1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Refugiados, ¿welcome?

De las 17.337 personas que el Gobierno español se comprometió a acoger, solo han llegado 1.167, el 6,5% de la cifra fijada en 2015. Para cumplir los plazos, habría que reubicar y recolocar a 2.500 cada mes

Gorka Castillo 11/04/2017

<p>Llegada a Lesbos (Grecia) de refugiados sirios e iraquíes procedentes de Turquía. Marzo de 2016. </p>

Llegada a Lesbos (Grecia) de refugiados sirios e iraquíes procedentes de Turquía. Marzo de 2016. 

Olmo Calvo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El cielo en la frontera entre Siria y Líbano era un tapiz negro y sin relieve. La noche del 16 de diciembre era tan oscura como el camino que aguardaba a Rhagda Mohammd en su huida del país. Ni la luna ni las estrellas brillaban sobre el desierto. Llegó al paso aduanero de madrugada, a bordo de un pequeño coche junto a su hija Sham, que entonces tenía 17 años. Avanzó hacia los soldados libaneses como si caminara hacia un destino que ella no hubiera escrito, sin miedo ni alegría. “Sufrí cinco horas de humillaciones por mi origen palestino. En Beirut fui a la Embajada española y gracias a la doble nacionalidad de mi esposo fallecido y de Sham me expidieron un visado. De allí, a Estambul y luego a Madrid”, relata.

Rhagda no pertenece al cupo de 17.337 refugiados que el Gobierno español se comprometió a reubicar –15.888 desde centros de Grecia e Italia-- y a reasentar –1.449 de los campos de Jordania, Líbano y Turquía-- hace dos años. Aunque el plazo para ejecutar aquel acuerdo de emergencia humanitaria concluye el próximo mes de septiembre, a fecha de hoy sólo han llegado 1.167 personas a España, el 6,5% de la cifra fijada. Es decir, el Ejecutivo del PP debería acelerar el proceso de forma meteórica, a razón de 2.500 refugiados cada mes, para cumplir con el compromiso adquirido en 2015. Nadie cree, excepto el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, que lo logrará. Pero aunque el incumplimiento europeo con la crisis humanitaria es masivo, el resultado puede repercutir negativamente en la imagen internacional de España. “No tenemos ni un solo motivo para sentirnos orgullosos de nuestra política de asilo y migración”, sentencia Javier Galparsoro, presidente de la Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi (CEAR) y uno de los padres de la organización en todo el Estado.

Legalmente, la solicitud de asilo debería resolverse en seis meses pero en la práctica se demora entre año y medio y dos años en España

Los datos en este drama histórico no sólo arruinan la firmeza mostrada por el Gobierno de Rajoy con otras directrices europeas como el déficit presupuestario, sino que arrojan un manto de duda sobre las afirmaciones realizadas por el presidente sobre la actitud acogedora de su Ejecutivo “como refugio de la libertad y el amparo de quien lo necesita”. Si a la informalidad mostrada hacia los reasentamientos y reubicaciones de refugiados se suman las solicitudes de asilo pendientes de resolver, el panorama que se divisa es el de un desgarro sin fin. “Hay más de 20.000 expedientes en situación de espera, con la consiguiente angustia que produce a personas cuyas vidas dependen, en muchos casos, de la resolución”, añade Galparsoro. Legalmente, la solicitud de asilo en España debería resolverse en seis meses, pero en la práctica se demora entre año y medio y dos años. 

Demasiado tiempo para personas en situación de emergencia, como Rhagda Mohammd, que aún viven bajo el estrés que trajeron de su país y el tormento que genera desconocer el destino de unos familiares de los que llegan noticias con cuentagotas. Un túnel de angustia que atraviesan sin recibir ningún tipo de ayuda pública. “Ni siquiera tengo tarjeta sanitaria ni bono de transporte ni recibo clases de idioma para aliviar mi integración. Simplemente estoy en España y vivo con mi hija. La única ayuda que he recibido en estos meses me la han proporcionado algunos vecinos y la oficina diplomática de Palestina. El Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid me dicen que mientras no se resuelva mi situación poco pueden hacer”.

El problema para Rhagda y los miles de solicitantes de asilo que aguardan con los brazos cruzados la resolución de sus expedientes es la subjetividad oficial a la hora de interpretar qué y quién es refugiado. El ejemplo más nítido se produjo hace dos años tras el hundimiento de un barco con 950 personas, el más mortífero de los que se tiene constancia, frente a la costa de Libia. Según se supo días después, la mayor parte de las víctimas procedía de Eritrea, un país que para el Gobierno no produce refugiados sino “inmigrantes económicos”, según aseguró el entonces ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo. “Los que están muriendo en estas embarcaciones, si mira usted las nacionalidades, vienen fundamentalmente de países que lo que tienen son necesidades económicas, de Eritrea, del África subsahariana, de Gambia. El asilo es una cosa, es un fenómeno para dar refugio a personas que se sienten perseguidas políticamente, y la inmigración económica es otra”, subrayó. 

Poco ha variado esta percepción en un Ejecutivo que, como demostró Rajoy en un artículo publicado el pasado mes de febrero, valora el compromiso español con la acogida en función del porcentaje de nacionalizaciones concedidas en los últimos años. “Somos un país orgulloso de su capacidad de acoger y de integrar", escribía el presidente del Gobierno. "Más de 660.000 hombres y mujeres entre 2011 y 2015 mostraron su opinión sobre España como refugio de la libertad y país de oportunidades (…) Según Eurostat, más del 23% de las concesiones de nacionalidad a nivel europeo son españolas, dato muy por encima de grandes países de la Unión”.

El error del presidente fue utilizar una cifra oficial de 2014, previa a la explosión de la crisis humanitaria en el Mediterráneo, como réplica a los continuos reproches que recibe de la Comisión Europea de Migración por la lentitud exasperante del proceso de concesión de asilo y, de paso, suavizar un poco esa imagen insolidaria que le separa de algunos países de la UE, e incluso Canadá. 

Entre los especialistas que trabajan con los refugiados no existen dudas de que la actitud de España con la migración es claramente reacia. “Es cierto que ahora se ha volcado con los venezolanos, pero incluso en este caso tampoco está resolviendo sus solicitudes porque está a la espera de que se resuelva el conflicto en su país y así desestimar en bloque a todos ellos. Y lo mismo sucede con los ucranianos. Desatiende el proceso de resolución porque eso provoca un rechazo como lugar de acogida. España es, más bien, un aparcadero de solicitantes de asilo”, señala José Miguel Sánchez Tomás, miembro de Inmigra Legal.

Otra maniobra disuasoria del Gobierno, que la Defensora del Pueblo colocó en el disparadero en el balance anual de 2016, es la falta de un reglamento para desarrollar la Ley de Asilo aprobada en 2009, que limitó la posibilidad de pedir protección internacional en las embajadas y consulados españoles repartidos por el mundo. Según se indica en el informe de Becerril, esta deficiencia “dificulta gravemente la gestión de las obligaciones de protección internacional suscritas por España”. 

Otra maniobra disuasoria del Gobierno que la Defensora del Pueblo colocó en el disparadero en 2016 es la falta de un reglamento para desarrollar la Ley de Asilo aprobada en 2009

Para algunos expertos, esta grave deficiencia es consecuencia, en cierta manera, de la incapacidad comunitaria para poner en marcha el reclamado ‘sistema europeo común de asilo’, que debe unificar las diferentes legislaciones sobre el asilo y evitar que, dependiendo del país, se convierta en una lotería incierta. “Hay tal diversidad entre Estados respecto a las condiciones de acogida, los procedimientos y la detención o no de los solicitantes que hoy por hoy es difícil comprenderlo", dice Galparsoro. "Pero lo más alarmante es que un país como España, que es frontera con África, carezca de un reglamento desde hace 7 años. Hablamos de uno de los elementos nucleares del Derecho y, particularmente en este asunto, no sólo debe regular el procedimiento de asilo sino también la situación de los menores o el tráfico de personas”. 

Mientras se avanza en esta legislación comunitaria, los refugiados sólo reaparecen en los monitores del mundo cuando estalla el escándalo del terrorismo o la guerra siria muestra su rostro más obsceno. A veces, también cuando la xenofobia enseña sus dientes en algún lugar de Europa. Después, vuelven a sumergirse en el silencio. Como si no existieran.

Rara es la semana que en el Parlamento Europeo no se presenta algún informe sobre refugiados. El último, la semana pasada. Se debatió un profundo análisis codirigido por la socialista Elena Valenciano y el popular Agustín Díaz de Mera donde se censura con vehemencia la falta de solidaridad de los Estados y se recomienda abrir nuevas rutas seguras que eviten la ratonera infernal del Mediterráneo. También se habló del papel de la OTAN y de Frontex en este asunto, de la necesidad de externalizar las fronteras a terceros países y de la importancia de no abandonar la ayuda al desarrollo en los países menos desarrollados de África.

“Pero lo hicieron de una forma terrible", relata Miguel Urbán, europarlamentario de Unidos Podemos, "vinculando la seguridad fronteriza con el terrorismo y la migración irregular, o utilizando la cooperación al desarrollo como una herramienta casi de chantaje. Tan negativo fue el contenido que decidimos votar no. La única respuesta de Elena Valenciano fue decirnos que cómo podíamos votar en contra junto a la extrema derecha. Y así estamos, con dos representantes, una del PSOE y otro del PP, defiendo idéntica política de inmigración”. 

Escuchar el relato de estas batallas inoperantes no representa para Rhagda sino un acto más de que el compromiso humanitario suscrito por España es engañoso. “Quiero que la guerra se acabe para regresar a mi país”, concluye esta mujer que, pese a todo, mira al futuro aferrada a una ilusión que cada día parece más lejana. 

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí