1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

¿No hay ningún revolucionario en Cataluña?

La revolución pasa por parar y reconducir en el momento aún posible el curso de unos acontecimientos desnortados y mal avenidos con las posibilidades reales que las circunstancias presentan para lo que se pretende

José Antonio Pérez Tapias 16/04/2017

La Boca del logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

No se aminora, sino que se agrava la situación crítica del Estado español. Así es por los envites lanzados por las fuerzas independentistas de Cataluña. Si la gravedad de la crisis se incrementa por la manera acelerada en que éstas pretenden llevar adelante el proceso de secesión, concretado en un referéndum para la misma, resulta a la vez patente que no la alivia en nada el inmovilismo del Gobierno de España respecto a tal situación. Los primeros ponen su fe en la mecánica de un proceso de “desconexión” que con secretismo y abuso de reglamento quieren aprobar en el Parlamento de Cataluña, tratando de ocultar las fuertes desavenencias que en el mismo bloque independentista va originando un proceso sin estrategia clara y con escasos logros en cuanto a sus objetivos. Mientras tanto, el Gobierno, contando con apoyo del PP, Ciudadanos y parte del PSOE, pone su confianza, al más puro estilo Rajoy, en que el tiempo lo arregla todo, dejando que supuestamente los problemas se disipen con su mero transcurso, por fatiga de los protagonistas y, en todo caso, por el marcaje que se les hace desde los tribunales de justicia.

Desde la opinión pública se percibe, sin embargo, que ambas formas de creencia acerca de la deriva futura de los hechos no se sostienen sobre bases firmes. Lo más probable es que las colisiones se sigan produciendo, a pesar del desgaste de quienes están a la cabeza de ambas tendencias opuestas. Puede incluso que ese desgaste, por el lado del independentismo, extreme las posiciones a favor de un referéndum de autodeterminación cuanto antes, sin que tales prisas supongan por sí mismas garantía alguna de que se vaya a celebrar.

Puede incluso que ese desgaste, por el lado del independentismo, extreme las posiciones a favor de un referéndum de autodeterminación cuanto antes

Es por ello que, ante un panorama tan bloqueado, la misma desconfianza hacia dinámicas contrarias que nada bueno hacen prever haga pertinente preguntarse qué se puede hacer para reconducir el conflicto planteado, desechando la pasividad de quienes todo lo confían a que el problema se estanque en vía muerta, así como el voluntarista optimismo de quienes imaginan el mundo a la medida de sus deseos. De la secesión exprés que se quiere conseguir mediante precipitada desconexión respecto del Estado español y referéndum unilateral cabe pensar que, aun con apariencia de proceso poco menos que revolucionario, de ninguna manera lo es, ni por épica, ni por ética, ni por estética. Si todo ello se puede describir como gran acto de insumisión al ordenamiento legal del Estado español, no parece que en número y en voluntad política suficiente esté la ciudadanía catalana dispuesto a arrostrarlo. De hecho, ni siquiera es compacta al respecto la coalición Junts pel Sí que promueve el proceso. Por ello, dado que por ahí no se percibe un componente revolucionario, toca buscarlo por otra parte, pero el caso es que no aparece –dicho sea con la venia de la CUP--.

Es de la nebulosa así descrita de donde surge la pregunta que, sin querer ser mera boutade, encabeza estas líneas: “¿No hay ningún revolucionario en Cataluña?”. Diré que es interrogante recogido al hilo de reflexiones como las de Walter Benjamin, cuestionando precisamente las ingenuas confianzas en el progreso, sean en clave presuntamente revolucionaria, sean en las conocidas pautas conformistas de la socialdemocracia. Frente a la concepción decimonónica, por el mismo Marx suscrita, de que las revoluciones son las locomotoras de la historia, Benjamin formula claramente lo que son más que reservas: “Quizá sean las cosas de otra manera. Quizá consistan las revoluciones en el gesto, ejecutado por la humanidad que viaje en ese tren, de tirar del freno de emergencia”. Es decir, en determinadas situaciones la revolución no pasa por acelerar los tiempos, sino por parar y reconducir en el momento aún posible el curso de unos acontecimientos hasta ahora desnortados y mal avenidos con las posibilidades reales que las circunstancias presentan para lo que se pretende. ¿No hay nadie en Cataluña, por el lado independentista, que tire de la alarma?

Si por el lado de los partidarios de la secesión no emerge nadie que diga que el proceso debe ser replanteado, tampoco se encuentra la deseable claridad entre los partidos políticos que reclaman un referéndum pactado con el Estado

Si por el lado de los partidarios de la más inmediata secesión no emerge nadie que a las claras diga que el proceso debe ser replanteado, tampoco se encuentra la deseable claridad entre los partidos políticos que honestamente reclaman un referéndum pactado con el Estado, que no tendría que ser necesariamente de autodeterminación en cuanto tal. En el espectro de esa izquierda política que se hace cargo de la amplia mayoría de la ciudadanía catalana que quiere que de alguna manera se le consulte respecto a las posibles formas de relación –incluida la independencia-- de Cataluña con el Estado español, quizá puedan surgir las voces necesarias para replantear las cosas con seriedad y serenidad. Podían recordar, entre el ir y venir de Els Comuns y Podem, al mismísimo Trotsky, que ya en los años treinta, en sus escritos sobre ‘Las tareas de los comunistas en España’, sugería atender las demandas democráticas de Cataluña respecto a su estatus en relación al Estado español, pero bien que subrayaba en su lúcido análisis que tal cosa habría de ser planteada en correlación con las necesidades objetivas del pueblo, con su centro de gravedad en el proletariado de la época. El líder revolucionario no se privaba de señalar que para la izquierda era obligado tener en cuenta la voluntad democrática de la ciudadanía catalana, pero, obviamente, toda vez que de manera explícita se hubiera manifestado en referéndum. No hay revolución que valga, ni proceso que salga, sin contar con las condiciones que de hecho se dan, tanto objetivas como subjetivas. ¿Tan difícil es tenerlo en cuenta casi un siglo después?

¿Qué cabe pensar de lo que se podría hacer por el lado del Gobierno y sus adláteres? Lo primero, que el PSOE se desmarcara claramente de la condición de adlátere. Para ello no tiene que hacer más, pero tampoco menos, que definir de una vez qué se está proponiendo desde el campo socialista –PSOE y PSC-- cuando se habla de federalismo, habida cuenta de que se hace planteando una reforma federal del Estado de las autonomías –sin eludir que la reforma ha de ser de tal calado para lograr un nuevo pacto constitucional que no habría que tener miedo de traer al debate la necesidad de un proceso constituyente--. Y como el federalismo, para que sea viable en España, ha de ser plurinacional, habrá que poner sobre la mesa el reconocimiento explícito de las naciones que existen en la realidad política hispana, las cuales no pueden ser tratadas como solo naciones culturales, sino como naciones con una identidad política que reclama ser atendida jurídicamente. Y va de suyo que ello no implica que a cada nación haya de corresponder un Estado, pues sobraría en tal caso hablar de Estado federal plurinacional.

Quedaría la tarea de lograr que desde la derecha se dieran pasos hacia las reformas necesarias. Si no lo hacen, se hará más evidente aún que su españolismo tiene más de ideología conservadora, con su correspondiente función de encubrir intereses, que de patriotismo respetuoso. Alguna vez habrá que sacar conclusiones tras dejar de considerar la soberanía nacional como intangible mitificación; la realidad ya se encarga de socavarla. Y entre los distintos interlocutores habrá que dibujar, una vez que los alocados trenes se paren un poco, una estación de intermediación para poner en diálogo lógicas de signo contrario a las que, por responsabilidad política y respeto a los respectivos pueblos de las naciones tantas veces invocadas, habrá que hallar una salida en medio de las contradicciones que presentan. Si eso ocurre, será verdadero ejercicio de poder político democrático. Si no sucede, será señal de la impotencia de poderes que, dada su debilidad para negociar estratégicamente, y aún mayor para convencer, se verán recluidos, como apunta certeramente el filósofo coreano Byung-Chul Han en su libro Sobre el poder, en una menguada soberanía que les sumirá en el descrédito ante sus ciudadanos. Lo revolucionario –con permiso para una palabra tan grandilocuente- será entonces generar un espacio de intersección donde empezar a hablar quizá no de dependencias e independencias, sino –lo decía Rubert de Ventós hace muchos años- de interdependencias.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Uno

    Anda que invocar a Walter Benjamin para defender la monarquía caciquil del 78... anda que decir que el psoe no es "adlátere" cuando vota con el PP todas las leyes que perjudican a los ciudadanos (en realidad: súbditos) y hace frente único en sus ataques y su odio demencial y subnormal a Catalunya y a los catalanes... ¿es que no queda ninguna persona con un mínimo de vergüenza en el comite federal del PSOE? (Spoiler: nunca ha habido) Por lo demás, respecto a la dichosa fracesita de Benjamin que el españolista autoritario y reaccionario Félix de Azúa tan bien explicaba el documental de WKWB yo digo 'sí' a lo de echar el freno. Y echar el freno significa mandar a los Borbones, a la españaza constitucional, al PP, al PSOE, a los Ciudadanos esos, a la UE y al Ibex 35 a la papelera de la Historia. Y por favor, dejen de hacerse los federalistas que ya hace más de diez años que no cuela. Entreguen las actas y disuélvanse. Y si el ánimo les llega para practicar el sepukku, no se corten.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Pau

    Primera reflexión: @Guillermo Martínez debería aprender del "señorío" (mal que me pese esta palabra) de Pérez Tapias analizando la situación sin faltar al respeto a nadie. Chapeau. Segunda: desde mi prisma (independentista) creo que muchos estamos más que dispuestos a remodelar el "proceso", no creo que a Junts pel Sí se le pueda acuar de inmovilista me parece la vieja estrategia de alinear en los extremos a unos y otros. Lo que se pide desde Catalunya es movernos (a lo mejor todos) hacia alguna parte. Desde mi humilde punto de vista los únicos que no se piensan mover ni un ápice son el gobierno y sus adláteres (creo que siempre recordaré su cara de impotencia al salir del fatídico congreso del PSOE). Mi pregunta es la siguiente: si los que mandan en españa no tienen la más mínima intención de moverse. ¿Qué hacemos?

    Hace 4 años 6 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Que cachondos! La Derecha Independenciera que vive a costa de una minoría de votantes de la Derecha Pendenciera y nacional católica de toda la vida, que se niegan a hablar la lengua de sus vecinos. Una riqueza inmensa de la que reniega esta caterva de nostálgicos. No como en Galicia, dónde el Gallego obligatorio nunca fue hablado hasta que Fraga Iribarne se lo sacó de uno de sus zapatones, y obligó a considerarlo como Lengua histórica. Nacionalistas catalanes aupados por los nacionalistas castellanos. // Mis enemigos son los GLOBALISTAS, los del Capitalismo del Fin de la Historia. // Mi enemigo es el "nuevo hipercapitalismo global"; con sus profetas y apóstoles agazapados en nuestros sus movimientos sociales estáticos. // Mi enemigo es quien no reconoce los derechos del individuo frente al estado. Porque nos quieren indefensos, cuando les llegue el momento. // Mis enemigos son los quintacolumnistas, que clausuran nuestro futuro; y el mismo presente. // Mi enemigo son las organizaciones verticales, las Jerarquías; los iluminados incapaces de escuchar, embriagados de soberbia fundamentalista. // Mis enemigos ... a quienes hasta no hace mucho, creí amigos. El enemigo está en todas partes. Infiltrado entre nosotros. // Mis enemigos están organizados. En LOGIAS y circulitos de falsas igualdades. Es que soy un paranoico. Porque si no lo fuese, no me preocuparía la plena coincidencia entre quienes no deberían haber coincidido. // ¿Que ofrece España a Cataluña, que pueda interesar a los Catalanes? ¿Corrupción? No la necesitan, ya tienen la suya. ¿Un proyecto de convivencia ilusionante? // Cuando la Comunidad de Propietarios decide en contra de los intereses de uno de los propietarios -o de una minoría de ellos-, los afectados, ¿no pueden vender su casa e irse a vivir a otro lado? ¿Pueden quizás acudir al proceso judicial en el que el tercero decisor es imparcial –no meramente independiente, sino imparcial? // Cuando España tenga un proyecto ilusionante, los Catalanes querrán ser también españoles, no lo duden. // El problema es Constitucional; el referéndum ha de ser nacional, no autonómico. Y la pregunta es crucial (en mi caso, no deseando que Cataluña se independice de España, pienso que deben ser los catalanes quienes decidan) // Por mi parte, además, entiendo que el régimen de mayorías que un tal referéndum exigiría ha de ser diferente en cuanto a la "primera fase" (referéndum nacional, sobre si los catalanes pueden o no votar su voluntad de seguir o separarse de España; y las consecuencias concretas de tal decisión, para todos los españoles; también para los catalanes a la fuga) bastaría una mayoría simple para continuar el proceso con la segunda fase, esto es, votación en Cataluña. En esta fase, las mayorías han de ser cualificadas, pues los que se oponen a la secesión son titulares de "Derechos Adquiridos". // Nos falta el proyecto ilusionante, nacional, que es la verdadera baza de los nacionalismos; no solo del catalán. Pero en lugar de ilusionar, jugamos a atemorizar. Como bien señaló el Sr. Tardá en el Congreso, ¿es que van a encarcelarnos a todos? Muchos querrían que así fuese. Y los medios magnifican estas aguerridas tentaciones, las hace brillar y les da esplendor. Pero, ¿no vemos que esto es, precisamente, lo que excita el separatismo? ¿O alguien se quedaría a vivir en un edificio en dónde es constantemente vilipendiado? Yo me querría ir; y haría lo posible por poder. ¿Soy separatista? ¿Sedicioso quizás? ¿Me encarcelarán por pensar así?

    Hace 4 años 6 meses

  4. Gregor S

    Señor Pérez-Tapias, desde el respeto que me merece a pesar de pertenecer a una organización poco menos que criminal: Quizás Walter Benjamin cuando habla de tirar del freno de emergencia, se refería más a los populismos Trumpistas y fascistas que recorren europa. O quizás se referían al seguidismo que desde una presunta socialdemocracia hacen algunxs al capital, con el sufrimiento que ello conlleva. Quizás, y sólo quizás, la persona que mejor entendió lo que quería decir Walter Benjamin fue Julio Anguita, persona que me merece un altísimo repeto a pesar de las divergencias que con el tengo, cuando dijo "Hoy lo auténticamente revolucionario sería cumplir la Constitución". Esa misma Constitución de la que el Sr. Margallo dijo que el único artículo importante era el 2º, y el resto literatura. Revolucionarixs en Catalunya somos muchxs, no todxs queremos o anhelamos la inpendencia, cada cual cree que su vía es la mejor, la más acertada. Ahora bien, le puedo decir que desde luego, ningunx de esxs revolucionarixs se encuentra en el PSC, ni siquiera en Els Comuns. Por descontado no se encuentran en PDCat, o ERC. Ni en lxs reaccionarixs de PP y C's. PEro tenemos claro que en la actual situación, cualquier cambio del status quo, es positiva. El freno de mano, para hacer trompos y dar vueltas sobre el mismo sitio.

    Hace 4 años 6 meses

  5. Enri

    Desde hace tiempo Cataluña demanda o más autonomía, o referendum para saber qué es lo que hay en las mentes de los catalanes.----Luego.----!!!!

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí