1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

ETA y nosotros. El final de un imaginario colectivo

Siguiendo a Jung, ETA nos sitúa en un terreno no demasiado confortable para ninguno de nosotros. Y es ahora cuando la construcción de una memoria colectiva sobre el conflicto entra en juego

Nicolas Buckley 8/04/2017

<p>Imagen de la manifestación del 13-E contra ETA</p>

Imagen de la manifestación del 13-E contra ETA

José María Mateos

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

El sociólogo francés Gustave Le Bon, en su reconocido libro sobre la construcción de imaginarios populares, dijo, textualmente, que “los eventos que más se han recordado en la historia tienen que ver con los efectos visibles, de los cambios invisibles, del pensamiento humano”. El pasado 20 de marzo de 2017, El País lanzaba en su edición escrita un titular referido al anuncio de ETA de entregar definitivamente las armas. Dicho titular decía “La guerra perdida de ETA”, e iba acompañado de una foto en la que aparecían tres exmilitantes de ETA y una psicóloga. A quienes llevamos estudiando durante los últimos años el conflicto vasco y concretamente ETA, hubo algo que nos llamó la atención.

Desde el nacimiento de ETA en 1959 hasta 2017, sus militantes siempre habían aparecido en los grandes medios de comunicación españoles de dos posibles maneras. La primera y más común era encasillarlos simplemente como asesinos, y, por lo tanto, cualquier intento de comprender sus vidas era inútil ya que lo único que se podía encontrar era una “mente humana depravada y perversa”. La segunda posibilidad, y más arriesgada, era cuando un periodista “se atrevía” a entrevistarlos, y por lo tanto, la noticia siempre iba acompañada “del morbo” que despertaba estar cara a cara con un asesino. En este segundo formato, el periodista trataba de todas las maneras que el militante de ETA le explicase por qué mataba. Cualquier respuesta que diese el militante, casi siempre el periodista la contraargumentaba diciendo que la violencia es mala, y que nada justifica que un ser humano pudiese matar a otro. Cuando todos estábamos acostumbrados a leer artículos periodísticos tan tendenciosos, en el titular de El País apareció algo nuevo: los tres militantes de ETA hablaban de sus emociones y de su percepción sobre el conflicto. ¿Qué había cambiado en el periodismo español? Siguiendo a Gustave Le Bon, habría que buscar en esos efectos invisibles del pensamiento colectivo de lo que es la España del siglo XXI.

Hemos hablado del periodismo; sin embargo, a pesar de que los periódicos son esenciales para entender cómo se construye un imaginario colectivo, la academia (o más concretamente, las universidades) es la encargada de apuntalar, o no, dicho imaginario. Siguiendo, muy a mi pesar, estableciendo más categorías, los estudios académicos sobre ETA y el conflicto vasco podrían encuadrarse en tres niveles (de mayor influencia a menor): el primero es el heredero de eso que está ahora muy de moda llamar “Régimen del 78”, es decir, y explicándolo de una forma laxa, el imaginario colectivo que construyeron los que en 1975 hablaban de revolución social y dos años más tarde nos vendían la monarquía como un mal menor. Esta “generación de la transición” explica ETA como un fenómeno terrorista que tenía sentido (es decir, cierta legitimidad popular) durante la dictadura, pero que con la llegada de la democracia perdió todo su significado. Ya está, fin de la historia. En dicha línea de investigación, cualquier explicación sobre ETA tiene que basarse en la violencia y sufrimiento que la banda terrorista ha producido sobre la población durante estas décadas de prosperidad y democracia. Y como pueden ustedes comprobar, la diferencia entre los estudios académicos y los reportajes periodísticos sobre ETA ha sido, debido a esta hegemonía cultural de los “setentayochistas”, más bien poca. De lo que se trataba era de señalar al ogro, y de demostrar su sinsentido.

Hemos hablado del periodismo, sin embargo, a pesar de que los periódicos son esenciales para entender cómo se construye un imaginario colectivo, la academia (o más concretamente, las universidades) es la encargada de apuntalar, o no, dicho imaginario

Una segunda categoría, a mucha distancia de la anterior por su influencia social y sobre todo por su no disponibilidad de grandes editoriales y medios de información, se puede considerar la de aquellos estudios “afines” a la ideología y por lo tanto al discurso histórico de ETA. Con la excusa de luchar contra la “hegemonía cultural” del régimen del 78, el discurso, antropológicamente hermético a los límites del nacionalismo vasco, basaba todo su argumentario en la injusticia histórica del no reconocimiento del derecho de autodeterminación por parte del Estado español sobre el pueblo vasco. Como se puede comprobar, dentro de este imaginario colectivo tampoco cabía la vida de los militantes de ETA; lo más importante, “la causa del pueblo vasco”, eclipsaba cualquier otro tipo de análisis. Por último, el tercer nivel de estudios sobre ETA tiene escasa o prácticamente nula influencia sobre la población española. Es el de aquellos historiadores y antropólogos, la mayor parte de ellos de nacionalidad no española, que se atrevieron a estudiar ETA sin los filtros previos antes mencionados, con la intención básica de entender un fenómeno con más de cincuenta años de historia y por lo tanto tratando de no caer en simplificaciones y mensajes cerrados.

En este último grupo de investigadores se recogen algunas experiencias de lo que ha significado ETA en estas últimas décadas para “los españoles”. Tuve la suerte de estudiar, durante la primera década de este siglo XXI, en ese microcosmos llamado Facultad de Ciencias Políticas y de la Administración de la Universidad Complutense de Madrid. Por supuesto, no sé si por una cuestión de principios o simplemente de ego, me situaba por entonces en la “izquierda radical” o “izquierda transformadora” que como término quedaba más cool. Recuerdo que uno podía gritar un “Viva la República”, sacar la bandera roja, o, los más auténticos, escribir algún manifiesto anarquista en las paredes de los baños. Sin embargo, había algo bastante más transgresor que todo esto, algo que si se decía, había que hacerlo en voz baja, y esto era la frase Gora ETA (viva ETA en castellano, para las nuevas generaciones posmodernas que se encogen de hombros cuando alguien les pregunta sobre este tema). Dicha frase, junto con la famosa bandera en contra de la dispersión de los presos, representaba lo más radical que uno podía encontrar en la Facultad de Políticas. Mis amigos de Bilbao llamaban a este fenómeno “Basquitis”, es decir, el intento de parte de la izquierda radical española de “transgredir al Estado” con la simbología de la izquierda abertzale. Las ropas de montañero (imitando esta estética abertzale) que muchos estudiantes de mi facultad llevaban merecen un artículo entero aparte.

ETA ha de ser analizada no solo a nivel local (desde el País Vasco) sino teniendo en cuenta el impacto que ha tenido en la vida diaria de los españoles, al fin y al cabo ha sido parte intrínseca de la mayor parte de nuestras vidas

¿Qué quiere decir todo esto? Nos confirma a ETA como el límite de hasta dónde se podía llegar. Dicho de otra forma, ETA, y por supuesto todos los movimientos sociales que formaban parte ideológicamente de esa estructura, han simbolizado en las últimas décadas ser el principal antagonista del Estado español, y por ende, del régimen del 78 que nació con la transición. Como nos recordaron Isidro López y Roberto Herreros en su libro El estado de las cosas. Kortatu: Lucha, fiesta y guerra sucia, ETA se acabó convirtiendo en el antagonista que todo régimen político necesita para sobrevivir.

A este respecto, ETA ha de ser analizada no solo a nivel local (desde el País Vasco) sino teniendo en cuenta el impacto que ha tenido en la vida diaria de los españoles: al fin y al cabo ha sido parte intrínseca de la mayor parte de nuestras vidas. El psicólogo y ensayista Carl Gustav Jung nos enseñó que en el ámbito histórico y colectivo lo inconsciente pugna por llegar a ser acontecimiento. Había una mítica frase que se extendió entre los militantes del Partido Comunista español (PCE) durante el “periodo del desencanto” al ver que después de la transición española lo que venía eran unos años de consumismo exacerbado y pelotazos inmobiliarios. Esta era la frase “con Franco vivíamos mejor”, entendiendo cómo, durante la lucha contra la dictadura, los enemigos eran relativamente fáciles de señalar y era por lo tanto factible construir un contrapoder al régimen.

Sin embargo, durante esa etapa conocida como neoliberalismo, que empezó en los años ochenta, la lucha social se volvió más agria, el enemigo tomaba “formas fantasmagóricas” haciendo referencia a la Escuela de Fráncfort y sus análisis sobre la alienación y el consumo. Siguiendo a Jung, ETA nos sitúa ahora precisamente en un terreno no demasiado confortable para ninguno de nosotros. Y es ahora cuando la construcción de una memoria colectiva sobre el conflicto entra en juego.

Esta construcción será aún más dura y difícil que otros periodos históricos en los que hubo dosis intensas de violencia política. El periodo de entreguerras (comprendido entre el final de la Primera Guerra Mundial --1918-- y principios de la segunda --1939-- está considerado como la “época fetiche” para los historiadores del siglo XX, debido a la variedad de elementos ideológicos que entraban en juego (fascismo, socialismo, liberalismo… por citar solo algunos). Sin embargo, los grupos armados insurgentes (o terroristas, si a alguno le interesa seguir con estas guerras dialécticas sin salida) que practicaron la violencia política en Europa durante los años setenta y ochenta son, en mi opinión, el nuevo desafío académico si hablamos de violencia política. La “placidez intelectual” que puede tener un historiador al analizar cómo un partisano (miliciano antifascista) luchaba contra Mussolini no es la misma que el dilema al que se enfrenta un académico al profundizar en fenómenos como ETA o el IRA. Son, en mi opinión, precisamente esas “tonalidades de grises” las que nos plantean un reto enorme (y maravilloso) a los que trabajamos con la violencia política surgida al calor de la fase tardía del capitalismo en los años setenta. Si la postmodernidad, al menos en su dimensión cultural,  ha llegado para quedarse, entonces los científicos sociales han de atreverse a analizar el lado emocional (y no solamente estructural) de aquellos conflictos políticos, como el vasco, de los cuales aún estamos saliendo.

------------------------------------------------------ 

Nicolas Buckley realiza una tesis doctoral en Royal Holloway University of London sobre historias orales de vida de los militantes de ETA. Actualmente también es profesor en la Universidad Metropolitana de Ecuador

Autor >

Nicolas Buckley

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Diego

    qué casualidad que has sido tú y todos los como tú los únicos que han entendido lo que ha pasado, y además no hace falta justificar absolutamente nada de lo que dices ¿por qué citar a zulaika, a reinares, a sánchez cuenca o a garmendia y mostrar por qué no consiguen entrar en el fondo de la cuestión pudiendo amarrar unas citas absolutamente superficiales sobre jung al que es evidente que no has leído? pues espero que los otros grandes estudiosos extranjeros no hagan artículos que conduzcan inexorablemente al autoelogio y tengan cierto cuerpo explicativo. Pero muchas gracias apuntamos tu nombre y si queremos saber algo más sobre ETA te buscaremos enseguida.

    Hace 4 años

  2. José

    La frase que el autor del texto adjudica a los comunistas era más bien "contra Franco vivíamos mejor" y si no recuerdo mal fue acuñada por Manuel Vázquez Montalbán parafraseando el comentario de los nostálgicos del franquismo que, ellos sí, solían afirmar que "con Franco se vivía mejor".

    Hace 4 años 1 mes

  3. Potasio

    Corrección: debería decir CONTRA Franco vivíamos mejor.

    Hace 4 años 1 mes

  4. Potasio

    Correción: debería decir CONTRA Franco vivíamos mejor.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí