1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Emmanuel Macron, el banquero “antisistema” que llama a las puertas del Elíseo

Próximo a las élites económicas, el exministro socialista de Economía aspira a vencer las presidenciales gracias a su discurso regenerador y anti-‘establishment’

Enric Bonet París , 25/02/2017

<p>Emmanuel Macron.</p>

Emmanuel Macron.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. Ahorra 15 euros y, de regalo, te mandamos a casa El Dobladillo, nuestro mensual en papel ecológico e interactivo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Más de una veintena de portadas en los semanarios franceses durante el último año. El líder centrista Emmanuel Macron, 39 años, no es precisamente un hombre detestado por la prensa. La candidatura del exministro de Economía en el Ejecutivo de François Hollande se ha beneficiado de “un bombardeo mediático”, asegura el analista político Thomas Guénolé en la revista Marianne. Inflado o no por los medios, pocos dudan de la relevancia de su candidatura en las elecciones presidenciales. Según los sondeos, Macron obtendría un 18,5% de los votos y disputaría en la primera vuelta, a finales de abril, la segunda plaza con el candidato conservador François Fillon (21%). En caso de clasificarse para la segunda vuelta, a principios de mayo, se impondría con un 58% de los votos ante la líder ultranacionalista Marine Le Pen (42%).

Esta posible victoria de Macron no deja de resultar sorprendente teniendo en cuenta que este antiguo banquero de Rothschild nunca había participado en unas elecciones y los franceses apenas lo conocían antes de que fuera nombrado ministro de Economía en septiembre de 2014. “El éxito del fenómeno Macron se debe al bajo nivel de los candidatos de los partidos tradicionales”, asegura el politólogo Christophe Bouillaud. Para este profesor de Sciences Po Grenoble, “Fillon seduce a los votantes de derechas, pero los electores de centro lo encuentran excesivamente conservador. Y el Partido Socialista (PS) tardó demasiado en escoger a su candidato en unas primarias celebradas a finales de enero”. Además, la división de la izquierda dificulta las aspiraciones del carismático Jean-Luc Mélenchon (social-ecologista).

La fragmentación del sistema político francés ha abierto un espacio para el discurso de Macron: centrista, europeísta, business friendly, pero muy crítico con las élites políticas. “En Francia, existe un anhelo de una parte del electorado de ser gobernados por un hombre de centro”, explica Jean Petaux, politólogo en Sciences Po Bordeaux. Este dirigente “de izquierdas y de derechas” debería aportar las soluciones económicas que las formaciones tradicionales no han sabido aplicar. Sólo el 12% de los franceses confía actualmente en los partidos políticos, según un estudio de Cevipof. Un desarraigo que el exministro de Economía está sabiendo aprovechar con astucia con la creación en abril del año pasado del movimiento político En Marche! (EM), cuyas siglas se corresponden con las iniciales del nombre del candidato.

La fragmentación del sistema político francés ha abierto un espacio para el discurso de Macron: centrista, europeísta, business friendly, pero muy crítico con las élites políticas

Con menos de un año de existencia, En Marche! ya cuenta con cerca de 200.000 inscritos. Como ocurre con Podemos en España, militar en este movimiento político no implica el pago de ningún tipo de cuota, sólo hace falta un par de clics en su página web. Esto no impide que sus simpatizantes parezcan devotos a su causa. Miles llenan cada uno de los mítines de Macron. Vestidos muchos de ellos con unas camisetas blancas con las siglas de la formación, los marcheurs aplauden las propuestas de un candidato rodeado por una cierta aura de joven prodigio. Una reputación significativa en un país donde existe una gran fascinación por los hombres providenciales, desde Napoleón hasta el general De Gaulle.

Filósofo de formación, banquero de profesión

Nacido en 1977 en Amiens (norte de Francia) en una familia de clase media, Macron se enamoró con 17 años de su profesora de francés en el instituto, Brigitte Trogneux. Aunque esta estaba casada y tenía tres hijos, su relación fructificó y contrajeron matrimonio en 2007, a pesar de que ella fuera veinticuatro años mayor que él. Una historia de amor que ha hecho correr ríos de tinta en la prensa del corazón francesa. “Ella tiene una gran admiración por él. Es su primera fan, casi una groupie”, explica un amigo de la pareja en la biografía Emmanuel Macron, en marche vers l’Elysée, del periodista Nicolas Prissette.

Tras haber terminado el bachillerato en el prestigioso instituto parisino Henry IV, Macron estudió Filosofía en la Universidad de Nanterre. Allí trabajó como asistente del pensador existencialista Paul Ricoeur. Pese a su reputación de tecnócrata, el exministro de Economía es “un literato”, asegura Prissette. Además de Ricoeur, lee asiduamente a autores clásicos como Hegel o Maquiavelo y a pensadores políticos contemporáneos como Cornelius Castoriadis o Claude Lefort. Unos referentes que han influido en su ideario liberal. “Macron entiende el liberalismo desde un punto de vista filosófico que hace de la libertad el eje central del comportamiento de las personas”, afirma Prissette. Un liberalismo que aboga por la desregulación y el libre mercado, pero también por el progreso en materia de derechos civiles.

Macron entiende un liberalismo que aboga por la desregulación y el libre mercado, pero también por el progreso en materia de derechos civiles

Aunque empezó una tesis doctoral, Macron abandonó su carrera como hombre de letras para dedicarse a la alta administración pública. “Paul Ricoeur escribió sus mejores libros después de haber cumplido 60 años. Yo no tenía esta paciencia.”, reconoció él mismo. Por este motivo, decidió formarse en la elitista École Nationale d’Administration (ENA) y al graduarse consiguió una plaza como inspector de Hacienda. Así empezó una carrera meteórica que al poco tiempo lo llevaría a convertirse en gerente asociado del Banco Rothschild en Francia.

Mientras trabajaba como banquero, Macron tenía un salario de 400.000 euros anuales y cerró un valioso acuerdo entre Nestlé y Pfizer que le permitió ganar una prima de 2,8 millones de euros netos, según el Journal du Dimanche. Sin embargo, abandonó en 2012 este puesto tan bien remunerado para trabajar como secretario general adjunto del Elíseo para el presidente socialista François Hollande. Un cargo que le permitiría dos años después dar el salto al gobierno como ministro de Economía.

Responsable de la política económica de Hollande

“Resulta sorprendente el hecho de que Macron llegara al poder por su perfil técnico, cuando en realidad siempre quiso hacer política”, asegura Prissette. Aunque militó en el PS entre 2006 y 2009, no participaba en las tareas orgánicas del partido. En cambio, su primera actividad política destacada tuvo lugar en 2007 como ponente de una comisión de expertos sobre el crecimiento económico, animada por el antiguo consejero socialista Jacques Attali. Esta comisión fue un encargo del expresidente Nicolas Sarkozy y un buen ejemplo de la connivencia entre élites conservadoras y socialdemócratas. Un ambiente en el que Macron se mueve como pez en el agua.

su primera actividad política destacada tuvo lugar en 2007 como ponente de una comisión de expertos sobre el crecimiento económico. Esta comisión fue un encargo del expresidente Sarkozy 

Gracias a su amistad con Attali, conoció a Hollande y este lo escogió como asesor económico para las primarias socialistas de 2011. Primero, como secretario del Elíseo y, luego, como ministro de Economía, Macron diseñó las medidas económicas más polémicas del quinquenio Hollande, como la rebaja fiscal de 40.000 millones de euros a las empresas o la famosa Ley Macron, que amplió la apertura de las tiendas en domingo y liberalizó sectores tan variopintos como las notarías o los autobuses. Incluso participó de forma directa en la elaboración de la reforma laboral, ya que “negoció con la patronal la introducción de una cláusula que facilitara el despido por motivos económicos”, explica la periodista Marion L’Hour, coautora con Frédéric Says del libro Dans l’enfer de Bercy y jefa adjunta de la sección de economía y sociedad de la emisora de radio France Inter.

A pesar de que estas medidas acentuaron la división entre el gobierno y los sindicatos, Macron fue uno de los ministros más populares, sobre todo entre los votantes conservadores. Este apoyo se veía reafirmado por la benevolencia con la que el presidente Hollande abordaba las múltiples salidas de tono de su ministro preferido en las que ponía en duda pilares del modelo social francés, como las 35 horas de trabajo semanal. “Hollande no tenía a ningún heredero político y siempre consideró a Macron como su sucesor”, afirma Prissette.

Macron diseñó las medidas económicas más polémicas del quinquenio Hollande, como la rebaja fiscal de 40.000 millones de euros a las empresas

En cambio, Macron perdió rápidamente la confianza en Hollande y no tardó en traicionarlo. Pensaba que era un dirigente cobarde, incapaz de llevar a cabo las reformas necesarias. “En verano de 2015, empezó a valorar la idea de presentarse a las presidenciales”, asegura Prissette. Ese proyecto comenzó a tomar forma a principios del año pasado, cuando multiplicó sus reuniones en el Ministerio de Economía con “gente alejada de la actividad económica, como politólogos o líderes religiosos. Incluso se reunió con un grupo de sus seguidores en Facebook”, explica L’Hour. Según revela esta periodista en Dans l’enfer de Bercy, el 80% del dinero presupuestado para los gastos de representación del ministerio de Economía lo empleó en ese tipo de comidas y cenas. “Incluso había días en los que cenaba dos veces”, reconoce L’Hour.

El candidato de la “gran coalición”

Esta supuesta agenda paralela como ministro y candidato concluyó a finales de agosto cuando anunció su esperada dimisión del Ejecutivo. Empezó, entonces, a trabajar en exclusiva para su candidatura, que oficializó a mediados de noviembre. “Nuestro sistema político está bloqueado. Los aparatos políticos paralizan nuestra capacidad de avanzar”, afirmó Macron durante un discurso con el que quiso mostrar su rechazo a las élites políticas tradicionales. Aseguró, asimismo, su voluntad de presentarse sin participar en las primarias organizadas por el Partido Socialista, ya que consideraba el marco de los partidos tradicionales como un espacio caduco.

“Macron ha sabido distinguirse del legado de Hollande por su juventud y su dinamismo. Pero también porque es un electrón libre, que atrae a un electorado libre”, explica Petaux. “Uno de los motivos de su éxito es la capacidad para presentarse como nuevo, aunque provenga del interior del sistema”, asegura Bouillaud. Recuerda que este tipo de candidaturas es cada vez más habitual en Europa, con casos como el de To Potami en Grecia o Ciudadanos en España.

“Mi oferta política consiste en unir la socialdemocracia, la ecología realista, la derecha orleanista (moderada) y el gaullismo social”, dijo Macron a principios de febrero durante una entrevista en France Inter. Reconocía así su voluntad de reeditar en Francia la alianza entre conservadores y socialdemócratas que gobierna en Alemania o que aprueba la mayoría de las iniciativas legislativas en el Parlamento Europeo. Una “gran coalición” que sería vista con buenos ojos por aquellos grandes empresarios que simpatizan con Macron; como Xavier Niel, copropietario del diario Le Monde; Bernard Arnault, propietario del grupo de lujo LVMH; o Marc Simoncini, el fundador de la web de citas Meetic.

La simpatía de la patronal hacia Macron se debe probablemente a su programa económico neoliberal. Este incluye medidas como una reducción en 60.000 millones de euros del gasto público, la supresión de 120.000 puestos de funcionarios o una disminución del Impuesto sobre la fortuna (ISF), que dejaría de tasar las acciones y sólo afectaría al patrimonio inmobiliario. Para compensar estas políticas de austeridad, propone invertir 50.000 millones para impulsar la transición energética y mejorar la formación de los jóvenes y parados.

La simpatía de la patronal hacia Macron se debe probablemente a su programa económico neoliberal. Este incluye medidas como una reducción en 60.000 millones de euros del gasto público

“Macron mantiene un discurso económico bastante clásico que dice que Francia no ha hecho las reformas necesarias, a diferencia de Reino Unido”, afirma Frédéric Farah, coautor del libro Introduction inquiète à la « Macron-économie », en una entrevista en el diario digital Mediapart. Según este economista, el exministro recupera viejas recetas thatcheristas de los años ochenta, pero las presenta con una retórica más social. Reivindica, por ejemplo, la desregulación de la economía y la implantación de empresas como Uber, ya que estas garantizan un acceso al empleo a los sectores más desfavorecidos, como los jóvenes de la banlieue [los barrios periféricos]. Además, se beneficia de la ambigüedad de un programa que no presentará de forma detallada hasta principios de marzo.

“Esta ambigüedad puede tener también efectos negativos, ya que le criticarán tanto por la derecha como por la izquierda”, explica Bouillaud. De hecho, Macron se vio involucrado a mediados de febrero en una doble polémica. Primero, recibió unas críticas durísimas de los miembros de la derecha y la extrema-derecha por haber considerado que la colonización en Argelia había comportado crímenes contra la humanidad. Pocos días después, generó una gran indignación entre los líderes de la izquierda al asegurar que los manifestantes de la Manif pour tous, contrarios al matrimonio homosexual, habían sido humillados.

No obstante, el principal punto débil de la candidatura de Macron es que “tiene un electorado potencial muy inestable”, afirma Bouillaud. Según los sondeos, sólo el 36% de los electores que dicen que le votarán se muestran convencidos de hacerlo. Una escasa fidelidad electoral que dificulta el éxito de la ambiciosa operación Macron.

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. Ahorra 15 euros y, de regalo, te...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rafaella Gutterman

    Menudo oxímoron os marcasteis... Banquero antisistema... aja!

    Hace 4 años 6 meses

  2. explorador

    Banquero antisitema es una contradicción en el adjetivo.

    Hace 4 años 6 meses

  3. Mentalmente

    Espero que gane Le Pen, además creo que será bueno para Francia. Tienen que pasar por experimentar lo que significa Le Pen. Lo otro es lo conocido. Hay que elegir lo nuevo.

    Hace 4 años 6 meses

  4. José Lázaro

    Hay algo en su "meteórica carrera¨ (de filósofo a banquero ganando una prima de 2.8M de Euros o de político principiante en una ponencia a Ministro y candidato a la Presidencia) q me resulta preocupante. Quizás se trate de una mente genial, sus tempranos amoríos y su pasión por la filosofía serían algunas pistas en ese sentido. Pero como apunta el autor o algunos comentarios anteriores, parece ser un ¨tapado¨. Y cuando quien te tapa es la familia Rothschild.. bueno, uno no puede esperar de EM sino más pobreza, más deterioro de las prestaciones sociales, más paro, más miseria.. todo eso envuelto en papel celofán y con una lazo azul o rojo.. o azul, rojo y blanco - me da igual.. Peligroso..

    Hace 4 años 6 meses

  5. Socilogía de Combate

    O sea, un neoliberal puro, de esos que se disfrazan de progresistas con poses mega guais pero que en el fondo siguen apoyando a las elites económicas. Otra Hilary Clinton, casi es mejor Le Pen, que va de cara y al menos cambiará algo las cosas (aunque sea para mal).

    Hace 4 años 7 meses

  6. Sat Chit Ananda

    Hoy ya supera a Fillon en 3 puntos, y está a solo 2 de Le Pen.

    Hace 4 años 7 meses

  7. Darth

    En resumidas cuentas: mensajes de supuesto "centrismo" y supuesta "regeneración" para que los despistados muerdan el anzuelo, con el objetivo de que todo siga igual, o si acaso se le dé otra vuelta de tuerca al neoliberalismo más depredador. Y todo ello promovido con una gran campaña de bombo mediático y relaciones públicas bendecida (o algo má$) por los grandes poderes económicos. Lo que viene siendo la versión francesa de Niñobonito Rivera y sus Cuñadanos.

    Hace 4 años 7 meses

  8. Morv

    el señor Bonet, como toda la socialdemocracia europea anda más perdido que un salmón en una piscina, un día escribe que Hamon es radical otro que Macrón es antisistema, y así les va camino de convertirse en un partido residual como en españa.

    Hace 4 años 7 meses

  9. Poyo

    ¿Un banquero antisistema?Pues será de Goldman Sachs

    Hace 4 años 8 meses

  10. Poyo

    ¿Un banquero antisistema?.Será de Goldman Sachs

    Hace 4 años 8 meses

  11. seve

    Un C.V. socialista, sí señor. Muy bien vendido (para los lectores que compren esto, claro).

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí