1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Posverdades y primarias socialistas

La insistencia en el declive electoral de Pedro Sánchez y en su pretensión de ‘romper’ España y el PSOE y de ‘podemizar’ el partido son cuatro ejemplos de cómo se intenta cristalizar con beligerancia una imagen interesada y falsa del candidato

Manuel Escudero 12/04/2017

<p>Pedro Sánchez, durante un acto en Granada.</p>

Pedro Sánchez, durante un acto en Granada.

Amalia Ramos

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

En un reportaje de investigación, Cómo la tecnología altera la verdad, Katharine Viner aseguraba que “en la era digital es más fácil que nunca publicar información falsa que se comparte y es tomada por verdad rápidamente”. Y añadía algo revelador: narraba cómo Arron Banks, el mayor donante del UKIP y de la campaña Leave.Eu, confesó que su bando sabía desde el principio que los hechos no les darían la victoria. “Había que adoptar un acercamiento mediático al estilo americano —dijo Banks—. Lo que ellos dijeron al principio fue ‘los hechos no funcionan’, y es cierto. Los partidarios de quedarse mostraron hechos, hechos, hechos, hechos, hechos. Eso no funciona. Tienes que conectar con la gente emocionalmente. Ese es el éxito de Trump”.

Luego vinieron los Diccionarios de Oxford nombrando la “posverdad”  palabra del año 2016, y hoy todos vivimos conscientes de esa siniestra realidad. La diferencia entre la era predigital y la actual es notoria: antes los medios, aunque no tenían por qué contar la verdad, sí debían narrar cosas que fueran creíbles, lo que implicaba una cierta necesidad de apuntalar las informaciones con hechos verificables. Pero en la era de la posverdad se delega la credibilidad en los que reciben las noticias. Como aseguraba Viner, “depende de la gente que recibe la noticia si le da credibilidad o no”, y eso ocurre por el número de clics que la información en cuestión obtenga, o el número de medios que la repliquen.

Mi reacción ante la era de la posverdad es beligerante. Hay que rebelarse contra ella, porque no hacerlo equivale a echar por la borda los valores de la Ilustración, que se fundamentan en una búsqueda apasionada de la verdad. 

Hay que rebelarse contra la posverdad, porque no hacerlo equivale a echar por la borda los valores de la Ilustración, que se fundamentan en una búsqueda apasionada de la verdad

Si la posverdad debe de ser rechazada como una tendencia corrosiva, la política de la posverdad aún más. El padre del concepto, David Roberts, lo explicaba así: se supone que los votantes a) examinan los hechos, b) sacan conclusiones sobre ellos, c) se posicionan respecto a los diferentes temas basados en esas conclusiones y d) escogen un partido político que comparta esas propuestas. Pero hay evidencia de que está emergiendo un modo diametralmente opuesto de conducta en los votantes: a) eligen una tribu o un partido basados en identidades compartidas, b) adoptan las propuestas de la tribu, c) desarrollan argumentos para darles razonabilidad y d) finalmente, escogen algunos hechos para reafirmar los argumentos.  Ese es, exactamente, el camino de la “política identitaria” que, sin ningún rubor moral, eligieron los partidarios del Brexit y también Trump. 

Uno de los corolarios más importantes de esta caracterización no es que la política de la posverdad se base en mentiras. Es peor que eso: es que lo que importa es la identidad de la que se parte, y lo que menos importa son los hechos que la sustenten, sean verdaderos o falsos. 

Por eso, como una cuestión básica de moralidad pública, los progresistas hemos de ser, más que nunca, amantes de la verdad.

Trasladado esto a un ámbito concreto: es crucial que el PSOE, ahora embarcado en un conflicto muy polarizado sobre liderazgo y línea política, evite contaminarse de toda traza de posverdad durante el próximo mes y medio. Sin embargo, se ha intentado tejer en la opinión pública de modo interesado una imagen del candidato Pedro Sánchez y de su proyecto político que no está basada en hechos demostrables. Y me permitirán que enuncie algunos.

El proyecto político de Pedro Sánchez es 100% constitucionalista, se fundamenta en la Constitución

1.- Quiere romper España. Si nos atenemos a los hechos, el proyecto político de Pedro Sánchez es 100% constitucionalista, se fundamenta en la Constitución, en su artículo segundo, que establece la unidad de España, compuesta por nacionalidades y regiones. Definir esa unidad como de carácter plurinacional no significa otra cosa que utilizar el término que todo constitucionalista podría usar para definir las nacionalidades: son naciones culturales. Y esto no es que lo diga Pedro Sánchez ahora. Ya lo dijo Gregorio Peces-Barba, socialista y padre de la Constitución, al asegurar que "no hay más que una nación soberana que es España, que es además el poder constituyente", pero puede haber unas "naciones culturales, que no son soberanas". "Son naciones culturales porque tienen una cultura diferenciada, además de participar de la cultura castellana, que es la cultura común de todos". Europa contiene más de 100 naciones culturales que conviven en sus respectivos Estados. Afirmar el carácter plurinacional de España no puede violentar a nadie porque el término no avanza ni un ápice respecto a lo que establece la Constitución, pero sí acomoda y reafirma las especificidades culturales existentes dentro del marco de la realidad de España.

2.- Va a “podemizar” el PSOE. Esto también está en las antípodas de la verdad. Es precisamente el proyecto político de Pedro Sánchez el único que establece serias distancias respecto a la concepción política vigente hoy en Podemos. Los socialistas, asegura, no se parecen ni se van a parecer a Podemos ni en sus principios, ni en su concepción de las reformas, ni en la mayoría de sus propuestas políticas, ni en su posición respecto a cómo integrar España, ni, incluso de modo más nuclear, en relación a la democracia.  Dicho de otro modo, afirma taxativamente que son diferentes. También señala que el hecho de ser diferentes no significa que la mejor táctica con el vecino sea el aniquilamiento mutuo. Y propone, eso sí, y lejos de las pasadas fallidas experiencias de las grandes coaliciones entre conservadores y socialdemócratas tanto en la Unión Europea como en diversos países europeos, una línea alternativa a construir en el tiempo: en primer lugar, en Europa, avanzando hacia una nueva Coalición Progresista. Y en España, comenzando por el acercamiento a los sindicatos, la vuelta al trabajo en la sociedad con las organizaciones progresistas y el avance hacia una alianza de progreso como la única alternativa realista para vencer a la derecha. 

El hecho de ser diferentes no significa que la mejor táctica con el vecino sea el aniquilamiento mutuo

3.- Va a romper el PSOE. A nadie se le puede escapar que lo que está ocurriendo en el PSOE tiene dos tiempos bien definidos. El primero es el de una contienda electoral de primarias, donde lo lógico es poner en primer plano las especificidades de cada candidato. Pero el segundo tiempo es tan importante como el primero y consiste en, una vez declarado el resultado electoral, la integración para recomponer la cohesión y la unidad, imprescindible para una acción política con mínimas garantías de éxito. Eso es lo que hará sin lugar a dudas cualquiera de los tres candidatos si gana las primarias. El argumento tipo posverdad de que Pedro Sánchez está provocando una fractura se está construyendo de un modo muy peculiar: las descalificaciones continuas a su candidatura por parte de algunos notables han ido subiendo de tono hasta amenazar con suspender sus futuras carreras políticas supeditándolas a los resultados de las primarias.  El argumento es muy insidioso, porque no depende de que Pedro Sánchez esté causando una fractura con su conducta sino de que su misma presencia en la contienda induce a la otra parte a crear un clima de fractura.

4.- No ha tenido buenos resultados electorales. Este último elemento tampoco está avalado por los hechos. El declive electoral socialista comenzó en 2011 con Rubalcaba, con quien el PSOE perdió 4,3 millones de votos. La caída electoral en las elecciones autonómicas también comenzó ese año. El peor resultado en la reciente historia democrática se sitúa en las elecciones europeas   de 2014 con 3.596.324 votos y Valenciano encabezando el cartel. Y si bien en las elecciones generales de 2015, con Podemos y Ciudadanos como nuevos entrantes en la competición electoral, se pierden 6,7 puntos respecto a 2011, también en 2015 se da una tendencia similar a la baja en todas las CCAA (Andalucía, -4,09; Castilla La Mancha, -7,29; Extremadura, -1,99; Aragón, -7,61; País Valenciano, -7,55; Asturias, -5,56). Finalmente, en las elecciones de 2016, el PSOE pierde  122.000 votos, de ellos casi 90.000 en Andalucía, aunque  se sube del 22% al 22,67%, evitando el sorpasso de Podemos. Para cualquier persona amante de los hechos, el declive socialista comenzó en 2011; con Pedro Sánchez se perdieron votos en 2015, aunque por debajo de lo que ocurrió en las autonómicas en la mayoría de CCAA  y con una diferencia muy poco notable frente a la candidata Susana Díaz. No hay razones para hablar, a la hora de elegir entre candidatos alternativos hoy, de candidatos electoralmente perdedores y ganadores. Y sí hay razones para señalar que en el haber de Pedro Sánchez está haber conseguido detener la hemorragia y evitar el sorpasso. Si lo importante es apoyar conclusiones en hechos, entonces más sensato parece interrogarse sobre las razones políticas de fondo del declive socialista, que centrar la reflexión en líderes que, por razón de sus hechos electorales, vayan a facilitar al PSOE una milagrosa remontada. 

El declive electoral socialista comenzó en 2011 con Rubalcaba, con quien el PSOE perdió 4,3 millones de votos

Con esto se cierra el retrato: cuatro posverdades que, como las cuatro patas de una mesa en la que se busca influir en la opinión pública, intentan con beligerancia cristalizar una imagen interesada y falsa de un candidato. 

Como antes se señalaba, la ética de la izquierda no puede tener otra base que la búsqueda apasionada de la verdad. Nada que se construya sobre la posverdad hará posible una vuelta a la hegemonía política, y electoral, del socialismo español. Adicionalmente, si por fin el debate despojado de estos elementos insidiosos vuelve a cauces racionales, nos encontraremos con el meollo verdadero de la cuestión: la elección de un candidato no por las posverdades que se le quieran atribuir sino por los proyectos políticos que represente. En tal contienda, independientemente de quién resulte vencedor, lo que sí está claro es que ganará el socialismo español. 

------------------------------------

Manuel Escudero. Economista. Es uno de los autores de la ponencia económica de la candidatura de Pedro Sánchez.

 

 

 

 


Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Escudero

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

14 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Henrique Rincón

    De Ernst Toller fue la frase que debería servir de portón a los partidos políticos de izquierda, porque los de derecha no lo necesitan: “El miedo a la verdad conduce al ­autoengaño”. Refiriéndose al levantamiento obrero de noviembre de 1918 en la región del Rin y Berlín. Escribió sin pelos en la lengua: “La revolución alemana se encontró con un pueblo ignorante y con una capa de dirigentes compuesta de probos burócratas”.

    Hace 5 años 9 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    Democracia participativa: Publicado el volumen décimo del manual para contar votos de Podemos, así como las correcciones de errores de 7 de los volúmenes ya publicados. ¿Quieres participar? Has de construir el cauce. Que no lo construyan los de siempre, pues todo seguirá ... como siempre. Primero los militantes deben decidir si el partido se va por el desagüe o si recuperar el socialismo democrático con Pedro; construyendo con nosotros después una nueva mayoría, la real, la mayoría socialista. #YOCONPEDRO

    Hace 5 años 9 meses

  3. islote

    En el PSOE oficial se está siguiendo la vieja táctica de "Di cosas aunque sean mentiras, que siempre queda algo" y como no faltan crédulos que en vez de informarse antes de hablar se lanzan al ruedo de la opinión, pues miel sobre hojuelas.

    Hace 5 años 9 meses

  4. jacob perez de andrade

    Inicia el articulo con tono científico y neutral, para luego llevarse a su terreno la interpretación de los hechos. siempre hay que preguntarse que hay detras a quien beneficia esa es la prueba irrefutable para saber a que nos enfrentamos, por que hechos los hay y muchos por ejemplo expulso a Tomas Gómez sin miramientos de Madrid,voto la reforma del 135 de la constitución española, estuvo en el consejo de Bankia, enfrento más que unió y una de sus propuestas fue funerales de estado para las victimas de violencia de género. Ese es el problema cuan de todos ellos es el verdadero Sanchez.

    Hace 5 años 9 meses

  5. Sergio B

    Pues ya hay que ser pnafilo para creerse que los periodicos no mentian antes de la era digital, lo que pasa es que ahora se les desenmascara antes, la era digital, es menos "posverdad" que ninguna anterior.

    Hace 5 años 9 meses

  6. Mentalmente

    Los que usan el término posverdad son precisamente quienes son víctimas de ella. Ejemplo manifiesto en esta "opinión".

    Hace 5 años 9 meses

  7. Manolo P. Aranda

    Desgraciadamente la bajada del PSOE comenzó en este país con los recortes que manda la comunidad europea de Merkel, y que el Presidente Zapatero asumió, después vino el 15 M y los movimientos sociales que se crearon, y a continuación nace del 15 M el partido político Podemos, que le come algo más del 40% de su electorado, y no hay que echarle la culpa a Pedro Sanchez.

    Hace 5 años 9 meses

  8. teoadorno

    Al contrario - en la era digital es más difícil que nunca comerse las ca*as que intentan meter los medios.

    Hace 5 años 9 meses

  9. Hanna

    Vaya por Dios, primer artículo de CTXT que me decepciona en condiciones... No tanto por lo que se pretenda "restituir " al pobre Sánchez, ni más ni menos que PSOE en estado puro, sino por la imagen que se nos quiere transmitir de un partido cuyas políticas económicas y sociales han sido y son prácticamente idénticas a las del PP, y sus representantes, tan nacionalcatolicistas como ellos. Así que sí, Escudero, en román paladino y sin necesidad de comenzar con una amplia introducción sobre la postverdad, mucho ojo con lo que nos cuentan, oímos o leemos. Ojalá, por el bien de este pueblo, que a estos listos les ocurra lo mismo que a otros que cantaron sus mismas hipócritas canciones en otros países europeos, que desaparezcan cuanto antes del poder.

    Hace 5 años 9 meses

  10. Jesús Díaz Formoso

    Hay algo que no comparto, en el texto -estupendo- del Sr. Escudero: El declive del PSOE comenzó en Suresnes, aunque la percepción pública de este HECHO, tuvo lugar mucho después de los maletines de la OTAN, eso que "ni Flick ni Flock", incluso más allá de las FILESAS MALESAS y TIME EXPORT's: Tuvo lugar con la progresiva pérdida de las mayorías absolutas. TUVO LUGAR CON LOS GAL. Es hora de recompner, no la marcha electoral post del invento de Rubalcaba secundado por CIFUENTES; también conocido como 15M, que enmascaró el verdadero 1978M de los ciudadanos. Queremos participar. Queremos SER, no sólo estar. No queremos ganar unas elecciones, sino LA RECUPERACIÓN DE LA MAYORÍA ABSOLUTA SOCIALISTA que quiere y se merece España. #YOCONPEDRO - y más allá.

    Hace 5 años 9 meses

  11. Jesús Díaz Formoso

    Buen artículo Buen equipo. #YOCONPEDRO

    Hace 5 años 9 meses

  12. Francisco Linde

    Sí a todo. Sólo apostillar que la llamada "posverdad" -término que, de tanto usarlo, acabará por desvirtuarse (lo mismo le está pasando al término "populismo")- tiene un antecedente directo en los "11 Principios de la Propaganda de Goebbels"; a saber:http://culturizando.com/los-11-principios-de-la-propaganda-nazi/

    Hace 5 años 9 meses

  13. Mentalmente

    Los periodistas y los medios son quiénes realmente son víctimas dela posverdad. Y no el público. La sociedad está harta de la c€nsura y parcialidad de todos vosotros, como seleccionáis las noticias, como las contáis, o no las contáis si no son hechos favorables a vuestra tribu. La p4ja en el ojo ajeno. Queréis implicar a la sociedad con un comportamiento que es esencialmente vuestro.

    Hace 5 años 9 meses

  14. Pepus León de Quinto

    El PSOE de la Gestora, de la Sra. Díaz y de sus amos tiene un problema muy grave. Si estos señores se salen con la suya en las Primarias, en las diferentes elecciones que se vayan produciendo se irá convirtiendo en un nuevo PASOK.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí