1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Rumanía se planta ante la corrupción

Las protestas continúan a la espera de que se celebre un referéndum sobre las medidas para atajar las malas prácticas, comunes a todas las formaciones políticas

Hibai Arbide Aza Bucarest , 22/02/2017

<p>Manifestantes contra la corrupción muestran banderas de Rumanía cortadas.</p>

Manifestantes contra la corrupción muestran banderas de Rumanía cortadas.

H.A.A.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El Dobladillo, nuestro mensual en papel ecológico e interactivo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La plaza de la Victoria de Bucarest, la explanada situada frente a la sede de gobierno, es un bosque de símbolos: carteles variados confeccionados en casa, utensilios de limpieza blandidos como amenaza, banderas de la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Francia, alguna cruz ortodoxa y, sobre todo, banderas nacionales con un agujero en el centro. También se ven banderas sin cortar y enseñas con el escudo monárquico en menor cantidad. Las de centro hueco hacen referencia a la revolución de 1989, cuando los manifestantes desafiaron a Ceaușescu saliendo a la calle con banderas a las que habían cortado el escudo de la República Socialista de Rumanía. Desde entonces, son un símbolo de libertad para la mayoría del pueblo rumano. Un símbolo aceptado por todo el mundo: a principios del mes de febrero se vieron en las dos concentraciones simultáneas, la que pedía la dimisión del primer ministro, Sorin Grindeanu, y la de los afines a Grindeanu, que exigían la renuncia del presidente de la república, Klaus Iohannis.

Rumanía, harta de corrupción, lleva dos semanas en la calle. La chispa ha sido el intento del partido socialdemócrata (PSD) de reformar el Código Penal para despenalizar los casos de corrupción. La reforma se dio a conocer la noche del 18 de enero. El agravante de la nocturnidad hizo que mucha gente pasara de estar harta a estar cabreada. “Espero que los que están en el gobierno nos vean y se den cuenta de que estamos hartos de la corrupción. Desde la revolución, hace 27 años, este tipo de corrupción ha estado presente en Rumanía y ya nos cansamos”, dice Ioana, que lleva una pegatina en la solapa de su plumífero en la que pone #Rezist!. “Estamos cansados de este gobierno pero no sólo de este gobierno”, dice Vlad, que está a su lado, “hay corrupción en todos los partidos y simplemente queremos hacer que acabe”.

El agravante de la nocturnidad hizo que mucha gente pasara de estar harta a estar cabreada.

El periodista de investigación Attila Biro considera que la corrupción ha sido tolerada durante demasiado tiempo: “La gente ahora es mucho menos tolerante que hace unos años. Pero si este tipo de reformas no se detienen a tiempo no es difícil pensar que volveremos a esos días en los que la corrupción era endémica”. Biro sostiene que las malas no son monopolio de un partido concreto: “Hay casos de corrupción demostrados en todos los partidos y todas las coaliciones de gobierno. Afectan a todos los niveles, desde concejales de pueblos pequeños hasta primeros ministros”. Biro forma parte del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, la red que destapó los papeles de Panamá. Explica que en Rumanía ya no se detiene a periodistas por publicar informaciones que hacen daño a los gobernantes, pero la información sigue controlada por una élite en la que confluyen intereses políticos y empresariales. “Se podría decir que Rumanía vive un momento similar al que vivió Italia con Tangentopoli pero, a diferencia de los años 90, hoy los corruptos tienen a su alcance instrumentos muy sofisticados para ocultar sus bienes”, afirma Biro.

Las razones de la reforma del Código Penal

El gobierno justifica la necesidad de la reforma por dos razones: las cárceles están superpobladas y el Tribunal Constitucional ha señalado la ilegalidad de varios artículos del Código Penal. “Lo que dice el Tribunal Constitucional no es que se deje de perseguir determinados delitos sino que le ha pedido al legislador que clarifique algunos artículos del Código Penal para garantizar el principio de legalidad”, sostiene Biro. Uno de los casos que el Constitucional menciona es el delito de cohecho. La sentencia aduce que el Código Penal rumano no define con precisión cuál es la conducta típica del cohecho pasivo. “Ante eso, en vez de definir bien el delito, el gobierno decidió que dejara de ser delito”, dice Biro en un tono que suena a sorna y a rabia a la vez.

Desde 2008, 3.000 políticos y cargos públicos han sido encausados por casos de corrupción. Las cárceles están saturadas debido a la persecución de esos y otros delitos. El paquete de medidas que el gobierno Grindeanu quiso aprobar de noche suponía la reforma del Código Penal, de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y un indulto para 2.700 presos por delitos menores, corrupción incluida. La reforma del gobierno implicaba, en la práctica, la despenalización de los delitos relacionados con corrupción en los que la cuantía fuese menor de  200.000 lei (44.223 euros). 

Desde 2008, 3.000 políticos y cargos públicos han sido encausados por casos de corrupción. Las cárceles están saturadas debido a la persecución de esos y otros delitos

La reforma, además, beneficiaba directamente al partido del primer ministro, Sorin Grindeanu, y al líder del mismo,  Liviu Dragnea. Grindeanu es primer ministro porque Dragnea fue condenado por fraude electoral. En la Plaza de la Victoria los lemas y las pancartas iban dirigidos más a Dragnea, por creer que es quien manda de verdad. 

Cuando era ministro de Desarrollo Regional, Liviu Dragnea fue condenado a una pena --que luego fue suspendida-- de un año de prisión como cerebro de un plan para falsificar papeletas en un referéndum de 2012, con la intención de destituir al presidente Traian Basescu.

Dragnea fue el máximo responsable de una trama que perpetró un fraude durante el referéndum y dio sobornos para influir en el resultado de la votación. La trama estaba compuesta por 74 personas más. Dragnea, que siempre negó los hechos, se comprometió a dimitir de todos sus cargos si resultaba condenado. No lo hizo pero no pudo ser primer ministro cuando su partido ganó las elecciones.

En verano de 2012, la coalición gobernante --formada por el Partido Social Demócrata (PSD) de Dragnea y el entonces primer ministro Victor Ponta y el Partido Nacional Liberal (PNL)-- intentó la destitución del presidente Traian Basescu, su principal rival político, mediante la aprobación de un referéndum, que sin embargo no dio como resultado la salida de Basescu.

Además, sobre Dragnea pesa otra acusación por la que, de haberse aprobado la reforma, no habría respondido. En enero de 2017 se inició la instrucción de un caso de corrupción ocurrido cuando era gobernador provincial cuyas pérdidas al Estado están valoradas en 24.000 euros.

Rumanía no es Euro Maidan

El momento culminante de la concentración diaria es a las diez de la noche. A esa hora, los asistentes encienden sus móviles y cantan el himno nacional. Durante las protestas son habituales los lemas en contra del PSD, la clase política en general y la corrupción. De vez en cuando, por un megáfono suena la canción Imnul Golanilor del cantautor Cristian Pațurcă --que habla de la brutal represión ejercida por miles de mineros convocados por el presidente Iliescu para reprimir manifestaciones liberales en 1990, pocos meses después de la caída de Ceaușescu-- y los manifestantes botan con su estribillo: “Mejor holgazán que traidor / mejor hooligan que dictador / mejor vago que activista / Más vale estar muerto que ser comunista.

Algunos manifestantes exhiben simbología ortodoxa --cruces, iconografía religiosa-- pero la gran mayoría usa un lenguaje y una estética liberal. Quieren una democracia representativa que funcione sin corrupción. Aunque en las protestas participan miles de personas, la hegemonía cultural es claramente la de una clase media culta con más referencias culturales en la Europa occidental que en el Este. La mayoría de quienes responden a los periodistas extranjeros trabajan en multinacionales, pero queda la duda de si ese dato representa a la plaza o si, simplemente, con ellos tratan los participantes que mejor hablan inglés. Sólo unos pocos hablan de democracia participativa, se muestran críticos con el neoliberalismo o señalan a Bruselas y Washington como el origen de sus problemas. Durante los días laborables, los símbolos del campo político de derechas son más visibles que el fin de semana, cuando quedan diluidos entre una multitud mucho más plural que llena las calles.

La hegemonía cultural en las protestas es la de una clase media culta con más referencias culturales en la Europa occidental que en el Este

Por primera vez, en las elecciones del pasado diciembre el PSD obtuvo un porcentaje significativo de votos de gente joven. “Muchos de esos jóvenes que votaron el PSD en diciembre están manifestándose en la plaza” asegura Biro. Uno de ellos es Chris, un joven que grita con todas sus fuerzas “Demisia!” (dimisión) mirando a la sede de gobierno. “Considero que no son necesarias nuevas elecciones porque las últimas de diciembre fueron democráticas y ellos ganaron democráticamente. Lo que se debería hacer es nombrar a otro primer ministro del PSD”, contesta Chris con acento británico.

A pocos metros de él, Ioana sostiene un cartel en el que pide las dimisiones de Grindeanu, Tariceanu, Dragnea y Iordache, la disolución del Parlamento y elecciones anticipadas. Y sin embargo Ionut, que también está muy cerca, se muestra de acuerdo con Chris: “Lo que queremos es un gobierno nuevo pero un gobierno del PSD. Ellos ganaron las elecciones y tienen legitimidad para nombrar un gabinete”.

La fotoperiodista rumana Ioana Moldovan conoce bien Ucrania, ha cubierto durante meses el movimiento Maidan y la posterior guerra en Donbáss. Ve algunas similitudes y notables diferencias entre el Maidan ucraniano y la protesta anticorrupción rumana. “Para empezar, el rumano no es un movimiento occupy. No se queda durante las noches en la plaza o en los edificios de alrededor. Cada día hay una convocatoria pero luego la gente se va a su casa”, explica Moldovan. “Lo que sí veo”, añade,  “es la misma determinación y convicción que en Kiev. Aunque, claro, aquí las protestas son totalmente pacíficas, no se parecen tampoco en eso. Pero estoy orgullosa del pueblo rumano. Hoy estamos a ocho bajo cero y la plaza está llena. Esta gente no está aquí para reclamar mejores salarios o para ganar nada. Están aquí para pedir una democracia mejor. Es encomiable”.

Esta gente no está aquí para reclamar mejores salarios o para ganar nada. Están aquí para pedir una democracia mejor

Para el analista político Radu Nicola Delicote, las diferencias con el Maidan son evidentes: “En Rumanía no hay fuerzas políticas y movimientos sociales partidarios de salir de la OTAN y acercarse a Rusia. No hay un escenario de ‘atlantistas contra prorrusos’ ni remotamente parecido a Ucrania. Es una diferencia fundamental. No creo que vaya a darse el mismo escenario que con el Euro-Maidan en Ucrania, porque no tenemos los sectores a favor y en contra de la Unión Europea. Vamos a permanecer en la OTAN y ser socios de Bruselas, eso no está en juego”.

Unos días después de que comenzaran las protestas de plaza Victoria, partidarios del primer ministro Grindeanu comenzaron a manifestarse diariamente frente al palacio Cotroceni, la residencia oficial del Jefe del Estado. Acusan al presidente Iohannis de haber perdido al papel de árbitro que le reserva la Constitución por apoyar públicamente las manifestaciones de la Plaza Victoria. Vlad Iakob, un joven manifestante que está en las primeras filas, defiende que “si no dimite, Iohannis debe ser destituido porque ha violado flagrantemente el artículo 80 de la Constitución. Cuando empezaron las protestas, él debería haber mediado entre los manifestantes, los partidos de la oposición y el gobierno. Pero, en vez de eso, animó a los manifestantes a protestar contra el gobierno dando credibilidad a la mentira de que el gobierno no persigue la corrupción”.

Los manifestantes de Cotroceni creen que las protestas de la plaza Victoria no se deben a la preocupación por la corrupción sino al resultado de las elecciones. Ion Mustafa, uno de los manifestantes afines al gobierno, declara en español que “ellos no quieren aceptar el resultado de las elecciones y que el gobierno fue elegido con los votos de la gente, del país”.

No queda muy claro quién es ese “Ellos” al que se refiere Mustafa. Aunque formalmente dan apoyo, lo cierto es que los partidos de la oposición no tienen ningún tipo de presencia formal en las protestas. Nicola Delicote identifica tres partes en el conflicto: “La primera, formada por la coalición de gobierno de socialdemócratas y liberales, que tienen mayoría en el Parlamento y el poder gubernamental. Por otro lado, una curiosa coalición formada recientemente por el presidente, la sociedad civil y muchas embajadas extranjeras. Y la más débil, que es la oposición parlamentaria”

La referencia al apoyo a la protesta por parte de embajadas extranjeras no es algo que nieguen los manifestantes. Cornel Sain suele ser el primero en llegar a la plaza, horas antes que el resto. Lleva un largo mástil con tres enseñas: la bandera rumana flanqueada por la de Estados Unidos y la de la Unión Europea. Preguntado por el motivo por el que ondea las tres, contesta que es su manera de agradecer a la embajada de Estados Unidos, a su embajador en Bucarest, y a la Comisión Europea por la “ayuda prestada”.

Los manifestantes de Cotroceni creen que las protestas de la plaza Victoria no se deben a la preocupación por la corrupción sino al resultado de las elecciones

Los domingos tienen lugar las movilizaciones más numerosas. El 5 de febrero 600.000 personas impresionaron al mundo con la espectacular imagen de sus celulares encendidos. Una semana después, 60.000 personas formaron una gigantesca bandera nacional, Paradójicamente, ese día todas las partes quedaron satisfechas con la movilización. Los manifestantes, porque lograron ser muchos de nuevo, demostrando que su capacidad de movilización no había acabado. Pero el gobierno también porque no lograron ser suficientes para hacer caer al primer ministro.

El referéndum contra la corrupción

El 14 de febrero, el presidente Iohannis instó a que el Parlamento votara a favor de la convocatoria de un referéndum y éste lo aceptó por unanimidad. 310 votos a favor, ninguno en contra. Aún no tiene fecha de celebración. De esta forma, Iohannis y Grindeanu ganan tiempo; dan la sensación de que los manifestantes logran resultados sin poner su cargo a disposición. En la plaza, pocas horas después del anuncio, nadie mostraba gran entusiasmo.  “Creo que no va a servir para nada. Sólo es una forma de que el presidente gane algo de tiempo”, decía Liviu antes de añadir: “Estoy seguro de que no servirá de nada como en el referéndum previo sobre la reducción de diputados, cuando el pueblo votó a favor de la reducción”.

Mana, la manifestante situada a su lado, no es tan tajante pero comparte el fondo: “Creo que es una buena idea pero no creo que la pregunta sea la mejor. La pregunta creo que será algo tipo ‘¿Está usted de acuerdo con que Rumanía siga luchando contra la corrupción?’. Tiene una respuesta obvia: claro que quiero. Creo que para eso no hace falta un referéndum. Ojalá el gobierno tenga decencia y simplemente se vaya”.

La indefinición de la pregunta es algo que también preocupa a Christina, otra joven manifestante: “No sé exactamente sobre qué va a ser el referéndum. Pero espero que sirva para clarificar ciertos principios. Por ejemplo, que los políticos con antecedentes penales no puedan estar en el gobierno o en el Parlamento”. Sorin, que sujeta con un amigo una pancarta en la que ha imprimido un post de Facebook de una activista, no tiene esperanzas respecto al referéndum. “Creo que los tipos que están en el poder van a ignorarlo como han ignorado las dos semanas anteriores. No nos vamos a ir a casa hasta que el gobierno sea reemplazado. Espero que lo entiendan pronto”, dice con convicción.

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Hibai Arbide Aza

Hibai Arbide Aza era abogado en Barcelona hasta que se fue a vivir a Grecia. Reside en Atenas, donde trabaja como periodista freelance para diversos medios, trata de acabar la escritura de un libro que se resiste, pincha tropical bass y monta en bici.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí