1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

London Review of Books

Cuanto más se lucha por ‘más Europa’, menos Europa se consigue

CTXT reproduce el intercambio de cartas entre Wolfgang Streeck, sociólogo alemán y autor de 'How Will Capitalism End?', y el historiador británico Adam Tooze tras la publicación de la crítica de este al libro del primero

Wolfgang Streeck / Adam Tooze 19/04/2017

<p>Wolfgang Streeck y Adam Tooze.</p>

Wolfgang Streeck y Adam Tooze.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Cartas

Vol. 39, nº 2 – 19 de enero de 2017

El arrebato de Adam Tooze es materia para una futura anatomía de la retórica de clase del falso cosmopolitismo que está floreciendo entre una clase media urbanita y académica que está en fase de introspección en esta época del posbrexit. (London Review of Books, 5 de enero). Aquellos de nosotros que no cumplimos los exigentes estándares del utopismo universalista podemos consolarnos con el hecho de que cuando se trata de asuntos terrenales hasta los habitantes de la alta autoridad moral han demostrado en el pasado un saludable sentido del pragmatismo, como por ejemplo cuando se abstuvieron de hacer un llamamiento para que el Reino Unido se uniera a la Unión Monetaria Europea o durante los acuerdos de Schengen, y esto me hace sospechar que ellos también saben distinguir entre las diferentes construcciones institucionales europeístas o globalistas, y entre los diferentes intereses o necesidades nacionales que están en relación con ellos mismos.

Aunque Tooze representa algunos aspectos de mi trabajo con justicia, me resulta bastante incómodo que sostenga que mi intención era afirmar la ‘primacía de la nación’. (Otros aspectos también, pero por falta de espacio no podré aquí referirme a ellos). Conozco este tropo por las discusiones que tienen lugar en Alemania, donde se denuncia cualquier referencia positiva a las fronteras nacionales o a la soberanía nacional como si implicara ‘volver al Estado-nación del siglo XIX’, o incluso como si fuera un llamamiento al Abschottung (aislamiento, encerrarse por el pánico). No sé si diría ‘primacía’, pero si hablamos de la política europea actual o de los próximos diez o veinte años, prefiero un sobrio empirismo (¿Británico?), puesto que todo lo demás es altamente inflamatorio.

En Europa, el Estado-nación (no suelo nunca hacer referencia a la ‘nación’, sino al Estado-nación, que es una institución, una organización política y no una hermandad de sangre étnica) está vivito y coleando como se puede ver en el Reino Unido, pero también en Escocia, que es un Estado-nación en espera. (Bastantes de mis amigos antibrexit estaban a favor de la independencia). No puedo imaginarme una Unión Europea, se desarrolle como se desarrolle en los próximos años, en la que los históricos Estados-nación de Europa no desempeñen un papel importante, y seguramente un rol constitutivo. Europa no puede ser un sistema de gobierno unitario, por innumerables razones. No me preocupa tanto ‘afirmar la primacía de la nación’, sino saber cómo nuestros históricamente heredados Estados-nación podrán conformar un tejido europeo en el que puedan vivir en paz los unos con los otros y también consigo mismos, entendiendo por esto segundo, o yo al menos así lo entiendo, protegerse de las fuertes presiones, tanto internas como externas, que buscan conseguir una reestructuración neoliberal de las economías y las sociedades. En este sentido, demasiada centralización es contraproducente, como se ha podido observar a raíz del surgimiento en todas partes de partidos antiintegracionistas y nacionalistas, y de la salida de Europa de un país como el Reino Unido, que a lo sumo estaba solo mínimamente integrado en ‘Europa’, para empezar. Cuanto más se lucha por ‘más Europa’, menos Europa se consigue.

La democracia es más importante que la globalización, y puesto que la democracia global no es más que una quimera, un poco menos de globalización estaría también bien si pudiera conseguirnos un poco más de democracia

Todo esto sobre la política. Sobre la economía política, ‘Europa’ (es decir, la Unión Europea y, en particular, su unión monetaria) se ha convertido en una magnífica máquina de racionalización neoliberal. Yo lo vi venir, y avisé, a principios de la década de 1990, cuando se produjo el giro de la segunda Comisión de Delors hacia una política económica basada en la oferta. Atrás quedaba la ‘dimensión social’, sobre todo por la influencia británica (y no recuerdo que los remainders que querían seguir en Europa hayan hablado con sus gobiernos, conservadores o nuevos laboristas sobre la necesidad de dotar a una ‘Europa unida’ de recursos eficaces que permitan defender el Estado del bienestar europeo en el ámbito nacional y en el supranacional. Hace tiempo que pasó ese tren. Me gustaría pensar que historiadores como Tooze son conscientes de que existe lo que los científicos sociales llaman ‘dependencia de patrones establecidos’. La democracia, definida como la posibilidad institucionalizada de que la plebe recuerde a los patricios que siguen existiendo, está todavía presente hasta cierto punto en el ámbito nacional, aunque de manera residual (si no, pensemos en el voto del brexit), sin que parezca que vaya a extenderse a los elevados círculos de los Junckers y los Draghis, por razones institucionales, organizativas, lingüísticas o las que sean. Mi argumento es que la democracia es más importante que la globalización, y puesto que la democracia global no es más que una quimera, un poco menos de globalización estaría también bien si pudiera conseguirnos un poco más de democracia. Aunque quizá la batalla ya esté perdida.

Puede que los liberales como Mario Monti, un experimentado funcionario tanto de las altas finanzas como de las altas esferas europeas que prometió a los cosmopolitas de Europa que convertiría a los italianos en alemanes (en una entrevista para un periódico poco antes de que unas elecciones sellaran su destino), vean las cosas de manera diferente, y por supuesto Tooze es libre de opinar igual. Sin embargo, el juego sucio de verdad comienza cuando convierte mi inocente distinción analítica entre ‘el pueblo del Estado’ y ‘el pueblo del mercado’ en una conceptualización esencialista, racista e implícitamente antisemita de la política y de la economía política. Los pasajes correspondientes de mi libro están dedicados a explicar dos presiones contrapuestas que existen dentro de la política democrática en épocas de deuda elevada: presiones por una parte de los propietarios de pasaportes que exigen un derecho a voto (Staatsvolk) y por otra de los propietarios de los bonos y los bienes inmuebles que exigen el derecho a vender (Marktvolk).

No digo nada sobre su constitución, excepto para mencionar que los derechos de voto son nacionales y los derechos de venta son internacionales (lo que es verdad). Nada en concreto sobre ninguna etnia, por ninguna parte. ¿Existen solapamientos personales entre los dos ‘pueblos’? Seguro, y los cito de manera explícita, entre los ricos (cuya movilidad internacional, no obstante, es mayor que nunca antes en la época moderna) y los menos ricos (aquellos que tienen dinero en los fondos privados de pensiones). Tooze insinúa, dejémoslo claro, que mi Staatsvolk es un Volksgemeinschaft y que mi Marktvolk es una conspiración internacional, probablemente judía. Esto es inaceptable y hace que me quede sin palabras.

Una última observación sobre Europa. El periódico The Sun llamó a Oskar Lafontaine el ‘hombre más peligroso de Europa’ poco después de que fuera nombrado ministro de Economía a finales de 1998. Tooze olvida mencionar que The Sun y otros periódicos británicos, si no recuerdo mal, adornaron su imagen con una esvástica, porque en su primera visita a Londres había defendido una armonización fiscal para Europa. (Si eres alemán, sabes que cualquiera que esté en desacuerdo contigo te aplica rápidamente una esvástica; y hasta puede ser suministrada con un trémolo de Marco Antonio, como Tooze: ‘No me gustaría imputarle eso a Streeck’). Por aquel entonces yo era miembro de un grupo que había creado la cancillería alemana en conjunto con los ‘agentes sociales’ (en la jerga alemana: los sindicatos y las asociaciones de empresarios). Se nos encargó que diseñáramos formas de superar lo que por entonces era una grave crisis laboral. (No las reformas Hartz, que se adoptaron en 2003 cuando nuestro grupo ya había sido disuelto hacía tiempo).

Coincidiendo más o menos con la visita a Londres de Lafontaine, participé en una conferencia en Ámsterdam en la que mencioné cómo los países europeos atraían a las oficinas centrales de las compañías multinacionales mediante acuerdos fiscales especiales. Entre el público se encontraba un alto funcionario del partido holandés Partij van de Arbeid (Partido del Trabajo), que durante las siguientes reuniones me gritó como si yo aspirara a ser el próximo Gauletier de los Países Bajos. No se me ha olvidado todavía. Allí aprendí lo complejas que son las políticas europeas, tan complejas que la idea de que sería suficiente con un gobierno R2V (2 rojos y un verde) en Alemania para que se volatilizaran los intereses y las obsesiones nacionales es ridícula. Puede que a otros con menos experiencia sobre el terreno les cueste comprender por qué tanta gente en Europa considera la europeización de Alemania de Habermas como una germanización de Europa. Sin embargo, el universalismo puede ser imperialismo. Cuando hago un llamamiento a preservar un mínimo de soberanía nacional en cualquier tipo de construcción europea que resulte finalmente, lo hago porque quiero que los europeos vivan en paz los unos con los otros, algo que en mi opinión necesita, entre otras cosas, que los países dispongan de una capacidad medianamente efectiva de defenderse de las presiones competitivas y del control alemán, y en concreto de las primeras impuestas por el segundo. El gran capitalismo ya es un tipo lo suficientemente duro de combatir.

Wolfgang Streeck
Colonia


Respuesta de Adam Tooze

Wolfgang Streeck me acusa de convertir su ‘inocente distinción analítica entre ‘el pueblo del Estado’ y ‘el pueblo del mercado’ en una conceptualización esencialista, racista e implícitamente antisemita de la política y de la economía política’. Esta lectura revela más sobre las inseguridades de Streeck que sobre cualquier otra cosa que yo haya escrito. Aunque en realidad la ‘inocente distinción analítica’ es profundamente problemática y una mirada somera al cuadro que emplea Streeck para ilustrarla demostrará por qué:

Staatsvolk

Marktvolk

nacional

internacional

ciudadanos

inversores

derechos civiles

demandas

votantes

acreedores

elecciones (periódicas)

subastas (continuas)

opinión pública

tipos de interés

lealtad

‘confianza’

servicio público

servicio de deuda

 

Esta distinción es inocente, insiste, y está desprovista de referencias a ninguna etnia. Salvo por supuesto en los encabezamientos de las dos columnas, en los que aplica el término Volk, y no solo al Staat, sino que, gracias a su neologismo, se lo aplica también al mercado. Según declara, Streeck prefiere discutir el ‘Estado-nación’ antes que la ‘nación’, aunque en su esquema el primer atributo del ‘pueblo del Estado’ es su nacionalidad. Insiste en que no defiende un regreso al nacionalismo del siglo XIX, pero en su discusión sobre lo que constituye un demos nacional hace referencia al papel constitutivo que tienen dos siglos de historia, uno de los cuales se supone que será el XIX, e invoca ‘experiencias, prácticas y perspectivas… entendimientos… historias, valores, aspiraciones y compromisos’ mutuos, que son las características principales del nacionalismo cultural. No pretende que Staatsvolk evoque la comunidad racial de los nazis (Volksgemeinschaft). Nunca dije que lo hiciera, pero lo que pasa es que el locus de solidaridad social que decide priorizar Streeck es justamente la nación. Y como seguramente sabrá, fue precisamente la 1ª Guerra Mundial la que forjó esa nueva asociación entre la nación y lo social, y fue a partir de esta que surgió la noción de una Volksgemeinschaft, el término del que se apropiaron después los nazis y que, me atrevería a decir, más tarde pasó al corporativismo solidario de la República Federal. Si durante la posguerra fue cuando se cosificó lo social, no fue solo el equilibrio de las fuerzas de clase lo que produjo ese efecto; la lógica de la movilización de las masas en tiempos de guerra también tuvo algo que ver, y en el caso de Alemania, eso significa el Tercer Reich.

¿No sería mejor que Streeck aceptara un consejo bien intencionado y reconsiderara por completo su desafortunado esquema, en lugar de protestar por acusaciones que nadie ha hecho?

En cualquier caso, el problema de verdad no está tanto en el concepto del Staatsvolk, sino en el concepto del Marktvolk. Si tomamos el cuadro de Streeck al pie de la letra, y no parece indicar por ninguna parte que se trate de un entrecomillado irónico, lo que propone es que imaginemos un ‘pueblo’ que es internacional, y que consiste en una serie de inversores que persiguen unas demandas en lugar de reivindicar los derechos civiles, que están constantemente interesados en medir el mundo en términos de rentabilidad, que no se preocupan por la lealtad sino por la confianza del mercado y que dan prioridad a exigir lo que les corresponde antes que a promover los servicios públicos. Puede que esta sea la motivación de las empresas, los bancos y otras compañías a causa de su funcionamiento interno, su estructura legal y su estrategia competitiva. Puede que convenga hablar sencillamente de cómo el ‘mercado’ ejerce tales presiones, pero ¿qué tiene que ver el pueblo, el Volk, en todo esto? Sin duda, esta es una de las características de los antisemitas y de otros seguidores de las teorías de la conspiración, que asocian estos rasgos con ‘pueblos’. Y ya que Streeck parece haberse molestado claramente con una afirmación en este sentido, ¿no sería mejor que aceptara un consejo bien intencionado y reconsiderara por completo su desafortunado esquema, en lugar de protestar por acusaciones que nadie ha hecho?

Streeck se opone a mi uso del término ‘primacía de la nación’. Tiene razón, lo usé de forma imprecisa. Lo que afirman sus recientes manifiestos no es la primacía de la nación, sino su indispensabilidad y su calidad de insuperable como objetivo de la política democrática. A Streeck no le gusta lo que considera la hostilidad del cosmopolitismo hacia la nación. Él cree que contra el cosmopolitismo antinacional la nación debería otra vez reafirmarse tanto en su papel de ‘existencia real en forma de comunidades morales y económicas de entendimiento mutuo y solidaridad institucionalizada’ como por su ‘derecho moral a existir como tal’.

Esto nos conduce al ataque verbal directo que abre el artículo de respuesta de Streeck. Sería poco apropiado en un intercambio como este quejarse de un cierto gansterismo. De hecho, sería una lástima perderse los exabruptos de Streeck: ‘urbanita’, ‘clase media’, ‘académico’, ‘cosmopolitismo’, ‘falso’, ‘en fase de introspección’, ‘arrebato’. Un extraordinario encadenamiento de asociaciones despectivas que reduce una crítica seria de su trabajo a simple ‘materia para una anatomía futura de la retórica de clase’. Aunque cuando menos sirve para algo bueno: para confirmar de manera indirecta el argumento central de mi reseña, que Streeck no deja ninguna duda del lugar en el que elige situarse dentro de la política cultural de nuestro tiempo.

Traducción de Álvaro san José.

How Will Capitalism End? Essays on a Failing System. Wolfgang Streeck. Verso, 2016.

Estos textos fueron originalmente publicados en London Review of Books.

Autor >

Wolfgang Streeck

Autor >

Autor >

Adam Tooze

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí