1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje

De mitin con Marine (Le Pen)

Los asistentes al acto electoral del FN en Lille desean poner límites, levantar diques para no tener la sensación de ser avasallados. Muchos de ellos proceden de la izquierda

Guillermo Fernández Vázquez Lille , 11/04/2017

<p>Simpatizantes del FN, en el mitin de Marine Le Pen en Lille.</p>

Simpatizantes del FN, en el mitin de Marine Le Pen en Lille.

Instagram de Marine Le Pen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

“Durante mucho tiempo hemos recibido el desprecio y la condescendencia de la casta. Pero hoy esa casta nos tiene miedo”, exclama tajante Marine Le Pen ante el júbilo del auditorio reunido en Lille. Estamos a sólo 20 kilómetros de la frontera con Bélgica, en la región que hasta enero de 2016 recibía el nombre de Nord-Pas-de-Calais. Esta parte de Francia, de pasado industrial y minero, es hoy pobre: su tasa de desempleo en algunos núcleos urbanos roza el 30%, frente a un 10% de media en toda Francia. Aquí tienen eco las llamadas de Le Pen a los olvidados, resuena el abandono por todas las esquinas, se guarda la memoria del carbón y se canta Les Corons en los estadios. Aquí, como dice la canción, el paisaje es plano y el cielo se percibe como único horizonte. Roubaix, Hénin-Beaumont, Lens, Arras, ciudades desasistidas; verdadero desierto económico y demográfico. Las personas que hoy han venido a ver a Marine Le Pen no son precisamente los vencedores de la globalización.

“Yo antes votaba a la izquierda. Hace 20 años, votaba a la izquierda. Voté a Mitterrand, voté a François Hollande, pero ya se ha acabado. ¡Stop!”, afirma contundente Patrick, de 62 años, que ha venido al mitin con su hijo. En la misma línea abunda Julien. “Yo en 1981 voté a Mitterrand y en 2007 a Ségolène Royal. A mí el viejo Jean-Marie [Le Pen] nunca me atrajo, era demasiado facha. Aunque tuve más dudas, todavía en 2012 voté por Hollande. Pero ahora soy de Marine”, cuenta este conductor de autobús, quien al cabo de un rato comenta que es homosexual.

Victoria, peluquera en Hénin-Beaumont, interrumpe de golpe la conversación: “Fíjate que yo, que tengo orígenes polacos, voy a votar por Marine porque es la única que defiende al de abajo. ¿Has visto la cantidad de cosas buenas para el pueblo que están haciendo aquí los alcaldes del Front National? Eso antes lo hacía la izquierda, pero ya no”. A sus 51 años ya lleva “muchas luchas a sus espaldas”. Una trayectoria compartida por muchos de los asistentes al mitin, que se definen en relación a un pasado de izquierdas: unos se presentan como viejos comunistas, otros como votantes socialistas “de toda la vida”.

Le Pen apunta a la traición de las élites, omite la crítica a las figuras históricas de la izquierda, reivindica el papel social del Estado y se nombra heredera del colbertismo

Marine Le Pen lo sabe bien y por eso su discurso aquí es más sincrético que en otras partes: apunta a la traición de las élites, omite la crítica a las figuras históricas de la izquierda, reivindica el papel social del Estado y se nombra heredera del colbertismo, doctrina económica del siglo XVII proclive al proteccionismo y a la promoción de la producción local. Más tarde, hace una acalorada defensa del humanismo frente al “totalitarismo neoliberal” que, según ella, convierte a “todos y todo en mercancía”. E incluso se atreve a acentuar las palabras liberación y emancipación, conectando con la memoria sentimental de buena parte del auditorio.

“Esta es una región traumatizada por la globalización”, continúa Le Pen desde la tribuna, y los dos tipos que tengo a mi lado asienten y me dicen: “¿Ves?”. Después, una vez fuera, Sylvain, uno de ellos, añade que el FN es la izquierda de antes. “Yo lo siento así”, insiste este joven, desempleado desde hace año y medio. Y me doy cuenta de que ese es precisamente el mensaje que el Front National quiere que se escuche aquí; algo así como “somos la izquierda de tus abuelos; honrarlos a ellos es votarnos a nosotros”.

Dentro del auditorio, la escenografía está dispuesta para mayor gloria de la candidata. Música de fondo, entrada triunfal, aires de rockstar. Marine Le Pen sube al escenario, sonríe, y abre los brazos en señal de abrazo. Es el momento de aclamación del líder, el punto álgido de la transferencia sentimental, el instante de mayor comunión en la sala. Se percibe electricidad durante estos segundos. La candidata al Elíseo está sola en el escenario: nadie a su altura, ni el vicepresidente del partido, ni senadores, ni diputados, ni consejeros, tampoco los alcaldes del FN en la región. Sólo Marine sobre un gran fondo azul con el eslogan “En el nombre del pueblo”, flanqueada por cuatro banderas de Francia, dos a cada lado, a tiro de cámara, y, en el borde del escenario, un par de rosas azules, última tentativa del partido por afianzar el eclecticismo simbólico.

Lo llamativo es que Marine Le Pen, por mucho que se ponga una chaqueta roja (como esta tarde), habla mucho del pueblo pero sin el pueblo. No porque las clases populares no asistan a sus actos (que sí lo hacen), sino porque el pueblo nunca adquiere un rol protagonista en sus encuentros. No interviene, no habla, no se le pregunta. Es sujeto pasivo. Ni siquiera cuando desde el público alguien grita “¡Marine, eres la mejor!”, ella se mueve un ápice de su discurso. Ni se inmuta. Es más, resulta palpable que le incomodan las interrupciones del público. Marine Le Pen se instala siempre varios peldaños por encima del pueblo, escuchándolo pero sin interactuar con él.

Como ocurre con el último spot electoral del Frente Nacional, titulado “Necesito a Marine”, la candidata ultraderechista escucha al pueblo sólo a través de mediaciones, desde su despacho y gracias a la pantalla de un iPad. Sin contacto directo. Por la pantalla aparecen sucesivamente un pescador, una jubilada, una mujer joven que dice tener miedo en la calle, un jugador de rugby, una madre con su hijo pequeño, un empresario, una profesora, un agricultor, un desempleado, un policía de proximidad, un médico y una estudiante. Todos enuncian sus problemas y culminan diciendo: “Necesito a Marine”. Ella escucha atenta y, a juzgar por el eslogan de su campaña, cree estar en condiciones de hablar por ellos, esto es, de hablar en su nombre.

El asunto es que los que están en el mitin la creen. Piensan que Marine Le Pen les escucha y quieren, ante todo, ser escuchados. “¿O piensas que a todos esos políticos que vienen de las grandes finanzas les importamos algo?”. E insisten: “¿O es que no has visto lo que ha pasado en Francia en los últimos años? No, no les importamos nada”.

Su discurso no se levanta sobre la nada. No es el resultado de la posverdad ni se alimenta de una sucesión de bulos transmitidos en la red. Es sólido y se apoya en debates teóricos y filosóficos profundos

El “populismo sin pueblo” que enarbola Marine Le Pen, el “populismo sin protagonismo popular” tiene al menos la ventaja de verbalizar los problemas de una buena parte de los franceses e inscribirlos dentro de un relato sólido que expresa con mucha claridad quiénes son ellos y quiénes los otros; es decir, quiénes son las víctimas (y por qué) y quiénes los verdugos (y qué han hecho para serlo). “Hace falta que nos entiendas”, repiten varios.

¿Qué hay que entender? En primer lugar, que el discurso de Marine Le Pen no se levanta sobre la nada, un engaño o un cúmulo de sinsentidos. No es el resultado de la posverdad ni se alimenta de una sucesión de bulos transmitidos en la red. Marine Le Pen no gana por arte de magia. Su discurso está bien trenzado, es sólido y se apoya en debates teóricos y filosóficos profundos. Lo primero que llama la atención en un mitin del FN es que Marine Le Pen pasa muchos minutos hablando de cuestiones generales como el humanismo, la diversidad cultural, el vínculo entre hombre y naturaleza o la relación entre individuo y sociedad. Pero no es una estrategia para hacer correr el tiempo sin decir nada; al contrario, es un modo de anclar el discurso del día a día en una visión más amplia del mundo ofreciendo un relato completo y coherente.

“Nuestro programa es el más coherente porque refleja una visión del mundo completa, no parcheada ni remendada una y mil veces”, comenta Jean, concejal del FN en una localidad cercana que no quiere desvelar. Marine Le Pen propone a los franceses una interpretación lógica de lo que les pasa y de por qué les pasa. Y ahí (en el carácter total del relato) reside parte de su atractivo.

Dominar: ese es el verbo clave. Todas las personas entrevistadas expresan el deseo de tomar el control de algo que se ha vuelto salvaje y se les ha escapado de las manos. Quieren volver a lo mensurable, a lo tangible, al comercio de barrio y a los servicios de proximidad. Insisten en que desean poner límites, barreras defensivas, levantar diques de contención para no tener la sensación de ser avasallados. Desean, en suma, sentirse protegidos. Jean lo expresa con mucha claridad: “Ahora es un desastre. Simplemente queremos cambiar las reglas. ¡Queremos tomar el control!”. De hecho, añade, “un poco de orden nunca ha matado a nadie”.

Las posibilidades de que un candidato de izquierda se cuele en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales pasan por una retirada de la candidatura de Benoît Hamon

Y quieren, dicen, “compromiso” y “democracia”. Patrick afirma que lo que más le atrae de Marine Le Pen es que tiene un compromiso con el pueblo. “Ha prometido que va a organizar un referéndum para salir de la UE, pero que si no lo consigue o si lo pierde, se va. Nadie habla de ese compromiso con el pueblo. Y para mí es un punto extremadamente fuerte de Marine. Por eso estoy de acuerdo en intentarlo”, argumenta. “No he visto ese compromiso en ningún otro político profesional”, subraya. “En una Europa donde está en peligro la democracia, es imprescindible elegir representantes capaces de cumplir sus promesas e irse si no las cumplen”, añade para reforzar su discurso. Cédric está de acuerdo: “Nos gobiernan desde instituciones que no han sido elegidas democráticamente. Y eso es grave. Las élites mundiales nos quieren hacer volver a la Edad Media: con una casta arriba, una nobleza…. y eso es lo que a mí me molesta. Yo creo que ese es el mensaje: que la democracia está en peligro, que las élites quieren destruirla”, comenta este abogado residente en Lille.

La incógnita Mélenchon

A medida que la conversación prosigue con los simpatizantes del Frente Nacional reunidos en Lille aparece el nombre de Jean-Luc Mélenchon, candidato de La France Insoumise. Patrick es el primero que se lanza. “Mira, hay sólo dos personas capaces de cambiar la política tal y como está hoy en día: una es Marine Le Pen y la otra es Jean-Luc Mélenchon. Con estas dos personas el cambio está asegurado”, afirma subrayando con fuerza la última palabra. Cédric asiente. “Respeto mucho a Mélenchon porque es una persona muy culta, porque es honesto y porque también defiende a los de abajo y quiere cambiar la UE”. Y en tono algo melancólico agrega: “Ojalá fuera Jean-Luc Mélenchon el líder de la izquierda. Con él cambiarían muchas cosas”. Para Victoria, “Mélenchon es de los nuestros”. Y percibiendo quizás mi sorpresa se explica: “Es normal, ambos queremos más Estado y menos Europa” porque “a los de abajo sólo nos queda eso, el Estado”.

"Queremos más Estado y menos Europa. A los de abajo sólo nos queda eso, el Estado”.

No es casual que aparezca el líder de La France Insoumise en la conversación. En los últimos días se habla mucho de la “remontada Mélenchon”. Tras el primer debate televisivo en la cadena TF1 entre los cinco principales candidatos, varios medios de comunicación dieron al líder de la izquierda como ganador del mismo. Los últimos sondeos señalan que Jean-Luc Mélenchon pisa los talones del candidato conservador François Fillon. En menos de un mes, ha ganado 5 puntos porcentuales, pasando de una intención de voto del 11-12% hasta el 16-17%. Además, según la encuesta que realizó la cadena BFMTV, organizadora del último gran debate entre los once candidatos, Mélenchon habría ganado también este segundo debate. Ya hay quien habla de la Primavera Mélenchon.

Es interesante remarcar que en las últimas semanas el candidato de La France Insoumise ha variado en parte su discurso. Ha pasado de dirigirse a “la verdadera izquierda” a hablar a “la izquierda”, para más tarde apelar al “pueblo de izquierdas” y finalmente al “pueblo en general”. En la misma línea, su último cartel electoral presenta a Mélenchon seguido de la frase: “La fuerza del pueblo”. Quizás en este cambio ha tenido que ver el discurso de Le Pen, la influencia de la filósofa y politóloga Chantal Mouffe, muy próxima al candidato, y la reciente traducción al francés de un libro que la mujer de Laclau publicó junto a Íñigo Errejón, Construir pueblo: hegemonía y radicalización de la democracia.

Sea como fuere, las posibilidades de que un candidato de izquierda se cuele en la segunda vuelta de las presidenciales pasan por una retirada de la candidatura de Benoît Hamon, el nuevo líder del Partido Socialista, hoy en franco descalabro. No obstante, y a pesar de que algunas encuestas sitúan al candidato del PS por debajo del 10% en intención de voto, esta posibilidad parece todavía remota. 

Autor >

Guillermo Fernández Vázquez

Investigador en la facultad de Ciencias Políticas de la UCM. Especialista en política francesa, derecha identitaria, relato y comunicación.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lydia

    Ojalá Hamon vea el "peligro" Le Pen/Macron y se retire. Ya veremos, pero lo dudo.

    Hace 4 años

  2. Syd

    Era necesario hablar de Chantal como la esposa de? No me puedo creer este tipo de comentarios en un articulo tan bueno...

    Hace 4 años

  3. Carmen

    Ahora resulta que quien va a seguir el discurso de Iñigo Errejón es Melenchon, mientras que aqui ha sido postergado y desterrado... y, Pablo Iglesias y sus ejecutiva vuelve a la "verdadera izquierda". Que mala suerte tiene este país! Iñigo hazte francés!

    Hace 4 años

  4. JAN

    Según https://fr.m.wikipedia.org/wiki/Liste_de_sondages_sur_l%27%C3%A9lection_pr%C3%A9sidentielle_fran%C3%A7aise_de_2017 Melenchon estaría casi en el 19% y Le Pen en el 24%

    Hace 4 años

  5. Pep Trullén

    Hamon no se retirará. Sus dueños de la banca no le dejarán. Como Pedro Sánchez o Zapatero en España, aparentan autonomía hasta que los que mandan sin presentarse a las elecciones le ven las orejas al lobo.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí