1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Macri y la estrategia del ‘management’

El pasado del presidente como empresario y su vínculo con las sociedades de su familia están provocando más de un cortocircuito en la política argentina. Los consejeros delegados de grandes compañías gobiernan el país desde la llegada del magnate a la Cas

César G. Calero Buenos Aires , 18/04/2017

<p><strong>Mauricio Macri</strong></p>

Mauricio Macri

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Se puede gobernar un país como se dirige una empresa? El octogenario Franco Macri, magnate argentino y padre del presidente Mauricio Macri, sólo dudó unos segundos al contestar en un programa de televisión emitido hace un año en Argentina. ¿En qué se diferencia manejar una empresa de manejar un país?, le preguntaron. “Un país es una empresa; si no sabés conducir una empresa, no podés conducir un país”. Curiosamente, quien le hacía la pregunta era Nicolás Dujovne, economista y columnista de prensa, nombrado recientemente ministro de Economía. Mauricio Macri aprendió el arte de los negocios desde la cuna. La famiglia, originaria de Calabria, lleva haciendo negocios en Argentina desde que se instaló en el país a mediados del siglo pasado (Franco, nacido en Roma, creó un holding multisectorial en el que tenían cabida desde empresas constructoras a telefónicas o empresas de recogida de basura). Negocios que en ocasiones se fraguaron al borde de la ley (Franco y Mauricio fueron procesados por contrabando de autos en un caso en el que serían finalmente absueltos por el Tribunal Supremo en 2002). Y aunque la relación con el patriarca ha sido turbulenta (Franco renegó varias veces de Mauricio e incluso en algún momento llegó a preferir al kirchnerismo en el poder), el hijo parece haber seguido algunos de los preceptos del padre a la hora de “manejar” el país. Lo primero que hizo cuando llegó al poder en diciembre de 2015 fue situar a varios directivos de empresas en los principales ministerios. Y hoy las reuniones del Gabinete se asemejan a un consejo de administración empresarial.

Ese pasado de Macri como empresario (fue también presidente del club  Boca Juniors) y su vínculo con el grupo familiar de su padre (Socma) está provocando más de un cortocircuito en la política argentina. Nada más llegar a la Casa Rosada el líder derechista apareció en los denominados Papeles de Panamá, la investigación periodística sobre los titulares de cuentas offshore en paraísos fiscales. Macri quiso desvincularse enseguida de esas cuentas, abiertas por su padre, y alegó que no tenía ninguna responsabilidad en las mismas (aunque aparecía en el directorio en algunas de ellas).

 Lo primero que hizo Macri cuando llegó al poder en diciembre de 2015 fue situar a varios directivos de empresas en los principales ministerios

La justicia argentina está investigando al presidente tras una denuncia presentada por un diputado de la oposición. Pero el escándalo que más ha dañado la imagen de Macri estalló en febrero  cuando se conocieron las objeciones de una fiscal en relación a un acuerdo suscrito entre el Gobierno y la empresa de los Macri para condonar casi el 99% de una deuda que el grupo Socma contrajo con el Estado hace más de diez años. Los Macri se hicieron con el Correo Argentino en los años 90, durante la época de las alegres privatizaciones que fomentó el Gobierno neoliberal de Carlos Menem. La gestión de la compañía fue caótica. Despidieron a miles de empleados y dejaron de pagar al Estado el canon que les correspondía tras la privatización. Con la llegada de Néstor Kirchner al poder en 2003, su gobierno expropió la empresa. La deuda del grupo Macri ascendía a unos 300 millones de pesos/dólares (cuando la divisa argentina estaba a la par con la estadounidense). Y el litigio se hizo eterno. 

Seis meses después de tomar posesión como presidente, Macri resolvía el conflicto con unas condiciones muy ventajosas para su grupo empresarial. La fiscal Gabriela Boquín consideró que el acuerdo era “abusivo” y lo objetó (a su juicio, la revalorización de la deuda ascendía a 4.700 millones de pesos, unos 270 millones de euros). La oposición salió en tromba a criticar al gobierno. Macri tardó una semana en responder públicamente y cuando lo hizo dijo que él no estaba al tanto de lo que había negociado su propio ministro de Comunicaciones (el radical Óscar Aguad) y decidió dar marcha atrás al acuerdo. Las partes deberían sentarse de nuevo a negociar. Pero el mandatario negó la mayor: no se había producido, a su juicio, ningún conflicto de intereses. Para la oposición, sin embargo, el caso es de manual. Sencillamente, el presidente no podía estar en los dos lados del mostrador. La marcha atrás de Macri y el anuncio de una normativa sobre el conflicto de intereses en la administración diluyeron en parte el escándalo. Pero el Gobierno todavía no ha explicado por qué no se hizo público el acuerdo en junio de 2016, cuando se aprobó, o por qué se aceptó cobrar la misma deuda contraída hace más de una década en quince años a partir de 2018 y a un interés del 7%, muy por debajo de las altas tasas que soporta el mercado financiero argentino, con el agravante de que Socma acababa de demandar a su vez al Estado por presuntos daños y perjuicios por la expropiación.

El caso del Correo Argentino no es el único en el que Macri aparece a los dos lados del mostrador. La Casa Rosada autorizó recientemente a varias compañías aéreas a operar en el mercado argentino de low cost. Entre esas compañías figuraba en un principio Avian Líneas Aéreas, empresa que absorbió a MacAir, la compañía de taxis aéreos del holding de los Macri. Varias denuncias periodísticas alertaron sobre otro posible conflicto de intereses en ciernes. El actual vicepresidente de Avian, Carlos Colunga, fue en su día CEO de MacAir. Finalmente, cuando se aprobó el pliego de las líneas aéreas que podrían operar, no se dio el permiso a Avian Líneas Aéreas. Otra marcha atrás de última hora para un gobierno que vive al borde del abismo con su estrategia de prueba y error (que algunos críticos han denominado, con sorna, la política del “si pasa, pasa”).

Según un estudio publicado por el Observatorio de las Élites Argentinas (perteneciente al Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad de San Martín, en la provincia de Buenos Aires), el 31% de los altos cargos del Gobierno de Macri (114 de 364) ocupó antes un puesto destacado en la empresa privada. El informe, divulgado a finales del año pasado y dirigido por las sociólogas Ana Castellani y Paula Canelo, se centra en el siempre controvertido asunto de las “puertas giratorias”. En el caso del Gobierno de Cambiemos (la alianza derechista de la que forman parte el PRO de Macri, la otrora centroizquierdista Unión Cívica Radical y la inclasificable Coalición Cívica de Elisa Carrió), la puerta gira de momento de fuera hacia adentro. En la Administración de Macri han desembarcado exdirectivos de grandes compañías como Shell, Techint, Socma, LAN, JP Morgan, HSBC, Farmacity… Cuando Macri ya no esté en la Casa Rosada, es muy probable que todos esos exejecutivos empujen la misma puerta para volver a sus empresas.

Los dos hombres de confianza de Macri en la “mesa chica” del Gabinete de Ministros, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, son dos exempresarios amigos del mandatario. Lopetegui era el CEO de la línea aérea LAN Argentina y Quintana es el fundador de la mayor cadena de farmacias del país, Farmacity. Juan José Aranguren (expresidente de Shell Argentina) ocupa el cargo de ministro de Energía. Ricardo Buryaile (empresario ganadero y vicepresidente de la patronal del campo) lleva las riendas de Agricultura. Al frente de Transportes está Guillermo Dietrich, cuyo apellido le delata. Su familia posee una de las mayores redes de concesionarios de automóviles de Argentina. El exministro de Economía y Hacienda Alfonso Prat-Gay (cesado en diciembre) provenía de JP Morgan… A excepción de unos pocos ministros de perfil y trayectoria política, son los CEO, comenzando por el propio Macri, los que gobiernan el país desde hace más de un año.

Para las autoras del informe, el Gabinete de Macri se transformó en un área de “profunda influencia de los CEO y dirigentes de las principales corporaciones empresarias, lo que constituye un rasgo inédito en la experiencia argentina reciente por dos motivos: la magnitud, extensión y visibilidad que adquirieron dentro del Gabinete, y el desborde del ‘área económica’ para colonizar el ‘área política’”. Ante esa situación, el riesgo de que haya conflictos de intereses parece inevitable, entre otras razones, por “el esquema de lealtades que prima en aquellos que han consolidado sus carreras laborales en el sector privado”. El informe alerta del “sesgo antiestatal, antipolítico y promercado” de los CEO, “convencidos de que el mercado es el que debe liderar los procesos de desarrollo, dejando al Estado en un rol subsidiario”. 

A excepción de unos pocos ministros de perfil y trayectoria política, son los CEO, comenzando por el propio Macri, los que gobiernan el país desde hace más de un año

Tal vez el caso más llamativo de ese salto de exdirectivos al área política  sea el de Aranguren. Para ocupar el cargo de ministro de Energía nada mejor --debió pensar Macri-- que traer a un hombre de peso de una de las mayores multinacionales petroleras del mundo. Dicho y hecho. En el ministerio de Aranguren recalaron además varios exdirectivos de otras compañías energéticas, entre ellos, el “número dos”, Luis Sureda, secretario de Recursos Hidrocarburíferos hasta hace unos días, cuando presentó su dimisión por diferencias con Aranguren, a quien acusó de “autoritario” y de tener poca capacidad para trabajar en equipo. Sureda, que antes de ocupar su cargo trabajó en Pan American Energy (una de las principales compañías energéticas argentinas), fue acusado en noviembre junto a otros dos altos cargos de su departamento de “negociaciones incompatibles con la función pública” al aprobar resoluciones que podrían estar beneficiando a las empresas en las que trabajaron. Entre los denunciantes figura la diputada Elisa Carrió, aliada del macrismo y mentora de la coalición Cambiemos. Verso suelto de la política, Carrió es la única dirigente argentina con ascendencia sobre el mandatario y ha criticado en varias ocasiones esa acumulación de hombres de negocios en el Gobierno.

Pero de momento Macri sigue confiando en su ministro pese a las denuncias en su contra y a la baja popularidad de que goza. Aranguren fue la cara visible del mayor desatino del primer año del Gobierno conservador: la estratosférica subida del gas, una medida sobre la que la Casa Rosada tuvo que dar, cómo no, marcha atrás y aplicar el denominado tarifazo de forma gradual ante los aumentos de hasta el 1000% que habían recibido algunos usuarios. Debido a ese tarifazo en los servicios domésticos (también aumentó desproporcionadamente la luz y el agua), la inflación se desbordó y superó el 40% en 2016, la más alta en dos décadas. Alarmado por la rápida generación de pobres que sus ajustes estaban provocando (1,5 millones de nuevos pobres en 2016, según la Universidad Católica Argentina, especializada en la medición de la pobreza), Macri recurrió al gradualismo en materia económica. Las élites empresariales y políticas, siempre partidarias del recurrente laissez faire aun a costa de llenar las calles de mendigos, se lo han reprochado cada vez que han tenido oportunidad. Lo han acusado hasta de keynesiano y no dejan de pedir más ajustes y la eliminación de los subsidios públicos.

Pese al patinazo de su primer cuadro tarifario, Aranguren no dimitió. El ministro tampoco dejó el cargo cuando la prensa reveló que seguía manteniendo acciones en Shell, su antigua compañía. El apotegma del patriarca de los Macri le debió servir de guía. Si un país se maneja como una empresa, ¿por qué un ministro no puede mantener los ritos más sagrados del capitalismo? Al final, cedió y aseguró que se había desprendido de sus acciones en septiembre, nueve meses después de llegar a la administración. En el management gubernamental a veces hay que hacer sacrificios. Su jefe, Mauricio Macri, lo sabe bien. Pero sólo cuando el “error” en la prueba se haya transformado en escándalo y la marcha atrás sea ineludible.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

César G. Calero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. roberto di pasquo

    Leo este artículo en Buenos Aires....Totalmente cierto lo que dice. Es muy fuerte pero le faltaría decir muchas cosas. Necesitarían Uds escribir un libro para difundir las barbaridades que han hecho en el corto lapso que están en el poder... Les pido que lo sigan de cerca y difundan lo que están haciendo. En ese caso, serían Uds un ejemplo...Todo lo contrario a los editoriales de El País que se derrite alabando a este gobierno y sus prácticas...De todos modos, de esa gente no podemos esperar mucho. Son del mismo palo que los Macri a pesar que lo intenten disfrazar.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí