1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Más CTXT

¿Quién paga la ofensiva española de los Austriacos?

Esperanza Aguirre, Jiménez Losantos, el Instituto Juan de Mariana, universidades públicas y religiosas, Exxon y Ferrovial impulsan el credo privatizador en España

Andrés Villena Madrid , 29/03/2017

<p>Augusto Pinochet y Margaret Thatcher, en una imagen de vídeo de Associated Press. </p>

Augusto Pinochet y Margaret Thatcher, en una imagen de vídeo de Associated Press. 

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Qué pasaría si en España la sanidad y la educación fueran gestionadas por empresas privadas, así como la seguridad y las infraestructuras viarias? ¿Aumentarían nuestras pensiones si desapareciera el sistema de reparto y se sustituyera por uno de capitalización, sometido a los vaivenes de los productos financieros? No es una ficción, sino un escenario contemplado e incluso defendido por muchos analistas presentes en los medios, algunos de los cuales van bastante más allá de la defensa de las políticas del Gobierno conservador del Partido Popular. Los austriacos, como se les conoce en el mundillo académico, proponen una “revolución liberal” que implicaría la privatización de casi todos los servicios públicos. En un escenario de crisis fiscal como el que atraviesa el Estado español, sus opiniones suscitan el interés de numerosos ciudadanos. ¿De dónde proceden, cuáles son las fuentes de financiación de quienes han hecho del neoliberalismo una bandera que defienden hasta sus últimas consecuencias?

El punto de partida exige viajar hasta la fundación de la Mont Pelerin Society. En 1947, un grupo de intelectuales y economistas encabezado por Friedrich Von Hayek, Ludwig Von Mises, Milton Friedman, George Stigler y Karl Popper, entre otros, creó en la localidad suiza de Mont Pelerin un proyecto internacional liberal o “neoliberal”, como ellos mismos lo habían denominado en un coloquio celebrado en París nueve años antes.

El objetivo de la cumbre era organizar la difusión mundial de un conjunto de ideas contra la planificación central soviética y contra el intervencionismo estatal de las economías mixtas de Occidente. Para los fundadores de la Mont Pelerin Society, pese a tratarse de sistemas económicos y políticos muy diferentes, tanto los países del campo socialista como las sociedades capitalistas del bienestar representaban amenazas contra el libremercado que debían ser conjuradas a toda costa.

Mont Pelerin es una historia de conexiones clave y de éxito. Con el transcurrir de la segunda mitad del siglo pasado, los fundadores de este movimiento consiguieron asentarse en los departamentos de Economía de muchas universidades importantes y montar, con dinero de empresarios afines, fundaciones y centros de pensamiento (los denominados think tanks), dedicados a influir en la opinión pública.

De este modo, a partir de think tanks ya existentes entonces como la Hoover Institution o el American Enterprise Institute, otros centros importantes como el británico Institute of Economic Affairs y, años después, la Heritage Foundation, el Cato Institute o el Adam Smith Institute, constituyeron un espacio para que estos intelectuales, académicos y periodistas pudieran trabajar en favor del proyecto.

El modelo buscaba incrementar exponencialmente su influencia cuando a mediados de los años setenta las dos crisis del petróleo y los problemas estructurales del capitalismo comenzaron a erosionar el consenso corporativo de posguerra existente entre gobiernos, sindicatos y empresarios. Enseguida, las privatizaciones masivas, las reconversiones industriales, los recortes del gasto público y la reducción de las transferencias sociales fueron adoptados como el nuevo sentido común.

Una frase bastaría para resumir lo conseguido: en los años noventa, la ex primera ministra Margaret Thatcher afirmó que su mayor triunfo político había sido Tony Blair, como el mejor ejemplo de una socialdemocracia ideológicamente sumisa.

El CEU en Miami

Los logros de la internacional neoliberal no supusieron su disolución. Al contrario, esta sigue activa e interpreta la crisis económica actual como una consecuencia del excesivo gasto público y del intervencionismo estatal registrado en las décadas pasadas. Volviendo a su centro matriz, la última reunión de la Mont Pelerin Society tuvo lugar el año pasado en Miami y contó con una fuerte presencia española, probablemente debida a la presidencia de esta institución que, para el bienio 2014-2016, ha ocupado el español Pedro Schwartz Girón, catedrático de Economía de la Universidad CEU de San Pablo.

Fundador de la formación Unión Liberal en 1983 y compañero político en los inicios de Esperanza Aguirre –que, en el año 2012, le nombraría presidente del Consejo Social de la Comunidad de Madrid–, Schwartz ha formado a varias generaciones de economistas en la defensa de la libertad económica, de la propiedad privada y del Estado mínimo. Entre sus discípulos (pese a que no es el único maestro reconocido) se encuentran algunos otros asistentes al encuentro de Miami: Gabriel Calzada, presidente del think tank Instituto Juan de Mariana y rector de la guatemalteca Universidad Francisco Marroquín (centro que ha otorgado el doctorado honoris causa a José María Aznar, Mario Vargas Llosa, al propio Pedro Schwartz y a Carlos Rodríguez Braun, entre otros); Juan Ramón Rallo, director del mismo instituto, profesor asociado de la Universidad Rey Juan Carlos (otra creación del PP conectada a grupos ultracatólicos) y economista habitual de las tertulias económicas de muchos medios de comunicación; María Blanco, miembro también del Juan de Mariana y profesora del CEU de San Pablo, así como otros participantes españoles menos vinculados a este grupo.

Pese a que la presidencia de la Mont Pelerin Society ha pasado ya al alemán Peter Boettke, Schwartz mantiene el cargo de vicepresidente y Gabriel Calzada, el de director nacional para Guatemala. Al relevante papel de los españoles en la reunión de Miami se une el hecho de que el siguiente encuentro tendrá lugar en las Islas Canarias y será organizado por el centro universitario privado online OMMA Manuel Ayau Cordón, con la colaboración de la Universidad Francisco Marroquín y del propio Instituto Juan de Mariana.

El Juan de Mariana

Entre las organizaciones españolas destaca especialmente el Instituto Juan de Mariana por su prominencia mediática. Fundado en el año 2005, representa el principal exponente español de la denominada Escuela Austriaca de Economía. Esta escuela, que contó con las aportaciones principales de Ludwig Von Mises y de Friedrich Von Hayek, defiende un liberalismo extremo que persigue minimizar la existencia del Estado y que promueve la privatización de los sectores educativo, sanitario y de la seguridad, entre otras medidas características.

La defensa acérrima de los principios de la libertad económica e individual conlleva resultados a veces sorprendentes: uno de ellos es la defensa que Von Hayek hizo de la “dictadura liberal” como régimen político más propicio para la defensa de la libertad económica, con el Chile de Pinochet como uno de los regímenes más destacados en aquel momento. Otro ejemplo, salvando las distancias, lo protagonizó en 2005 un miembro español del mismo Instituto Juan de Mariana y colaborador, además, de la web Libertad Digital, Jorge Valín. En un artículo que ha desaparecido de Internet, pero cuya existencia puede confirmarse a partir de esta entrada de la web de su autor (en la que no se retracta de lo afirmado), Valín, que ahora se dedica a la asesoría financiera y que aconseja “invertir en uno mismo como en un activo”, afirma lo siguiente en torno al debate de la prostitución infantil en los países más pobres: “Probablemente la prostituta infantil no quiera serlo, pero a nadie le gusta trabajar (...) Al prohibirle su libre elección a trabajar y obligarla a estudiar, le estamos negando una fuente de financiación fundamental para ella y su familia (…) Cuando el Estado lucha contra el negocio del turismo sexual por razones morales, lo único que está haciendo es ayudar a que la nación no obtenga el capital necesario para conseguir otras formas de producción en escenarios futuros”.

La defensa de estas posiciones extremas no fue infrecuente durante los primeros años del Instituto Juan de Mariana que, en sus comienzos, contó con Libertad Digital y con la revista La Ilustración Liberal (ambas creadas por el periodista Federico Jiménez Losantos a finales de los años noventa) como verdaderos soportes digitales de difusión.

El acto público de presentación de la fundación del instituto, celebrado en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos, contó con la presencia del entonces rector, Pedro García-Trevijano, la presidenta madrileña Esperanza Aguirre, el economista Juan José Toribio (ex presidente del Instituto IESE y directivo de Caixabank Mónaco, Banco Urquijo, Banco Hispanoamericano, Nestlé, Abertis Telecom y del Fondo Monetario Internacional), el catedrático Jesús Huerta de Soto (heredero y presidente de la histórica España S.A., Compañía Nacional de Seguros, además de director de las tesis de Gabriel Calzada y de Juan Ramón Rallo), el presidente de Libertad Digital Alberto Recarte (entonces consejero de la eléctrica Endesa, de la empresa de ingeniería Centunion y de Caja Madrid) y Christopher Horner, perteneciente al Competitive Enterprise Institute (financiado generosamente, según acusaciones de la organización Greenpeace, entre otras, por la petrolera norteamericana Exxon Mobile).

Negacionismo climático

En aquel evento fundacional, los ponentes del instituto expresaron acendradas críticas al Protocolo de Kioto, que, según estos, conllevaría enormes costes inflacionarios que tendrían que ser asumidos en su mayoría por los países del primer mundo. Una de sus acciones más relevantes se produjo en el año 2008, cuando el instituto firmó desde la Universidad Rey Juan Carlos un informe crítico con la política de energías renovables del Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero, que acababa de ser elogiada por el presidente Obama como un modelo de transformación productiva. Aquel informe fue muy bien acogido por los medios norteamericanos y supuso la desacreditación de la transición energética que el Ejecutivo socialista español pretendía encabezar como alternativa para potenciar una salida de la crisis que no se produciría finalmente.

La pregunta fundamental es cómo se financia el Instituto. Juan Ramón Rallo, su director, explica que descarta las ayudas públicas por coherencia con su ideario, y que subordina las privadas a que estas no condicionen sus publicaciones: “No tenemos ningún problema si una empresa nos quiere financiar, siempre que esto no suponga una restricción a nuestro trabajo”, dice. Por estas razones, este think tank obtiene sus fondos mayoritariamente a partir de sus socios y de aportaciones individuales. Si se tienen en cuenta los premios recibidos como forma indirecta de financiación, cabe destacar que el Instituto Juan de Mariana obtuvo el Premio Templeton en el año 2008 y en el 2010. Dicho premio es otorgado por la Atlas Economic Research Foundation, una red de think tanks liberales que ha recibido financiación de Exxon Mobile y de los hermanos Koch, magnates empresariales fundadores del Tea Party.

“La Atlas Network está realizando una enorme labor en la coordinación y en la difusión de las ideas liberales. A nosotros el premio nos lo concedió esta organización; que la Atlas Network haya sido financiada por Exxon Mobil es algo que desconocemos y en lo que, en todo caso, no vamos a entrar”, afirma Rallo. En relación con la financiación que la corporación Exxon Mobil proporciona a determinados think tanks cercanos al instituto, el observatorio Corporate Europe ha vinculado a su presidente, Gabriel Calzada, muy crítico con las opiniones sobre el cambio climático, con la mencionada petrolera estadounidense a través del extinto Center for a New Europe.

A estos premios se añade el Fisher Venture Grant, obtenido en 2009 y entregado también por la fundación Atlas. Por último, Juan Ramón Rallo recibió en 2011 el Premio Julián Marías de la Comunidad de Madrid, entregado por Esperanza Aguirre como reconocimiento a una joven trayectoria investigadora. La entrega de dicho galardón motivó las críticas del think tank Fedea, desde donde se arguyó que Rallo, pese a ser un notable divulgador de la economía, carecía de las publicaciones de impacto suficientes para hacerse con el premio, dotado con 21.000 euros.  

Otra fuente de financiación indirecta es la que supone la organización por parte de la Universidad pública Rey Juan Carlos (financiada en su mayoría por la Comunidad de Madrid) del Máster en Economía de la Escuela Austríaca. Este máster, coordinado por el profesor Jesús Huerta de Soto (catedrático de la URJC), cuenta con asignaturas como El sector de la Defensa y de la Seguridad Privada como alternativa al Sector Público, o Análisis económico de la planificación y del intervencionismo. La teoría de la imposibilidad del socialismo, como algunos ejemplos de la marcada tendencia ideológica de sus estudios.

Además, la Fundación Rafael del Pino --creada por el ex presidente de Ferrovial--, que alberga multitud de actos culturales de diverso tipo, ha acogido numerosos debates de los economistas liberales citados, varias presentaciones de libros escritos por Rallo, conferencias de Jesús Huerta de Soto, así como la celebración de algunos congresos de Economía Austríaca

Las conexiones internacionales de este think tank le han permitido, además, contar con un máster privado online gestionado por el centro OMMA Ayau Cordón de Madrid –relacionado con la universidad guatemalteca Francisco Marroquín–, en el que imparten docencia, de nuevo, Gabriel Calzada, Juan Ramón Rallo y el economista hispano argentino Carlos Rodríguez Braun, entre otros. 

La actividad de divulgación de los activistas liberales se ve amplificada por determinados medios de comunicación, en los que publican artículos de opinión y análisis que generalmente sirven como contraargumento a publicaciones izquierdistas. En este sentido destaca la labor de Carlos Rodríguez Braun (doctorando de Pedro Schwartz, catedrático de Historia del Pensamiento Económico en la Universidad Complutense y también miembro de la Mont Pelerin Society), la del propio Juan Ramón Rallo y la de Daniel Lacalle, vinculado asimismo al Instituto Juan de Mariana.

Lacalle, con un estilo menos académico que los dos anteriores, trabaja como bróker en la City Londinense y ha sido asesor de empresas del Ibex como Repsol y Enagás y de grandes fondos de inversión como Pimco; miembro del consejo asesor de la Fundación Rafael del Pino y reclutado por Esperanza Aguirre para su campaña de cara a la alcaldía de Madrid en el 2015, este economista y prolífico autor divulgativo ha sido contratado por la presidenta regional madrileña Cristina Cifuentes como asesor para captar inversiones internacionales procedentes del Reino Unido una vez elegido el Brexit.

Para Rallo, que evalúa los resultados del Juan de Mariana como “buenos pero mejorables” y que acepta de manera parcial el consenso dominante respecto a la acción del ser humano sobre el calentamiento global, la fuerte presencia mediática de esta tendencia ideológica se justifica a partir del contrapeso que representan a los argumentos de las posiciones afines a Podemos: “Es cierto que estamos sobrerrepresentados en relación con nuestra presencia en la Academia, por ejemplo. Pero representamos una posición opuesta a las de economistas cercanos a Podemos. Somos los únicos que argumentamos en contra, ya que posiciones cercanas al Partido Popular coinciden muchas veces en el contenido de sus propuestas y difieren solo en el procedimiento de llevarlas a cabo”.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

23 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis

    Nunca se menciona que uno de los fundadores de la Sociedad Mont Pelerin fue Salvador de Madariaga, diplomático español de la II República y abuelo de Javier Solana, ministro con el PSOE y secretario general de la OTAN, entre otrossss

    Hace 4 años

  2. Jorge

    Felicidades por este artículo. Ya eramos conscientes algunos de la existencia de este "ecosistema" liberal que intenta influir en la opinión pública, pero nunca nadie había indagado tanto para revelar los nexos de unión que existen.

    Hace 4 años

  3. troilo

    Estimado Jaoquín, cuando Hayek, Friedman y otros se reunieron en Mont Pelerin no hacían distinciones entre anarco capitalistas y liberales, esa distinción es muy reciente, y aunque efectivamente ahi está la escuela austriaca, comparte casi todos objetivos de la escuela de Chicago, porque siempre colaboraron y sempre estuvieron en el mismo ajo. Ahora todos huyen como de la peste de la palabra neoliberal, pero fueron ellos los que implementaron los métodos y doctrinas que hizo al neoliberalismo la doctrina imperante a partir de los 70. Les gusta decir que son neoliberales, volver a los orígenes, a Adam Smith (que recordemos que estaba en la nómina de la compañía de las Indias, una compañia que, conviene recordarlo, tenía entre sus actividaddes la trata de esclavos). Sin menoscabar el valor que ha tenido la riqueza de las naciones, no está mal recordar que a principios del siglo XX se consideraba este libro obsoleto....Hasta que lo rescataron los amigos de Mont Pelerin, después de varios intentos anteriores durante el periodo de entreguerras. Sería muy largo hablar de neoliberalismo, pero lo que yo veo, y en eso puedo constatarlo en lo que pone usted de manifiesto, es que el neoliberalismo pugna por reinventarse, bien con una vuelta la pasado (soy liberal), bien con un cambio de nomenclatura (soy anarcocapitalista, soy liberal monetarista...qué se yo) Está totalmente moribundo y lo único que lo mantiene con vida es que todavía sirve a una élite como control ideológico de los estados y de la población. Deseo ver descabezar a ese zombi, pero realmente no sé si seré yo el que vea a ese finado totalmente inerte.

    Hace 4 años

  4. Sátiro

    Estupendo, Andrés. Estás volviendo y por todo lo alto. Este artículo relata la historia de las personas y las instituciones que justifican intelectualmente el neoliberalismo y/o el anarcocapitalismo como "perspectivas teóricas" (=religiones pseudo científicas) para el estudio de la economía y la sociedad (y, luego, justificar las políticas que de sus investigaciones derivan). Leyendo el artículo, alguna hasta pensaría lo siguiente: que estas personas e instituciones favorecen a que determinadas empresas y asociaciones empresariales hagan lo que quieran y que, politicamente, el peso del Estado vaya disminuiendo para sostituirlo con "Estados privados"...Mirusté...

    Hace 4 años

  5. Sátiro

    Estupendo, Andrés. Estás volviendo y por todo lo alto. Este artículo relata la historia de las personas y las instituciones que justifican intelectualmente el neoliberalismo y/o el anarcocapitalismo como "perspectivas teóricas" (=religiones pseudo científicas) para el estudio de la economía y la sociedad (y, luego, justificar las políticas que de sus investigaciones derivan). Leyendo el artículo, alguna hasta pensaría lo siguiente: que estas personas e instituciones favorecen a que determinadas empresas y asociaciones empresariales hagan lo que quieran y que, politicamente, el peso del Estado vaya disminuiendo para sostituirlo con "Estados privados"...Mirusté...

    Hace 4 años

  6. Carlos

    Señor Erik, podría escribir un largo texto contestándole, pero voy a dedicarle el mismo tiempo y número de caracteres que me dedica usted a mí. Sólo un apunte rápido: identificar a cualquiera que se posicione en su contra con el "comunismo" es sólo un indicativo más de la pedrada tan cojonuda que arrastran. En fin, sigan con su propaganda por foros y redes sociales, sigan, que cuanto más hablan, más fácil nos lo ponen. No niego que identificarse con el liberalismo clásico (Adam Smith se estaría revolviendo en su tumba, por cierto) ha sido una gran jugada mediática, pero como ya he dicho las máscaras ideológicas tarde o temprano terminan por resultar inútiles. La verdadera naturaleza de cada uno es la que es ¿Conoce la fábula de la rana y el escorpión? Pues eso.

    Hace 4 años

  7. Joaquín

    Los economistas austríacos no son neoliberales, son anarcocapitalistas, es decir, deienden la eliminación del Estado y la existencia de un anarquismo de mercado. Neoliberales son los que aprovechan el Estado para hacer negocios, socializando las pérdidas y privatizando las ganancias. Convendría ir fijando conceptos y entendiendo las cosas antes de escribir artículos. Luego podemos debatir la deshumanización que supone el capitalismo salvaje, pero eso es otro tema.

    Hace 4 años

  8. cavalgar69

    Buen artículo bien documentado. Gracias Andrés Si alguien está interesado aquí hay un foro que tiene una copia del artículo de Jorge Valín, Héroes de la libertad http://www.burbuja.info/inmobiliaria/politica/195834-pensamiento-neo-liberal-segun-jorge-valin-y-libertad-digital.html#

    Hace 4 años

  9. trolio

    Una cosa Erik. Yo no sé si usted será padre, pero yo sí, por lo que tengo razones para tomarme muy en serio lo de "hipotecar el futuro de los hijos". No veo cursilada por ninguna parte lo de preocuparse en la destrucción de la naturaleza, derechos humanos o derechos laborales, esas "cursiladas". Diga lo que quiera, pero estaría bien que lo meditara antes.

    Hace 4 años

  10. troilo

    Qué curioso, señor Erik, emplea uno de los países donde se ha aplicado el creo socialdemócrata con más ahínco: Noruega. Y me habla de Nueva Zelanda. Tuve una amiga profesora viviendo allí, y me comenta que fue una suerte que los Chicago Boys no entraran a saco allí como lo hicieron en la dictadura de Pinochet, donde entre otras cosas, algunas mujeres tuvieron la libertad de que les introdujeran bayonetas en las vaginas, como sí me explicó que hacía una profesora exiliada chilena, y me lo contó porque tenía una hermana que trabajaba de enfermera y tuvo que estar al cuidado de esas pobres mujeres. Pero claro, entonces la población chilena no sabía que estaba empezando a disfrutar de las bendiciones del neoliberalismo. ¿Sabe una cosa? Y lo he constatado una vez más leyendo su texto...Que el neoliberalismo es muy exitoso en dos cosas, y nada más que en dos cosas: en endosar errores propios a otros (el ejemplo más claro es el de las hipotecas subprime "y los pobres negros que vivían por encima de sus posibilidades") y en apuntarse como éxitos propios los ajenos (el alto grado de desarrollo humano de Francia, Dinamarca y Japón se deben más a las políticas de potenciación del estado de bienestar que se desarrollaron entre los 50-70 que en lo que vino después con la revolución conservadora; Qatar no me vale como ejemplo). Para que vea lo mal que está el neoliberalismo, es que ya los propios neoliberales huyen como de la peste de la palabra neoliberal: el propio Juan Manuel Rallo, que se permite en despachar en diez minutos el sesudo, brillante y acertado libro de Piketty en un video de youtube, se dice ahora liberal. No sé qué pensará de ello su admirado Hayek, que acuñó con otros la palabreja cuando acudió a Mont Pelerin, dado que les molestaba tanto el estado de bienestar que se empezaba a construir. A mí tampoco me gustan los magufos, como aquellos que cuales vendedores de teletienda presentan estadísticas o fórmulas matemáticas que luego la propia realidad desdice ¿qué importa, con lo bien que quedan en una pizarra o en una presentación de Power-point? La utopía es la utopía, y si mata es porque los muertos estaban equivocados y no nosotros, los de la pizarra. Quizá piense que no conozco demasiado del neoliberalismo, y le diré que a mi pesar lo conozco demasiado bien. Lo padezco como trabajador y estoy expuesto a él por radio, televisión e Internet y soy lo suficiente mayor para saber que no me conviene y que está en contra de mis intereses. Desgraciadamente se han apoderado de eso que llamamos el sentido común, y va a ser muy difícil arrancárselo de las manos y a nosotros de la mente, porque está muy bien financiado y se ha apoderado de los puestos claves. Aunque sea un zombi. Lo único que queda es confiar en que deje de comer cerebros.

    Hace 4 años

  11. Erik Pérez

    Señor Carlos, a usted también le dejo la dura tarea de explicarme que el 90% de noruegos que votan a partidos convencionales y que aceptan el libre mercado son realmente unos sociópatas de extrema derecha. A ver si va a ser que no ser comunista es ser un sociópata de extrema derecha, que todo es posible.

    Hace 4 años

  12. Erik Pérez

    La diferencia fundamental señor troilo es que el liberalismo, no "neoliberalismo", que no tiene nada de nuevo. Yo tampoco te llamaré neofilocomunista si eres comunista, serás lo que digas que eres. Y por mucho que te parezca fascismo el malvado neoliberalismo, ¿sabes que la libertad económica es exactamente la misma que permite que en absolutamente todos los países de Occidente haya habido prosperidad y la siga habiendo? Porque parece muy terrible el liberalismo, pero en Nueva Zelanda se lleva aplicando más tiempo que lo que lleva el fuego existiendo y no veo ninguna miseria, ni muerte, ni destrucción. Los charlatanes y magufos se caracterizan única y exclusivamente por rechazar la ciencia y la evidencia y apelar a los sentimientos y emociones, dejando de lado que lo que te cura es la vacuna y no el rezar, que lo que hace La gente, bastante formada, culta y preparada de Suiza, ¿sabes lo que vota cada vez que hay elecciones verdad? Sí, votan a partidos respetan el libre mercado, y no se mueren de hambre, ni utilizan cursiladas como "hipotecar el futuro de sus hijos", que no significa nada y más bien significa que quien la pronuncia suele escuchar muchos discursos vacíos de contenido pero llenos de consignas y proclamas absurdas y sensibleras, esos sí que son magufos y charlatanes, que le echan la culpa de todo al capitalismo, y cuando se cargan el capitalismo y viene la miseria, la culpa la sigue teniendo el capitalismo, sin probar nunca jamás ni una sola mentira de las que sueltan. Basta de charlatanes, queremos gente seria... vaya, este sí que dice verdades y sin populismo barato liberal, RECUPEREMOS LA ILUSIÓN, EL CAPITALISMO DESTROZA VIDAS Y HOGARES, ÁFRICA, POBREZA, DESIGUALDAD, EL PP, NEOLIBERALISMO, MUERTE, DESTRUCCIÓN. Eh, eh, no utilice datos económicos, no me quiera engañar con la "economía" pfff, menudos son estos los "economistas", con sus estudios universitarios, a mí dame un buen periodista que me hable bien cómo son las cosas, que a lo mejor no sabe ni cómo se mide la desigualdad, pero es un valiente, que a lo mejor es que trabajando para ese periódico no podría decir otra cosa, pero bfff, qué valientes son, estos sí que dicen las proclamas que a mí me gusta. Venga, te dejo la tarea de explicarme que en Dinamarca el neoliberalismo hipoteca el futuro de sus hijos, y que sus políticos son unos charlatanes, teniendo el país un poquito mejor que los grandes pensadores de Ecuador, Venezuela o Bolivia, será duro pero seguro que lo consigues.

    Hace 4 años

  13. Eleutheria

    Menudo artículo más ridículo y sesgado.

    Hace 4 años

  14. troilo

    enhorabuena Erik. Un largo párrafo sin un solo argumento de peso. Todo para defender al zombi como cerebros que es la ideología neoliberal, ideología muerta, que solo se sustenta por situar a sus próceres en puestos muy estratégicos y por comer el cerebro mediante el control de muchos televidentes, radioyentes e internautas leen, ven y oyen. Un zombi que desgraciadamente sigue actuando. y usted celebra el atracón de cerebro del monstruo. Plas, plas. Tal vez es de los pocos que todavía crea que es ciencia lo que es vulgar superchería disfrazada de ciencia, quizá solo con un poco más de apariencia de dignidad que los tarotista de la tele o de los sanadores que curan el cáncer diciendo que los que se mueren de ello es porque no han sonreído lo suficiente. No lo sé, cada cual con sus creencias. A mí lo que me preocupa es cuando por esas creencias dañinas estamos malbaratando nuestra vida e hipotecando el futuro de nuestros hijos, que es lo que hace esta funesta ideología que tan emparentada está con el fascismo y que tiene prostituida, como si fuera una niña de once años de Tailandia, la palabra libertad. ¿quiere libertad? Pues el neoliberalismo no es el camino. Es el zombi.

    Hace 4 años

  15. Erik Pérez

    Solo faltó demostrar que sus acusaciones son reales, y que las que son reales sean negativas. Por lo demás, un artículo de manipulación perfecto para que no haya nadie que pueda aprender absolutamente nada del liberalismo y lo que de verdad supone para una sociedad en todos sus aspectos. Para que gente como yo que un día empezó a escucharlos, los despreciara, gracias al lavado de cerebro cuidadosamente practicado sobre mí por todos los medios anticapitalistas, que no hacen más que mentir. Curiosamente un día aprendí lo más básico de economía y filosofía y empecé a escucharlos, y en vez de asco y odio empecé a notar que estaba aprendiendo, que estaba siendo mucho más tolerante, que ya no me dejaba engañar por cualquier medio tendencioso y sensacionalista y que quizás, yo que no tenía antes ni la más mínima idea de economía, efectivamente no era nadie para pensar que estos académicos eran unos interesados, unos mentirosos y unos despiadados defensores del fascismo, como se acostumbra a hacer creer. Empecé a leer a gente que hablaba sobre nóbeles de economía y no a un periodista muy guay que no sabe lo que ni lo que es el PIB pero sabe que el capitalismo es lo peor. Qué poco respeto por la pluralidad tienen los que se hacen llamar plurales. Y aquí Jenaro nos deja muy claro que el liberalismo deshumaniza y tiene efectos devastadores sobre los derechos humanos pero no sabe que los países donde más tiempo se llevan aplicando todas estas ideas son los que más respetan los derechos humanos. Porque liberalismo es liberalismo en todos sus aspectos, por mucho que algunos se piensen que el PP es liberal, y signfica respeto absoluto por la democracia y por la ley, cosa que no ocurre en los paraísos anticapitalistas, que dejan bien claro que la democracia es un obstáculo para poder combatir el neoliberalismo. Nunca me digas en qué consiste de verdad el neoliberalismo, pero te apoyaré en todo para combatirlo, que es muy malo, muy malo.

    Hace 4 años

  16. Carlos

    Estos "liberales" (sociópatas de extrema derecha) han enseñado tanto la patita en los últimos tiempos que ya no engañan a nadie. Han querido aprovechar la crisis para pescar en río revuelto presentando diagnósticos y soluciones falaces, interesadas y manipuladas, pero creo que el tiro les ha salido por la culata. Sólo hay que acercarse un poco a los círculos por los que se mueven (algo relativamente fácil hoy en día) para comprobar en primera persona toda la moralla pestilente que hay debajo. Y es que aunque quieran blanquear su discurso envolviéndose en la bandera de la libertad, la cabra siempre tira al monte. Y tranquilos, ya sabemos que no os coméis a los niños. En vuestro mundo ideal los vendéis por Internet para que se los coman otros.

    Hace 4 años

  17. Félix

    Las teorías de esta gente son demasiado estrechas y reduccionistas. Únicamente sirven para tratar de justificar la avaricia y el egoísmo. El mundo y las relaciones humanas son algo demasiado complejo como para ser reducido a términos económicos. Recomiendo la lectura del libro “La gran transformación”, de Karl Polanyi. Donde, tomando como base la historia y la antropología, se realiza una crítica devastadora del libre mercado.

    Hace 4 años

  18. Libertario-comebebes

    Le ha faltado decir que comemos bebes pero buen artículo, no se le nota ninguna manipulación.

    Hace 4 años

  19. Ignacio

    Han muerto... en serio, academicamente han muerto yb algunos todavía no lo saben, estas religiones anticientificas (no puedo llamarlas de otro nombre) no se explican, ni se enseñan en ningún lugar serio del mundo, desde el MIT (USA) a China, pasando por Nottingham por poner ejemplos de ciencia aplicada a la conocimiento económico ultimamente, y sus multiples estudios Es mas, los economistas que siguen erre que erre son ridiculizados a diario como pseudociencias, excepto quizas en España

    Hace 4 años

  20. Pepe Grilo

    Impresionane. Gracias por el trabajo.

    Hace 4 años

  21. Julián Barreda

    Es un artículo bastante bien informado, Andrés. Aunque he echado en falta que se hable un poco del papel que ha jugado Students for Liberty en todo esto, así como de la nueva corriente intelectual defendida por la Escuela Austríaca: el anarcocapitalismo

    Hace 4 años

  22. Julián Barreda

    Es un artículo bastante bien informado, Andrés. Aunque he echado en falta que se hable un poco del papel que ha jugado Students for Liberty en todo esto, así como de la nueva corriente intelectual defendida por la Escuela Austríaca: el anarcocapitalismo

    Hace 4 años

  23. Jenaro Argente

    Interesante artículo, aunque como todos los que abundan en las teorías neoliberales creo que no expresa con suficiente nitidez unos de los principales efectos de estas políticas económicas: su deshumanización y sus efector perversos en los derechos humanos fundamentales.

    Hace 4 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí