1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Joaquín Araújo / Naturalista

“La mayor víctima del cambio climático será el ser humano”

El naturalista y escritor madrileño califica de “narcisista” el modelo de vida, censura el TTIP y reclama un retorno a los principios que rigieron el mundo rural para salvar el planeta

Gorka Castillo 14/03/2017

<p>Joaquín Araújo </p>

Joaquín Araújo 

Wikimedia Commons

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Con 49 años de trabajo literario y observación metódica, Joaquín Araújo (Madrid, 1947) conversa hasta con los árboles del bosque frondoso que cuida en Extremadura. Es una leyenda invencible del naturalismo internacional aunque él prefiera ser reconocido como un campesino. “En una sociedad como la nuestra, que desprecia sus orígenes, el sector primario, y que además tiene una ignorancia supina de lo que es la cultura rural, yo me proclamo campesino para compensar ese sentimiento de vergüenza que mucha gente tiene”, proclama a los cuatro vientos en pleno siglo XXI. No hay quien pueda con un corazón incansable como el suyo. Autor de más de un centenar de libros sobre la vida natural, ocho enciclopedias, alimentador habitual de varios blogs sobre ecología, un sinfín de artículos y de un poemario inusual al que imprime una tensa emoción además de calidad literaria, Araujo, aquel genial registrador de sonidos ambientales que formó parte destacada del equipo de Félix Rodríguez de la Fuente, remata su presentación con una declaración de intenciones: “Me siento orgulloso y satisfecho de trabajar con las manos, que cuidan huertos y animales”. Unas manos que, tras haber plantado más de 20.000 árboles, hablan el lenguaje de la tierra.

¿Por qué se desprecia el mundo rural?

Se desprecia todo lo esencial. Es la consecuencia del narcisismo capitalista que vivimos. La mayor víctima del ser humano es otro ser humano, la mayor víctima del cambio climático será el ser humano. Despreciamos lo más importante, aquello que mantiene a los demás. Se ha adoptado un estilo de vida que se separa mucho de la vida.

Parece que renunciamos al pasado.

Exactamente. Y es un rasgo de incultura manifiesta porque la cultura rural ha fundado todas las demás culturas. El 80% de nuestro vocabulario es una invención del mundo rural, que lo necesitaba para relacionarse con la realidad. Y con el arte y la técnica pasa lo mismo. El paisaje es una creación a medias entre la naturaleza y el mundo campesino.

Con la crisis actual se comienza a replantear el concepto urbano, el papel simbólico de la polis como centro del mundo. ¿Es una oportunidad para recuperar el sentido de la vida del campo?

Al contrario del diagnóstico que realizan los santones de la globalización contra la autarquía, la autosuficiencia es el mejor antídoto para superar la crisis actual y mejorar la salud del medio ambiente. Cada autosuficiente que haya, como es mi caso, hace más suficiente al mundo, que es lo que se necesita porque hemos rebasado los límites de productividad biológica del planeta. Lo mismo sucede con la deuda económica y el PIB. Es decir, si debemos todo lo que producimos, ¿cuándo, cómo y quién pagará?

¿Qué opina del TTIP?

Hay muchos campos de seguridad europea, como el medioambiental y el alimentario, que saltarían por los aires si se firma ese tratado con EE.UU. El simple hecho de que todo sea considerado mercancía y que todo esté vinculado a un beneficio cortoplacista será absolutamente catastrófico. No debemos olvidar que todo lo esencial es lento y todo lo imprescindible es gratuito.

¿Hay alternativa?

Quienes proponemos otro modelo económico y otra sociedad estamos doblemente desarmados porque no podemos recurrir a ningún artificio impositivo ni tenemos poder político para cambiar las cosas. No tengo la más mínima esperanza en los dirigentes actuales porque los políticos son seres extraordinariamente ineficientes.

Entonces, ¿sólo queda el conformismo y la sumisión?

No, para nada. Yo creo en el poder transformador de las ideas emocionalmente activas y también en el compromiso. Por eso me complico la vida con libros y proyectos relacionados con la sensibilización ambiental porque sigo diciendo que hay una alternativa eficiente y eficaz para garantizar el alimento, el agua y la energía que todos necesitamos para vivir con dignidad. Pero, por desgracia, se ha impuesto la codicia de los listos que es la segunda fuerza más destructora del mundo después de la comodidad.

Un defensor de la autarquía como usted, ¿qué opina de la política energética del gobierno?

Es un negocio redondo para unas pocas empresas eléctricas y la banca. El ejemplo demoledor es la quita de primas que el gobierno de derechas impuso a la energía fotovoltaica que llevó a la ruina a 55.000 pequeños empresarios en España. Y lo hizo contraviniendo la inteligencia, la sensatez y todos los protocolos contra el cambio climático que se están aprobando. Todo responde a una estrategia malévolamente intencionada para beneficiar a unos pocos aunque para ello se perjudique a muchos.    

Pero España, a excepción del sol, no tiene recursos suficientes. Ni siquiera centrales nucleares modernas.

Hay mucha leyenda en torno a la energía atómica. Por ejemplo que contamina poco pero es la cosa más insegura que ha inventado el ser humano y, por ese motivo, promueve un sistema de control y seguridad escasamente democrático, el que sólo puede ejercer el Estado. En realidad, la energía nuclear representa lo contrario de la energía renovable que favorece el autoabastecimiento.

La tónica habitual en España es presentar proyectos urbanísticos descomunales como panaceas del crecimiento económico y de la lucha contra el paro. ¿Cómo oponerse a semejante reclamo?

El problema es que seguimos contaminados por el concepto de que la riqueza es la conversión en dinero de lo manifiestamente invalorable cuando, en realidad, es la productividad biológica del suelo y del mar. Cambiar esa percepción codiciosa compulsiva es uno de los retos más urgentes para evitar el caos que se aproxima. Por ejemplo, yo que vivo en un bosque extremeño y me autoabastezco considero que soy una de las personas más ricas del mundo porque el valor que me ofrece ese entorno es incalculable. La cuestión, por lo tanto, no es sólo el daño ecológico que produce la construcción de un campo de golf, un hotel inmenso o el tren de alta velocidad. Lo realmente destructivo es lo que viene detrás de esos proyectos. Tengo un aforismo muy poético que lo define bien: “Los caminos comunican a los hombres pero se llevan la vida, la naturaleza”. Con el campo de golf llegan las carreteras, luego las urbanizaciones, después las grandes superficies comerciales y así hasta desfigurar el paisaje original por completo.

¿Y de dónde procede esta obsesión destructiva?

Es la herencia de Adam Smith y su exitosa idea de que aquello que no ha cambiado de lugar ni se ha transformado en mercancía carece de valor. Pensar así es suicida. Es casi una sentencia de muerte para la naturaleza, que se define por todo lo contrario.

La historia de los conservacionistas está plagada de fracasos. ¿Son ustedes antisistema?

En cierto modo hemos remado contra la corriente del sistema capitalista aunque no hemos ganado ni el 3% de las batallas que nos hemos propuesto en las últimas décadas. Para colmo, todo es reversible. Ahí tenemos el ejemplo de Doñana, el parque nacional más importante de Europa,que, pese a su carácter de zona protegida, está agonizando. Esto demuestra que la apisonadora codiciosa de esta sociedad pasa por encima de cualquier reconocimiento de reserva natural. Las cosas sólo cambiarán cuando logremos mirar un bosque sin calcular el dinero que nos proporcionaría convertirlo en leña.

Grabar los sonidos del campo ha sido una de sus especialidades predilectas. Comenzó haciéndolo en los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente y ha continuado hasta hoy. ¿Qué le sigue sorprendiendo?

El silencio, que es un idioma pleno. Cuando, de repente, se calla toda la naturaleza se produce el momento magistral de escucharse a sí mismo, algo que la gente evita de manera frecuente porque no quiere tener contacto con la realidad.

¿Qué representa Félix Rodríguez de la Fuente en su vida?

Una persona importantísima. En 1975 me llamó para que me fuera a trabajar con él. Fue un momento afortunadísimo en mi vida. Al principio lo hice sólo en el campo editorial y después en sus películas. De hecho, cuando Félix se mató en 1980 me encargaron terminar su obra durante los cuatro años siguientes. La muerte de Félix Rodríguez de la Fuente, del operador Teodoro Roa y de su ayudante, Alberto Mariano, mientras rodaban un documental de la carrera de trineos con perros Iditarod en Alaska fue un auténtico desastre. Los tres eran personas muy cercanas, con quienes pasé grandes momentos profesionales y algunas juergas inolvidables en mi casa de Extremadura.

 

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. César Valdivieso

    ¡Muy claro en sus conceptos Joaquín Araujo! Por aquí te dejo una propuesta en la que estoy trabajando, la cual espero les sea de alguna utilidad: OTRA MANERA DE SALVAR AL MUNDO Si eres administrador o visitante de este sitio, posiblemente te encuentras entre quienes, por vocación, se ocupan de buscar soluciones a los problemas ambientales y sociales de nuestras comunidades. Tal vez escribes o haces películas sobre el tema, o participas en algún proyecto o grupo de presión u opinión. Tu labor es fundamental para la difusión de ideas y la toma de decisiones. No obstante todas esas buenas acciones, el deterioro del ecosistema y la conflictividad humana siguen aumentando peligrosamente. Nosotros queremos dar nuestro aporte con una idea novedosa que pensamos pudiera contribuir a acelerar la implementación de cambios esenciales para prevenir el colapso de la humanidad, científicamente pronosticado. Se trata de diseñar una ciudad ideal, la cual posea todas las características de infraestructura y organización correspondientes a la sociedad sostenible que deseamos para nosotros y nuestros descendientes. Esta urbe, presentada en forma de maquetas, series animadas, largometrajes, video juegos y parques temáticos a escala real, serviría de modelo a seguir para generar cambios positivos en nuestros asentamientos humanos a escala global. Creemos que es indispensable dar más importancia a la presentación de modelos perceptibles por los sentidos, lo cual puede generar un impacto mucho mayor que la teoría por sí sola. Te advertimos que el modelo de sociedad que tenemos en mente difiere radicalmente, en algunos aspectos cruciales, del tipo de organización humana al que nos hemos acostumbrado durante siglos, pero estamos seguros de que solo cortando de raíz unas cuantas malas costumbres instauradas a fuerza de la manipulación de sectores económicos, religiosos y políticos, podríamos tener alguna esperanza de futuro. Si te interesa este proyecto, te esperamos en nuestro sitio web https://elmundofelizdelfuturo.blogspot.com/ donde estamos trabajando en ese sentido. Atentamente, César Emilio Valdivieso París

    Hace 3 años 11 meses

  2. xavimik

    Eso es de justicia.Acaso no es el ser humano el que lo ha provocado?.Lo injusto es que arrastre a todas las demás especies con él,bueno,a todas no,quedarán las ratas y cucarachas para repoblar el planeta en esas condiciones.

    Hace 4 años 8 meses

  3. Flora

    Eso de que la primera víctima serán lxs humanxs, es bastante antropocentrista. Todos lxs animalxs, humanxs o no que necesitan oxígeno y agua para vivir, se verán afectadxs en igual medida. Y que formar parte del equipo de Félix Rodriguez De la Fuente lo dice todo.

    Hace 4 años 8 meses

  4. cocose

    Otra víctima serían los toros, que tanto le gustan. ¿Verdad señor Araujo?

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí