1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

CONTROVERSIAS / NUEVAS IDENTIDADES POLÍTICAS EN EUROPA

Desvelado el misterio del ‘populismo’

El abuso del término populista esconde el renacer de ideas xenófobas y de extrema derecha y la traición de la izquierda oficial a sus antiguos valores

Gáspár Miklós Tamás (OpenDemocracy) 19/04/2017

<p>Manifestación de FIDESZ en Budapest, 2006.</p>

Manifestación de FIDESZ en Budapest, 2006.

Derzsi Elekes Andor

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

No es nada novedoso reutilizar términos consagrados con un sentido completamente nuevo sin avisar del cambio para engañar a los lectores. Sucede a diario. No es ninguna sorpresa que se otorgue un nombre sonoro a un fenómeno nuevo cuando alguien es incapaz de explicarlo, de encontrar una teoría o de intentar describirlo al menos. Esto es lo que está sucediendo con ‘populismo’ o ‘populismo de derechas’ (e incluso ‘populismo de izquierdas’), palabras que se usan para retratar realidades tan viejas como las montañas y, sorprendentemente, para describir también algunas nuevas. ‘Populismo’ se ha vuelto un sinónimo de "no lo entiendo, pero me han pedido que hable de ello".

Tomemos el ejemplo de Hungría

Tomemos el ejemplo de Hungría. El primer ministro, Viktor Orbán, es conocido como el ‘populista de derechas’ por excelencia. ¿Qué es lo que hace?

Tras un dudoso, aunque repulsivo, período de experimentación con una movilización de corte totalitario que más tarde sabiamente abandonó, él y su régimen inventaron una nueva técnica que impide la corrupción, en el sentido jurídico, aunque se siguen usando los bienes del Estado para enriquecer a los amigos y a los próximos a la familia gobernante. La cúpula no recibe sobornos de ajenos, ni se comete ningún robo: las empresas, las tierras, los edificios, las compañías rentables, las rentas y, sobre todo, el dinero de los fondos europeos se ‘donan’ sencillamente a los cortesanos, a los lacayos y a sus empresas ficticias. Las funciones del Estado se externalizan y recaen en los aliados del líder (aunque sigue siendo él quien las controla de manera informal), se nacionalizan las empresas privadas y se vuelven a privatizar para ponerlas en manos de esos mismos aliados. Se ofrecen licitaciones para atender las necesidades nacionales y regionales que indefectiblemente ganan las mismas personas y las mismas empresas que están a favor de Orbán o que dependen de Orbán.

Los bancos estatales ofrecen créditos a estas empresas para que compren medios de comunicación que antes eran independientes. Se trata a todas las instituciones públicas como si fueran propiedad del líder. Desde los directores de escuelas de primaria hasta los jefes de las oficinas de correos de los pueblos, pasando por los directores de colecciones de muñecas divertidas, los catedráticos universitarios y las capitanías de la policía, todos y cada uno de los funcionarios públicos o cualquiera que acabe realizando una labor para la comunidad debe pertenecer a la derecha gobernante de una u otra manera.

Los bancos estatales ofrecen créditos a estas empresas para que compren medios de comunicación que antes eran independientes. Se trata a todas las instituciones públicas como si fueran propiedad del líder

La oficina del primer ministro se ha instalado en el antiguo Palacio Real y  han sacado del edificio a la Galería Nacional y a la Biblioteca Nacional para hacerle un sitio a él y a su administración pública personal, que cada vez difiere más, y está más por encima, de un gobierno procedente. (El gobierno local, o más exactamente regional, ha desaparecido prácticamente. No existe nada entre el gobierno central y los jefes locales o caciques de los pueblos). Las instituciones públicas como la Oficina del Patrimonio Nacional desaparecen y son sustituidas por oscuras organizaciones privadas con intereses económicos o profesionales en el asunto, y siempre conectadas con el supragobierno.

Al igual que sucedía en los tiempos de los reinados patrimoniales, la propiedad de la Corona no está claramente separada de la propiedad personal del jefe del Estado. El poder supremo del país se usa de forma indiscriminada, arbitraria y perentoria. Los beneficiarios de este sistema están organizados en torno a un hermético orden o ‘corporación’, en el viejo sentido de la palabra, están suplantando al Estado formal y están configurando sus propias leyes y sus propias normas constitucionales.

Esta es una ingeniosa forma vieja-nueva de dictadura flexible y no asesina, pero ¿por qué llamarla ‘populista’?

Demagogia étnica

La demagogia étnica no es precisamente populista, como la practican y practicaron diversas élites en el pasado que se oponían de forma vehemente y en ocasiones violenta, a las clases populares, como por ejemplo las dictaduras militares autoritarias. La rutina de hacer concesiones a las masas en forma de aumentos salariales, limosnas o reformas fiscales son también procedimientos universales y nadie llamaría populistas al príncipe Otto von Bismarck y a los emperadores Guillermo I y II. ¿Existe algún régimen que no haya echado la culpa al extranjero de los males que tiene el país que domina?

Hacer concesiones a las masas en forma de aumentos salariales, limosnas o reformas fiscales son procedimientos universales y nadie llamaría populistas al príncipe Otto von Bismarck y a los emperadores Guillermo I y II

Y ahora Donald Trump, la amenaza archipopulista. No cabe ninguna duda de que es una amenaza, pero ¿populista?

Su propuesta pasa por reducir el desempleo construyendo carreteras y puentes. El método de las pirámides. ¿Convierte esto en ‘populista’ al faraón? Exigir impuestos abusivos a los comerciantes extranjeros es una práctica muy antigua. ¿Eran entonces ‘populistas’ los Dogos de Venecia, los stadhouder de los Países Bajos o los duques de Borgoña?

En 1935, Karl Mannheim, en su libro Man and Society in an Age of Reconstruction (El hombre y la sociedad en una época de reconstrucción), estableció que las políticas económicas obedecen a ciclos que van de períodos de libre comercio a períodos proteccionistas. (Karl Polanyi descubrió una lógica similar en su teoría del ‘movimiento doble’ que presentó en La gran transformación, 1944). Una competencia exacerbada hace que bajen los precios y esto obliga a los empresarios a reducir los salarios reales, aumentar la jornada laboral e imponer una disciplina más estricta junto con una legislación laboral más represiva, aunque sobre todo lo hacen para ahorrar dinero, desarrollar tecnología y recortar plantillas.

El desempleo generalizado va en detrimento de la competitividad de la demanda, y así sucesivamente. Antes o después, los líderes de los Estados capitalistas tienen que tomar medidas si quieren evitar la crisis, y el método principal es limitar la competencia hasta cierto punto.

El proteccionismo pone límites a la competitividad de dos formas: en primer lugar, modera la competitividad entre capitalistas al excluir a ciertos competidores, en su mayoría ‘extranjeros’, y obliga al Estado, o lo que es lo mismo, al contribuyente, a arrimar el hombro y colaborar en la financiación de la carga que suponen algunas medidas redistributivas de las que el mercado ya no puede hacerse cargo. En segundo lugar, reduce la competitividad entre trabajadores. La competitividad entre trabajadores es particularmente peligrosa para la estabilidad de un Estado burgués.

En el pasado, cuando escaseaban los trabajos, los movimientos obreros poderosos solicitaban al Estado que nacionalizara, reestructurara, regulara y, por lo general, pagara algún tipo de subsidio de desempleo, aumentara la cobertura pública del Estado del bienestar, invirtiera en nuevos proyectos (como por ejemplo ferrocarriles, carreteras o vivienda social) que necesitaran mano de obra nueva, retrasara (mediante la educación) la edad de incorporación al mercado laboral, disminuyera la edad de jubilación y aplicara otros costosos recursos. Uno de estos elementos a los que apelaban normalmente las clases dirigentes era  la Guerra o la conquista colonial, o ambas, ya que esto creaba una nueva demanda y mermaba el superávit de población. Ambas medidas eran consideradas desestabilizadoras y brutales.

Una combinación de algunos de estos elementos suponía introducir ciertas asistencias sociales que excluyeran a una parte de los beneficiarios en función de diversos criterios, o que al menos presentaran a algunos de sus beneficiarios como focos de odio, y contrarrestara así el ímpetu de generosidad inherente a la regulación pública redistributiva e igualitaria. La asistencia solo para hombres ‘trabajadores’ (es decir, blancos), y la exclusión de los ‘parásitos’ y las welfare queen (es decir, las personas de color, los extranjeros o las mujeres, en especial las temidas ‘madres solteras’ de la campaña orquestada durante la década de 1980 y 1990) han conseguido en ocasiones sustituir con éxito las políticas de lucha de clase por conflictos étnicos o alianzas y coaliciones interclase, raciales y de género (hombres blancos).

La asistencia solo para hombres ‘trabajadores’, y la exclusión de los ‘parásitos’ y las welfare queen han conseguido en ocasiones sustituir con éxito las políticas de lucha de clase por conflictos étnicos o alianzas y coaliciones interclase, raciales y de género 

La campaña de Trump ha desplegado una adaptación contemporánea de estas ideas, en la cual la clase blanca trabajadora olvidada, que se ha quedado atrás, desempeña un papel simbólico en la habitual difamación conservadora antiasistencialista contra los desempleados, donde el criminal negro es el tradicional hombre del saco. Lo que resulta relativamente nuevo es la combinación de antiasistencialismo, proteccionismo empresarial y obra pública que promete crear empleo. Por lo general, el proteccionismo iba de la mano del asistencialismo (incluso la versión fascista con sus limitaciones étnicas e innatistas; aunque esto no sea verdad para todos los fascismos: Mussolini fue un partidario del libre comercio y de equilibrar los presupuestos), pero no en esta ocasión. Ahora el inmigrante sintetiza las características de esta nueva política reaccionaria.

Los inmigrantes

Las ‘guerras comerciales’ contra China, por poner un ejemplo, y una hostilidad abierta contra la Unión Europea (contra el extranjero) son ahora concomitantes con una lucha contra un grupo competidor de trabajadores, los inmigrantes. Se espera que al preservar a la población trabajadora nativa de la competencia extranjera barata y preservar al capital interno de las penurias del mercado global (esto último es casi imposible, por no decir del todo) se consiga crear una coalición interclase entre los que tienen y los que no tienen sobre la base de una etnia y una cultura, una coalición que podrá bastar para ganar elecciones, pero que no sobrevivirá durante mucho tiempo cuando el ‘hombre de a pie’ trabajador se dé cuenta de que le han estafado. Salvo, por supuesto, si el régimen de Trump y los gobiernos similares desembocan en un fascismo puro y duro… No obstante, lo que observamos por el momento es más caos que conformidad irreflexiva, aunque el rencor maleducado esté presente, además de los dementes que se congregan alrededor de un liderazgo de ese tipo.

Difícilmente populista

Una vez más, nada nuevo. El proteccionismo, el aislacionismo y el innatismo son colores y matices diferentes de la política estadounidense desde hace mucho tiempo. Aunque nunca antes ha sucedido que no se ofrezca nada sustancioso a los desfavorecidos, pues al fin y al cabo eso es lo que debería ocupar un lugar central en cualquier política de corte populista. En la Hungría ‘populista’ no hay ninguna prestación por desempleo, ningún paro, nada.

El populismo sin una pizca de igualitarismo carece de sentido. El populismo es, o era, como es lógico, antielitismo. Al originarse en el siglo XIX, las élites que menos gustaban eran las cortes reales, la aristocracia terrateniente y sus ramificaciones cosmopolitas, el Papado y el alto clero, los cuerpos de altos oficiales (y en general la armada y marina profesionales), los miembros de los exclusivos clubes de caballeros, la cúpula dirigente del servicio colonial, los bancos comerciales y los banqueros. A todo esto, la propaganda prefascista y fascista añadió élites ‘ocultas’ como la masonería, los sabios de Sion, los propietarios de los medios y, una vez más, el Vaticano, como los ‘auténticos’ dueños del planeta. (Hasta los estúpidos mitos sobre los Illuminati tienen más de doscientos años y ya en aquella época eran necedades).

El populismo sin una pizca de igualitarismo carece de sentido. El populismo es, o era, como es lógico, antielitismo. El falso antielitismo actual está dirigido contra los igualitaristas, sobre todo hacia esa rara especie que llamamos ‘igualitarios liberales’

Pero resultaría inaudito que el rasgo distintivo de las élites fuera su igualitarismo, es decir, su cercanía ideológica y política con los más desfavorecidos. El falso antielitismo actual (y puede que este sea el origen de esta asombrosa verborrea sobre el populismo que claramente no existe) está dirigido contra los igualitaristas, sobre todo hacia esa rara especie que llamamos ‘igualitarios liberales’, que en algunos de los casos no son más que socialdemócratas moderados.

Esto ha sido posible gracias a la tendencia de los ‘igualitarios liberales’, con su retórica sobre los derechos humanos, a defender y proteger sobre todo a las minorías que son víctimas de la desigualdad capitalista y la represión estatal, en concreto a las minorías raciales y de género y, en el ámbito internacional, a los países y otros pueblos víctimas de horribles tiranías. Incluso entre los vencidos de las luchas de clase, el énfasis recaía en los desempleados y aquellos que no estaban cubiertos, ni eran apreciados, por los diversos sistemas de asistencia social. En otras palabras, los ‘igualitarios liberales’ intentaron representar a los que más sufrieron por la pérdida o la aplicación incorrecta de la justicia social distributiva en las sociedades burguesas, sin por supuesto intentar cambiar dicha sociedad, ya que al fin y al cabo tampoco son comunistas. No representan a los ‘pobres que lo merecen’, sino también a los pobres problemáticos, repulsivos y agotadores, a los locos, a los recalcitrantes, a los enfadados y hasta a los que no hablan inglés.

Por supuesto, también están a favor de los sindicatos y de los salarios justos, aunque esto no es lo que parece peligroso a ojos de los neoconservadores de naturaleza tanto globalista-librecambista como proteccionista-aislacionista. Lo que consideran absolutamente intolerable es la proliferación de la cultura igualitaria: modales, formas de hablar, convicciones, creencias, solidaridades, simpatías y similares.

Corrección política

Por este motivo está tan denostada la corrección política, hasta en países del Este de Europa o del sudeste asiático donde nunca estuvo en uso. El declive de la ‘corrección política’ es visto como una liberación por parte de la derecha, ya que nuestro mundo se libra de la hipocresía y de la artificialidad impuesta. En definitiva, despreciar a las mujeres, a los gais, a las personas de color, a los extranjeros, a las personas con mala salud, etc. es algo ‘natural’, según dicen ellos, así que una reforma igualitaria de la gramática y las costumbres del habla sería ‘eufemística’: no hace sino otorgar nombres utópicos a realidades que ‘nosotros’ (las personas reales) conocemos y admiramos porque son impresionantes, es decir, aterradoras y horribles. Nadie debería hablar de ‘compañero’ si ‘nosotros’ sabemos que el hombre es el jefe y la mujer obedece. Dejar de reconocer una desigualdad se presenta (¡de nuevo!) como algo impío a la vez que irreal. Además, el empleo de ‘eufemismos’ en lugar de cambiar las realidades sociales es una muestra de debilidad y, por tanto, tan despreciable como todas las debilidades. Estudiar las construcciones sociales, culturales y políticas de ‘género’ significa (o la derecha pretende que eso es lo que significa para ellos) dejar de reconocer la diferencia que existe entre los sexos. Otra señal de distanciamiento de lo que los reaccionarios modernos entienden por ‘naturaleza’, es decir, algo predeterminado por las relaciones de poder. El rango y la fuerza son características presentes en el reino animal y, por ejemplo, la sumisión de la mujer es una realidad de la vida diaria entre los vertebrados.

El declive de la ‘corrección política’ es visto como una liberación por parte de la derecha. Despreciar a las mujeres, a los gais, a las personas de color, etc. es algo ‘natural’, según dicen ellos

Aparte de este tipo de ideologías de ‘darwinismo social’ o eugénicas sobre la desigualdad entre razas y géneros (perdón, sexos), el tradicionalismo también desempeña un papel. Giulio Evola es el santo patrón del tradicionalismo y una fuente de inspiración no solo para Steve Bannon, estratega y consejero del presidente de los EE.UU., Donald Trump, sino también para el partido húngaro Jobbik, que adora la diferenciación metafísica que establece castas u órdenes (Stände) diferentes. La igualdad significa solo que se mezclen todas las castas y todo el mundo se convierta en un Chandala, es decir, una persona sin Varna, sin casta, o lo que es lo mismo: un intocable, feo sinónimo de cualquiera de la izquierda.

Otro asesor de Trump, un tal Sebastian Gorka, húngaro como yo, luce con orgullo el título caballeresco de vitéz, una nueva ‘nobleza’ inventada que confería el otrora regente, contralmirante real e imperial Von Horthy (que gobernó entre 1919 y 1944) y que hoy en día no es más que un club de lunáticos de extrema derecha que se conceden títulos los unos a los otros y que son fervientes partidarios de la jerarquía, la sangre azul y la hermandad aria.

El proteccionismo, la autarquía, las teorías de la conspiración, el aristocratismo fingido, el desprecio racial, la supremacía blanca, la misoginia, el odio a la ciencia, la invención de enemigos imaginarios, todo esto no tiene nada que ver con el populismo, ni de la forma más remota.

Ya que hablamos de enemigos imaginarios: el término marxistas culturales que se utiliza en Estados Unidos, y que es muy similar al Kulturbolschewismus de Goebbels, refleja, una vez más, ideas que se pueden encontrar entre los representantes de la extrema derecha de Europa del Este, en las que el odio por la Escuela de Fráncfort (y sus ligeros vínculos con la llamada idea europea, mediante las recientes publicaciones de Jürgen Habermas, son otra vieja invención reaccionaria aunque no étnica), en lugar de examinar sus trabajos, también es endémico.

Es casi conmovedor escuchar a los ex de Breitbart acusar precisamente a Adorno (aunque parezca increíble) de envenenar con música rock a la juventud occidental. Justamente Adorno, para el que incluso la música de Igor Stravinsky era kitsch y que despreciaba el jazz, algo que hoy en día podría parecer elitista y distante, y que dudo que nunca hubiera escuchado música rock. Aun así, como Adorno era de izquierdas, se le acusa de ser un amante de la música de clase baja (evidentemente, era todo lo opuesto) y la derecha ‘populista’ considera la música popular el opio del populacho.

Sería bastante interesante descubrir por qué la gente usa este término, ‘populismo’, para el surgimiento de esta derecha más bien anticuada y bastante tradicional (tan de los años 30…), e incluso más interesante saber por qué algunos meten en el mismo saco algunas versiones nuevas de la izquierda. De acuerdo con el simpático y siempre acertado dicho francés, el que diga que no hay diferencias de verdad entre la izquierda y la derecha es de derechas. ‘Ni droite, ni gauche’ fue un eslogan fascista y los nazis proclamaban en su himno Horst-Wessel-Lied: ‘Kam’raden, die Rotfront und Reaktion erschossen’ (hemos disparado al frente rojo comunista y a los conservadores). Una vez más, ¿dónde está la novedad?

Sería interesante descubrir por qué la gente usa este término, ‘populismo’, para el surgimiento de esta derecha más bien anticuada, e incluso más interesante saber por qué algunos meten en el mismo saco algunas versiones nuevas de la izquierda

¿Por qué pasa esto?

El hecho de que políticos de izquierdas firmen pactos de cobardes tampoco es ninguna noticia. Sí, se puede escuchar a gente como Jeremy Corbyn o Sahra Wagenknecht (la máxima aspirante de Die Linke para las próximas elecciones, antigua secretaria de la Kommunistische Plattform que todavía vigilan oficialmente los servicios especiales) o al canciller socialista de Austria, Christian Kern, o a viejos líderes de izquierda franceses, realizar actualmente discursos contra la inmigración. Pero esto es traición, no ‘populismo’.

Puede que los verdaderos populistas hayan proferido idioteces, pero sin duda lo han hecho en nombre de la gente de a pie, de la mayoría, del profanum vulgus, de la plebe y de lo todo lo que quieras. Nada es más burgués que el nacionalismo, pero el grito de unidad de los nacionalistas apelaba a la imaginación de aquellos demócratas que querían fundar una comunidad igualitaria basada en un patrimonio cultural compartido (en absoluto una idea absurda). Muy a menudo, el populismo no era más que un nacionalismo democrático, algo que no existe hoy en día. (Véase mi artículo Ethnicism After Nationalism: The Roots of the European Right (El etnicismo después del nacionalismo: las raíces de la derecha europea), Socialist Register, 2016.) El nacionalismo era una especie de autoafirmación mesiánica, como por ejemplo la Polonia imaginaria, ‘el Cristo de las naciones’ (Adam Mickiewicz, 1832) que luchaba por liberarse de los tres grandes imperios del siglo diecinueve: Rusia, Alemania y Austria.

Ni por deportar a los judíos, ni por la expulsión de los  refugiados --estaba en contra de la dominación extranjera coercitiva, ni por la dominación o exclusión de los otros. El nacionalismo puede sin duda  ser criticado (¿qué no es criticable?), pero su eje central era la libertad: autodeterminación, autoexpresión y una comunidad verdaderamente liberada. En mi libro Les Idoles de la tribu (Los ídolos de la tribu), 1989, demostré que los orígenes kantianos del nacionalismo liberal se hayan en la idea de ‘autonomía’ o ‘autogobierno’, literalmente: darse leyes a uno mismo.

El nacionalismo puede sin duda  ser criticado (¿qué no es criticable?), pero su eje central era la libertad: autodeterminación, autoexpresión y una comunidad verdaderamente liberada

Llamar ‘nacionalismo’ o ‘populismo’ al racismo y al etnicismo no ayuda. Nada justifica suprimir la diferencia entre opresión y emancipación (a fin de cuentas, los rusos narodniki, los populistas, luchaban heroicamente por la emancipación de los siervos). Por ello, es necesario detener este sinsentido.

Caos

Esto no quiere decir que no exista caos en la política. Tomemos el ejemplo de las manifestaciones anticorrupción de Rumanía (que tanto han celebrado los medios occidentales y del centro de Europa). No volveré a contar la historia, que todos conocen más o menos, de cómo el partido en el gobierno, el supuestamente ‘socialdemócrata’ PSD, aprobó una ley con Nacht-und-Nebel-Aktion (con nocturnidad y alevosía) que, entre otras cosas, habría eximido a los políticos corruptos, y de cómo las gigantescas manifestaciones les obligaron a retirarla. No cabe ninguna duda de que los políticos del PSD son corruptos, nacionalistas y conservadores (como sus oponentes), a pesar de haber adoptado bastantes medidas asistencialistas, y de que existen inmensas redes ocultas vinculadas con ellos que están succionando los ingresos fiscales de las arcas del Estado en un país que, por mucho éxito económico que haya experimentado, lo cual es innegable, sigue siendo un país muy pobre y desigual.

No obstante, el conflicto en Rumanía no es entre agradables defensores de la libertad civil y desagradables y ladrones nacionalistas antidemócratas, sino algo completamente diferente. Es la protesta de una casta: jóvenes, educados, de clase media, urbanos, a favor de Europa y Occidente, que huelen bien, que visten bien y que desprecian profundamente a los paletos, a los pensionistas de edad avanzada, a los trabajadores postestalinistas; jóvenes que se llaman a sí mismos, igual que los medios con cariño, la gente guapa.

El problema es que las protestas son claramente autoritarias. Hacen un llamamiento a repartir castigos, penas de cárcel, a expulsar al adversario político. Y están también claramente a favor de un lado del conflicto político: el presidente Klaus Iohannis --más la fiscalía especial que ha aportado documentos al juicio recopilados por el servicio secreto más grande del mundo en proporción (30.444 colaboradores, más que el servicio secreto alemán y dos veces más grande que el infame Securitate de Ceauşescu)-- que parece haber tomado el control del Estado y grandes porciones de los medios de comunicación. Es como estar en la versión austríaca del absolutismo ilustrado: la modernidad y el desarrollo no están vinculados a la esfera pública o a la deliberación política, sino al Estado secreto, que no rinde cuentas y que es impenetrable.

Este es el tipo de modernización --que exige además una severa justicia punitiva y purgas-- que quiere la gente guapa. Además de un Estado de derecho que no implica, en este caso, la participación popular, el pluralismo político y una Öffentlichkeit (esfera pública) autónoma, solo transparencia: la transparencia del panóptico, donde se vigila y se mantiene moralmente sano a todo el mundo mediante la mirada constante del espía. Y como en todos los lugares del Este de Europa, las paranoias abundan: los nacionalistas retrógrados sospechan que la mano de George Soros (“el judío”) está detrás de todo, mientras que la gente guapa piensa que es la mano de Vladimir Putin (“el comunista”), el fantasma que dirige la máquina.

Levantamientos de la élite y opiniones desagradables

Mientras que el conflicto de clase y su expresión cultural es la base de la confrontación (la insurrección de las élites contra El Pueblo y no al revés), las clases explotadas y oprimidas están por todas partes comenzando a volverse en contra de otras personas oprimidas: hoy en día sobre todo contra los refugiados o contra las minorías o contra los gais o incluso contra los jóvenes de clase media que están a favor de Occidente, y que no son ellos mismos explotadores, sino los inocentes e inconscientes agentes de los explotadores.

Sin embargo, su xenofobia es solo una opinión (desagradable, sin duda, aunque una opinión únicamente). Son los grandes Estados capitalistas los que dan la espalda a los refugiados. Mientras la prensa europea brama contra Donald Trump, el amable gobierno alemán y sus aliados liberales están haciendo lo mismo que de lo que él solo habla hasta el momento. La policía fronteriza europea, Frontex, ya es más violenta con los refugiados que lo que será su equivalente estadounidense. La valla de la vergüenza de Viktor Orbán, situada en la frontera con Serbia está protegida actualmente también por el ejército austríaco, el ejército de un país neutral que acaba de elegir a un impecable presidente verde-liberal, el adorable y amable Van der Bellen. (Por cierto, la ley húngara que otorga poderes policiales al ejército, ha sido emulada recientemente por los poderes fácticos austríacos). Mientras tanto, la decisión del gobierno austríaco liderado por los socialistas de premiar a los emprendedores que quieran dar trabajo a más gente, acaba de ser enmendada (¡por los socialdemócratas!) para que dar trabajo a inmigrantes no cuente. Hace pocos días, el ministro de Interior anunció en Viena una propuesta de ley según la cual las “actividades en contra del Estado” y “no reconocer la autoridad del Estado de la República de Austria”, serán merecedores de dos años de cárcel. Suena a estalinismo del bueno, ¿verdad?

Déjà vu, Roma está ardiendo

La derecha está ganando en todas partes, la izquierda está siendo traicionada en todas partes y la gente se pelea por estúpidas definiciones.

La contrarrevolución reaccionaria está usando (aunque no ayudando) al proletariado tradicional y a las clases medias bajas contra las clases marginadas, contra el precariado (sobre todo si es étnico) y contra el inmigrante, y creando una alianza política interclase, nunca vista desde los días de la conquista colonial, que está destruyendo a la izquierda.

El giro de los países anglófonos más importantes (Reino Unido y Estados Unidos) en contra de la Unión Europea podría asemejarse a la disolución de la Sociedad de las Naciones, y poner fin al período de paz más largo en el continente europeo (si consideramos los conflictos yugoslavo y ucraniano como refriegas). Por lo general, el peligro de que se produzca el desorden o una conflagración tiene como consecuencia que se detenga el progreso, sobre todo hacia una mayor libertad y cooperación.

El giro de los países anglófonos más importantes (Reino Unido y Estados Unidos) en contra de la Unión Europea podría asemejarse a la disolución de la Sociedad de las Naciones, y poner fin al período de paz más largo en el continente europeo

La traición socialista tampoco es nueva. Como sabe todo el mundo, los socialistas europeos (infinitamente más poderosos que hoy en día) capitularon durante el verano de 1914 frente a las fuerzas del imperialismo y se unieron al “esfuerzo de guerra” votando a favor de los créditos de guerra y movilizando a la teóricamente “internacionalista” clase trabajadora. Los intelectuales de origen judío como Henri Bergson, Max Scheler o Georg Simmel, que se suponía que eran cosmopolitas y temerosos de las fuerzas nacionalistas imperialistas antisemitas, se dedicaron a escribir himnos sobre renacer en la batalla y sobre las virtudes superlativas de su nación “de acogida”. Los anarcosindicalistas (anteriormente pacifistas radicales) se desplazaron a la derecha y más tarde muchos se convirtieron en fascistas, como aquel que acabó como ministro del gobierno criminal colaboracionista de Pétain y Laval que dirigió Francia durante la II Guerra Mundial.

La idea socialista fue evitar la guerra mediante una huelga general internacional, pero en su lugar la etnicidad derrotó a la clase, y el esfuerzo de la clase trabajadora se centró en el Estado del bienestar y en el colonialismo con la esperanza de obtener dividendos sociales, y al final obtuvo los resultados que ya conocemos.

Llamemos a las cosas por su nombre. Ceder ante el racismo y la xenofobia en lugar de enfrentarnos a este problema aparentemente irresoluble que está convirtiendo a millones de personas en ‘poblaciones superfluas’ como consecuencia del desarrollo tecnológico (digitalización, robotización, automatización), la crisis financiera y la contracción de la demanda mundial; levantar vallas para detener a estos millones de personas que intentan escapar del hambre y la guerra en lugar de extender las ayudas de forma universal; llegar a acuerdos con tiranos como Erdogan, Modi o al-Sisi; permanecer en silencio frente a la difícil situación de los rohingya [la minoría musulmana de Birmania]; parecerse cada vez más al enemigo: eso es lo que está haciendo la izquierda oficial y a eso se le llama traición.

No es cierto que no haya diferencia entre la izquierda y la derecha, pero es verdad que la izquierda está desapareciendo rápidamente, como ya sucedió en 1914.

--------------

Nota: Este artículo se ha beneficiado de las reflexiones de Veronica Lazăr, aunque por supuesto ella no es responsable de nada de lo que aquí he escrito.

Traducción de Álvaro San José.

Este texto está publicado en openDemocracy.

Autor >

Gáspár Miklós Tamás (OpenDemocracy)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. harrison

    Quiero compartir mi experiencia de vida con cada uno de los cuerpos sobre cómo me uní a los grandes illuminati  y me hago rico y famoso en la vida. Comuníquese con nosotros a  illuminatiworldwide87@gmail.com    Antes, un agente illuminati me había engañado. pero, finalmente, un amigo mío me presenta la manera correcta de unirme a los illuminati. Yo era muy pobre. No puedo cuidar de mi familia. Estaba confundido. No sé qué hacer hasta que decidí hacerme miembro de illuminati . Me contacté con ellos y hoy estoy entre los hombres más ricos de mi país. Pude tener muchas industrias y cambio la historia de la vida de mi familia, hoy vivimos felices. ¿Eres un niño o una niña que sufre de pobreza? Aquí tienes la oportunidad de unirte a los illuminati y convertirte en rico y famoso, o eres un hombre o una mujer de negocios o un político o artista que quiere buscar el poder para ser famoso y poderoso al que puedes contactar. nosotros inmediatamente  

    Hace 1 año

  2. bryan

    Hola a todos, quiero testificar sobre cómo me uní al reino de los Illuminati y mi vida cambió por completo. Me hago rico y famoso. Intenté unirme a esta sociedad durante tantos años que me engañaron antes, estaba deprimido. Ya no podía alimentarme a mí mismo y a mi familia y traté de ganar dinero por todos los medios, pero en vano, tenía miedo de contactar a cualquier agente de los Illuminati porque era una estafa antes. Finalmente, un amigo mío me presentó la forma correcta de unirme a los Illuminati. Fui iniciado, sorprendentemente recibí mi beneficio de ser un nuevo miembro del gran reino de los Illuminati. Estaba muy feliz. Para aquellos de ustedes que intentan unirse a esta sociedad de los Illuminati, esta es su oportunidad para que se unan.  envíenos un correo electrónico a   illuminatiworld875@gmail.com

    Hace 1 año

  3. Mikhail

    "Hasta los estúpidos mitos sobre los Illuminati tienen más de doscientos años y ya en aquella época eran necedades". El mayor truco del Demonio fue convencernos de que no existía.

    Hace 2 años 7 meses

  4. Javier RP

    ¿Cuáles son los "viejos valores" de la "izquierda oficial"?. Por concretar: ¿quién es la izquierda oficial? , es decir ¿a quién excluimos del relato para que nos quede algo "presentable"?

    Hace 2 años 7 meses

  5. matagigantes

    OpenDemocracy = Soros.

    Hace 3 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí