1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

  293. Número 293 · Febrero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Si Goya tuviese Instagram

La vigencia de la crítica social y política de los grabados del pintor zaragozano nos da pistas sobre cómo sería hoy su perfil en la red social

Isabel Bellido 1/03/2017

<p>Si sabrá más el discípulo</p>

Si sabrá más el discípulo

Los Caprichos, Goya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. Puedes ayudarnos aquí

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Por alguna razón, en España resulta sencillo percibir reminiscencias de un tiempo pasado, padecer déjà vus históricos (en un plural inventado, por acercar el palabro a nosotros), asistir a la evocación de algo que ocurrió hace ya demasiado y fruncir el ceño al ritmo de una idea saliente: “Esto me suena”.

Seguramente no sólo ocurra en este país y el hecho de que nos nombremos víctimas es un síntoma más de este síndrome, pero es difícil ignorarlo teniendo un Valle-Inclán que escribió aquello de “En España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza” en Luces de Bohemia (fue, por cierto, una de las citas más compartidas en las redes sociales tras las últimas elecciones), si uno atiende a Gil de Biedma, que nos anuncia que la historia más triste es la de España “porque termina mal” o lee el libreto de La escuela de los vicios, obra teatral dirigida por Francisco Negro que se nutre de escritos de Quevedo. Basta únicamente con echar un vistazo al Lazarillo para vernos reflejados: a veces pícaros, otras veces amos.

Si Francisco de Goya y Lucientes hoy fuese viñetista probablemente repetiría muchos de los grabados que realizó desde 1778

Lo mismo sucede al contemplar, aunque sea desde la distancia de seguridad, la obra de Goya. No es necesario espantarse ante los fusilamientos, y tampoco la cosa está, a pesar de todo, como para pinturas negras; podemos reencontrarnos con nuestro pasado recurriendo a un pequeño formato. Si Francisco de Goya y Lucientes hoy fuese viñetista (o incluso --dejemos volar la imaginación hasta lo inaudito-- si tuviese cuenta en Instagram) probablemente repetiría muchos de los grabados que realizó desde 1778 hasta casi el final de su vida. Se dividen, principalmente, en seis series: Copias de Velázquez (1778), Caprichos (1799), Desastres de la guerra (1810-1815), Tauromaquia (1816), Disparates (1816-1820) y Toros de Burdeos (1824-1825). De estas son los Caprichos, los Desastres de la guerra y los Disparates las que nos ofrecen una mayor variedad temática: desde la sátira mordaz de los Caprichos hasta las oscuras y grotescas figuras que aparecen en los Disparates, pasando por el horror de la Guerra de la Independencia que tan fielmente narran los Desastres de la guerra. Por más remotos que puedan parecer --por la España turbia, atrasada, triste y hasta cutre de los años absolutistas que ilustran--, no es menos cierto que muchos de estos grabados conservan aún vigencia hoy en día y bien podrían aparecer en periódicos o revistas, impresas o digitales, con comentario jocoso incluido, porque Goya hila fino y supo cómo titular sus grabados para aplicar una dosis deontológica o bien para poner el broche incisivo y sarcástico. De entre todos ellos --suman cientos-- seleccionamos diez:

1. Esto sí que es leer

Esto sí que es leer

Esto sí que es leer

Goya quiso plasmar en este capricho a un miembro de la nobleza madrileña que aprovecha para leer mientras unos peluqueros le lavan y peinan su magnánima cabellera. ¿Sólo eso? No. Hay siempre que buscar un segundo sentido, dos o incluso tres; justo los que nos ofrecen las interpretaciones del manuscrito de Ayala (esto es, de Adelardo López de Ayala, miembro de la Real Academia Española entre 1870 y 1879, año de su fallecimiento), las del manuscrito del Museo del Prado y una tercera descripción procedente del de la Biblioteca Nacional de España. Estos son los tres principales manuscritos que tratan de interpretar los grabados de Goya, a veces confusos, ambiguos y polisémicos.

Muchos de estos grabados conservan aún vigencia hoy en día y bien podrían aparecer en periódicos o revistas, impresas o digitales, con comentario jocoso incluido

De acuerdo con esto, sobre este grabado el manuscrito de Ayala reza: “Los Ministros aguardan a última hora para enterarse de los negocios. A éste le peinan, calzan y duerme, ¿quién desaprovecha el tiempo?”; el del Prado: “Le peinan, le calzan, duerme, y estudia. Nadie dirá que desaprovecha el tiempo”, mientras que el de la Biblioteca Nacional interpreta lo siguiente: “Los Ministros, Consejeros y otros tales aguardan para leer; estudiar y enterarse de los negocios a la hora que el peluquero les va a trabajar la cabeza, les despeluza y ciega de polvo, y el zapatero les prueba los zapatos”. Los tres parecen coincidir en la misma crítica: nobles, políticos y otros hombres de poder estaban más ocupados en acicalarse que en formarse, y esto último sólo lo hacían a última hora. Bien podrían ser dibujados hoy día los ministros, concejales y otros cargos que se rodean de múltiples asesores y consejeros (y hasta de becarios) para ejercer su trabajo.

2. Nadie se conoce

Nadie se conoce

Nadie se conoce

En Nadie se conoce aparece el motivo carnavalesco y los bailes de máscaras, muy frecuentes en los grabados de Goya como metáforas de la hipocresía, las falsas apariencias y la mentira en la sociedad española. En este capricho, “Un general afeminado o disfrazado de mujer en una fiesta, se lo está pidiendo a una buena moza” (no sabemos muy bien el qué), según el manuscrito de la Biblioteca Nacional. Añade, además, que “los maridos están detrás”, por lo que los deja de “cornudos”, otro tópico recurrente que ya traía cola desde el Siglo de Oro español. “El mundo es una máscara; el rostro, el traje y la voz, todo es fingido”, explica manuscrito de Ayala; “Todos quieren aparentar lo que no son, todos engañan y nadie se conoce”, añade el del Prado. Nadie se conoce es, digámoslo claro, el postureo del siglo XIX.

3. Tú que no puedes

Tu que no puedes

Tú que no puedes

El tema de la hipocresía española sale a relucir en ¡Pobrecitas!

El título de este capricho procede del refranero popular (tan) español: “Tú que no puedes, llévame a cuestas”. Así, vemos cómo dos hombres humildes llevan a cuestas a dos asnos, intercambiándose los roles. No es difícil de interpretar, y así lo confirman los distintos manuscritos consultados: “Los pobres y clases útiles de la sociedad son los que llevan a cuestas a los burros, o cargan con todo el peso de las contribuciones del Estado”, resume el de la Biblioteca Nacional. Por entonces (recordemos que nos encontramos a finales de 1700) España estaba mermada por distintas batallas, y aún más los bolsillos de los contribuyentes, que se vieron obligados a sacar del apuro a sus gobernantes. Los escándalos de corrupción de la democracia tampoco son del gusto de los ciudadanos de este siglo.

4. Otras leyes para el pueblo

Otras leyes para el pueblo

Otras leyes para el pueblo

En la misma línea del anterior está Otras leyes para el pueblo, con la diferencia de que este pertenece a los Disparates; de hecho, su nombre original es Disparate de bestia, pero el que le puso la revista parisina L’Art en 1877 resulta mucho más revelador en cuanto a su significado: “el elefante representa al pueblo llano que, bajo el gobierno de Fernando VII, recibió leyes diferentes a las clases privilegiadas”, afirma J. M. Matilla en su artículo "Francisco de Goya (1746-1828). Cuatro estampas de la serie de los Disparates publicadas en 1877" publicado en la Memoria de actividades del 2006 del Museo del Prado.

La serie de los Disparates la inició el pintor en 1815, ya concluida la Guerra de la Independencia y derrocada la esperanza progresista con la que Goya congeniaba. La traslación a la actualidad viene dada por la desigualdad entre las distintas clases sociales, acentuada por factores como los paraísos fiscales, por los que España “deja de ingresar aproximadamente 1.550 millones de euros como resultado de la actividad canalizada a través de los 15 paraísos fiscales más agresivos del mundo”, esto es, “el 58% del déficit del fondo de reserva de las pensiones en 2017”, según un informe de Intermón Oxfam titulado “Una economía para el 99%”. Esta y otras cuestiones tienen como consecuencia que actualmente las familias soporten el 84% de la recaudación frente al 13% de las empresas, de acuerdo con otro dato que ofrece este informe.

5. ¡Pobrecitas!

¡Pobrecitas!

¡Pobrecitas!

El pintor aragonés dedicó varios de sus grabados a las prostitutas y a su circunstancia. Por entonces eran sometidas a redadas que con frecuencia terminaban en prisión, siendo sus mismos delatores o perseguidores los que frecuentaban su clientela. De nuevo, el tema de la hipocresía española sale a relucir en ¡Pobrecitas!, capricho en el que Goya se compadece de las dos prostitutas que han sido detenidas por unos alguaciles.

La muerte por la muerte, sin noticias de la patria; una escena que se repite cada día en alguna parte del mundo.

Actualmente la prostitución en España se encuentra en una situación de “alegalidad” y sólo está sancionada cuando se realiza en sitios públicos. Sin embargo, lo que el Código Penal sí contempla son los delitos contra la prostitución de menores, la prostitución forzada y el lucro a base de que otra persona la ejerza, aunque sea libremente. Legislación aparte, la realidad es que son frecuentes las noticias sobre mujeres sexualmente explotadas y es casi siempre la necesidad económica la que lleva a esta ocupación, ya que -según el informe “La prostitución desde la experiencia y mirada de Cáritas”- la crisis económica ha forzado a más mujeres a ejercer la prostitución. A pesar de esto, un 39% de españoles ha demandado este servicio alguna vez, según advierte la Asociación de Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituída (APRAMP). El último gran escándalo ha ocurrido hace poco: una rumana de 23 años murió ahogada durante las inundaciones de Estepona en el sótano del club donde se prostituía al no poder salir de él.

6. Lo mismo

Lo mismo

Lo mismo

Cambiamos de tercio: Lo mismo pertenece a la serie de Los desastres de la guerra, por lo que aparecen representados en este grabado los dos bandos de la Guerra de la Independencia, españoles y franceses, que en determinado momento de la contienda a Goya le parecen “lo mismo”; tal es la crueldad y violencia irracional entre ambas facciones. Esta estampa, en la que vemos a un civil español a punto de matar a hachazos a un soldado francés con gesto suplicante, está directamente conectada con el desastre anterior, Con razón o sin ella, que muestra una escena similar pero con posiciones intercambiadas: son aquí dos soldados franceses los que dan muerte a unos campesinos españoles apenas armados con navajas. La frialdad de los ejecutores -a los que no podemos ni siquiera verles el rostro- y la sangría de la guerra están presentes en estos dos aguafuertes en los que Goya expresa la realidad común de las dos facciones: la muerte por la muerte, sin noticias de la patria; una escena que se repite cada día en alguna parte del mundo.

7. Por qué esconderlos

Por qué esconderlos

Por qué esconderlos

Con la Iglesia hemos topado a lo largo de los siglos y siglos, y Goya no iba a mostrarse indiferente ante el abuso de poder que por aquella época ostentaba el catolicismo en España. En este grabado perteneciente a los Caprichos lo ilustra así: vemos cómo un cura avaricioso se apresura a esconder el botín de los herederos y sacristanes que hay a su alrededor. Esta crítica en concreto tiene su razón en “el atesoramiento avaro de los clérigos, que fue fuertemente criticado por los ilustrados, a razón de atesorar bienes sustraídos a las necesidades públicas”, informan desde la web del Prado, algo con lo que coinciden los tres manuscritos. El peso que en la actualidad sigue teniendo la Iglesia católica en España en asuntos como la familia, la educación, la moral, la homosexualidad o el aborto se suma al trato especial que le concede la Constitución Española, materializado a su vez en la casilla del IRPF, la exención del IBI o en los acuerdos con la Santa Sede. Según este artículo de El País, “la Iglesia, desde que se consignó la asignación tributaria para su financiación, ha pasado de recaudar 41 millones en 1988 a 248 millones en 2011”.

8. No quieren

No quieren

No quieren

Este tenebroso mundo de pesadillas azota a Goya, que apela al raciocinio frente a los vicios humanos y a los demonios 

Las mujeres ocupan un lugar destacado en los Desastres de la guerra: quedó plasmado el valor que demostraron en su lucha contra los franceses (Las mujeres dan valor; Qué valor), así como las violentas agresiones a las que estaban expuestas (Ni por esas) y hasta las violaciones, que es lo que refleja este grabado de título evidente y conciso: No quieren.

Siguen sin querer. Sin guerras de por medio, una mujer es violada en España cada ocho horas, al menos desde 2009, según un informe del Ministerio de Interior, que ha contabilizado 9.040 violaciones desde 2009 a 2015.

9. ¡Lo que puede un sastre!

Lo que es un sastre

¡Lo que puede ser un sastre!

Este capricho alude al carácter supersticioso que históricamente se nos ha atribuido a los españoles. Goya así lo creía, y lo denunciaba con sus grabados de brujas, cocos y otros personajes fantásticos a los que aún hoy se recurre para asustar a los niños. El genio zaragozano pensaba que estas quimeras no sólo les atemorizaban, sino que también les confundían sobre el mundo tangible y provocaban que su consciencia crítica menguara.

Los manuscritos van más allá en su explicación: “La superstición hace adorar un tronco vestido al público ignorante”, reza el de Ayala; “La superstición general hace que todo un pueblo se prosterne y adore con temor a un tronco cualquiera, vestido de santo”, añade el de la Biblioteca Nacional, mientras que el del Prado -siempre más cauto- enuncia: “¡Cuántas veces un bicho ridículo se transforma de repente en un fantasmón que no es nada y aparenta mucho! Tanto puede la habilidad de un sastre y la bobería de quien juzga las cosas por lo que parecen”. Las alusiones a la veneración de figuras religiosas en general y a la Semana Santa en particular -cuyo origen data de la Edad Media- parecen ineludibles. Este tronco disfrazado de monje representa para el pintor de Fuendetodos “la tendencia de la Iglesia a llenar sus templos de imágenes que incitan a la superstición y proliferan la decadencia de la educación”, según recoge la página web del Museo del Prado.

10. El sueño de la razón produce monstruos

El sueño de la razón produce los monstruos

El sueño de la razón produce los monstruos

Es este no sólo el grabado más famoso de Goya, sino posiblemente también el más universal y el que goce de mayor vigencia. El título -que se ha convertido con el tiempo en un lema- es una máxima contra la irracionalidad, la locura, el desvarío y todo aquello que pueda hacer del ser humano una verdadera fiera si no está atento a los designios de la razón y el juicio.

Este tenebroso mundo de pesadillas azota a Goya, que apela al raciocinio frente a los vicios humanos y a los demonios en tiempos de oscurantismo. Como él mismo explicaba en el Diario de Madrid, queríadestacar entre la multitud de extravagancias y desaciertos que son comunes en toda sociedad civil, y entre las preocupaciones y embustes vulgares, autorizados por la costumbre, la ignorancia o el interés, aquellos que han creído más aptos a suministrar materia para el ridículo, y ejercitar al mismo tiempo la fantasía del pintor”.

CTXT necesita 300 suscripciones mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. 

Autor >

Isabel Bellido

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí