1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Periodismo blow job

El gag del chiste asesino

Pilar Ruiz 5/04/2017

<p>Al chiste desconocido (<em>Monty Phyton Flying Circus</em>, 1969).</p>

Al chiste desconocido (Monty Phyton Flying Circus, 1969).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Yugoslavia, 1948. En plena posguerra mundial y en medio de la paranoia y represión de la dictadura comunista, un hombre del montón hace una broma sobre la ruptura política entre Tito y Stalin. Es un comentario inocente sobre una viñeta satírica, pero trasciende como una crítica al gobierno. Su propio cuñado, oficial de la represora Seguridad del Estado, lo delata. El hombre --casado y padre de dos hijos-- acaba en un campo de trabajos forzados: para explicar su falta, a sus hijos les contarán que “Papá está en viaje de negocios”. 

Emir Kusturica ganó la Palma de oro del Festival de Cannes con esta película de 1985. En los años 80, la posibilidad de acabar en un gulag por culpa de un chiste parecía un exotismo propio de los usos y costumbres de las dictaduras de más allá del Telón de Acero. Incluso en 1985 resultaba un ejercicio de nostalgia cinematográfica --el interés por contar historias ambientadas en guerras y dictaduras no es patrimonio exclusivo del cine español--, algo que jamás podría volver. Solo cinco años después del estreno de su película, el propio Kusturica vería reproducida toda esa violencia, represión y terror en la guerra que asoló su país. Durante mucho tiempo, hubo pocas bromas en los territorios de Serbia, Bosnia, Croacia y Kosovo. Un conflicto que todavía humea en la geopolítica europea, aunque nadie hable de ello.

Las aceradas y teloneras “dictaduras del proletariado” siempre fueron expertas en “tratar” estas cuestiones de las bromas y chistes contra el poder establecido y el discurso cultural oficial.  

En los 80, la posibilidad de acabar en un gulag por culpa de un chiste parecía un exotismo propio de las dictaduras de más allá del Telón de Acero

Es bien sabido que los regímenes comunistas, los fascistas y, junto a ellos, las religiones del Libro, resultan poco amigos de la broma: el humor está reñido con las verdades absolutas (“Pero que ocurrirá si por culpa de este libro, los hombres doctos declaran que es permisible reírnos de todas las cosas... ¿Podemos reírnos de Dios? !El mundo desembocaría en el caos!". El nombre de la rosa, Umberto Eco, 1980). 

Y sin embargo, y a pesar del terror sobre el que se sustentan los gobiernos totalitarios, pocas manifestaciones humanas son más susceptibles de ser caricaturizadas: nada hay más parodiable que un fanático. Maestros como Chaplin en El gran dictador (1940) y Lubitsch en Ser o no ser(1942) tuvieron la oportunidad de demostrarlo y provocar carcajadas con sus parodias del fascismo y sus consecuencias. En plena guerra mundial, con muertos a millares cada día, cada hora, había libertad para hacer eso y mucho más: a nadie en su sano juicio se le hubiera ocurrido condenar a Chaplin o a Lubitsch por un delito de enaltecimiento del odio, ofensa a las víctimas o cualquier otra zarandaja. 

La censura, la policía del pensamiento, se encuentra en nuestros días viva y coleando y no como  producto de unos Estados totalitarios, sino de democracias orgullosas de serlo. En ellas la libertad está en viaje de negocios, porque son los negocios --los grandes, no los medianos ni pequeños-- los únicos que tienen libertad para campar a sus anchas. La libertad de pensamiento crítico, de disidencia o subversión, de cuestionamiento de lo establecido, incluso de proferir inconveniencias o patochadas, está ya, ahora, hoy por hoy, perseguida. No solo en España. Y los frentes son muchos: los censores están por todas partes.  

“Literatura infantil: miedo, brujas, ogros y autocensura” 

“Los autores de libros para niños y adolescentes lamentan la sobreprotección de los niños y el celo de los editores, que les impide escribir con libertad” (El Mundo,1-4-2017).

El caso de Cassandra Vera es uno más de los muchos a los que hemos asistido en los últimos tiempos. A pesar del intento de algunos medios y sus correspondientes panelistas (nuevo cuño de la nomenklatura) por pasar de puntillas equidistantes por una actualidad judicial cuando menos espinosa, hemos visto/oído transitar del estupor ante la petición de penas de cárcel --prefieren castigos más suaves-- a la mofa sobre la condición transde una tuitera --nunca estuvo tan de moda la transfobia-- condenada por hacer chistes sobre el atentado a Carrero Blanco. (Sin embargo, los amparados en nombres reconocidos de grupos mediáticos poderosos parecen tener barra libre para ejercer ciertos manoseados presuntos delitos de odio u ofensa). “No hace gracia, por tanto, es condenable”, dicen los más cínicos del lugar, autoproclamados críticos de espectáculos humorísticos. “El humor también tiene límites”, afirman los nuevos inquisidores, con el endeble argumento del impalpable delito de odio o de la defensa de las víctimas del terrorismo, aunque muchas de ellas ni siquiera deseen ser defendidas. 

De nuevo, en la pelea del barro político, parece que no hay sitio más que para las batallas culturales, porque las demás ya están ganadas o perdidas. Unas instituciones fuertes con el débil, débiles con el fuerte, a la caza y captura del rapero, del artista, del concejal perroflauta o del humorista profesional derivan la persecución a los ciudadanos anónimos. Las condenas a prisión parecen pocas y escasas y algunos medios, celosos guardianes de las libertades digitales, desempolvan más tuits, aventados por ciertos partidos políticos que, sin rubor alguno, acosan a una veinteañera. 

“El PP de Madrid entra en el debate de Cassandra con un tuit polémico”

“La cuenta oficial del partido rescata varios mensajes de la joven publicados el año pasado en los que hablaba de su "odio a los niños" (El Confidencial. 2-4-2017).

Para el capitalismo liberal y ultracentrista los chistes y las risotadas también deben estar privatizados y son los líderes de opinión quienes se crecen con muchachitas ignotas --otra vez fuertes con el  débil, débiles con el fuerte-- haciendo gala de su sentido del humor.

“¿Tiene usted una cierta tendencia a desear la muerte a aquel que no comparte sus ideas?", Carlos Alsina a Cassandra  Vera (Onda Cero, 28-3-2017).

En los tiempos de la posverdad posdemocrática, perseguida cualquier gracieta por vía mediática, administrativa o penal, a los medios antaño considerados “serios” no les ha quedado más remedio que llenar el hueco y convertirse en humoristas, provocando rechiflas y/o indignaciones descomunales. Sin ir más lejos, el empeño continuado por hacer mofa de las víctimas de la crisis: 

Para el capitalismo liberal y ultracentrista los chistes y las risotadas también deben estar privatizados

“No salir de casa en todo el fin de semana rebaja la ansiedad e ilumina la mente”

Atrincherarse entre las cuatro paredes de su morada ya no es de muermos, sino la última tendencia de moda: el ‘nesting’ (El País, 29-3-2017).

“Friganismo: la última dieta hipster es coger comida de la basura”

“Ni la paleo ni la alcalina. La última moda en dietas se sirve en los contenedores de basura. No se trata de una carencia de medios económicos para llevarse el pan a la boca, es una nueva tendencia sostenible y sus adeptos se hacen llamar 'freegans' (El País, 24-3-2017).

“Cómo criar a nuestros hijos para que sean futuros emprendedores”

“El deseo por inculcar en las nuevas generaciones el espíritu emprendedor ante un porvenir profesional cada vez más cambiante copa las preocupaciones de padres y educadores”.

“Hablar de dinero delante de los niños”, “hacer las preguntas correctas”, “llevar el trabajo al hogar” y “aprender que los fracasos se pueden superar” son algunos de los mantras que Kristi Dosh comparte con los lectores como receta para inculcar el deseo de emprender en sus descendientes.”

(El País, 22-3-2017).

Comer de la basura es moderno, no poder salir de casa, sanísimo, y ser funcionario o currante, propio de vagos o parásitos sociales. Hilarante. Los bromistas también aseguran que es necesario adoctrinar a las nuevas generaciones para convertirlas en emprendedoras, embriones de empresario, esa figura mítica, ese nuevo caballero andante. No importa que la mayoría de los emprendedores --“emPERDEDORES”, rebautizan los chistosos independientes--  vayan cayendo como moscas en las fauces burocráticas y bancarias tras “invertir” en una pastelería artesana, una casita rural o una tienda de bicicletas que cierra al poco tiempo, visto o no visto, porque los hipsters no pueden dar de comer a tantos, a pesar de lo voceado por los medios de comunicación. Es solo un ejemplo, porque la broma macabra oficial sí está permitida y campa a diario por titulares, crónicas, columnas, editoriales, declaraciones y mítines. 

Los Propietarios Oficiales de la Broma han lanzado a las fuerzas y cuerpos de la Seguridad del Estado, a la Fiscalía y a la judicatura contra los lenguaraces solitarios

En una demostración de poder absoluto, los Propietarios Oficiales de la Broma han lanzado a las fuerzas y cuerpos de la Seguridad del Estado, a la Fiscalía y a la judicatura --todo el “peso de la ley”-- contra los lenguaraces solitarios. En nuestro Estado de Derecho --Dios lo tenga en su gloria--, los  chistes, burlas y mofas enaltecen el terrorismo incluso con efectos retroactivos y propiedades taumatúrgicas, una especie de vudú maligno que propicia atentados: muerta ETA, no se acabó la rabia. Es el poder del chiste asesino, como en el famoso gag de Monty Phyton. “El chiste más gracioso del mundo” mata de risa a quien lo lee o lo escucha y por ello es usado como arma de guerra durante la II Guerra Mundial. Pero el chiste-arma de destrucción masiva no puede controlarse y se desmanda: la comedia desencadenada causa muertos incluso entre la población civil (“Esta mañana, poco después de las 11, la comedia hizo estragos en esta casita de Dibley Road.  Comedia repentina y violenta”), así que un acuerdo mundial decide prohibir el peligroso chiste en la Convención de Ginebra. La última copia del chiste asesino se entierra bajo un monumento con la inscripción: “Al chiste desconocido”.  

“Carrero Blanco, un ogro sin garras”

“TVE emite una serie sobre el asesinato del almirante, ocurrido el 20 de diciembre de 1973. La figura de quien fuera presidente del Gobierno con Franco aparece desdibujada”.

“Aquel a quien ETA bautizó como El Ogro (nombre de la operación terrorista que culminó con el magnicidio) aparece aquí como un padre ejemplar, un ejemplo de lealtad al caudillo y con algunas obsesiones como el marxismo y el libertinaje”. “Tampoco ahonda en quién era y qué significaba Carrero para el franquismo. Quizá el dato más elocuente, aunque circunstancial, de su personalidad lo proporciona uno de los intervinientes (en el documental posterior), quien recuerda que el almirante consideraba a Manuel Fraga, también ministro de Franco, nada más y nada menos que “un peligroso liberal”. Charles Powell, afirma que Carrero quería implantar una monarquía autoritaria (…), y Elorza, sin tapujos, que el asesinado delfín de Franco pensaba que la libertad abría el camino al Apocalipsis y que ante eso solo cabía la represión. Pero, en definitiva, los espectadores que no vivieran aquella época seguirán teniendo la imagen de Carrero muy difusa.” (El País, 18-12-2012)

En 1973, cuatro años después del estreno del gag sobre el chiste asesino de los Monty Phyton, el almirante Carrero Blanco, presidente del Gobierno del régimen franquista y sucesor del dictador, volaba por los aires como consecuencia de un atentado.  Los autores materiales de su muerte --Jesús Zugarramurdi, Kizkur, José Miguel Beñarán, Argala, y Javier Larreategi, Atxulo-- nunca fueron juzgados por estos hechos ya que se beneficiaron de la Ley de Amnistía de 1977. Mucho tiempo después --44 años-- alguien hace un chiste sobre el atentado y es condenado a la pena de un año de prisión. Quizá esta sola circunstancia constituya tema para una comedia delirante, un sainete alocado o una parodia desquiciada. 

En medio de la risa particular y gubernativa, jaleada por la prensa humorística y defendida por todos los instrumentos del Estado, la libertad de expresión y su hija natural, la democracia, menguan, adelgazan y en algunos ámbitos, parecen a punto de desaparecer. No tiene ninguna gracia.

Necesitamos tu ayuda para realizar las obras en la Redacción que nos permitan seguir creciendo. Puedes hacer una donación libre aquí

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí