1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Feminismos se escribe en plural

Aunque los movimientos de la nueva política reconocen la diversidad en la militancia feminista, las asociaciones de mujeres más unidas al PSOE siguen invocando a una verdad única, oracular y casi mágicorreligiosa

Francisco Pastor 10/03/2017

<p>Ella y el rugby.</p>

Ella y el rugby.

Carmen García

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Algunas de las principales firmas feministas, en España, vienen de mano de mujeres ilustradas, con grandes formaciones en filosofía y letras. Por ello, es curioso que, en lugar de escucharles hablar de feminismos, ellas prefieran el singular: feminismo. Como si la filósofa Judith Butler defendiera las mismas premisas que Nancy Fraser, o Chantal Mouffe buscara las mismas políticas que Iris Young. Como si las mujeres que acampan en Sol por las noches se parecieran, en algo, a quienes las han visitado acompañadas de la prensa. Basta acudir a clase el primer día, en cualquier taller de estudios de género, para ser corregido: feminismos se escribe, siempre, en plural. Algo que sí ha calado en la nueva política —y así figuró en los programas con los que esta se presentó a las elecciones—, pero que la izquierda tradicional aún desoye.

Young, en concreto, fue una de las grandes teóricas de las políticas de la presencia: aquella según la cual las mujeres debían estar en las instituciones no solo en un acto de justicia, sino porque serían las más indicadas para desarrollar políticas dirigidas a las mujeres. Este es el mismo criterio que inspiró las cuotas orgánicas y otras medidas de paridad, pioneras en el Partido Socialista en los albores del primer gobierno de Zapatero. Este principio también defiende que sean personas jóvenes quienes diseñen políticas de juventud, o que sean las minorías sexuales y étnicas quienes, desde su representación en las cámaras, velen por sus respectivos colectivos.

Nuestra labor es cuestionar el discurso y adivinar, en él, el sinfín de enredos que subyacen a la toma de posiciones

Es también un criterio al que la asociación Galehi, que reúne a familias LGTB, aludió hace poco en una mordaz carta a la feminista Beatriz Gimeno. “Si lo que necesitas es una mujer para conversar, aquí nos tienes”, firmaba un nutrido grupo de mujeres, presente en la directiva de la organización. Días antes, la filósofa —en esta ocasión,  cercana a Podemos— cuestionaba que un varón homosexual pudiera opinar sobre la gestación subrogada. “No deja de ser un poco extraño, tantos hombres hablando de úteros de mujeres”, había mentado, ella, en un coloquio.

Siguiendo las políticas de la presencia, deberían ser las mujeres prostitutas quienes, desde las instituciones, trazaran las políticas que les afectan. O deberían ser las gestantes quienes decidan, o no, si se sienten como vasijas. Saltémonos los giros en la trama y vayamos al final: esto, en España, no ha ocurrido, más que en experiencias locales. Al igual que algunos políticos de partido aparcan, muchas veces, sus ideas, también parte del tejido feminista —compuesto, como en el caso de la política de partidos, por seres humanos, falibles y contingentes— olvida cuando corresponde algunos de sus principios. Y no siempre en favor de otro punto de su argumentario.

No nos debería sorprender que algunas grandes firmas de las asociaciones feministas —que en otros tiempos habían defendido que solo un liderazgo de las mujeres podría traer políticas de igualdad— apoyaran en grupo a Alfredo Pérez Rubalcaba, y no a Carme Chacón, en el congreso del Partido Socialista en el que uno y otra se disputaron la dirección del grupo. Años más tarde, harían campaña a la contra de Manuela Carmena a favor de otro hombre, Antonio Carmona, e incluso despertaron una carta que esta había firmado, junto a otras mujeres, durante los primeros años del gobierno de Zapatero. Su escrito pedía al presidente que escuchara a las asociaciones de mujeres ajenas al entorno —y al discurso— de los socialistas.

Al hablar de la gestación subrogada, también se invoca el feminismo, en singular, y el feminismo dice no, rezaba una columna de opinión escrita a título individual. Como le ocurrió al Partido Socialista una mañana de septiembre, en ocasiones, quizá baste con llegar la primera a la puerta y proclamarse como la máxima y única autoridad reconocible. A pesar de que, en la calle, otras asociaciones también compuestas por mujeres reivindiquen discursos diferentes. Y aunque nuestra historia más cercana, a través de la pugna entre Victoria Kent y Clara Campoamor, nos invite a la dialéctica. Si nos reímos de aquellos políticos que pretenden representar, con su sola presencia, grandes valores como la paz o la justicia social, ¿por qué nos fiamos de la primera persona que dice encarnar el feminismo? ¿No es esa, acaso, la forma más sencilla de desvirtuar un ideal?

Ya recordarán que Kent se resistía a apoyar el sufragio femenino, convencida de que las adolescentes, viudas, solteras y madres de la Segunda República votarían en contra de sus propios intereses. Campoamor, en cambio, creía que las libertades se aprendían ejerciéndolas: también las de las mujeres. Hoy, su fotografía decora los avatares de un sinfín de grupos feministas que rechazan de pleno que una mujer quiera dar a luz al hijo de otros. También, parte del activismo esquiva conversar con las asociaciones de mujeres que ejercen la prostitución libremente. Esas reuniones no serían el feminismo que, como decía aquella columna, es solo uno.

A Mouffe y a Fraser también les preocupa el liberalismo y en cómo afecta este a la vida de las mujeres. Por ello, se proponen acabar con él

Quién sabe, quizá ese feminismo, singular y casi mágicorreligioso, según el cual la gestación subrogada desfigura la maternidad —los enlaces entre personas del mismo sexo, recordarán, desfiguraban el matrimonio, y Blanca Portillo, al encarnar a Hamlet o Segismundo, desfigura el teatro— sea ya la última bandera de esa camada de asociaciones que creció al calor de la llamada vieja política. Que aquella causa que no admite discusiones, ni plurales, sea ya el único hecho diferencial al que pueda aludir el grupo, con respecto de esas otras mujeres feministas que se reivindicaron en aquella carta, y que no han desaprovechado la llegada de nuevos partidos políticos para dejarse ver.

De nuevo, es un destino en el que aquellas añejas asociaciones coinciden con el del Partido Socialista; ese al que la derecha, en lo electoral, le ha hecho una auténtica faena sucumbiendo ante unas conquistas civiles que hace diez años solo la izquierda aceptaba. Hoy son asumidas por los cuatro principales partidos, e incluso Ciudadanos aceptó que la violencia era de género, y no intrafamiliar, en su efímero pacto con Pedro Sánchez. Pocas banderas quedan, y la pancarta del nosotras parimos, nosotras decidimos —que solo la derecha cuestionó en su día— se ha quedado escondida bajo la alfombra al desembarcar la conversación sobre la gestación subrogada.

Quizá, al igual que ocurre en el caso de los partidos políticos, en cuyas listas muchas activistas acaban entreveradas, el trabajo de estas firmas —como el de todas las personas, de legítimas ambiciones personales, que se asoman a la también legítima política— sea el de convencernos de que su verdad, la del oráculo, es la más acertada. En ese caso, nuestra labor, como civiles, es cuestionar el discurso, rebatirlo y adivinar, en él, el sinfín de azares y demás enredos de salón que —como ocurriera cuando estas apoyaron a candidatos hombres, frente a candidatas mujeres— subyacen a la toma de posiciones.

Un feminismo que también existe, rezaba aquella carta, suscrita por Carmena. No dejemos que se lo lleven, de antemano, quienes cuentan con el único mérito de, como en el caso de aquella joven en la puerta de Ferraz, haber llegado primero. Ni permitamos, mucho menos, que nadie nos llame machistas por defenderlo. Porque somos feministas quienes nos unimos contra el odio: el que viene en forma de autobús con mensajes contra los niños transexuales o el que ataca la integridad de las mujeres por el mero hecho de ser mujeres. También estamos, en esta trinchera, los partidarios del feminismo transformador, estos somos, quienes creemos que las marcas de género son una construcción social, y trabajamos a la contra de quienes diferencian la maternidad de la paternidad, o el parentesco biológico del adoptivo. El feminismo afirmativo, en cambio, sí celebra las diferencias entre los hombres y las mujeres, siempre que esto no signifique conceder un menor valor a unos o a otras.

Deberíamos preguntarnos cuándo, a través de quiénes y de qué requiebros, la igualdad y el feminismo dejaron de ser sinónimas en el imaginario colectivo

Al respecto de la gestación subrogada, el diario El País llegó a mentar un choque entre los grupos feministas y los activismos LGTB. Esto no es cierto del todo: la conversación también divide a los feminismos en sí. Porque también son feministas las grandes filósofas —decíamos, Mouffe o Fraser— que encuentran en la maternidad no una experiencia a encumbrar, sino que debemos deconstruir, al igual que hay que cuestionar las ideas de masculinidad, feminidad o familia con las que aún hoy convivimos. Al tiempo, asocian la sacralización del cuerpo femenino al antiguo patriarcado —el padre que no quiere que penetren a su hija—. Al igual que quienes prevén que la gestación subrogada sucumbirá a los desmanes del capital, a Mouffe y a Fraser también les preocupa el liberalismo económico y en cómo afecta este a la vida de las mujeres. Por ello, se proponen acabar con él.

Su feminismo, según el cual el diferentes, pero iguales no es más que una paradoja, y que anima a perseguir la igualdad plena —el lienzo en blanco según el cual el sexo no condiciona nuestro género, nuestro deseo o nuestro lugar en la vida— estuvo presente en España, aunque solo a ratos, en los activismos del principio del siglo XXI. Hoy, este pensamiento se deja ver no solo en parte de la llamada nueva política, algunas organizaciones feministas y grupos LGTB, sino en la actitud de la asociación PPiiNA, que pide permisos iguales e intransferibles para los dos miembros de una pareja, cuando estos se convierten en padres. Como feministas, ellos también entienden que equiparar legalmente la experiencia de la maternidad a la de la paternidad es la única forma de esquivar la discriminación laboral de las mujeres.

Y aunque en España ese feminismo ocupa un segundo lugar —y ni siquiera cuenta con un claro liderazgo en las nuevas izquierdas, aunque sí está, al menos, reconocido por ellas—, merece, cuando menos, más consideración que la invisibilidad. Sobre todo, mientras —y de forma muy preocupante— cada vez más mujeres jóvenes, ante unos discursos que se atribuyen a sí mismos, sin mayor ceremonia, la gran verdad de las cosas, entonan aquella barbaridad que ya empieza a sonarnos: que no quieren etiquetas, y que no se sienten feministas, porque ellas creen en la igualdad. Deberíamos preguntarnos cuándo —y a través de quiénes, y de qué requiebros— una idea y otra dejaron de ser sinónimas en el imaginario colectivo.

Autor >

Francisco Pastor

Publiqué un libro muy, muy aburrido. En la ficción escribí para el 'Crónica' y soñé con Mulholland Drive.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mª Angeles

    Interesante y lucido articulo. Ojalá estas ideas, que en los medios de comunicación y gubernamentales son minoritarias, se tuvieran en cuenta. Cierto que este feminismo del que participo hoy día está más invisibilizado , pero no así en la sociedad, ya que conecta en el trabajo día a día en diferentes ámbitos sociales.

    Hace 3 años 10 meses

  2. Aida Chia

    Me duele este oxímoron: "prostitución libremente"

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí