1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Periodismo blow job

Tamara, Viridiana, y los anticlericales

Pilar Ruiz 22/03/2017

<p>Manifestación anticlerical en Madrid, presidida por Benito Pérez Galdós y José María Esquerdo, entre otros  (1910).</p>

Manifestación anticlerical en Madrid, presidida por Benito Pérez Galdós y José María Esquerdo, entre otros  (1910).

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

 

He condensado la obra de toda mi vida, mi amor a la verdad, mi lucha constante contra la superstición y el fanatismo, y la necesidad de que olvidando nuestro desgraciado país las rutinas, convencionalismos y mentiras, que nos deshonran y envilecen ante el mundo civilizado, pueda realizarse la transformación de una España nueva que, apoyada en la ciencia y la justicia, pueda resistir las violencias de la fuerza bruta y las sugestiones insidiosas y malvadas sobre las conciencias.

Benito Pérez Galdós, sobre su obra Electra (1901)

 Yo sí voy a misa

“Políticos, toreros y famosos defienden la celebración más importante de los católicos tras los ataques de Podemos”. “El programa no es “un privilegio de la Iglesia católica” como sostiene Podemos sino un servicio público que atiende al derecho a la libertad religiosa, recordaba estos días el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Ricardo Blázquez, quien cree que el “anticlericalismo está trasnochado”. (ABC, 19-3-2017).

Católicos con fama

“Tamara Falcó abrió el debate en las redes sociales y animó a firmar un manifiesto contra la idea de Podemos de quitar la Misa de La 2. Ana Rodríguez, exmujer de José Bono, y Gema Ruiz, exmujer de Álvarez Cascos, se suman a la iniciativa”. (La Razón Lifestyle, 19-3-2017).

Campaña de Tamara Falcó contra Pablo Iglesias para salvar la misa de La 2 (Libertad Digital, 13-3-2017)

La cruzada de Tamara Falcó contra Pablo Iglesias: ‘No se puede eliminar la misa de TV' (El Español, 14-3-2017)

Jaime de Marichalar se suma a la campaña de Tamara Falcó contra Pablo Iglesias (Look, 17-3-2017)

No cesa la polémica sobre la iniciativa del partido Unidos Podemos para suprimir la misa católica en TVE, el canal público. Dicen los más templados que se ha armado un Cristo de lo más innecesario. Los fogosos, sin embargo, han encontrado un filón: la lucha agónica contra el anticlericalismo típico de la izquierda española y el peligro de que esta prohíba las misas católicas, poniendo en jaque al Estado de Derecho, la Democracia y la Libertad de Conciencia. (Esto, muy resumido). Un tema periodístico muy grave y muy serio, de los que “hacen afición”.

Y de pronto, entra en escena Tamara Falcó. Se trata de un personaje bienquisto por la prensa del corazón con todo el cuché amortizado: su conversión a la religión en su versión más fundamentalista radical-chic, ha sido pasto no solo del HOLA y demás papeles finos, sino también de los programas humorísticos, las imitaciones y la prensa satírica. Pero ha sido ella, la hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón, quien ha hecho visible la protesta de algunos sectores católicos ante la iniciativa de un grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados. Tanto como merecer la portada de un diario de tirada nacional. Cierto es que en la portada de ABC, Tamara no está sola: se codea con los ministros Cospedal, Montoro y De Guindos --e incluso con un Oriol Junqueras encajado en el cuadro pluralista a golpe de martillo pilón-- aunque, para no perder el tono un poco juguetón estilo tribu de los Brady, aparecen otros compañeros de cofradía: toreros como El Juli y cantantes como Bertín Osborne.

La portada del “Yo sí voy a misa” ha provocado el pitorreo ya no de los sospechosos habituales –redes sociales-- sino de la mayoría de los compañeros de la prensa

La mayoría de los tertulianos ultracentristas o conservadores a secas intentan obviar este lado chorlito y fashion de la polémica, encauzándola hacia el debate político puro y duro. Diamantino. (Los mismos que cinco minutos antes han denunciado los privilegios de los estibadores claman en cuanto se acusa a la eclesía de trato de favor). El ABC, en cambio, no conoce medias tintas: es famoso por sus flamígeras portadas en el límite de la autoparodia, aunque esta vez su apuesta resulta ambigua: quizá en un plano inconsciente –si el psicoanálisis fuera compatible con otra religión--  sus editores estén revelando la impostura de ciertas polémicas. Desde luego, los devotos retratados no parecen los mejores representantes de la fe y caridad cristianas, mucho menos del martirio que se anuncia si llegaran los anticlericales al poder (ellos no ganan elecciones, sino que lo toman o lo asaltan). La portada del “Yo sí voy a misa” ha provocado el pitorreo ya no de los sospechosos habituales –redes sociales-- sino de la mayoría de los compañeros de la prensa.

Tamara Falcó, la cruzada de una ‘it girl’ en defensa de la fe (La Vanguardia, 18-3-2017)

Tamara Falcó ‘reza’ por Pablo Iglesias: “Una misa le ayudaría” (Público, 15-3-2017)

Tamara Falcó se moviliza a favor de la misa en TVE y la lía (El Plural, 13-3-2017)

Como se trata de un asunto trasnochado –Blázquez dixit--, habrá que remontarse en el tiempo para saber el porqué de tanto herejote y comecuras infestando este Reino. Esa muy española manía del anticlericalismo no es tanto un vicio del pueblo llano --salvo en horas de caos y revolución-- como propio de un buen puñado de políticos, científicos, pensadores, investigadores, escritores, intelectuales y, por supuesto, artistas de los que salen en la Wikipedia --y en las placas de las calles que no están dedicadas a la División Azul--, que abrazaron el agnosticismo, cuando no el peligrosísimo ateísmo, haciendo bandera de ello, además. En el siglo XIX, el cura réprobo como personaje novelesco era casi una demanda social, quizá --solo quizá-- reflejo de una realidad de la que sean pálidos reflejos el Magistral de La Regenta de Clarín, o el cura de Tormento del muy anticlerical Galdós. La animadversión fue mutua: su obra teatral Electra, con una protagonista que se enfrentaba al fanatismo y al oscurantismo, sufrió una conspiración ultramontana alentada por la Santa Sede que impidió a Galdós ser reconocido con el Premio Nobel de Literatura.

Por lo visto, muchos de estos señores de levita y chistera, masones y volterianos ellos, se pretendían herederos de los ilustrados de Carlos III, el monarca azote de jesuitas que el presente dice admirar tanto. Todo pasado, al fin y al cabo.

Pero no, para encontrar razones anticlericales no hace falta irse tan atrás:

Los Acuerdos de la discordia

“La ‘ley Wert’ hace estallar otra disputa por los pactos firmados en los setenta con el Vaticano. Los obispos reciben privilegios que no otorga la Constitución y perpetúan el concordato de 1953”. “(Los acuerdos) se firmaron en Roma el 28 de julio de 1976 el primero, y el 3 de enero de 1979 los otros cuatro, por el entonces ministro de Exteriores, Marcelino Oreja, propagandista católico confeso, y el secretario de Estado del Papa, el cardenal francés Giovanni Villot. El primer acuerdo adjudica al Rey el nombramiento del vicario castrense con graduación de general de División y gran parafernalia de asistentes uniformados. Los otros cuatro mantienen incontables privilegios del franquismo en asuntos jurídicos, económicos y en la enseñanza, además de regular la asistencia católica a las Fuerzas Armadas y el servicio militar de los clérigos. (…)

"Los obispos reciben privilegios que no otorga la Constitución y perpetúan el concordato de 1953”

Uno de los incumplimientos más evidentes de los Acuerdos de 1979 se refiere a la financiación, que en 30 años ha sufrido varios avatares. Entre la inicial “dotación” (dote) hasta la “asignación” actual (señal con cruz en el IRPF), se alza un artículo que suena como un trallazo a la realidad. Es el II.5: “La Iglesia católica declara su propósito de lograr por sí misma recursos suficientes para la atención de sus necesidades”. Lejos de hacer cumplir el compromiso de autofinanciarse, firmado por el Vaticano en 1979, el Gobierno Zapatero liberó a los obispos (pero no a Roma) de esa carga y, además, incrementó un 37% el porcentaje de dote estatal.” (Juan G. Bedoya, El País, 1-6-2013).

La democracia española es rehén de la jerarquía católica

“No estamos en una democracia laica, sino en un Estado que dudo que sea siquiera no confesional, sino que tiene una confesionalidad que no disimula. Primero en los textos, ya que la Constitución reconoce el estatuto especial de la Iglesia católica, y segundo en la práctica política, ya que le concede todo tipo de privilegios: educativos, económicos, fiscales e incluso militares (…) Estas prebendas no solamente no se han reducido con el paso del tiempo y con los partidos de izquierda en el gobierno, sino que se han incrementado todavía más. El ejemplo más claro es la casilla de la declaración de la renta, que le supone un ingreso de 250 millones concedido por el Estado generosa y gratuitamente, sin que haya una justificación para esa aportación. (…) Condenan la teoría de género descalificándola como ideología, incluso algunos obispos consideran que esta ideología de género es la responsable de que las mujeres se rebelen y luego los hombres ejerzan la violencia contra ellas. Es escandaloso. Tantos documentos contra la ideología de género y ni una sola manifestación, ni una solo documento público contra la violencia de género que se lleva por delante mujeres. ¿No es eso una falta de piedad, de misericordia, de sensibilidad hacia la violencia contra las mujeres? ¿No está también legitimando, al menos indirectamente, esa violencia?”.

(Juan José Tamayo, director de la cátedra de Teología y Ciencias de las Religiones en la Universidad Carlos III, Entrevista en Público, 15-3-2017)

Seguramente, a don Benito le hubiera parecido un personaje sabroso esta hija de marqués convertida en beata versión siglo XXI, una nueva Viridiana

¿Anticlericales old-fashion contra ultramontanos 2.0? ¿Galdós contra Tamara Falcó? Seguramente, a don Benito le hubiera parecido un personaje sabroso esta hija de marqués convertida en beata versión siglo XXI, una nueva Viridiana: la película de Buñuel está inspirada en su novela Halma, publicada en 1895. Mucho tiempo después, en el año 1961, tras ganar la Palma de Oro en el Festival de Cannes, Viridiana fue acusada por el periódico del Vaticano L'Osservatore Romano de “impiedad y blasfemia” y exigió la excomunión de todo el equipo (todavía pueden escucharse las carcajadas de don Luis, “ateo por la gracia de Dios”). Hubo escándalo, rodó la cabeza del director de Cinematografía que había recogido el premio, la cinta fue prohibida en España e Italia y la censura franquista ordenó la destrucción de todas las copias. Gustavo Alatriste, marido de la protagonista Silvia Pinal y productor del filme, fue quien rescató el negativo que había quedado en un laboratorio parisino y lo llevó a México. De no ser así, hoy Viridiana no existiría. En España tuvo que estrenarse en 1978; otro tiempo pasado, trasnochado.

A pesar de la popularidad de celebraciones festivas como la Semana Santa –para algunos cristianos y sacerdotes sin relación alguna con el mensaje del Evangelio-- y de las estadísticas interesadas (bodas, bautizos y comuniones), es un hecho que los católicos practicantes son cada vez menos en España. También es un hecho la falta de vocaciones, las iglesias vacías y la ancianidad de los feligreses justo allí donde Unidos Podemos, teogonía urbana, carece de parroquianos. Sin embargo, la jerarquía católica continúa detentando un poder temporal fuera de toda duda. Más allá del asunto de la misa televisada, de homilías ultramontanas, IBIS, Renta, inmatriculaciones alevosas,  subvenciones jugosas y otros privilegios,  quizá se esté empezando a discutir aquí el papel político y social de la Iglesia católica como institución –no de la fe personal e intransferible-- en el futuro de un país que se quiere llamar libre, democrático y civilizado: el sueño de aquellos pioneros anticlericales de hace cien años aún está por cumplirse.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Pilar Ruiz

Periodista a veces y guionista el resto del tiempo. En una ocasión dirigió una película (Los nombres de Alicia, 2005) y después escribió tres novelas: "El Corazón del caimán", "La danza de la serpiente" (Ediciones B) y "El jardín de los espejos". (Roca, 2020).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí