1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Holanda, crónica del hundimiento socialdemócrata

El Partido del Trabajo, uno de los pilares fundamentales del sistema político neerlandés, puede perder en las legislativas del 15 de marzo dos tercios de los votos que consiguió en 2012

David Morales Urbaneja La Haya , 5/03/2017

<p>Lodewijk Asscher, líder del Partido del Trabajo </p>

Lodewijk Asscher, líder del Partido del Trabajo 

PvdA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Esta panorámica de la socialdemocracia holandesa no empieza en Ámsterdam ni en La Haya, sino en las calles de los suburbios de París. Mathieu Kassovitz grabó allí La Haine (El odio), película que narra 24 horas en la vida de tres jóvenes franceses (un negro, un judío y un árabe) de los suburbios. Su comienzo es espectacular, con una voz en off que narra pausadamente un relato de apenas 20 segundos. Dice así.

“Es la historia de un tipo que cae de un edificio de 50 pisos. Para tranquilizarse mientras cae al vacío no para de decirse: ‘Hasta ahora todo va bien, hasta ahora todo va bien, hasta ahora todo va bien…’. Pero lo importante no es la caída. Es el aterrizaje”.

A 430 kilómetros al noreste de la capital francesa, en La Haya, los dirigentes socialdemócratas del Partido del Trabajo (PvdA por sus siglas en holandés) recuerdan a ese pobre diablo que está a punto de estrellarse contra el suelo. A pesar de que los sondeos pronostican una bajada brutal en las elecciones del 15 de marzo -- con una pérdida de dos tercios de los votos que consiguieron en 2012--, ellos son optimistas.

Confían en su recorrido histórico. El PvdA es uno de los pilares fundamentales del sistema político holandés y máximo estandarte de la socialdemocracia europea. Nacido tras la Segunda Guerra Mundial, ha formado parte del gobierno 38 de los últimos 71 años. Bajo su mandato, entre 1948 y 1958, se pusieron las bases del Estado del Bienestar, ese que hoy se pone en cuestión.

Los asesores de comunicación del PvdA insisten a la prensa. “Recordad dónde nos situaban las encuestas en 2012”, dicen con razón. En aquella campaña electoral protagonizaron una remontada espectacular. Un mes antes de los comicios se calculaba que conseguirían 15 escaños, pero finalmente lograron 38 (25% del voto).

El partido sueña con repetir ese milagro demoscópico, pero parece olvidar que ya no dispone de la palanca que lo catapultó al éxito: el empuje de su entonces nuevo líder, Diederik Samsom. Este político de ojos claros y cuerpo de deportista combinaba un equilibrado balance entre idealismo y realpolitik. Llegó a ser detenido diez veces por acciones directas cuando era miembro de Greenpeace, pero también cursó estudios en Física Nuclear y posteriormente dirigió una empresa de energías renovables.

Samsom sedujo al electorado con una idea fuerza que en 2012 sonaba posible: se puede salir de la crisis con una “Holanda más fuerte y más social”, aseguraba en los anuncios de campaña. El golpe definitivo lo dio en el primer debate electoral, cuando sus argumentos sonaron muchos más convincentes que los de Emile Roemer, candidato del SP (Partido Socialista, a la izquierda del PvdA). Las encuestas pronosticaban una subida importante de Roemer, pero finalmente repitió el mismo resultado que en las elecciones anteriores.

Samsom sedujo al electorado con una idea fuerza que en 2012 sonaba posible: se puede salir de la crisis con una “Holanda más fuerte y más social”

El trasvase de apoyos del SP al PvdA durante la campaña fue directo. El 12 de septiembre de 2012 se abrieron las urnas y Samsom quedó segundo con 38 escaños, a solo tres de los liberales de derecha del VVD, que volvían a ser el partido más votado. La socialdemocracia holandesa, con un discurso propio, parecía aguantar con dignidad los embates de la crisis.

Lo que ocurrió a continuación fue un suicidio político delante de las cámaras. El líder del VVD, Mark Rutte, ofreció al PvdA un pacto de gobierno para formar una gran coalición. Un acuerdo entre dos actores que históricamente habían sido enemigos políticos. A un lado, un partido que apostaba por los recortes promovidos por Bruselas. Al otro, uno que pedía más inversión en sanidad, I+D y educación. Una trampa en nombre de la responsabilidad. Una manzana envenenada a todas luces. Y los socialdemócratas la mordieron.

Rutte renovó su puesto como primer ministro y ambos partidos se repartieron los ministerios a partes iguales, seis para los liberales, seis para los socialdemócratas. Se sustituyó entonces el clásico Estado del bienestar por una “sociedad participativa”, término acuñado por el gobierno para defender que las redes familiares, esas que han aguantado el mayor peso de la crisis en el sur de Europa, también debían tensarse en Holanda. El Estado solo intervendría en caso de extrema necesidad, pero el ciudadano debía contar preferiblemente con sus allegados para salir adelante.

Ambos partidos se repartieron los ministerios a partes iguales, seis para los liberales, seis para los socialdemócratas. Se sustituyó entonces el clásico Estado del bienestar por una “sociedad participativa”

Los holandeses comprobaron pronto lo que significaba toda esta palabrería: recortes, recortes y más recortes. La edad de jubilación aumentó a los 67 años, las becas para estudiantes, antaño generosas, se sustituyeron gradualmente por becas-préstamos, que actualmente dejan a los jóvenes con deudas de miles de euros. Se flexibilizó el mercado laboral y las partidas para servicios sociales se redujeron. Parte de estas últimas competencias se transfirieron a los ayuntamientos, cuyos recursos son menores. Ni rastro de la “Holanda más social” prometida por Samsom en su campaña electoral. Doce meses después, las encuestas señalaban que los socialdemócratas se hundían, pasando de los 38 escaños a 13. De ahí apenas se han movido en los últimos tres años.

En estas elecciones los socialdemócratas presentan como candidato a Lodewijk Asscher. Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales en el gobierno de gran coalición, tiene como credenciales unas buenas cifras macroeconómicas. La tasa de desempleo fue de apenas un 5,4% en el último cuatrimestre de 2016, aunque parte de este mérito se debe a la flexibilización del mercado de trabajo, que ha registrado un aumento en el número de contratos temporales. Incluso un informe publicado por una oficina dependiente del gobierno ha llamado la atención sobre problemas relativamente nuevos entre trabajadores holandeses, como la pérdida de perspectivas de futuro y una creciente inseguridad, especialmente entre los más jóvenes.

Los institutos demoscópicos no detectan, a dos semanas de las elecciones, una remontada semejante a la de Samsom en 2012. De momento, los debates que se han celebrado no han servido para que el nuevo líder socialdemócrata levante el vuelo de forma significativa, experimentando subidas de apenas unas décimas en intención de voto.

Lo llamativo de la candidatura de Asscher es que solo tuvo a otro contendiente en las primarias del partido: el propio Samsom, el cual perdió por nueve puntos. Ninguna figura prominente del PvdA sin participación en el actual Gobierno intentó presentarse. Fuese quién fuese el cabeza de lista elegido, se enviaba al electorado una imagen de continuidad de las políticas aplicadas en los últimos cuatro años.

Presente complicado, futuro incierto

¿Qué habría pasado si el PvdA no hubiera firmado ese acuerdo?, se pregunta el sociólogo de la Universidad de Tilburg Merijn Oudenampsen. Él mismo se responde. “El debate político en los últimos cuatro años se habría centrado en las políticas de austeridad. Habría sido un punto de partida totalmente diferente para las elecciones de ahora, el conflicto socioeconómico habría sido más pronunciado”.

Oudenampsen escribe estas líneas en ¿Llega el PvdA a 2025?, un libro editado este año que recoge artículos de politólogos, exmiembros del partido, expertos demoscópicos y periodistas especializados. Todos intentan responder a una pregunta que cuestiona el futuro de la socialdemocracia a medio plazo.

Las conclusiones son varias. En primer lugar, recuerdan que el marco europeo, tras la firma del Tratado de Maastricht en 1992, dificulta la implementación de una política macroeconómica de izquierdas. Según Bram Peper, ministro del Interior socialdemócrata entre 1998 y 2000, el actual campo de juego que representa la UE es “más fácil para el VVD porque este partido, por sus principios, está a favor de la liberalización del mercado y, por consiguiente, de un gobierno más pequeño”.

Peper reconoce que el PvdA hizo “demasiado poco para resistir a la vorágine del mercado libre” y que “tras la caída del comunismo (1989-1991), el liberalismo se desató”. Sin embargo, se justifica diciendo que todos los partidos “se sentían obligados desde 1992 a dar más cabida al libre mercado de bienes y servicios, así como a la libre circulación de capitales y personas”.

Peper reconoce que el PvdA hizo “demasiado poco para resistir a la vorágine del mercado libre” y que “tras la caída del comunismo (1989-1991), el liberalismo se desató”

El expolítico cita otros problemas a nivel nacional, que también recuerdan a los de otros partidos del viejo continente. Uno es la poca estabilidad de la que disfrutan los líderes: el PvdA ha tenido cinco cabezas de lista en menos de 15 años. La organización también mengua por la base y el número de afiliados ha pasado de los 100.000 de “hace unas décadas” a los 45.000 actuales, asegura.

La fragmentación del Parlamento tampoco juega a su favor. En los años ochenta, socialdemócratas (PvdA), liberales de derecha (VVD) y democristianos (CDA) se repartían el 80% de los escaños. Según las últimas encuestas, estos tres partidos no sumarán juntos ni el 40% del voto en las próximas elecciones.

Hay más formaciones políticas que nunca y muchos de ellos “muerden” en el electorado del PvdA. Uno de ellas es 50PLUS, que defiende los derechos de las personas mayores y que reclama volver a la jubilación a los 65 años, así como revertir los recortes aplicados en la Sanidad por parte del gobierno de gran coalición.

El periodista Martin Sommer nombra en ¿Llega el PvdA a 2025? otro factor desestabilizador para los socialdemócratas: la existencia de un nuevo eje político surgido en los últimos veinte años al que llama “contraste libertino-autoritario”. Fue inaugurado por el político de extrema derecha Pym Fortuyn, cuya crítica feroz a la integración de los inmigrantes musulmanes en la sociedad rompió el consenso político existente, que trataba de forma amable a los extranjeros.

El xenófobo Wilders tiene la habilidad de combinar nacionalismo de extrema derecha con propuestas económicas cercanas a la izquierda (más gasto en Sanidad, jubilación a los 65 años, reducción de los alquileres)

El asesinato de Fortuyn en 2002 llevó al xenófobo Geert Wilders a ocupar ese espacio político, que parece agrandarse cada vez parece más. Su partido, según todas las encuestas, será el más votado dentro de dos semanas. Wilders tiene la habilidad de combinar un nacionalismo de extrema derecha con propuestas económicas cercanas a la izquierda (más gasto en Sanidad, jubilación a los 65 años, reducción de los alquileres), atrayendo así a antiguos votantes del PvdA.

El debate sobre los inmigrantes y los refugiados ha tomado fuerza hasta el punto de que hoy se ha convertido es uno de los más importantes para la opinión pública. “El 80% de los electores piensa que los inmigrantes tienen que adaptarse”, asegura el periodista Sommer. Esto ha llevado al PvdA a insistir en el deber que tienen los holandeses de segunda y tercera generación, en su mayoría de raíces turcas y marroquíes, de integrarse en los valores de la sociedad en la que viven.

Estas posiciones llevaron a dos diputados del PvdA de ascendencia turca a criticar de forma pública el viraje de su partido respecto al tema. Las tensiones llegaron a su zenit en noviembre de 2014, cuando estos políticos fueron expulsados del grupo parlamentario. Ambos han lanzado recientemente una nueva formación, Denk (Piensa), que dice defender los derechos de los inmigrantes y los holandeses con raíces extranjeras. Según los sondeos, conseguirán representación en la Cámara Baja.

Todas estas fugas hacen zozobrar el barco socialdemócrata, pero el agujero en la línea de flotación lo tiene en un lado concreto de su izquierda. Su causante no es el SP, que en las encuestas no parece beneficiarse de la caída del PvdA, sino Groenlinks (Izquierda verde).

el agujero en la línea de flotación lo tiene en un lado concreto de su izquierda. Su causante no es el SP,  sino Groenlinks (Izquierda verde)

Esta formación ecologista experimenta desde hace años un ascenso lento pero continuo, que ha superado a los socialdemócratas en las encuestas y que se está consolidando de la mano de su líder, Jesse Klaver. Este político de apenas 30 años y con ascendencia extranjera (padre marroquí, madre indonesia-holandesa) cita como referencias al economista Thomas Piketty o al expresidente de Estados Unidos John Fitzgerald Kennedy. Aboga por construir un gobierno progresista y paritario, pero en las últimas semanas no ha descartado llegar a acuerdo con los liberales del VVD. Este anuncio le ha valido las críticas de los izquierdistas del SP, pero de momento no parece afectar a su intención de voto.

Groenlinks es un partido que se mueve bien en redes sociales, atrae mucho voto de gente joven y ha sido uno de los más contundentes a la hora de descartar al ultraderechista Geert Wilders como posible socio de gobierno. La formación parece jugar con Jesse Klaver la misma carta que usó el PvdA en 2012: un candidato nuevo que da aire fresco a la política y habla en sus discursos de cambio y esperanza.

El partido ecologista, en su manifiesto, critica el aumento de la desigualdad en Holanda y responsabiliza del aumento del populismo de derechas al “fracaso de las políticas de los partidos tradicionales”. Carga también contra la “Tercera Vía” promovida por parte la socialdemocracia en los años noventa, pero deja claro que ellos son un partido moderado: “No podemos volver al antiguo Estado del bienestar”, aseguran, al mismo tiempo que rechazan intentar recuperar la edad de jubilación a los 65 años porque “todos nos hacemos más viejos, por eso le pedimos a los que pueden que trabajen un poco más”. En su lugar, Groenlinks pone el foco en el sistema fiscal para hacer que las rentas más altas y las empresas paguen más impuestos, los cuales serían en parte dedicados a combatir el cambio climático.

El drama para la izquierda en estos comicios es su débil punto de partida. Si las previsiones aciertan las dos formaciones más votadas serán la extrema derecha de Wilders (PVV) y la derecha liberal de Rutte (VVD). Cualquier posibilidad de gobierno pasará, en un principio, porque uno de estos dos líderes sea primer ministro de Holanda. El PvdA, mientras tanto, lucha por conseguir el quinto puesto y reza para no quedarse séptimo. Malos tiempos para la socialdemocracia, también en el norte de Europa.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

David Morales Urbaneja

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. EmigradoNL

    Mi enhorabuena al periodista, David, por esta excelente crónica. Vivo hace años aquí en Holanda y creo que ha clavado el panorama. Una sociedad muy derechizada y unos partidos que se dicen de izquierda y no lo son (PvdA y Groenlinks). Esto es un paraíso neoliberal. Solo el SP tiene un claro mensaje de izquierda, pero apenas les dan presencia en los medios y no creo que obtengan muchos más votos. Nos esperan malos tiempos, me temo

    Hace 4 años 7 meses

  2. Pepe Grilo

    La socialdemocracia siempre fue el caballo de Troya de la oligarquía. Siempre apoyando a los de siempre, pero pareciendo que apoya a los desvalidos. Aceptada por una mayoría de buena fe, pero ignorante, triunfó trayendo la pax romana y el bienestar de las masas, a la vez que acallaba voces discordantes y neutralizaba toda clase de deseo rupturista. Ahora, como el resto de los actores del neoliberalismo, ya no se recata. Poco se hunden los socialdemócratas. Los teníamos que correr a gorrazos.

    Hace 4 años 7 meses

  3. Tarik

    Yo creo que es un fracaso del capitalismo y que todo esto puede llevar la destrucción de la union europea, se ha salido de la crisis de forma desigual, se ha fomentado el capitalismo y ahora por desgracia será el fin del estado tal lo conocemos, bienvenido los populismo, producidos por una inefeciciencia en la gobernación y por la culpa de nuestros políticos, en caso de que gane en francia el populismo y posteriormente en Holanda, adiós al proyecto europeo y welcome a la peseta y al proteccionismo y vuelta atrás….

    Hace 4 años 7 meses

  4. Inodoro Pereyra

    Hay un error grueso de la nota. Al afirmar que el caballero Wilders. Amenaza con aplicar una politica de derechas con tintes socialistas, y no atinar a definir cual es la etiqueta que le corresponde. La etiqueta es NACIONAL SOCIALISMO. En otras palabras Nazismo del siglo XXI. Ya lo habia predicho un lider nazi en apresado por los aliados. Vendran tiempos en el futuro donde otros hombres aplicaran nuestras politicas y no nos nombraran pero ellos sabran que estan inspirados en nosotros. El partido que flotara y rescatara a Holanda, Sera el Partido Socialista Holandes. Que tiene lideres preparados y no pret-porter modistos frustados como Wilders que va a la camara en La Haya a pasar modelitos.,,,,

    Hace 4 años 7 meses

  5. Fernando

    La socialdemocracia tuvo siempre su destino ligado a la URSS: desaparecida esta, deja de ser útil para apaciguar a la clase trabajadora, que volvía a estar tan desamparada como siempre. Y ya estamos viendo lo que sucede: los partidos socialdemócratas se convierten en partidos neoliberales con unas mínimas preocupaciones sociales –la mayoría centradas en algunos derechos civiles–, sin poner en entredicho en ningún momento el statu quo. Era un proceso histórico que se veía venir desde hace mucho. Ahora bien, ¿quién llenará ese vacío?

    Hace 4 años 7 meses

  6. Uno

    Y digo yo ¿qué más da si se hunde o se deja de hundir? Los partidos socialdemócratas ya ha quedado claro que son la derecha de toda la vida. Mejor que desaparezcan. Además el buenazo de Dijsselbloem ya tiene al parecer asegurado un puesto to guapo en un banco de los chungos, en agradecimiendo por los servicios prestados. Vamos, que no hay que preocuparse.

    Hace 4 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí