1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Anatomía de foto con mujer que no aplaude

El inédito gesto de Irene Montero, que desnudó a la reina Letizia, puso en evidencia a Tardá y Carmena, y retrata una época

Cristina Fallarás 11/03/2017

<p>Rafael Hernando, Antonio Hernando, Irene Montero, Albert Rivera, Joan Tardà y Aitor Esteban en el Salón de los Pasos perdidos del Congreso de los diputados.</p>

Rafael Hernando, Antonio Hernando, Irene Montero, Albert Rivera, Joan Tardà y Aitor Esteban en el Salón de los Pasos perdidos del Congreso de los diputados.

Dani Gago

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Corría el mes de marzo de 2010. Francisco Granados  ejercía como consejero de la Presidencia, Justicia e Interior de Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, y secretario general del PP allí; faltaba un mes para que Luis Bárcenas se diera de baja del partido y cuatro años para que el ex president Jordi Pujol confesara a los medios de comunicación haber ocultado a Hacienda “un dinero ubicado en el extranjero”. En la céntrica plaza Vicenç Martorell de Barcelona, a las 18h, padres, madres y escolares muy menores competían con la tropa de extranjeros residentes a ver quién aprovechaba con menos medios el cambio en la luz y la temperatura del aire de la primavera mediterránea. El paro había pasado en tres años de dos a cinco millones de personas y al mes siguiente alcanzaría al 20% de la población activa*.

Entre las mesas del bar Kasparo, los bancos públicos y la arenilla del parque infantil, se contaba más de un centenar de personas cuando un grupo de cinco apareció por uno de los extremos de la plaza. Eran cuatro hombres y una mujer, todos entre los 40 y los 60. Decoraban su andar elástico con aspavientos poco enérgicos. Tres de ellos vestían traje oscuro, camisa clara y corbata. El cuarto, pantalón camel y chaqueta parda, sin corbata. La mujer, uno de esos ternos que, una vez desaparece de la vista, no se recuerdan.

–Mira, los políticos –murmuró una de las madres acuclillada en la arena–, ¡qué poca vergüenza!

–¿Cómo sabes que son políticos? –le respondió la joven a su lado.

–Porque son los únicos ya que estrenan ropa. Míralos.

Faltaba todavía un año para que los indignados de aquí y allá se compactaran en un movimiento que recibió el nombre de 15M.

La indumentaria

El pasado día 22 de febrero, pasadas las 12 del mediodía, el fotógrafo Dani Gago levantó su Nikon D4 y dio la espalda al que, en principio, era el acontecimiento del día: en el Salón de los Pasos perdidos del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, presidenta de la cámara, le estaba imponiendo al presidente argentino, Mauricio Macri, la medalla del Congreso.

Irene Montero no solo no respeta la indumentaria acostumbrada en este tipo de protocolos, sino que aprovecha para lanzar la proclama que va a convertirse en la piedra en el zapato de Macri

A las 12:20 en punto, Gago captó una imagen inédita. En la toma, los seis representantes de los principales grupos parlamentarios. De izquierda a derecha, Rafael Hernando (PP), Antonio Hernando (PSOE), Irene Montero (Unidos Podemos), Albert Rivera (Ciudadanos), Joan Tardà (ERC) y Aitor Esteban (PNV). Todos ellos, portavoces de sus respectivos grupos, excepto Rivera, que sustituía a Juan Carlos Girauta. Todos ellos, hombres, excepto Montero. Y todos ellos ataviados como manda la tradición, con traje oscuro. El único que no lleva corbata, Tardà, quizás por costumbre o en un gesto de leve desacato.

En medio de los cinco hombres, Irene Montero no solo no respeta la indumentaria acostumbrada en este tipo de protocolos, sino que aprovecha para lanzar la proclama que va a convertirse en la piedra en el zapato de Macri.

Pantalón vaquero y un blazer informal sobre camiseta blanca, el terno de la joven portavoz (29 años) no habría llamado la atención de las madres en la barcelonesa placita de Vicenç Martorell. Y en la camiseta, la inscripción Libertad Milagro, en referencia a la activista indígena Milagro Sala, presa desde hace un año en Argentina y cuya detención ha sido denunciada como “arbitraria” por las Naciones Unidas, entre otros. 

Serie de fotografías del acto de recibimiento a Mauricio Macri en el Congreso / Dani Gago

Serie de fotografías del acto de recibimiento a Mauricio Macri en el Congreso / Dani Gago

El acto de Irene Montero no solo supuso una alerta internacional sobre la situación de la activista, en particular, y de los derechos humanos en Argentina. Además, refleja una nueva manera de hacer política, y una actitud personal de la diputada. No es lo mismo levantar una pancarta en el hemiciclo o participar en una propuesta conjunta, que situarse allí, sola, como única portavoz joven y mujer, con su proclama en la camiseta.

De la misma manera que no es lo mismo no aplaudir sola que hacerlo en grupo.

Aplauso y desacato

Aplaudir es un gesto, pero más elocuente resulta dejar de hacerlo.

El 17 de noviembre de 2016, los parlamentarios de Unidos Podemos, además de los del PNV y la antigua Convergència, se negaron a aplaudir al rey Felipe VI en la apertura solemne de la XII Legislatura de las Cortes. Seis días después, todos los diputados del grupo morado abandonaron el Congreso para protestar contra el minuto de silencio en memoria de la senadora popular Rita Barberá, que acababa de fallecer.

Aplaudir, levantarse o guardar un minuto de silencio son fórmulas de homenaje y respeto a la autoridad que, salvo raras excepciones, hasta el momento se habían respetado en las dos cámaras, Congreso y Senado. El respeto a la autoridad es doctrina y costumbre que se aplica de arriba abajo, y, como toda doctrina, requiere sus vías: el sistema educativo, los medios de comunicación y, en última instancia, las fuerzas de seguridad del Estado.

La total falta de respeto a lo que hasta ahora se consideraba “autoridad” a la que nos empieza a acostumbrar Podemos hunde sus raíces en internet y los nuevos modos popularizados por las redes sociales. El gesto de Irene Montero, sola, en camiseta con mensaje, no aplaudiendo, rodeada de lo más granado de las autoridades españolas, la transgresión múltiple que supone, solo se comprende en toda su amplitud analizando cómo el entorno digital ha modificado el relato y la comunicación.

Montero, de una manera hasta ahora inédita, traslada al Salón de los Pasos Perdidos una práctica habitual de las redes y que hasta el momento no aparecía en los medios de comunicación, y, por lo tanto, parecía no existir. O no existía en absoluto. Baste decir que al fotógrafo Dani Gago no le consta que ningún medio de comunicación reprodujera su retrato del instante, pese a la relevancia. 

La protagonista

Una podría pensar que a la portavoz de Unidos Podemos le temblaron las piernas al llevar a cabo su gesto en soledad.

Sin embargo, así narra lo que sintió:

“En ese rato sobre todo sentí presión, aunque a la vez estaba muy segura (y orgullosa) de lo que estábamos haciendo.

Segura y orgullosa porque creo que era lo que teníamos que hacer (mostrar nuestra distancia con un presidente como Macri) y porque sentía que me respaldaban mis compañeros y compañeras aunque estuvieran en el hemiciclo, ya que la decisión de llevar la camiseta la habíamos tomado de forma colectiva (de hecho en ese mismo salón Marcelo y Gloria entregaron la carta a Macri, en el mismo saludo)

Presión porque aunque no se perciba tanto en la foto, estábamos muy pegados los unos a los otros (casi sin hueco) y porque era la única mujer entre los portavoces (en la mesa sí había más mujeres) y además la que estaba ‘rompiendo las reglas’ o al menos haciendo algo diferente para mostrar nuestra posición. Es verdad que en los momentos previos intercambié una mínima conversación tanto con Rafa  Hernando como con Antonio Hernando y con Rivera (y fue una conversación cordial, distendida). Pero eso no me hacía olvidar no sólo que era la única mujer portavoz (cosa que hace sentir a la vez orgullo y presión) sino que en ese momento mi objetivo era conseguir hacer las cosas de forma que quedase clara nuestra posición política de distancia con el presidente de Argentina.

Y por último algo de extrañeza (pero esto no es exclusivo de esta imagen) porque jamás me imaginé como portavoz de un grupo parlamentario en esta situación (ni en muchas otras ...)”.

La evidencia

El gesto de Irene Montero captado por Gago, sin embargo, no solo pone de manifiesto unos nuevos modos en la relación de los diputados con el protocolo y el respeto a la autoridad. También deja en evidencia a aquellos políticos que, pretendiendo cuestionarlos, los acatan. En este sentido, quizás no sea solo expresión de un partido, sino que tenga que ver con una cuestión generacional, lo que de nuevo nos conduce a las redes y las nuevas formas de comunicación.

Junto a Montero, Joan Tardà, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, el partido referente en la lucha por la independencia de Catalunya, aplaude. Su ovación va dirigida a dos políticos –Ana Pastor y Mauricio Macri– en las antípodas de lo que él y su formación defienden. Es más, se podría afirmar que ambos representan aquello que ERC dice combatir. Pero aplaude.

Carmena entregó al presidente argentino la llave de oro de la ciudad. Lo hizo, eso sí, evitando la presencia de la prensa

Más elocuente es la distancia entre Montero y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, correligionarias. Mientras la joven llevaba a cabo una sonada protesta, Carmena entregó al presidente argentino la llave de oro de la ciudad. Lo hizo, eso sí, evitando la presencia de la prensa. No era la primera diferencia de criterio entre Podemos y la alcaldesa. Cuando los morados decidieron no aplaudir al rey Felipe VI en el Congreso, Carmena se unió a la ovación general.

Y, por último, la reina Letizia.

Tras recibir al presidente Macri con honores de jefe de Estado en el Palacio Real, decorados con decenas de miembros de la Guardia Real y un desfile de caballos pura raza española, Letizia se coronó nada menos que con la Diadema de las lises. Se trata de una de las joyas más suntuosas de la familia real española, despliegue de diamantes engastados en platino.

De la misma manera que a Irene Montero le sirvió la visita del presidente argentino para representar una nueva forma de portavocía, la reina hizo lo propio con su condición, justo en el extremo opuesto. Podría pensarse que Letizia aprovechó para sacudirse definitivamente su papel de plebeya venida a más y su actuación como consorte de corte progresista y profesional.

Así es como el gesto de Irene Montero dejó al desnudo de manera palmaria, de un plumazo, las diferencias no solo de criterio, sino de clase que caracterizan a las autoridades españolas. Desnudó el pretendido perfil democrático y popular de la reina Letizia, y, con ella, cualquier resto empático o de “campechanía” que le quedara a una corona que todavía saca a pasear el Rolls Royce de Franco. 

La reina Victoria Eugenia luciendo la Diadema de lises.

La reina Victoria Eugenia luciendo la Diadema de lises.

 

Solo una mujer

Los componentes de la Junta de Portavoces del Congreso de los Diputados de España, hoy y la mañana de la foto, son: Rafael Hernando (Grupo Popular), Antonio Hernando (Socialista), Irene Montero (Unidos Podemos), Juan Carlos Girauta (Ciudadanos), Joan Tardà (ERC), Aitor Esteban (EAJ-PNV) y Francesc Homs (Grupo Mixto).

Efectivamente, Irene Montero es la única mujer. De hecho, hasta que la nombraron portavoz de Unidos Podemos el pasado mes de febrero, tras el Congreso de Vistalegre II, solo dos políticas pertenecientes a grandes partidos habían ocupado ese cargo: la popular Soraya Sáenz de Santamaría, en la legislatura 2008-2011, y la socialista Soraya Rodríguez, en la legislatura 2011-2016. No parece un gran número para 40 años de democracia.

Desde 1977, han sido 196 los diputados que han ejercido como portavoces. De ellos, solo 12 fueron mujeres

En total, desde 1977, han sido 196 los diputados que han ejercido como portavoces. De ellos, solo 12 fueron mujeres: Koro Garmendia (1989-1993), Arantza Mendizábal (1989-1993), Pilar Rahola (1993-1996/1996-2000), Begoña Lasagabaster (1996-2000/2000-2004/2004-2008), Mónica Miquel (2000-2004), Uxue Barcos (2004-2008/2008-2011/2011-2016), Mª Olaia Fernández (2004-2008/2008-2011/2011-2016), Rosa Díez (2008-2011/2011-2016), Ana María Oramas (2008-2011/2011-2016). Todas ellas pusieron voz al Grupo Mixto.

En fin

Han pasado siete años desde aquel mes de marzo en el que dos madres vieron desfilar a un grupo de políticos por la placita del Casc Antic de Barcelona y los reconocieron por su indumentaria. Francisco Granados está en la cárcel, Bárcenas se columpia entre el juzgado y las pistas de esquí, y Jordi Pujol dormita en su particular madeja tejida con billetes sin más pena que ver desfilar a sus vástagos por los telediarios.

Una mujer ha llegado hasta la Sala de los Pasos Perdidos en camiseta y no ha aplaudido. Lo sabemos porque un fotógrafo, Dani Gago, decidió dar la espalda al momento en el que la presidenta del Congreso condecoraba al presidente de un país denunciado desde la ONU por faltas contra los Derechos Humanos.

El paro ya no es lo mismo ahora, ni el trabajo tampoco. 

-------------------------

En la primera versión de este artículo se decía "20% de la población".

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

29 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Yo, yo mismo e Irene

    Todo estaría muy bien si actuara igual con cualquier político de cualquier país también señalado por la ONU: http://www.univision.com/noticias/noticias-de-latinoamerica/la-onu-denuncia-la-violencia-y-vulneracion-de-derechos-humanos-en-mexico-y-venezuela

    Hace 4 años 1 mes

  2. Rogelio Neyras

    No dejo de asombrarme por el hecho de que estemos en el Siglo XXI, en una nación que se identifica como "una democracia" y haya que aceptar la presencia de reyes, familia real y casa real y todo lo real que debió haberse sepultado en los libros de Historia de un pasado muy pasado. Lo peor es cuántos impuestos hay que pagar para hacerle la vida fácil a tantos "mamandurriones". Si se les manda a trabajar y se les expulsa de sus privilegios, España funcionaría mejor, o por lo menos habría más dinero para las ayudas a la dependencia. En cuanto a las normas protocolares, solo hay que mirar la desaparición de las corbatas en el Congreso, para entender que no estamos en tiempos del Rey Sol ni de los faraones egipcios. Que un diputado se vista con pantalón corto y camiseta no determina su inteligencia ni su capacidad para ejercer. Solo mirar a los dos Hernandos, nos da la medida de que las corbatas no aportan sentido común a las personas.

    Hace 4 años 1 mes

  3. David Conde

    ¿Mª Teresa Fernández de la Vega no fue portavoz del Gobierno?

    Hace 4 años 1 mes

  4. David

    ¿Mª Teresa Fernández de la Vega no fue portavoz del gobierno? ¿Por qué se la omite?

    Hace 4 años 1 mes

  5. Refinero

    Por desgracia el nivel de quienes alcanzan el cargo de diputados, es cada día más bajo en aquellos partidos de reciente creación. Desconocen las formas, ignoran el trato y la cortesía parlamentaria, así como el protocolo, y el respeto a la institución en la que trabajan. Bueno algunos simplemente asisten. Montero y bastantes más desconocen el lenguaje, instrumento que es imprescindible cuando se trata de hablar a la cámara y por lo tanto a la nación, desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados. Y es chocante por suelen ser gente en su mayoría que han cursado carreras universitarias, e incluso algunos casos han ejercido de docentes e Universidades. Cuando habla emplea términos como: "compañeros y compañeras, vascos y vascas o diputados y diputadas ". Pues bien, sepa Irene Montero y quienes también utilizan estas expresiones, con las que ellos creen reivindicar y afirmar el sexo femenino, que están cometiendo una incorrección lingüística. Nadie está obligado a saberlo todo, pero en el caso de diputados, que manejan la lengua a diario no estaría mal conocer su instrumento de trabajo. Einstein decía :"Todos somos ignorantes, lo que pasa es que, todos no ignoramos las mismas cosas ". En español o en castellano, que viene a ser lo mismo. Existe lo que se llama PLURAL GENÉRICO. En estos casos cuando la palabra es la misma, y sólo cambia el género (no sería el caso de caballo y yegua), se emplea el masculino que sirve para referirse a LOS DOS GÉNEROS GRAMATICALES. Por lo tanto no hace falta emplear repetitivamente, hasta aburrir al auditorio, el masculino y el femenino. Pase que no lo sepan. Aunque no tiene justificación. Pero ¿No tienen ningún asesor, de esos que pagamos entre todos, que les advierta del error? Cierón decía: " De humanos es errar, pero de locos es persistir en el error".

    Hace 4 años 1 mes

  6. Mentalmente

    Lo que no entiende es que no tiene legitimidad para hacer esos gestos. Los ciudadanos argentinos votaron al presidente argentino. Es una falta de respeto doble, una a los ciudadanos argentinos y otra a los ciudadanos españoles que votaron al grupo de esta mujer. No le dieron carta blanca para hacer performances en los actos institucionales. La política no trata de hacer performances, sino de representar la voluntad de los ciudadanos.

    Hace 4 años 1 mes

  7. Blanca

    Irene Montero fue elegida en primarias en Vista Alegre. No está ahi por ser pareja de Pablo Iglesias. Al contrario: se han conocido ahi. Que es muy diferente a lo de la consorte del Borbón eh???? Irene Montero tiene un largo historial de activista y de participación en política.

    Hace 4 años 1 mes

  8. manolete

    No solo es un acto de mala educación y protocolo que luego si cumplen en función de los que les parezca oportuno, sino que como mujer me siento avergonzada con la situación de que la única representante política que esté en el acto sea precisamente por ser la pareja- compañera sentimental del líder.... ¿y pretende avergonzar a la reina? Pues no sé exactamente con qué argumentos, porque ella es la menos indicada. Así no hacemos feminismo, diputada Montero.... y que es exactamente Letizia? No me jodas...

    Hace 4 años 1 mes

  9. Angel

    Respetar es mantener la aducacion en todo momento, aplaudir es valorar positivamente y estar de acuerdo con algo.

    Hace 4 años 1 mes

  10. Maggnus Provius

    Uno tiene que ser coherente con sus ideas, no servil con los protocolos. Si es cierto que Carmena ha entregado las llaves de Madrid a Macri, un hombre que ha encarcelado a Milagro, al mes de entrar al poder, sólo por ser activista por los derechos de los indígenas en Argentina, creo que Carmena, después de luchar tantos años contra el régimen de Franco, se ha amanerado, y está demasiado cerca del poder, de las oligarquías...espero que todo esto no sea cierto.

    Hace 4 años 1 mes

  11. jp

    Me parece , quizás me equivoco, un poco excesivo que un par de gestos se relaten de una forma tan épica. Tampoco lo considero, para nada, una falta de educación. Una forma civilizada de expresar su no conformidad con el acto y el homenajeado. Nada más, y nada menos puesto que fue la única en manifestarse en contra.

    Hace 4 años 1 mes

  12. Carlos I el indignado

    Gracias Cristina y gracias Irene, por denunciar la hipocresía de este país tercermundista y lameculos del dinero. Os necesitamos para cambiarlo de raíz por uno honesto y serio, que no se le exija bajarse los pantalones cada dos minutos ante los desalmados y sus secuaces. La educación se demuestra yendo en contra de los robos, las corrupciones, el esclavismo, la aniquilación de los derechos humanos y muchas otras maldades que nos inundan con la apariencia de democracia. ¡La casta NO NOS REPRESENTA!

    Hace 4 años 1 mes

  13. Nani

    No solo es un acto de mala educación y protocolo que luego si cumplen en función de los que les parezca oportuno, sino que como mujer me siento avergonzada con la situación de que la única representante política que esté en el acto sea precisamente por ser la pareja- compañera sentimental del líder.... ¿y pretende avergonzar a la reina? Pues no sé exactamente con qué argumentos, porque ella es la menos indicada. Así no hacemos feminismo, diputada Montero.

    Hace 4 años 1 mes

  14. RAMÓN STALIN MONTERO

    Ser domingo da posibilidad de leer trabajos que uno puede valorar. Una crónica en su mejor sentido. Se le agradece. Reafirma como en acciones políticas de contrapeso político muchas veces quienes ejecutan se desvanecen en su accionar. Gracias a Irene y gracias a usted.

    Hace 4 años 1 mes

  15. Big17man

    Una vez más un acto de dignidad en el país más corrupto de Europa con el PP a la cabeza, Gracias Irene por tu valentía ante tanto escaparate.

    Hace 4 años 1 mes

  16. Toni

    Señora Cristina Fallarás, posiblemente le importe un bledo o incluso no le guste lo que le voy a escribir, pero, de cualquier manera, lo hago: me siento muy orgulloso de usted.

    Hace 4 años 1 mes

  17. Alfredo B.

    Irene Montero santa súbita!!!

    Hace 4 años 1 mes

  18. Marcos Zunzunegi

    Algo grave, gravísimo, ocurre en este país cuando se glorifica un acto de mala educación, descortesía y, sobre todo, profundo sectarismo como el de la diputada Montero. Con su acto, lo que demuestra es desprecio a la voluntad popular de los argentinos. Nos podrá gustar más o menos (a mí, muy poco) pero Macri es el presidente legítimo de Argentina porque así lo decidieron las urnas. No estamos hablando de un dictador (¿habría actuado igual la diputada Montero ante un acto similar con Fidel Castro? permítanme que lo dude), ni un sátrapa de Arabia Saudía o individuos de la catadura moral de los ultraderechistas Wilders, Le Pen o Trump. No, estamos hablando de un señor que representa un opción política tan legítima como otra cualquiera en términos democráticos. Mari no es muy diferente del primer ministro danés, el liberal Lars Løkke Rasmussen, la conservadora Theresa May en Gran Bretaña o Ángela Merkel. Se podrá estar o no de acuerdo con sus políticas, pero estas personas representan ideas absolutamente legítimas. Me parece increíble que se glorifiquen acciones de este tipo. Y sí, yo soy de los que quiere ver a sus diputados bien vestidos, no como niñatos (lo que no significa que apoye a Barcenas o Granados). Pese a compartir buena parte del programa económico de Podemos, acciones como esta, tan sectarias, me llaman a no votarles jamás

    Hace 4 años 1 mes

  19. Chanute

    Una demostración más de la falta de educación y saber estar de los analfabetos de podemos y sus secuaces. Hay que saber estar, comportarse y vestirse adecuadamente para cada ocasión. Se pueden tener ideas iguales o diferentes al resto, pero lo que no se puede permitir es esta falta de respeto.

    Hace 4 años 1 mes

  20. Julia

    Yo aplaudo que no aplaudiera.

    Hace 4 años 1 mes

  21. NoTeImporta

    Menuda patraña de articulo

    Hace 4 años 1 mes

  22. josemanuel

    esta es una de esas cosas que cuando las veo me hacen sentirme orgulloso de haber votado unidos podemos

    Hace 4 años 1 mes

  23. Antibes

    Mejor no comentar nada. Sólo que "esto es España". La de charanga... Y que no tiene arreglo.

    Hace 4 años 1 mes

  24. Sílver

    Que aguantara el tipo con los "Hernandos" a su derecha, ¡puaggggg!, ¡eso sí que tuvo mérito!

    Hace 4 años 1 mes

  25. Cristina Fallarás

    La lista cuenta solo los/as "portavoces titulares", no los sustitutos/as. Por ejemplo, en la IV y V legislaturas, a las que se alude, los portavoces eran, según consta en el Congreso de los Diputados, Nicolás Sartorius y Julio Anguita, respectivamente. Nicolás Sartorius: http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Organos/JuntPor?_piref73_1339285_73_1339282_1339282.next_page=/wc/cambioLegislatura&tipoBusqueda=completo&idLegislatura=4 Julio Anguita: http://www.congreso.es/portal/page/portal/Congreso/Congreso/Organos/JuntPor?_piref73_1339285_73_1339282_1339282.next_page=/wc/cambioLegislatura&tipoBusqueda=completo&idLegislatura=5

    Hace 4 años 1 mes

  26. Ocol

    Y mientras Irene Montero no aplaude en un gesto simbólico, marcando simbólicamente las distancias, sus colegas de partido en Castilla-La Mancha ejercen de palmeros con el gobierno regional del PSOE, dejando claro que, cuando tienen que serlo, cuando es necesario respaldar a la autoridad, ya no caben gestos de cara a la galería. Mismos perros, distintos collares.

    Hace 4 años 1 mes

  27. Pablo Ibieta

    Voté a Podemos y apoyo el gesto de Irene Montero. Sin embargo, este artículo es ampuloso y está repleto de un cierto vocabulario que abunda en un cierto sector militante de Podemos. Hay una cierta beatería en el texto. ¿Para cuando rezar el neorrosario "inédito" que algunos nos infligen sin que nos lo merezcamos? ¿O nos lo merecemos? Repito: libertad para Milagro Sala.

    Hace 4 años 1 mes

  28. Anabel Gimeno

    En la histórica lista de mujeres portavoces, que la autora incluye en su artículo, echo de menos a Rosa Aguilar, portavoz del grupo de IU en el Congreso de los Diputados de 1993 a 2004. Fechas muy anteriores a las que las dos Sorayas fueron nombradas portavoces de sus respectivos grupos.

    Hace 4 años 1 mes

  29. Juan

    "El paro había pasado en tres años de dos a cinco millones de personas y al mes siguiente alcanzaría al 20% de la población". Población activa, un paro del 20% de la población superaría en unos pocos miles los 9 millones. Por el resto, chapeau.

    Hace 4 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí