1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

¿Por qué no tiene lugar la cooperación necesaria?

Introducción a la conversación entre Emmanuel Macron y Sigmar Gabriel sobre el futuro de Europa en Berlín el pasado 16 de marzo

Jürgen Habermas 25/03/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Henrik Enderlein me ha concedido el privilegio de realizar un par de comentarios introductorios al tema de conversación entre el ilustre Emmanuel Macron y Sigmar Gabriel, nuestro ministro de Exteriores que recientemente resurgió como un ave fénix de entre las cenizas. El nombre de ambos se asocia con respuestas atrevidas al reto que supone la presente situación. Emmanuel Macron se ha atrevido a cruzar una línea roja que se ha considerado sacrosanta desde 1789: ha liberado una constelación entre los campos de la derecha y la izquierda políticas que parece haberse sumido en un estancamiento sin solución aparente. Puesto que nadie en una democracia puede situarse por encima de los partidos, será interesante observar cómo se reorganiza el espectro político después de una victoria en las elecciones presidenciales francesas.

En Alemania estamos asistiendo a un impulso similar, aunque bajo auspicios diferentes. Aquí Sigmar Gabriel también ha elegido a su amigo Martin Schulz para desempeñar un papel poco ortodoxo. Schulz está siendo aclamado en público como un candidato a canciller mayormente independiente, que supuestamente podrá abrir nuevos horizontes para su partido. Aunque es cierto que existen diferencias claras entre la situación política, económica y social de nuestros respectivos países (de hecho, en lo que se refiere a la economía, las diferencias son evidentes), me parece a mí que el sentimiento general entre los ciudadanos refleja una irritabilidad semejante. Existe una irritación muy extendida hacia el frenético estancamiento de los gobiernos que, a pesar del acusado aumento de presión que ejercen los problemas, se dedican a seguir tirando, sin desarrollar ninguna perspectiva de configuración futura. Podemos observar cómo aturde la falta de voluntad política, sobre todo cuando se trata de abordar esos problemas que podrían resolverse conjuntamente en el ámbito europeo.

Emmanuel Macron personifica la antítesis del quietismo que muestran aquellos con autoridad para actuar. Durante el solapamiento de sus mandatos como ministros de Economía, él y Sigmar Gabriel promovieron una iniciativa para fortalecer la cooperación de las políticas fiscales, económicas y sociales dentro de la eurozona, aunque no tuvo mayor continuidad. Si no recuerdo mal, propusieron crear un ministerio de Finanzas para la eurozona y un presupuesto común europeo controlado por el Parlamento Europeo. Con esta propuesta buscaban generar un espacio de maniobra en el ámbito europeo que permitiera elaborar una política económica flexible que estuviera diseñada para superar el obstáculo principal que evita una mayor cooperación entre los Estados miembros (es decir, las marcadas diferencias existentes entre niveles de crecimiento, desempleo y deuda pública, sobre todo entre las economías de los miembros del norte y del sur de una unión monetaria que tiene que asegurar la convergencia, incluso cuando los países interesados están distanciándose cada vez más), y cuya cohesión política también se está viendo mermada por las diferencias persistentes, y de hecho crecientes, en cuanto a rendimiento económico se refiere. Durante el proceso de imposición del régimen de austeridad actual, destinado desde el principio a tener un impacto espectacularmente desigual en las economías nacionales del norte y del sur, el contraste entre las experiencias vividas y las narrativas enfrentadas que tuvieron lugar en las esferas nacionales correspondientes estimuló agresiones mutuas y una división profunda a lo largo y ancho de la eurozona.

Existe una irritación muy extendida hacia el frenético estancamiento de los gobiernos que, a pesar del acusado aumento de presión que ejercen los problemas, se dedican a seguir tirando, sin desarrollar ninguna perspectiva de configuración futura

Las iniciativas que permiten enfrentarse a esta peligrosa evolución pueden fallar por numerosos motivos, entre los que hay motivos institucionales. Por ejemplo, los gobiernos de los Estados miembros, que deben obtener su legitimación a través de sus respectivos públicos nacionales, son los menos indicados para implementar los intereses comunitarios. Aun así, mientras carezcamos de un sistema europeo de partidos, son los únicos actores que pueden conseguir algo. Lo que me interesa es saber si una extensión de las competencias europeas está condenada a fracasar a causa de una falta de aceptación de las posibles consecuencias redistributivas en el caso de que la reestructuración de las cargas supere las fronteras nacionales. En pocas palabras: ¿las llamadas a la solidaridad, en Alemania por ejemplo, están condenadas al fracaso por la respuesta de la población al club de la “unión de transferencias” que algunos políticos les gusta tanto abanderar? ¿O están las élites políticas evitando el problema de la todavía latente crisis económica porque sencillamente no tienen el coraje de abordar el escabroso tema del futuro de Europa?

Sobre el concepto de solidaridad, me gustaría indicar únicamente que, desde la Revolución Francesa y el inicio de los movimientos socialistas, se ha usado esta expresión en un sentido político más que en un sentido moral. La solidaridad no es lo mismo que la caridad. Alguien que actúa de manera solidaria acepta ciertas desventajas en su interés propio a largo plazo, con la esperanza de que la otra persona haría lo mismo en una situación parecida. La confianza recíproca (en nuestro caso, confianza más allá de las fronteras nacionales) es por supuesto una variable muy relevante, pero también lo es el interés propio a largo plazo. No es parte de su naturaleza, como asumen muchos de mis colegas, que los problemas políticos derivados de la justicia redistributiva sean exclusivos de cada nación, ni que no puedan discutirse de manera justa dentro de la gran familia de pueblos europeos trascendiendo las fronteras nacionales (sobre todo porque estos pueblos ya han formado una comunidad legal y la mayoría de ellos se ven afectados por las limitaciones sistémicas de una unión monetaria común) aunque sea de maneras diferentes.

La unificación europea ha permanecido un proyecto elitista hasta el día de hoy porque las élites políticas no se han atrevido a contar con la participación de la población general mediante un debate informado sobre los posibles escenarios futuros. Las poblaciones nacionales solo serán capaces de reconocer y decidir qué cosas van en su propio interés a largo plazo cuando la discusión sobre las trascendentales alternativas no se limite a las revistas académicas (como por ejemplo, las alternativas de desmontar el euro o de volver a un sistema de divisas con márgenes restringidos de fluctuación, o de optar finalmente por una cooperación más reforzada). 

La unificación europea ha permanecido un proyecto elitista hasta el día de hoy porque las élites políticas no se han atrevido a contar con la participación de la población general

En cualquier caso, otros problemas de actualidad que reciben una mayor atención pública indican la necesidad de que los europeos estén y actúen en común. La percepción de una situación política internacional y mundial que empeora constantemente es lo que está haciendo que los gobiernos miembros del Consejo Europeo alcancen su umbral del dolor y los está obligando a que salgan de su estrechez de miras nacional. Las crisis que, como mínimo, necesitan una reflexión sobre una cooperación reforzada no son ningún secreto:

• La situación geopolítica de Europa ya se ha visto transformada por la guerra civil en Siria, la crisis de Ucrania y la retirada gradual de Estados Unidos como fuerza de mantenimiento del orden mundial; aunque ahora que la superpotencia parece dar la espalda a la escuela de pensamiento internacional anteriormente predominante, las cosas se han vuelto más impredecibles para Europa. Y estas cuestiones de seguridad exterior han adquirido todavía mayor relevancia ahora que Trump presiona para que los miembros de la OTAN aumenten su contribución militar.

• Además, tendremos que hacer frente a la amenaza terrorista a medio plazo; y Europa tendrá que enfrentarse a la presión migratoria durante todavía más tiempo. Ambas situaciones claramente requerirán una mayor cooperación entre europeos.

• Finalmente, el cambio de gobierno en los Estados Unidos está produciendo una división en occidente no solo a causa del comercio mundial y las políticas económicas. Las tendencias nacionalistas, racistas, antiislámicas y antisemitas, que han adquirido mayor relevancia política gracias al programa y al estilo del nuevo gobierno de EE.UU., se suman a la evolución autoritaria de Rusia, Turquía, Egipto y otros países para plantear un desafío inesperado frente a la autocomprensión política y cultural de occidente. De repente, Europa se encuentra obligada a recurrir a sus propios recursos para representar el papel de custodio de los principios liberales (y dar apoyo a una mayoría del electorado estadounidense que se ha visto marginada).

La institucionalización de una cooperación más estrecha es lo primero que hace posible ejercer una influencia democrática sobre la proliferación espontánea de redes mundiales de todo tipo

Estas tendencias generadoras de crisis no son las únicas cosas que inducen a los países de la UE a cooperar más estrechamente. Se pueden comprender los obstáculos que impiden una colaboración más estrecha igual que las razones para acelerar un cambio en la política europea. Será más difícil efectuar tal cambio si siguen aumentando las crisis sin resolver que fomenten el populismo de derechas y la disidencia de la izquierda con respecto a Europa. Sin una perspectiva atractiva y creíble de configuración europea, el nacionalismo autoritario en los Estados miembros como Hungría y Polonia se verá reforzado. Y a menos que adoptemos una postura clara, la oferta de acuerdos comerciales bilaterales con EE.UU. y, al final del Brexit, con el Reino Unido, conseguirá separar todavía más a los países europeos.

La única respuesta a estas enormes presiones que he observado hasta hoy adopta la forma de tanteos por promover una “Europa de varias velocidades” en el ámbito de la cooperación militar. Según mis estimaciones, este intento está destinado a fracasar si Alemania sigue sin querer adoptar medidas simultáneas para desactivar la bomba de relojería que representan los desequilibrios estructurales entre las diversas economías nacionales de la eurozona. Mientras evite este conflicto, tampoco será posible establecer una colaboración en ningún otro aspecto político. Además, la vaga fórmula de “distintas velocidades” se equivoca de destinatario. Es más probable que los Estados miembros de la unión monetaria demuestren su voluntad de cooperar, sobre todo en los lugares donde las poblaciones, desde el inicio de la crisis bancaria, han experimentado una dependencia mutua los unos de los otros. No comparto la opinión de que Alemania sea el único país que necesita reconsiderar su política. Emmanuel Macron destaca entre las filas de los políticos europeos también porque reconoce con franqueza los problemas que solo pueden encontrar solución dentro de Francia. No obstante, aunque no haya elegido ese rol, ahora mismo el Gobierno alemán tiene que decidir si quiere sumarse a Francia y tomar la iniciativa para salir del atolladero. La bendición de ser el mayor beneficiario de la Unión Europea es también una maldición. Puesto que, desde una perspectiva histórica, un posible fallo del proyecto europeo podrá ser atribuido de manera justificada a la indecisión alemana.

Una falta de decisión también es una decisión; y es difícil exagerar las implicaciones de esta falta de decisión. La institucionalización de una cooperación más estrecha es lo primero que hace posible ejercer una influencia democrática sobre la proliferación espontánea de redes mundiales de todo tipo, porque la política es el único medio a través del cual podemos adoptar medidas premeditadas que permitan configurar los cimientos de nuestra vida social. Al contrario de lo que sugiere el eslogan del Brexit, no retomaremos el control sobre estos cimientos si retrocedemos hacia nuestras fortalezas nacionales. Todo lo contrario, las políticas deben mantener el ritmo que la globalización puso en marcha. A la vista de estas limitaciones sistémicas de mercados sin regular y de la creciente interdependencia funcional de una sociedad mundial cada vez más y más integrada, pero también a la vista de las opciones espectaculares que hemos creado (por ejemplo, de la comunicación digital que todavía no dominamos o de los nuevos procedimientos para optimizar el organismo humano) debemos expandir los espacios para establecer una posible formación de voluntad democrática, acción política y regulación legislativa más allá de las fronteras nacionales.

---------------------------------------------------------

Este artículo, publicado en Social Europe, fue la introducción a una conversación entre Emmanuel Macron y Sigmar Gabriel que tuvo lugar el 16 de marzo de 2017 en la Escuela de Gobierno Hertie ubicada en Berlín.

Traducción de Álvaro San José. 

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente.

Autor >

Jürgen Habermas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    "La solidaridad no es lo mismo que la caridad. Alguien que actúa de manera solidaria acepta ciertas desventajas en su interés propio a largo plazo, con la esperanza de que la otra persona haría lo mismo en una situación parecida". Buena cita contra los falsos activistas, que no tienen reparo en autopostularse. Del falso activismo al falso socialismo, no hay ni un paso. Son lo mismo.

    Hace 4 años 8 meses

  2. Mentalmente

    La falta de una ciencia democrática es la causa de la falta de cooperación entre los ciudadanos que conforman los estados. Y la cooperacion entre estos estados mismos. Sin ciencia de democracia que permita efectivamente canalizar la libertad del individuo al conjunto, no existe una base teoríca desarrollada sobre la cual tener un punto de apoyo sobre el cual argumentar la cooperación. Ya que no hay medio real para que esta se produzca. Se tiene que producir desde la libertad. Y no sobre la libertad de los individuos

    Hace 4 años 8 meses

  3. JM

    Este liberal-capitalista enamorado del mito de Occidente (y cómplice de sus últimas barbaridades) acabará lamentando un día (por supuesto, auto-reprochándose buenismo y una ceguera supina) que sus propias tesis condujeran a un neofascismo afín a las elites de todos los estados nacionales de Europa. Patético Habermas. Y se dice heredero de la tradición hegeliano-marxista...

    Hace 4 años 8 meses

  4. JM

    Este liberal-capitalista enamorado del mito de Occidente (y cómplice de sus últimas barbaridades) acabará lamentando un día (por supuesto, auto-reprochándose buenismo y una ceguera supina) que sus propias tesis concluyeran en un neofascismo afín a las elites de todos los estados nacionales de Europa. Patético Habermas. Y se dice heredero de la tradición hegeliano-marxista...

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí