1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El Hacha

Lo que a mí me importa

Desde que llegó el bendito señor de negro, los atléticos somos mil veces campeones de Europa, porque no necesitamos un título, un trofeo o una portada que lo acredite. Ya los somos. Sólo nos falta disfrutarlo

Rubén Uría 19/04/2017

<p>Pancarta en la grada del Vicente Calderón durante en partido contra el Leicester. </p>

Pancarta en la grada del Vicente Calderón durante en partido contra el Leicester. 

ALEXANDER MARIN / CLUB ATLÉTICO DE MADRID

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

---------------------------------------

Abusaré de su confianza. Con perdón y con la venia, apetece ser políticamente incorrecto. Es posible que el Atlético logre estar en su tercera final de Champions en cuatro años y que la pierda. Me importa un pimiento. Es factible que el Atlético pueda perder su tercera final de Copa de Europa en cuatro años y que lo vuelva a hacer ante el todopoderoso Real Madrid. Me importa un comino. Si eso sucede, no me suicidaré, ni me rociaré con gasolina, ni me prenderé fuego a lo bonzo, porque seguiré siendo quien soy, seguiré siendo fiel a la causa que defiendo, seguiré teniendo que pagar la hipoteca y el sol seguirá saliendo por las mañanas. Es posible que Diego Pablo Simeone, el señor que ha devuelto el orgullo y la grandeza a los que ya se habían conformado con recoger las migajas que se le caían de la mesa al Madrid, se vaya del Atlético sin ganar la Champions que su esfuerzo merece. Me importa un rábano, porque seguiré creyendo que es el entrenador número uno de todos los tiempos, la autoridad moral número uno del sentimiento rojiblanco y el tipo que ha hecho posible el milagro de los panes y los peces.

Es viable que el Atlético, a pesar de su insistencia en perseguir un sueño en el que nadie creía hace años y que otros le siguen negando, caiga derrotado en las semifinales y no alcance ni siquiera la final de Cardiff, siendo eliminado por otro equipo que no sea el Madrid. Me importa tanto que me lo apuntaré en mi agenda de cosas que me importan un pito. No sería raro morirse sin alcanzar el sueño dorado de ver al Atlético de Madrid campeón de Europa con menos recursos, dinero y estrellas que el resto de gigantes de Europa. Y con total sinceridad, si eso sucediese y uno se fuera al otro barrio sin esa satisfacción, me importaría una hez del tamaño de la copa de un pino y tres abetos.

A uno lo que le importa es ver que hay un grupo que se comporta como una familia, que está dispuesto a morir y matar por su líder, que ha consagrado lo mejor de sus vidas a una camiseta

Verán ustedes, a quien esto escribe, lo que le importa va más allá de ganar o perder, de salir de una final riendo o llorando, de tener una vitrina llena o vacía. La verdadera gloria está más allá de la victoria. Siempre lo ha estado. A uno lo que le importa es ver que hay un señor que vive dedicado, en cuerpo y alma, a superarse continuamente en una carrera de obstáculos, con el enemigo en casa, contra todo y contra todos, sin más apoyo que el de la afición y jugadores. A uno lo que le importa es ver que hay un grupo que se comporta como una familia, que está dispuesto a morir y matar por su líder, que ha consagrado lo mejor de sus vidas a una camiseta y que exige y merece un respeto que debería ser universal. A servidor lo que realmente le importa es que ve un equipo que juega a lo que sabe y quiere, que no juega para contentar oídos, que no quiere gustarle a nadie y que se abre paso entre la jungla mediática, a golpe de esforzado piolet. A uno, que es periodista y atlético, más que atlético y periodista, lo que le importa es ver cómo los jugadores, entrenadores, aficionados y periodistas extranjeros le conceden al Atlético la categoría de equipo grande e histórico, mientras aquí se le sigue negando el pan y la sal a un equipo tremendo, porque lo único que vende es el eterno y perezoso bucle de la guerra Madrid-Barça y la competición por ver quién es más beneficiado, quién protesta más o quién tiene o presume de más o menos valores. 

A mí lo que me importa es ver a Gabi jugar con una fisura en las costillas que le impide respirar y verle seguir corriendo persiguiendo lo que otros le dicen que es imposible, destrozando su cuerpo y explorando los límites de su resistencia física. A mí lo que me importa es ver a Saúl correr como si no hubiera mañana, después de dos años orinando sangre, porque su amor por el Atlético está por encima de su salud. A mí lo que me importa es ver a Augusto destrozarse la rodilla y verle batallar contra la adversidad para volver cuanto antes y demostrar que es un guerrero. A mí lo que me importa es ver a Griezmann pasarse dos meses en el banquillo, no quejarse nunca, correr el doble, morir por el entrenador y consagrarse como una estrella mundial. Una que no se quiere ir, aunque se lo pregunten cada día cien veces a la hora de desayunar, comer y dormir, porque a la prensa de este país le parece pecado que juegue donde juega. A mí lo que me importa es ver que Vrsaljko se rompe y está contento porque Simeone le ha dicho que, si trabaja y se cura antes de lo previsto, volverá a tener la oportunidad de jugar para él. A mí lo que me importa es ver que Tiago, que no nació colchonero, dice que morirá colchonero. A mí lo que me importa es ver a Juanfran pedir perdón por fallar un penalti, como si esa afición no le quisiera el doble de lo que quería antes porque lloró con él un río y algún día sonreirá abrazada a él. A mí lo que me importa es ver que Godín, al que le han llovido ofertas que le triplicaban el sueldo, se ha roto todos los huesos de su cuerpo por defender una camiseta que empapa en sangre y sudor, pero nunca en vergüenza. A mí lo que me importa es ver cómo Fernando Torres, jugué bien o mal, marque o no, sea titular o suplente, sigue enamorado del Atleti como la primera vez. A mí lo que me importa es ver a Simeone, programador de una máquina de competir, acercarse a Vardy, darle la mano, levantarle del suelo y decirle que puede estar orgulloso de su trabajo.

A mí lo que me importa es ver a mil atléticos orgullosos que viajaron a Inglaterra, a las Midlands, para sentirse orgullosos de sus representantes en manga corta. A mí lo que me importa es ver cómo toda Europa, sabiendo la estatura de los rivales del Atlético, sigue reconociendo los méritos incuestionables de un equipo que lleva toda la vida sabiendo que las cosas le cuestan el doble que a los demás. A mí lo que me importa es sentirme identificado con una forma de ser, con una gente que me representa y con una camiseta que, durante estos cinco años, sólo le ha dado alegría a mi corazón. El Atleti, como reza su himno, no es el mejor, pero pelea como el mejor. A mí lo único que me importa es sentirme orgulloso de los que llevan mi camiseta, la defienden y la honran. A mí lo único que me importa es que, desde que llegó el bendito señor de negro, los atléticos somos mil veces campeones de Europa, porque no necesitamos un título, un trofeo o una portada que lo acredite. Ya los somos. Sólo nos falta disfrutarlo. No hay nada más maravilloso que ser feliz con uno mismo. Y gane o pierda, los atléticos somos muy felices. Ni en mil años que pasen podríamos serlo más.  

Autor >

Rubén Uría

Periodista. Articulista de CTXT y Eurosport, colaborador en BeIN Sports y contertulio en TVE, Teledeporte y Canal 24 Horas. Autor de los libros 'Hombres que pudieron reinar' y 'Atlético: de muerto a campeón'. Su perfil en Twitter alcanza los 100.000 seguidores.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Johnny

    Ardiendo de ganas de ver cómo cubre ctxt esta noticia: http://www.elindependiente.com/politica/2017/04/25/gonzalez-cerezo-tiros-juez/

    Hace 3 años 11 meses

  2. Luz Bel

    Un poquito más de honradez intelectual, por favor.

    Hace 4 años

  3. fran

    Daniel, se escribe "Atlético"----no te preocupes, serán los efectos de haber leido demasiado tiempo el Marca y el As

    Hace 4 años

  4. Elizabeth Jane Smith

    Pedazo de alegato apasionado Atlético. Me quito el

    Hace 4 años

  5. Luis David

    Gracias Rubén por definir como nadie, con palabras, lo que todos los atléticos sentimos. Si algún día me cruzo contigo no te pediré autógrafos, fotos ni nada material ni tan vanal como un ¨micrófono de oro¨, te daré un abrazo como hermano atlético que eres. Un abrazo

    Hace 4 años

  6. Daniel

    Vaya llorones los del athletico ah y es lógico que solo habléis del Madrid.......

    Hace 4 años

  7. Che

    La esencia del Atleti se basa en la rebeldía y en el espíritu de lucha frente a la adversidad. Con Diego Simeone, el Atleti ha conseguido sin duda, volver a ese espíritu de luchador incansable frente a la adversidad, sin embargo, en cuanto al espíritu rebelde, de desafío a la autoridad impuesta, de evitar reverencias al millonario dueño del negocio, presenta luces y sombras con Simeone, el silencio ante la injusticia y la ilegalidad no es buen consejero, sobre todo si los comete el todopoderoso señor del negocio. No es lo mismo perder dos Finales que quitarte dos Finales, y ante este segundo caso, un espíritu rebelde ha de reivindicarse, no callar y agachar la cerviz.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí