1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica parlamentaria

La Comisión de la Verdad, la última esperanza de las víctimas de Franco

La Ley de Amnistía de 1977 ha propiciado un tapón utilísimo para quienes se niegan a investigar el pasado. Los jueces se ven obligados a rechazar y archivar las peticiones de justicia y reparación de las víctimas

Esteban Ordóñez Madrid , 12/04/2017

<p>Representación de las víctimas del franquismo en la Puerta del Sol. 2013</p>

Representación de las víctimas del franquismo en la Puerta del Sol. 2013

Xanti Fakir

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Una Comisión de la Verdad es lo mínimo que merecen las víctimas de la Guerra Civil y del régimen franquista; lo mínimo que merecen los ciudadanos de una democracia. No obstante, se trata de una reivindicación resignada, una vía que supone asumir que nunca se hará justicia efectiva (porque no implica consecuencias penales) y conformarse con conocer cómo se las compuso una dictadura fascista para convertir España en el segundo país del mundo con más desaparecidos después de Camboya. Aun así, nada garantiza que esta alternativa vaya a ponerse en práctica. Partidos que se autodenominan demócratas zancadillean cada paso adelante y desoyen las llamadas al orden de los organismos internacionales. Han pasado cuarenta años y los crímenes de Franco continúan blindados.

Hay movimientos positivos. El PSOE registró una proposición no de ley en febrero para resucitar la Ley de Memoria Histórica que murió de inanición cuando el PP entró al Gobierno y decidió no dedicarle un solo euro: el pasado hay que olvidarlo (a no ser que se trate de repatriar los restos de la División Azul o de mantener bien vigoroso el Valle de los Caídos). Entre las exigencias de la iniciativa socialista figura la creación de una Comisión de la Verdad que respete las recomendaciones de la ONU. El senador socialista Francesc Antich ha propuesto (en mayo de 2015 y en marzo de 2017) conformar este órgano de investigación en la Cámara Baja y el PP ha arrollado la petición con su mayoría absoluta. En Andalucía, Podemos puso como condición para sumarse a la Ley de Memoria Histórica y Democrática andaluza la conformación de una Comisión de la Verdad. El proyecto prosperó sorteando la resistencia de PP y Ciudadanos, que se suma al europeísmo selectivo de la vieja derecha. Fue un avance importante que, sin embargo, podría haberse emprendido en cualquier año de las últimas tres décadas en que el PSOE ha acaparado el poder de la Junta.

Para resarcir de forma sustancial la deuda histórica no sería suficiente con la acción autonómica, debe constituirse a nivel estatal. Según Jorge Rodríguez Rodríguez, experto en derecho de transición y autor del libro El derecho a la verdad en la justicia de transición española,“debe ser el Estado el que la impulse porque es imprescindible que los funcionarios se impliquen en los trabajos sobre todo para acceder a los archivos públicos: sería impensable una Comisión sin acceso total a documentos con el fin de saber cuál fue la actuación del Ejército o de la Iglesia católica”. Rodríguez explica por qué las víctimas, hoy día, deben resignarse a este tipo de instrumento meramente informativo: “Los jueces no pueden condenar penalmente a los implicados, la Ley de Amnistía lo impide”.

Ante la vigencia de la Ley de Amnistía de 1977, los jueces se ven obligados a rechazar y archivar las peticiones de justicia y reparación de las víctimas

En consecuencia, se toma un atajo: un  juicio se divide en dos partes, instrucción y fase oral, en la segunda se dictan condenas, por lo tanto, la solución es “adulterar” el proceso penal y ejecutar sólo la instrucción. “Investigamos, llamamos a los presuntos perpetradores, les tomamos declaración como si fueran testigos e interrogamos también a las víctimas. Es la única manera de que cuenten lo sucedido, y eso ya es una reparación”, señala Rodríguez. El resultado sería un relato fiel del sistema de torturas, persecución y asesinato del fascismo español.

Ante la vigencia de la Ley de Amnistía de 1977, los jueces se ven obligados a rechazar y archivar las peticiones de justicia y reparación de las víctimas. A partir de esta ley se ha construido un tapón utilísimo para quienes se niegan a investigar el pasado. La Ley de Amnistía ofrece un emblema de sonoridad democrática, un monumento intocable bajo el que muchos políticos pueden esconder fácilmente la permisividad (o el apoyo) moral hacia la dictadura. El diputado de Unidos Podemos Eduardo Santos defendió una proposición no de ley en la Comisión de Justicia para desarmar este Alcázar jurídico. Se posicionó con pragmatismo y rehuyó la confrontación simbólica: “No hay que luchar contra un elemento mítico”, dijo. En vez de plantear una derogación, abogó por modificar el texto para “remover los obstáculos” que impiden aplicar los derechos humanos en su plenitud. Se añadía una excepción a la norma: los delitos de “torturas, desapariciones forzadas, crímenes de genocidio o lesa humanidad” quedaban excluidos del perdón. PP, Ciudadanos y PSOE rechazaron la iniciativa.

Cuesta comprender el funambulismo de los socialistas en este terreno. Han abierto camino en muchos casos, como con la ley de 2007, pero siempre con una determinación desinflada. En la exposición de motivos de la PNL de febrero para reactivar la Ley de Memoria Histórica, pretenden apropiarse, a través de una lectura partidista, del proceso histórico de ‘revisión’ del franquismo. Dice el texto: “… no fue hasta 2007 que nuestro Estado democrático alcanzó la madurez suficiente para aprobar” la ley de memoria histórica. “Es falso que la sociedad no estuviera madura. El PSOE no es nadie para decirle a la sociedad española y a las víctimas del franquismo cuándo pueden reclamar sus derechos; lo que hace es lavarse las manos por cómo gestionaron ellos y el PCE la transición”, critica Jorge Rodríguez, y añade que ya tras la muerte de Franco “una de las principales reivindicaciones no eran los juicios penales, sino que se reconociera desde el poder público vigente lo que sucedió”.

En Latinoamérica se han desarrollado más de una decena de comisiones de la verdad, pero también Canadá hizo lo propio, al igual que Sudáfrica o Túnez tras la Revolución de los Jazmines

Jaime Ruiz Reig, presidente de la Plataforma por la Comisión de la Verdad, recuerda que “para este tipo de delitos de lesa humanidad no es posible aplicar amnistías”. “Fue una ley preconstitucional”, sigue, “favoreció las elecciones y que se firmara la Constitución, pero luego no ha debido condicionar el desarrollo del marco democrático”. Desde la ONU el relator especial Pablo de Greiff criticó en su informe de 2014 los vacíos en materia de verdad y justicia de nuestro país: “… no existe información oficial ni mecanismos de esclarecimiento de la verdad”, anotaba.

La plataforma liderada por Ruiz Reig aglutina a decenas de agrupaciones en defensa de la memoria histórica. Se constituyó para esquivar el bloqueo de la opción penal contra los verdugos: “Entendimos que, al no ser una vía jurídica, la Comisión no tendría cortapisas, que no habría ningún elemento que pudiera objetar su aplicación más allá de la voluntad política”. Pero era precisamente la falta de voluntad lo que se ocultaba tras el argumento legalista. Cuando en 2015 se propuso la creación de este organismo en el Senado, el senador del PP Alejandro Muñoz Alonso se escudó en argumentos inconsistentes: “La verdad es cosa de los historiadores, no de los parlamentarios ni de los políticos”. Indicó, como motivo para rechazar la proposición, que se trataba de un tipo de órgano que ha existido en América, pero no en Europa. Con esa posición de superioridad moral intentaba reducir el derecho a la verdad a una mera ocurrencia exótica. En Latinoamérica se han desarrollado más de una decena de comisiones de la verdad, pero también Canadá hizo lo propio, al igual que Sudáfrica o Túnez tras la Revolución de los Jazmines.

La negativa a su creación se enraíza también, cuenta Ruiz Reig, en que “se han visto estas herramientas como elementos para sociedades que acaban de salir de un conflicto”. En parte, es cierto. Un ejemplo es la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Perú, que analizó los veinte años de terrorismo de Sendero Luminoso, sin obviar los excesos represivos de las fuerzas del Estado contra los civiles. La violencia finalizó en 2000. En 2003 ya estaba listo el informe final. En España, han transcurrido 40 años. La postergación de la reparación de las víctimas maquillada con el argumento de la reconciliación y de la estabilidad fue alimentando, bajo manga, el siguiente motivo para negarse a investigar: han pasado cuatro décadas, ya no tiene sentido. Una pinza discursiva autoenvolvente que mantiene la impunidad del Franquismo.

Es básico que las nuevas generaciones tengan una formación adecuada a lo que sucedió para que se eduquen en la convivencia democrática y en la defensa de las libertades

Sin embargo, la Comisión es hoy más posible que nunca por la actual correlación de fuerzas, por el juego de pesos y contrapesos, sobre todo, en la margen progresista del hemiciclo, donde se compite cada día por la hegemonía política y espiritual de la izquierda. Desde la plataforma abogan por seguir las recomendaciones de la ONU cuando llegue el momento de constituir el órgano. “Hace falta independencia y reconocimiento constitucional. Debe componerse de forma que participen personalidades relevantes en el campo del derecho, la medicina forense, la arqueología, la historia; todo lo que aporte conocimiento sobre los hechos, los autores…”, enumera Ruiz Reig. Al final, se emitirían unas recomendaciones destinadas al poder judicial, al legislativo, al sistema sanitario, al sistema educativo... “Es básico que las nuevas generaciones tengan una formación adecuada a lo que sucedió para que se eduquen en la convivencia democrática y en la defensa de las libertades”, concluye.

El Estado tendrá que reconocer de manera exhaustiva las violaciones de los derechos humanos. Eso es lo último, lo irrenunciable. En estos días, con motivo del desarme de ETA, se afirma que la democracia no habrá ganado del todo la batalla si no se aclaran los asesinatos y se determinan los autores materiales. Se defiende la verdad como condición para la dignidad de las víctimas. Se exige también que ETA pida perdón, es decir, que acepte la narrativa del Estado que se resume en que ‘ETA’ (de 829 a 858 asesinatos) y ‘derechos humanos’ son conceptos excluyentes. Con esa claridad de criterio, no se entendería que se rechazaran las demandas de las víctimas o que las esquivaran. En cambio, durante la Transición, como recuerda Jorge Rodríguez, se hablaba de ceder en lo accesorio para acordar en lo fundamental: “Por accesorio entendieron las reivindicaciones de las víctimas”. Si se tomara una decisión así con respecto a las víctimas del terrorismo, el escándalo haría tambalearse al país. Sin embargo, la distancia entre Franquismo (de 100.000 a 350.000 asesinatos) y derechos humanos siempre se ha tratado de dulcificar y relativizar. Nunca hubo una ruptura: la represión franquista sigue afectándonos en forma de relato falseado. 

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Código Civil, Artículo 3, 1. "Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas". Y el sntido de la Ley de Amnistía no era amnistiar a los torturadores nni a los asesinos; ni a los ladrones de niños, ni a los golpistas. Era amnistiar a los perseguidos por el franquismo. Un Pode Judicial que ha permitido que el Tribunal Constitucional destrozase el instituto de la Prescripción penal con el fin -delictivo- de exonerar a todos aquéllos "ALBERTOS" de sus graves delitos, sin decir esta boca es mía; un Poder Judicial que ha interpretado en contra de sus palabras el Códogo Penal, con cierta asiduidad, ratione personae, ese Poder Judicial, es el que sigue protegiendo a los asesinos del franquismo. En los juicios, el juez, si quiere puede, es norma que sólo cede ante la amenaza del Consejo general del Joder Pudicial -pronto será delito criticarlo; probablemente con efectos retroativos. Pueden condenar el uso legítimo de la Libertad de Expresión. Porque quieren y el CGJP lo promociona. EL PROBLEMA ES EL PODER JUDICIAL, ese heredado del Franquismo.

    Hace 4 años

  2. german

    Si se deroga la ley del 77 volveran a la carcel terroristas y asesinos de izquierda que hoy estan reinsertados?

    Hace 4 años

  3. Pedro A. García Bilbao

    Este articulo merece contestación seria y en este mismo medio. ¿Tan difícil es ver que el problema radica en que se sigue considerando legal al régimen franquista y criminales a quienes le combatieron y pasaron por sus tribunales?

    Hace 4 años

  4. Pedro Sanz

    Curioso reportaje que no conversa con quienes llevan años luchando por los derechos de las víctimas de la dictadura, que no piden una comisión de la verdad, que tienen abierta una causa en Argentina. Parece más bien el intento de vender algo cuando no se cumple con el mínimo rigor de acudir a fuentes autorizadas. Una pena citar como fuente a Jaime Ruiz que tiene tanta idea de las comisiones de la verdad como Rajoy de física cuántica.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí