 2012. Por grupos, Marine Le Pen alcanza un 40% de intención de voto entre los obreros cualificados de tipo industrial y un 45% entre los obreros no-cualificados del mismo sector; un 41% entre los obreros cualificados de tipo artesanal y un 43% entre los no-cualificados de la misma categoría; un 40% entre los obreros cualificados del ámbito de la distribución y un 50% entre los transportistas.

Esta relación entre el Frente Nacional y el mundo del trabajo viene de lejos: desde, al menos, mediados de los noventa. ¿Qué estrategias ha empleado el partido para tratar de implantarse en ese ámbito? ¿Cuáles han sido sus éxitos y sus fracasos?

La experiencia de los sindicatos frontistas en los noventa

Los resultados de Jean-Marie Le Pen en la elección presidencial de 1995 sorprenden por completo a la sociedad francesa: el candidato ultraderechista logra un 21% de apoyo entre los obreros. Ni el Partido Socialista, que aún en 1988 aglutinaba el 59% del voto obrero, ni el Partido Comunista (PCF), que durante tres décadas, 1945-1975, había capitalizado el voto entre las clases populares, eran ya los partidos mayoritarios en el mundo del trabajo. El Frente Nacional se convierte ya entonces en el “primer partido obrero de Francia”, tras la abstención. Este fenómeno dio lugar a debates muy interesantes entre politólogos y sociólogos que trataban de explicar esta transformación del voto obrero. Uno de los estudios más conocidos de la época fue el del politólogo Pascal Perrineau, quien describió el fenómeno como “izquierdo-lepenismo”, subrayando la fuerte implantación de la extrema derecha en los antiguos bastiones del Partido Comunista y las transferencias de voto entre la izquierda y el nacionalismo radical. Posteriormente Nonna Mayer matizó esta descripción hablando de “obrero-lepenismo” para recalcar que no se trataba tanto de un traspaso directo de votos desde la izquierda a la extrema derecha, sino de una mutación compleja del mundo obrero que, por un lado, había dejado de interesarse en la política y donde, por tanto, los individuos de derecha (que siempre habían existido) pesaban proporcionalmente más. No es que el obrero tradicionalmente de izquierdas se hubiera hecho de derechas, sino que había dejado de votar. Y al mismo tiempo, las nuevas generaciones de obreros ya no se sentían tan vinculadas a las organizaciones y partidos de izquierda. Todo ello, unido a la existencia de obreros que siempre votaron a partidos conservadores, había contribuido a una derechización del mundo del trabajo.

Tras este resultado electoral, el Frente Nacional decide cambiar su estrategia respecto a las clases trabajadoras: abandona el liberalismo económico a ultranza estilo Margaret Thatcher y se decide a crear organizaciones sindicales afines. “Nuestra relación con los sindicatos será la misma que existe entre el PCF y la CGT”, afirmó Jean-Marie Le Pen en una entrevista en la revista Presente el 18 de noviembre de 1995.

En 1995 el FN decide cambiar su estrategia respecto a las clases trabajadoras: abandona el liberalismo económico a ultranza estilo Margaret Thatcher y se decide a crear organizaciones sindicales afines

Se crean así diversas plataformas sindicales, especialmente en el sector público: el FN de los trabajadores ferroviarios, el FN de los empleados en instituciones penitenciarias, el FN de la policía y las fuerzas del orden, el FN de Correos, el FN de los trabajadores sanitarios y el FN de los docentes y maestros. En mente estaba ampliar esta red a los trabajadores de la metalurgia, los agricultores, los pescadores, los empleados de banca así como también dentro de la función pública. Los varapalos judiciales impidieron, sin embargo, esta consolidación. Esta apuesta sindical debe mucho a Bruno Mégret, personaje clave en la historia reciente del FN, cuya estrategia central pretende alejar a la formación de la etiqueta “partido de nicho” y convertirla en un “partido de masas”.

El discurso del Frente Nacional toma además un giro tímidamente social,  acompañado de algunos gestos simbólicos, como celebrar cada año una manifestación en honor a Juana de Arco el primero de mayo, coincidiendo y compitiendo con la fiesta del trabajo organizada por los sindicatos de izquierda. En 1996, el discurso de Jean-Marie Le Pen para la ocasión estuvo lleno de guiños al mundo obrero: “Es preciso saludar aquí la larga lucha de los trabajadores y los sindicatos por una mayor justicia, por más seguridad y por más libertad en sus puestos de trabajo. Saludemos la memoria de los mineros, los pescadores, los ferroviarios, los trabajadores de la metalurgia, todos ellos franceses orgullosos de su oficio en el que ven, no el instrumento de su servidumbre, sino el medio de su liberación”. Ese mismo día un panfleto que se repartía en la manifestación rezaba así: “El Frente Nacional es el sindicato de los franceses” porque defender al trabajador francés es protegerlo del Tratado de Maastricht que “congelará los salarios y provocará despidos”.

Esta estrategia de implantación sindical naufraga, sin embargo, debido a la intervención de la justicia. Se abren varios procedimientos judiciales que deniegan la cualidad de sindicatos a estas organizaciones basándose en que “los sindicatos profesionales tienen por único objetivo el estudio y la defensa de los trabajadores, así como sus intereses materiales y morales”[2], y en la prohibición de una conexión explícita con una formación política. Durante aquel período el FN no escondió su participación directa en tales organizaciones: los dirigentes de las plataformas sindicales eran al mismo tiempo cargos del partido y en sus publicaciones y panfletos aparecían las siglas del Frente Nacional. Eran, sin escrúpulo alguno, el brazo sindical de la formación lepenista. Así que, tras varios litigios y varapalos judiciales, todas estas organizaciones desaparecieron antes de que acabara 1998. A partir de ese momento, el FN será un partido con un importante apoyo en el mundo obrero pero sin organizaciones afines en el ámbito del trabajo. El modelo del PCF, en el que se había inspirado Jean-Marie Le Pen, fracasa.

De los sindicatos propios al entrismo

Si la política del FN de los noventa pasó por crear sindicatos afines, la estrategia de Marine Le Pen se centrará en penetrar en los sindicatos de izquierda ya existentes. A partir de 2011, la formación ultraderechista alienta la entrada de sus militantes en las organizaciones sindicales y hace propaganda de ello con el objetivo de asentar una vieja idea a la que el partido llevaba dándole vueltas desde 2009: reclamarse herederos de las grandes figuras de la izquierda y del sindicalismo francés. “Jean Jaurès sería hoy del Frente Nacional”, “Georges Marchais votaría hoy por nosotros”, vienen a decir. O, como sostuvo el vicepresidente del partido, Florian Philippot, en agosto de 2016: “Nos reconocemos en los avances sociales y el espíritu de modernidad del Frente Popular de Léon Blum”. Vampirizar todos los episodios nacionales de alto contenido simbólico. Esa es la estrategia empleada por el nacionalismo atrapalotodo de Marine Le Pen. Y hacerlo además desde una perspectiva transversal: de Léon Blum a Charles de Gaulle, pasando por Victor Hugo, Jules Ferry o la memoria de la Resistencia.

Si la política del FN de los noventa pasó por crear sindicatos afines, la estrategia de Marine Le Pen se centrará en penetrar en los sindicatos de izquierda ya existentes 

La figura de Fabien Engelmann, en cuya trayectoria se mezclan el sindicalismo, la izquierda y el Frente Nacional, es uno de las más emblemáticas de esta estrategia. Este sindicalista de la CGT, antiguo militante trotskista de Lutte Ouvrière y del NPA (Nuevo Partido Anticapitalista), se presentó en 2011 como candidato del FN para las elecciones cantonales del departamento de Mosela, en la fronteriza región de Lorena. La reacción de la central sindical, cercana al Partido Comunista Francés,  fue virulenta. Inició el procedimiento para su expulsión del sindicato y la sección a la que pertenecía pidió a sus trabajadores afiliados que desautorizasen a Engelmann. Sin embargo, la CGT se topó con algo que no preveía: 23 de los 26 afiliados declararon su apoyo a Engelmann aduciendo razones puramente sindicales. “Es un extraordinario delegado sindical, no podemos decir que no nos defienda bien”, fueron las palabras que utilizaron en su defensa. La CGT lo sintió como un electroshock y, presa del pánico, suspendió de militancia a la sección entera.

El Caso Engelmann conmocionó a la CGT al descubrir que en ciertas regiones del norte y del este del país existía una corriente creciente de simpatía hacia el Frente Nacional entre sus afiliados. En abril de 2011 el sindicato difundió un documento de 10 páginas titulado El Frente Nacional o la impostura social. Un año más tarde, en enero de 2012, organizaron una jornada “anti-FN” para sus militantes, un acto pedagógico para contrarrestar la influencia de las ideas frontistas y al que asistió el por aquel entonces secretario general del sindicato Bernard Thibault. E incluso en 2013, la dirección creó una comisión de lucha contra la extrema derecha.

Ahora bien, el problema iba más allá, tras el giro social emprendido bajo la  dirección de Marine Le Pen, la formación ultraderechista se ha ido apropiando de buena parte de las reivindicaciones históricas y presentes de la CGT. Por eso el caso de Engelmann no es el único. A él se suman los de otros dirigentes sindicales como Marie Di Giovanni Da Silva, Jean-François Delcroix, Nicolas Goury y otros menos conocidos.

El ‘nuevo’ Frente Nacional usa el sindicalismo como cantera o escuela de formación de futuros concejales y alcaldes en el este y el norte del país

El Frente Nacional tira de estos casos para demostrar su capacidad para atraer perfiles totalmente nuevos y exhibir y promocionar así un supuesto cambio. El ejemplo de estas personas refuerza su estrategia de desdiabolización y confiere al partido una legitimidad obrera que le hace más creíble cuando afirma que, no siendo “ni de derechas ni de izquierdas”, se parece “a la izquierda de antes”. Pensemos que en estos últimos años la candidata del FN se permite lamentarse en público por el bajo nivel de sindicación en Francia. “Me entristece el doloroso espectáculo de la infrarepresentatividad profesional de los sindicatos, pues esta es justamente una de las causas principales del abandono del mundo del trabajo frente a todas las amenazas que pesan sobre él: deslocalizaciones, dumping social, capitalismo financiero y desindustrialización”, afirmó en un comunicado de prensa el 18 de abril de 2012.

El ‘nuevo’ Frente Nacional hace guiños al mundo del trabajo para dañar y poner en contradicción a los partidos y sindicatos de izquierda. Y además usa el sindicalismo como cantera o escuela de formación de futuros concejales y alcaldes en el este y el norte del país. De hecho, Fabien Engelmann es alcalde de la ciudad de Hayange, en pleno corazón industrial de la región de Lorena.

Todo este trabajo que el Frente Nacional ha realizado desde los noventa sigue dando sus frutos. Hay toda una generación obrera socializada en la simpatía o, al menos, la permisividad hacia el FN. “En nuestra fábrica se elige a Mélenchon o a Le Pen según la confesión religiosa de cada uno”, confesaba, por ejemplo, Emilie, trabajadora temporal en el gigante automovilístico PSA en un reportaje reciente del diario Libération. Y después para justificarse añadía que la Francia multicultural era “bella de lejos, pero dura de cerca”. Hoy el FN es tan fuerte en el mundo obrero como lo fue el Partido Comunista francés en sus mejores años.  Si hoy Marine Le Pen ronda el 40% de intención de voto en este colectivo, Jacquese Duclos, candidato del PCF a las elecciones presidenciales de 1969, no sobrepasaba el 33%.

Hay, sin embargo, algún pequeño signo de esperanza. Tras el primer debate televisado en Francia entre los cinco principales candidatos a finales de marzo, Mélenchon experimentó una subida de 7 puntos de intención de voto entre los obreros, mientras que Marine Le Pen bajaba 4. El candidato de La France Insoumise ascendía entonces al 21% de apoyo obrero mientras que la candidata nacionalista se quedaba en el 40%. La distancia, no obstante, sigue siendo amplia. Las acusaciones de “globalizador” e “inmigracionista” que la extrema derecha suele lanzar sobre Mélenchon y el conjunto de la izquierda siguen pesando mucho sobre el electorado más popular. También las de haber traicionado y abandonado a este mundo; o, al menos, haberlo relegado a la última de sus prioridades. La izquierda tiene por delante una tarea de reconquista que requerirá tiempo y que empezará sin duda por tomarse al FN en serio.

--------------------

Notas:

1. Cevipof, Martial Foucault, Nota 32 (marzo 2017)

2. Laure de la Pradelle: Les organisations Front National ne sont pas des syndicats, Revue de pratique de droit social, 626, 1997, p. 199. 

Autor >

Guillermo Fernández Vázquez

Investigador en la facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Especialista en política francesa, derecha identitaria, relato y comunicación.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Antonio Regero

    ¿De qué nos extrañamos? Con la de obreros peperos que van a votarles cagaditos de miedo porque vienen los rojos y les van a quitar... ¿qué les van a quitar?

    Hace 4 años

  2. Carlos GB

    Alucinante aquellos que defienden el discurso simplón de que la inmigración es lo que ha causado el problema. Como dice la frase de moda: ¿Quién ha pensado por vosotros? ¿Qué creéis que ha causado esa oleada de inmigración vendiendo armas y generando conflictos para favorecer al capital? El neoliberalismo. ¿Qué creéis que ha polarizado los salarios y las clases desde 1980 para favorecer al capital? El neoliberalismo. ¿Qué creéis que ha destruido el estado de bienestar con recortes y crisis para favorecer al capital? El neoliberalismo. ¿Qué creéis que ha convencido a la clase obrera para pensar que la culpa es de los inmigrantes? El neoliberalismo.

    Hace 4 años

  3. Carlos

    Alucinante aquellos que defienden el discurso simplón de que la inmigración es lo que ha causado el problema. Como dice la frase de moda: ¿Quién ha pensado por vosotros? ¿Qué creéis que ha causado esa oleada de inmigración vendiendo armas y generando conflictos para favorecer al capital? El neoliberalismo. ¿Qué creéis que ha polarizado los salarios y las clases desde 1980 para favorecer al capital? El neoliberalismo. ¿Qué creéis que ha destruido el estado de bienestar con recortes y crisis para favorecer al capital? El neoliberalismo. ¿Qué creéis que ha convencido a la clase obrera para pensar que la culpa es de los inmigrantes? El neoliberalismo.

    Hace 4 años

  4. manuel

    Que asco dais los de este periodico "la ultraderechista que triunfa entre los trabajadores", Le Pen es comunista, y socialista, igual que Hitler, afiliado al partido Socialista obrero aleman, eso si llevaba nacionalista en medio y curiosamente los periodistas se encargaron de llamarlo partido nazi, y no soci, o Musolini, que empezo escribiendo para un periodico como publico y que estuvo afiliado al partido socialista italiano, ¿quien defiende la nacionalizacio de industrias? ¿la banca publica? ¿la subida de impuestos? ¿la izquierda o la derecha? Asco de periodistas.

    Hace 4 años

  5. Durruti

    Ante la caida del bipartidismo clásico y la frustración de la clase obrera en Francia con la izquierda light (el PSF de Hollande-Valls) muchos pobres han optado por la misma salida que en EEUU, votar a la ultraderecha. Mensajes simples, ideas claras y directas (nacionalismo xenófobo, proteccionismo económico,...) a problemas muy muy complicados. Un aviso a lo que puede pasar en occidente si la izquierda hace el tonto y no soluciona los problemas de sus votantes.

    Hace 4 años

  6. Antonio

    Normal que sea la candidata del pueblo. El pueblo es la gente que trabaja y quiere un país mejor para sus hijos, y no los parásitos que viven del estado a los que la izquierda defiende. Habéis tratado desde panfletos como éste meter con calzador el marxismo económico y cultural a la gente, pero afortunadamente en Europa no están tan lobotomizados como en España. ¿En que le beneficia a un tipo de a pie toda la islamización de la sociedad, las leyes feminazis o convertirse en un esclavo del estado a base de impuestos?

    Hace 4 años

  7. Antonio

    Normal que sea la candidata del pueblo. El pueblo es la gente que trabaja y quiere un país mejor para sus hijos, y no los parásitos que viven del estado a los que la izquierda defiende. Habéis tratado desde panfletos como éste meter con calzador el marxismo económico y cultural a la gente, pero afortunadamente en Europa no están tan lobotomizados como en España. ¿En que le beneficia a un tipo de a pie toda la islamización de la sociedad, las leyes feminazis o convertirse en un esclavo del estado a base de impuestos?

    Hace 4 años

  8. tomas

    El CAPITAL usa la inmigracion masiva para PRECARIZAR el mercado laboral, pagar salarios de mierda a los obreros y aumentar sus beneficios, y si los obreros protestan les llaman xenofobos y racistas. Lo lamentable es que los partidos "socialistas", (¿obreros? JAJAJA) han caido en la trampa, han abandonado a los obreros, por eso han perdido tambien su voto. España es el país europeo que más inmigrantes nacionalizó entre 2009 y 2014 http://www.20minutos.es/noticia/2832319/0/inmigrantes-espana-nacionalidad-nacionalizar-papeles-pais-europeo-mas-2009/ El problema que tiene España no es solo de oferta de empleo, sino de exceso de demanda de empleo...PP y PSOE REVENTARON el mercado laboral con mas de 7 millones de inmigrantes y ahora lo utilizan como EXCUSA para precarizarlo. "Suponte que tú ofreces un empleo y sólo hay un tío que quiera trabajar. Tienes que pagarle lo que pida. Pero pon que haya cien hombres (...). Supón que haya cien hombres interesados en el empleo; que tengan hijos y estén hambrientos. Que por diez miserables centavos se pueda comprar una caja de gachas para los niños. Imagínate que con cinco centavos, al menos, se pueda comprar algo para los críos. Y tienes cien hombres. Ofréceles cinco centavos y se matarán unos a otros por el trabajo". John Steinbeck, Las uvas de la ira, 1939. Ejército industrial de reserva http://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_industrial_de_reserva Si no fuera por la inmigracion masiva de la burbuja ahora la tasa de paro estaria en el 11'6% http://www.infolibre.es/noticias/economia/2013/10/10/la_gran_empresa_atribuye_elevada_tasa_paro_inmigracion_economia_sumergida_8516_1011.html Ejército industrial de reserva http://es.wikipedia.org/wiki/Ejército_industrial_de_reserva El catedrático de Estructura Económica de la Ramon Llull, Santiago Niño Becerra, ha afirmado que el problema más grave de España es que "trajeron a cinco millones de inmigrantes para hacer pisos baratos. Mientras no baje la población activa, yo pienso que no bajará el paro en España. No hay ninguna actividad en España que dé trabajo a 5.000.000 de personas ". http://economia.e-noticies.es/trajeron-a-cinco-millones-de-inmigrantes-para-hacer-pisos-baratos-60849.html Santiago Niño-Becerra: "Si toda la inmigración se fuera, la tasa de paro bajaría 10 puntos" http://www.lavanguardia.com/economia/20130701/54376471821/nino-becerra-inmigracion-reducir-tasa-paro.html 1 millon de españoles hemos tenido que emigrar para poder trabajar, expulsados de España mientras aqui tenemos a mas de 2 millones de inmigrantes trabajando y a mas de 1 millon de inmigrantes en el paro. Y todavia desde el inicio de la crisis se ha dado la nacionalidad española a 1 millón de extranjeros ... no tenemos trabajo y lo regalamos.... http://www.publico.es/espana/sigue-exilio-espanoles-residentes-extranjero.html El paro y contratos irregulares a inmigrantes tiran a la baja los jornales de vendimia en Tierra de Barros http://www.eldiario.es/eldiarioex/blog/Extremadura-Tierra_de_Barros-convenio-ciudadanos-irregulares_6_302079819.html Unos vecinos mios, padre e hijo, curraban talando almendros por 9€ la hora. Sin embargo ahora estan parados por que inmigrantes realizan el mismo trabajo por 3€ la hora....el empresario encantado... Por qué los inmigrantes pobres INELUDIBLEMENTE EMPEORAN LAS CONDICIONES LABORALES de los trabajadores en España http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/644229-que-inmigrantes-pobres-ineludiblemente-empeoran-condiciones-laborales-de-trabajadores-espana.html?highlight=inmigracion 4.2 millones de parados y 6 millones de inmigrantes #GraciasPPSOE por ARRUINAR España http://www.elconfidencial.com/espana/2015-01-26/cuantos-extranjeros-hay-en-su-provincia_617076/

    Hace 4 años

  9. tomas

    Normal, la izquierda ha TRAICIONADO a los obreros con su abdicacion ante el capitalismo y sus posicionamientos proinmigracion y proglobalizacion, que solo han contribuido a traer millones de inmigrantes que revientan y precarizan el mercado laboral mientras se destruyen puestos de trabajo por la liberalizacion del comercio internacional, la entrada de productos baratos de paises subdesarrollados y la emigracion de las industrias a dichos paises. La izquierda no puede pretender que un obrero frances compita con uno de Bangladesh en salarios y obreros laborales, ni permitir que sus productos entren en un pais europeo a precios de saldo. Esto lo explica muy bien Verstrynge: https://www.youtube.com/watch?v=5gBO2MeUuYA http://www.rebelion.org/noticia.php?id=169626

    Hace 4 años

  10. Jean- Michel

    Un titular, el del artículo, voluntariamente provocador, supongo. La realidad es que, como menciona el artículo, gran parte del electorado obrero se abstiene, harto de años de “esperanza”. Un estudio pormenorizado de una de las últimas elecciones desveló que el 70% de dicha clase se abstuvo. Luego, el 40% de un 30% restante no autoriza la calificación de M. Le Pen como “candidata de los obreros”. Prefiero la expresión “la abstención, primer partido de nuestras democracias”. Entre las estrategias de Le Pen, falta mencionar la principal, la que no es suya, a saber, la extraordinaria cobertura mediática de que dispone desde hace años, el poco cuestionamiento de sus tesis populistas (en su acepción más peyorativa) por parte de periodistas afines al pensamiento dominante y que terminó presentando al FN como la lógica expresión de un “sentido común popular”, cuando la lógica es exactamente la inversa. Creo que es Adorno que teorizaba sobre ello. En cuanto a la de colonizar las organizaciones sindicales, es un clásico dentro de las estrategias de conquista de espacios ideológicos. La conexión preferente CGT/PCF (aquí CCOO/PCE) y CFDT/PS (aquí UGT/Psoe) que quedó grabada en el imaginario popular, hace tiempo que se difuminó. Basta recordar a Antonio Gutierrez afiliándose al Psoe o a Fidalgo en la presentación del libro de Aznar.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí