1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

La educación, frente a los recortes y la desigualdad

La crisis ha empujado a los jóvenes a permanecer en el sistema educativo. Las familias gastan un 30% más en enseñanza: la inversión pública total bajó 9.000 millones entre 2009 y 2014, mientras que la de la concertada permanecía estable

José Luis Marín 19/04/2017

<p>Aula de un colegio público de Madrid. 2014.</p>

Aula de un colegio público de Madrid. 2014.

Juan Carlos Mejías

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Espacio realizado con la colaboración del
Observatorio Social de “la Caixa”.

A finales del pasado mes de marzo, el exministro José Ignacio Wert defendió, en la comisión de Educación que busca un pacto de Estado en esta materia, su gestión al frente de la cartera de Educación durante la primera legislatura de Mariano Rajoy (que abandonó prematuramente, en junio de 2015, como el ministro peor valorado), e hizo un repaso de los resultados de su gestión y de su controvertida ley (LOMCE). El exministro –ahora acomodado en París– expuso unos datos que, tal y como la oposición se ocupó de recordarle, eran difícil resultado de su gestión; menos aún de su ley, que se puso en marcha hace apenas un año y ha visto cómo se frenaban algunos puntos.

Entre otras cuestiones, Wert defendió el descenso del abandono escolar y la mejora de otros indicadores vinculados a la educación, especialmente aquellos que aporta cada cinco años el informe PISA de la OCDE y que aluden a las competencias de los alumnos en distintas materias.

Esta mejora de los resultados educativos de los últimos años contrasta con otras tendencias dentro de la educación, más alargadas en el tiempo y vinculadas a los importantes recortes en el sector –que ya tenían lugar con el último Gobierno socialista de Zapatero– y la situación de la infancia y la juventud, muy degradada en los últimos 10 años –especialmente en cuestiones de desigualdad y precariedad asociada al mercado laboral–. También derivadas de coyunturalidades relacionadas con la recesión: ha sido la crisis la que ha terminado, por ejemplo, por inclinar la predisposición de los jóvenes a continuar con los estudios. De hecho, el abandono escolar lleva bajando de forma continuada desde el año 2008; casi una década.

La educación es la principal herramienta de la sociedad para eliminar las desigualdades de origen y para generar equidad desde las edades tempranas. Los recortes de gasto público y la intensificación de la desigualdad en los últimos años ponen en peligro la estabilidad de esta herramienta social. Y esto también tendrá consecuencias en el futuro laboral de los estudiantes al alcanzar la edad de trabajar. 

El abandono educativo prematuro descendió entre 2008 y 2015 en España en todos los estratos de la sociedad, excepto en el 20% que posee menos renta

Pese al descenso continuado de la tasa de abandono escolar, el origen social sigue siendo determinante a la hora de permanecer más o menos tiempo en el sistema educativo. Una situación que, además, ha empeorado para las clases más desfavorecidas. Según el informe Necesita mejorar, que Save The Children publicó en septiembre de 2016, el abandono educativo prematuro descendió entre 2008 y 2015 en España en todos los estratos de la sociedad, excepto en el 20% que posee menos renta. El estudio, que usa datos de la Encuesta de Condiciones de Vida del INE, señala que en ese quintil, el más pobre, el 43% de los niños abandona de forma temprana la escuela. 

Es decir, durante los últimos años, si bien la crisis ha empujado a los jóvenes a permanecer en el sistema educativo, las personas con menos recursos se han visto excluidas de esta tendencia. Detrás de un dato relativamente positivo –pese a todo, España sigue siendo, con cerca del 20%, el país de la UE con mayor tasa de abandono escolar, muy lejos de la media del 11% en 2015–, se halla también un aumento de las desigualdades asociadas a la educación.

Entre otras cuestiones, el descenso de la equidad ha venido provocado por los devastadores recortes en el sector. Estos han llevado a que en 2014 los hogares tuvieran que gastar un 30% más en educación que en 2008 –11.560 millones de euros frente a 8.729–, según datos del propio Ministerio de Educación. Estas cifras incluyen los pagos de las familias por servicios educativos a centros, academias y clases particulares (y excluyen los gastos en servicios complementarios y en bienes educativos). Aquellos hogares con menos renta, o que se hayan visto especialmente afectados por la crisis, tendrán menos posibilidades de hacer frente a unos gastos relacionados con oportunidades educativas, sometidas a los recortes de los últimos años.

Descenso del abandono escolar, más alumnos y menos recursos

El descenso del abandono escolar de los últimos años ha venido acompañado de un descenso del gasto público en educación. Desde 2009 hasta 2014 el abandono temprano bajó nueve puntos, del 30,9% al 21,9%. Al mismo tiempo, se recortaron casi 9.000 millones de euros en educación, según cifras –las últimas definitivas son de 2014– del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. 

Desde 2009 y en los siguientes cinco años, por cada punto de descenso en el abandono escolar se recortaron cerca de 1.000 millones de euros en educación

De esta forma, desde 2009 y en los siguientes cinco años, por cada punto de descenso en el abandono escolar se recortaron cerca de 1.000 millones de euros en educación. Los datos de 2015 –cifra provisional– y 2016 –estimados– elevan el gasto, dejando el recorte en cerca de 6.000 millones. Pese a que estas cifras dependerán de la ejecución real de los Presupuestos de los dos últimos años –uno de ellos bajo un Gobierno en funciones–, no parecen compensar el aumento del alumnado en el país, que ha crecido en cerca de 900.000 personas entre 2007 y 2016 en todas las escalas del régimen general de educación.

De ellos, más de 630.000 llegaron a la enseñanza pública, que además es la única que sufrió los recortes de gasto. Según los últimos datos del Ministerio de Educación, la inversión del Estado en conciertos y subvenciones apenas varió entre 2009 y 2014 (5.891 millones frente a 5.768). Si se amplían los años de análisis, esta partida de los presupuestos creció 1.000 millones de euros entre 2007 y 2015 (cifra provisional en el último año). En términos equitativos, esta situación supone un doble problema para la educación: España sigue siendo uno de los países con mayor porcentaje de escuela privada-concertada; pese a ello, el mayor aumento del alumnado, así como los recortes, llegaron por el lado de la educación pública, dejando en una situación aún más vulnerable a los alumnos con menos recursos.

A esto se unen a unos ratios de inversión en educación por alumno y como porcentaje del PIB muy por debajo de la media de los países del entorno, independientemente de si la educación es pública o privada.

Los indicadores que la OCDE publicó el año pasado –con datos de 2013– señalan que, en España, el gasto en educación como porcentaje del PIB (4,3%) está por debajo de la media de la OCDE (5,2%) y de la de los 22 países de la UE que forman parte de la organización (5%).

Ocurre lo mismo con el gasto en educación como porcentaje del gasto público: en España es del 8,2%, casi tres puntos por debajo del de la OCDE y 1,7 inferior al de los países de la UE que la conforman. 

El gasto medio por alumno también es inferior al de los países del entorno: la inversión media por alumno –de educación primaria a superior– es de cerca de 8.750 euros, mientras que la media de los otros dos indicadores regionales está alrededor de los 10.500 euros.

La transición escuela-trabajo, en peligro 

La fuerte correlación entre el nivel educativo y la actividad laboral y las tasas de paro supone que la educación ha sido –y sigue siendo– un motor importante para escapar del desempleo y asegurar la transición escuela-trabajo. Esta es más segura cuanto más se asciende en el nivel formativo: en 2015, solo una de cada dos personas (mayor de 25 años) con un nivel de estudios inferior a la secundaria estaba empleada. Entre los que tenían estudios superiores, ocho de cada diez tenían trabajo.

Estas diferencias entre las oportunidades que generan los distintos niveles educativos no significan que la crisis les haya afectado de forma diferente. De hecho, las tasas de variación en los tres niveles fueron muy fuertes entre 2007 y 2015: para aquellas personas con estudios inferiores a la secundaria la tasa de paro aumentó casi 20 puntos, pasando del 9% en 2007 al 28,9% en 2015; para los que tienen educación secundaria, el paro subió más de 12 puntos, dejando la tasa en el 19,2%; aquellos con enseñanza superior pasaron de una tasa de desempleo del 4,8% al 12,4%, según datos del Ministerio de Educación.

La tasa de sobrecualificación en España alcanza al 56,3% de los asalariados de menos de 30 años que no cursa estudios

Algo parecido ocurre con las tasas de empleo, cuyo empeoramiento fue similar independientemente del nivel de estudios. A esto habría que añadir que la calidad del empleo al que se aseguran acceder los jóvenes que siguen ascendiendo educativamente es cada vez peor. La tasa de sobrecualificación en España alcanza al 56,3% de los asalariados de menos de 30 años que no cursa estudios, según datos del Consejo de la Juventud de España. En el caso de los trabajadores con estudios universitarios, el estudio La formación y el empleo de los jóvenes españoles, de la Fundación BBVA, señala que la sobrecualificación afecta al 22% de estos

Si bien la educación sigue siendo una herramienta importante de inserción laboral, el incremento de la desigualdad para acceder a niveles educativos más altos y el deterioro del empleo cualificado para los jóvenes que terminan sus estudios suponen una barrera importante de transición. Más aún cuando el punto de partida es manifiestamente mejorable: según el índice de empleabilidad de graduados recientes de la Comisión Europea, en España encontró empleo un 65,2% de las personas entre 20 y 34 años que terminaron los estudios entre uno y tres años antes de 2015. Pese a que el indicador ha mejorado desde 2012 –subiendo 1,6 puntos–, la distancia con la media europea –76,9%– es de más de diez puntos. 

-------------------------------------

Espacio de información realizado con la colaboración del Observatorio Social de “la Caixa”

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí