1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Cuando ya nadie se acuerde

El terrorismo no fue la consecuencia lógica de un conflicto (existente). El terrorismo fue su degradación más absoluta

Diego E. Barros 12/04/2017

<p>Manos blancas por Miguel Ángel Blanco.</p>

Manos blancas por Miguel Ángel Blanco.

Fundación Miguel Ángel Blanco

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Los autodenominados “artesanos de la paz” acaban de escenificar en el País Vasco francés la entrega de los arsenales que permanecían en posesión de la banda terrorista ETA. En realidad, lo que han entregado a miembros de las Fuerzas de Seguridad del país vecino ―otrora país seguro, país (ene)amigo, país refugio― han sido los geolocalizadores de los zulos. Determinar cuántas y qué armas será labor de la Policía y, sobre todo, de la Guardia Civil. Si les dejan y, llegado el caso, si (nos) lo creemos. 

He ahí parte del problema. Que esto se ha convertido no ya en cuestión de fe sino de ideología.  

Hasta ahí la noticia (casi un breve, en la sombra de lo que fue el Telediario de referencia). Y hasta ahí el simbolismo, tendente a cero. Como era de esperar al ir encabezado por un sintagma tan hortera como “artesanos de la paz”, a la altura de aquellos “soldados del amor” con los que Marta Sánchez amenizó la Nochebuena de 1990 a las tropas españolas estacionadas en la fragata Numancia en la primera Guerra del Golfo.

Un colega de departamento me ha preguntado por la indiferencia con la que se sigue al sur de la frontera lo que también se ha llamado “el final del proceso” (el vasco, sobre la versión catalana del mismo, no me ha preguntado, it is very difficult, me ha dicho).

Le he respondido que es doloroso y que tenemos todavía la memoria a flor de piel. Y ahí reside la otra parte del problema. He mentido. O no le he dicho toda la verdad. Creo, en primer lugar, que esa indiferencia es lógica. Objetiva: no ha existido tal proceso, más allá de varios intentos fracasados en el pasado llevados a cabo por todos y cada uno de los gobiernos de la democracia. ETA entrega ahora las armas unilateralmente porque ya no le sirven, porque le son un problema. Igual que el 20 de noviembre de 2011 tres tipos encapuchados y con txapela nos dijeron a todos los ciudadanos que podíamos salir tranquilos a las calles. No le sirven porque ha perdido. Ha sido derrotada. Por todos, escojan ustedes: la Policía, la Guardia Civil, las víctimas (propias y ajenas) y hasta por esa cursilada que tanto repiten los políticos, la democracia. En fin, por la sociedad en general y la vasca en particular. El mismo pueblo cuya nuca colocó frente al cañón de una Browning o sobre veinte kilos de amonal con el pretexto de salvarlo. De liberarlo. 

Si algo nos enseña la historia es que en nombre de la civilización y el amor al prójimo se cometen las peores atrocidades. 

ETA entrega ahora las armas unilateralmente porque ya no le sirven, le suponen un problema porque ha perdido. Ha sido derrotada por todos: la Policía, la Guardia Civil, las víctimas (propias y ajenas) y hasta por la democracia

He ahí donde reside una de las mayores falacias que han sobrevivido más de medio siglo de historia con ETA. El terrorismo no fue la consecuencia lógica de un conflicto (existente). El terrorismo (cuyo único objetivo es generalizar el terror (olvídense de ropajes) fue su degradación más absoluta. No es la misma ETA la de los setenta (amnistiada en parte) que la de los 80 (la más dura); ni esta que la de los 90 (la socializadora del sufrimiento). La última que ahora entrega las armas es solo la farsa en la que ha devenido la tragedia.

Pertenezco a esa generación a la que le salieron los dientes en los llamados años del plomo. No soy vasco. Sí producto de un país con esquizofrenia identitaria que compartimos gallegos, vascos y catalanes. Todo lo que sé de ETA lo sé por los libros, las películas y los periódicos. Mi memoria de ETA es cultural y también comunicativa y por eso un artefacto tan impreciso como selectivo. Solo han pasado cinco años y es sorprendente lo que uno es capaz de recordar. Y lo que no. 

Me acuerdo ―claro, punto de inflexión― del asesinato de Miguel Ángel Blanco, de que estaba de camping con mis amigos y la náusea fue tan general que el lugar se fue vaciando poco a poco y hasta nosotros decidimos volver a casa esa misma tarde. Me acuerdo de las manos pintadas y me acuerdo de haberme emocionado con los ertzainas sacándose los pasamontañas, defendiendo, paradojas, una sede de HB. No me acuerdo si todavía se llamaba así entonces. 

Me acuerdo de Hipercor.

Y tengo que hacer esfuerzos para acordarme de: Ordóñez, de Múgica Herzog y de Tomás y Valiente. 

Me acuerdo de Fernando Buesa y de su escolta (sin nombre). 

Me acuerdo de la cara demacrada de Ortega Lara y me acuerdo de que pensé en Si esto es un hombre, de Primo Levi. 

Me acuerdo de José Luis López de Lacalle porque entonces estudiaba Periodismo y también me acuerdo de los dos escoltas que acompañaban a José María Calleja, que se quedaban fuera de clase y se sentaban en la mesa al lado en la cafetería. 

Me acuerdo de la voz de Ernest Lluch, apagada a tiros. 

Me acuerdo del bigote mosquetero de Joseba Pagazaurtundua y me acuerdo, claro, de la fuerza de la hija de Isaías Carrasco

Me acuerdo del Audi de Aznar. Creo que no quiero acordarme de lo que pude haber pensado/dicho aquel día. Y me acuerdo del Ibiza destrozado de Eduardo Madina y me repugna cuando hoy le escupen (a conveniencia) en Twitter.

Pero también me acuerdo de Lasa y Zabala. De Intxaurrondo y de Galindo, Vera y Barrionuevo. Del Señor X y de los fondos reservados. De los GAL y de batallones varios. De que tuvo que “decidir si se volaba a la cúpula de ETA”. De que dijo —dice— no. Y de que no sabe “si hizo lo correcto”. Yo sí, porque eso es lo que nos diferencia de ellos.

Me duele no acordarme de más, pero ya dice Ray Loriga que la memoria es como un perro tonto, que le tiras un hueso y no sabes qué te va a traer de vuelta. Por eso también me acuerdo del proceso de Burgos y de la fuga de Segovia. Y también me acuerdo de Carrero Blanco volando hasta el infinito más allá (gracias a Gillo Pontecorvo). 

Pero no me acuerdo de los anónimos. La inmensa mayoría. Hasta 829 personas.

Me acuerdo de Aznar hablando de “Movimiento Vasco de Liberación Nacional” y me emociono, claro.  

No me acuerdo de la cifra de torturados, apaleados, escupidos, insultados, apartados, extorsionados, amenazados, silenciados. De unos y de otros. Me acuerdo de Yoyes. 

Me acuerdo de cómo a un amigo vasco le rajaban día sí día también las ruedas del coche fuera de Euskadi. Y me acuerdo de cómo se empezó a romper la amistad con unos (entonces) amigos navarros cuyo padre era un policía jubilado y de cómo me miraron porque en una cena en su casa me atreví a brindar por un final recién estrenado.  

Me acuerdo de haber llamado a alguien terrorista, como a mí me decían narco. A gritos con la mirada. 

Me acuerdo de que la policía francesa me paraba por sistema en la autopista por culpa de mi matrícula española. 

Me acuerdo de haber cantado como poseso Sarri, Sarri de Kortatu, en los bajos del Avante. Y me acuerdo de pagar las Estrellas más caras que en ningún otro bar por la causa, cualquiera que fuera esta.

Me acuerdo de: Días contados y La casa de mi padre, de Asesinato en febrero y de Tiro en la cabeza. Me acuerdo de La pelota vasca. Me acuerdo de 100 metros y de Martutene (donde está casi todo). Me acuerdo de Asier y yo y, ahora, también de Patria, pese a todo. 

Me acuerdo de haber leído en un reportaje de Nacho Carretero: “Claro que las cosas están mucho mejor. ¿Ves a este chaval? —pregunta señalando con la cabeza a su amigo, que luce flequillo y pendientes de aro en las orejas— Pues es hijo de guardia civil. Y no pasa nada”.

No pasa nada (ahora) con la misma normalidad con la que antes sí pasaba. 

Mientras recordamos hablamos de “la lucha por el relato”. Sin sangre sobre el asfalto, pero quizás una batalla no menos cruenta. Qué y cómo vamos a contar lo sucedido cuando ya tenemos a una nueva generación en marcha que por primera vez ha nacido sin la amenaza. ¿Será capaz de recordar? Al fin y al cabo, los viejos olvidan, como dice Shakespeare por boca del rey en Enrique V. Tarde, pero olvidan, añadiría.

La misma indiferencia que un día le fue cómplice acabó por matar a ETA

Cuando la distancia nos permita comprender y contar esta historia (es probable que necesitemos a esa generación) podremos ver una de las paradojas de lo que ha supuesto ETA. La misma indiferencia que un día le fue cómplice acabó por matarla. Llegó un día en el que el pueblo vasco (en particular) dejó de considerar procedente (salvo a una minoría) que las ovejas descarriadas siguieran moviendo el nogal porque los supuestos frutos a recoger eran un puro espejismo detrás del cual no había nada. Oh, sorpresa. 

Ahora, se trata, dicen, de mantener viva la memoria. Como si fuera poco, incluso fácil; especialmente sabiendo que esa “memoria colectiva” no es más que un constructo social dependiente de muchos factores, comenzando por la hegemonía del grupo que la(s) construye. 

Y están las víctimas. ¿De primera? ¿De segunda? Las “no-víctimas” de “la tortura no existe, es una simple estrategia”, como reza todavía la versión oficial pese a lo que digan: médicos forenses, sentencias judiciales, informes de organizaciones internacionales y el sentido común. O incluso un presidente del Gobierno que, efusivamente, recomienda la lectura de la novela de moda que las recoge, de pasada, pero sin escatimar detalle. 

Será en todo caso labor de homines agentes, en la terminología de Winter y Sivan, hacedores de memoria(s) colectiva(s). Personas con autoridad (historiadores), pero sobre todo escritores, creadores de “cultura”. He ahí el disparo de Jokin Muñoz, otro escritor (este en euskera y por eso menos sospechoso, quizás, que Aramburu) que también ha tratado el tema de ETA en su obra y al que cita Edurne Portela en El eco de los disparos

“La sociedad vasca es una sociedad enferma, aletargada. Esa sociedad enferma ha llegado a aceptar como parte de su cotidianidad determinadas barbaridades. Era cotidiano sembrar de pancartas la plaza del pueblo en fiestas, sin que nadie osara tocar ninguna de ellas. Era cotidiano lanzar vivas a ETA y pedirle que siguiera matando. Era cotidiano enviar, a modo de aviso, dos balas dentro de un sobre al concejal de tu pueblo que no casaba con tu ideología. Todo eso, al ser cotidiano, parte del entorno, estaba socialmente metabolizado. Era normal. Y en ese gran frenopático no se tenía excesiva conciencia del dolor que generaba la violencia, porque los actores de la misma ―víctimas y verdugos― eran otros”. 

He ahí la relativa importancia de la novela de Fernando Aramburu, por ser simplemente la más reciente (y publicitada) hasta la fecha con 150.000 libros vendidos (un 20% en Euskadi, según Tusquets). Dejando a un lado su calidad literaria ―mucho menor de lo que dicen las críticas más efusivas—, creo que se trata de un artefacto cuya incomodidad reside en un solo personaje: la víctima. Es Txato-víctima el que se acabará imponiendo al “Txato-vasco”, al “del pueblo”, al “no-explotador”, al de “yo solo me dedico a trabajar” y de “ya he pagado y tiene que ser una equivocación”. Credenciales inútiles, las expuestas por el Txato de ficción cuando se convierte en uno de esos “otros” a los que aludía Muñoz. El “somos cómplices de lo que nos deja indiferentes”, que decía George Steiner, es aplicable al Txato antes de ser víctima.  

Fuera de las novelas también hay acusaciones de complicidad, múltiples y variadas hasta llegar a la peor versión de todas: que te coloquen (unos y otros) el cartel de “equidistante”. Como si a estas alturas comprender (bienvenidos, por fin) fuera lo mismo que justificar. Como si Hannah Arendt —que lo sufrió en carne propia— no nos hubiera explicado ya la banalidad del mal, por extensión, personificado en un jubilado con txapela y pendientes y más de una decena de cadáveres a las espaldas. 

Me pregunto quién recuerda a un (hoy) presidente acusar a otro de “traicionar a los muertos”. Incluso de “ser cómplice” de los asesinos en la banalización suprema: el todo es ETA, hasta la náusea. 

Por eso es relevante una nueva construcción de la memoria sobre una ETA que, como escribe Nicolas Buckley, “nos sitúa ahora precisamente en un terreno no demasiado confortable para ninguno de nosotros”. Porque cuando Otegi dice “no tratemos de hurgar en determinadas heridas porque eso no va a traer nada bueno a este país” y que es mejor “mirar al futuro” no se coloca en un lugar diferente al de esa derecha española que insiste en no reabrir las fosas por la misma razón. Cuidado también con lo de equiparar a las víctimas porque “hubo cosas malas en los dos bandos”. Si habrá triunfado la Cultura de la Transición que hasta se la ha tragado el líder de la izquierda abertzale (ese totum demoníaco y, generalmente, sin matices). 

Nada hay más vacío e inútil que esa cantinela de petición de perdón colectiva convertida en puro postureo político

Hay quien habla de perdón e incluso de reconciliación. Dos palabras gigantes de significado mínimo, puramente personal. Por eso nada más vacío e inútil que esa cantinela de petición de perdón colectiva convertida en puro postureo político. El perdón es un concepto sospechoso por cuanto que, como señalaba Derrida, siempre que “esté al servicio de una meta, por noble o espiritual que esta sea (indulto o redención, reconciliación, salvación […] entonces el ‛perdón’ no es puro”. Aun íntimo y voluntario, el perdón conlleva un peligro: la normalización del crimen. Si perdono, normalizo un hecho de por sí imperdonable. De ahí que la reconciliación sea por su propia naturaleza imposible más allá de la puramente deseable convivencia.

Me acuerdo de lo lejos que estamos todavía cuando leo lo que han dicho unos y otros del norirlandés Martin McGuinness. 

En el bar de Twitter leí este fin de semana una frase heladora (otra): “La paz es la continuación de la eta (sic) por otros medios”. Además de una bisoñez que asombra, sirve de toque de atención ante los peligros que enfrentamos. Lo viene de advertir David Rieff en su interesante Elogio del olvido: es posible tener la paz sin justicia, incluso justicia sin perdón. 

Al menos ya hay algo sobre lo que comenzar a construir.   

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Vive en Chicago y es profesor universitario. Escribe donde le dejan y, en ocasiones, hasta le pagan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Angel

    Muchas gracias por tu artículo. Has puesto en palabras que me han emocionado, algunos de mis pensamientos

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí