1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Controversias CTXT

Tras el fin de la culpa alemana (II)

Banalidad, nihilismo y odio al extranjero en el (mal llamado) Rechtspopulismus. Estrategia mediática y psicosis colectiva

José Luis Egío 21/02/2017

<p>Miembros del partido alemán AfD en una manifestación encabezada con el lema: <em>¡El asilo necesita límites!</em>. </p>

Miembros del partido alemán AfD en una manifestación encabezada con el lema: ¡El asilo necesita límites!

James Rea

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Oferta lanzamiento (50 euros al año, envío España)

En la primera entrega de este análisis político sobre la eclosión electoral de la extrema derecha alemana se analizó el trasfondo académico en el que surgieron los primeros llamamientos a romper los corsés de la culpa histórica que, en opinión de destacados miembros de la intelligentsia conservadora, atenazaban a Alemania forzándola a discurrir por los senderos torcidos de una vida política inauténtica. Se mostró cómo de un proceso de ruptura de tabús, realizado, en un principio, en aras de la verdad y el desacomplejamiento,  se ha pasado en pocos años a la reintroducción en el debate político cotidiano de términos goebbelianos como “prensa de la mentira” o “traidores al pueblo”. Se destacó también como un síntoma preocupante en la nueva coyuntura política la extrema tolerancia mostrada por el establishment judicial alemán hacia los partidos del odio y se reseñó la transferencia de importantes personalidades del think tank de la CDU y de medios de comunicación conservadores al partido AfD, mucho más vinculado al ‘sistema’ de lo que sus portavoces e ideólogos dan a entender.

En esta segunda y última entrega nos detendremos especialmente en la estrategia mediática que ha catapultado electoralmente a la formación de extrema derecha. Pasaremos revista, además, a otros factores no menos importantes para entender su crecimiento, en concreto, una serie de fallos policiales difícilmente explicables en uno de los sistemas de seguridad más eficientes del mundo y la persistencia de divisiones y liderazgos personalistas en la izquierda alemana.

La Lügenpresse, ¿enemiga de la AfD? Nuevos servicios del tabloide Bild a la ‘causa de la libertad’

Las nuevas incorporaciones a una AfD que se vuelve más y más atractiva y ‘decente’ conforme crecen sus expectativas de voto no desmienten la tónica de captación de rostros conocidos de la prensa conservadora de la que me hice eco en la primera parte de este artículo. Nicolaus Fest, recientemente incorporado al partido, fue redactor en jefe de la edición dominical del famoso tabloide Bild, el periódico más vendido en Alemania.

Órgano oficial del anticomunismo en la Alemania Occidental y siempre hostil al extranjero, en el apogeo de la llegada de refugiados (octubre de 2015) publicó un titular que pasará a la historia de la manipulación periodística. Con calculadora en mano y grandes dosis de imaginación, Bild cifró en su portada en siete millones el número de refugiados que llegarían a Alemania en unas pocas semanas. La cifra shock, situada en el centro de una primera página que los editores tiñeron de negro y bajo el titular sensacionalista: “Dosier secreto: Refugiados”, dio la vuelta al país. Sólo al final de la noticia, en las páginas interiores del diario, se explicaba a los lectores más pacientes que, para hacer sus cálculos, los ‘contables’ del Bild habían procedido a sumar a la cifra de refugiados que realmente se esperaba que llegarían a Alemania, su futura descendencia y la caterva de familiares que atraerían al país aprovechándose del derecho (humano, no está mal recordar) a la reagrupación familiar.

Bild Zeitung se ha convertido en las últimas semanas en una especie de tribuna abierta para Donald Trump

Por si fuera poco, Bild Zeitung se ha convertido en las últimas semanas en una especie de tribuna abierta para Donald Trump. El pasado 16 de enero, el magnate era portada del diario con una entrevista exclusiva. El titular: “Merkel cometió un error inmenso al recibir a los refugiados”. La estrategia editorial se puede intuir fácilmente si pensamos que un día antes, el 15 de enero, copaba la portada otra entrevista, realizada en este caso en tonos melodramáticos a la hija adolescente de un matrimonio arrollado por el fanático islamista Anis Amri en el atentado que tuvo lugar el pasado 19 de diciembre en un mercadillo navideño de Berlín.

Bulos y pogromos. Al estado de excepción por la vía de las redes sociales

Aparte del apoyo explícito que la AfD encuentra en el Bild Zeitung y de las buenas relaciones que sus fundadores trabaron durante décadas con los principales diarios conservadores alemanes, es sabido que el partido y movimientos afines (como Pegida) invierten buena parte de sus recursos económicos en una estrategia de permeación ideológica directa a través de las redes sociales. En ellas se alimentan sistemáticamente bulos destinados a exacerbar el odio contra diversas comunidades de migrantes y provocar incluso pogromos violentos contra éstas.

Entre los bulos que mayores reacciones suscitaron el pasado año destaca una telenovela patriarcal protagonizada por una niña ruso-alemana de 13 años, presuntamente secuestrada y violada por varios hombres árabes en Marzahn (barrio de la zona este de Berlín y, curiosamente, uno de los caladeros de votos de la AfD) entre el 11 y el 12 de enero de 2016, justo en el momento de mayor afluencia de refugiados árabes a Alemania.

La investigación policial llevada a cabo en los días posteriores en medio de un ambiente enrarecido (se registraron ataques violentos de manifestantes contra ciudadanos de origen árabe y turco y contra los periodistas que cubrían las protestas, acusados de ser parte integrante de una Lügenpresse que ocultaba el secuestro y violación de la pequeña Lisa) concluyó que tras el caso Lisa no había más que la fuga de una adolescente con su novio mayor de edad para disfrutar de relaciones (afectivas o sexuales) consentidas. La mentira ‘inocente’ de una niña, hábilmente vehiculada por los propagandistas xenófobos de la AfD, se transformó de esta manera en una calumnia ‘enfermiza’ que hubiera podido desatar una oleada de violencia racial aún mayor si las contradicciones existentes en el discurso de la niña no hubieran caído por su propio peso. Se trata del intento más logrado hasta la fecha por producir esa situación límite de violencia generalizada y guerra civil social y racial por la que suspira la extrema derecha. Como el resto de partidos del odio, la AfD necesitaría, en realidad, el estado de excepción permanente para poder gobernar sin traicionarse a sí misma.  

Los ataques contra centros de refugiados se multiplicaron en 2015 y 2016, alcanzando una cifra cercana a los mil ataques por año

Una policía extrañamente ineficiente. NSU, atentados islamistas evitables y psicosis colectiva

Aunque los niveles de violencia no han llegado a la altura del pogromo incontrolado, los ataques contra centros de refugiados (con bombas incendiarias, piedras y palizas a los refugiados mientras intentan escapar de los centros) se multiplicaron en 2015 y 2016, alcanzando una cifra cercana a los mil ataques por año. Se cuentan además más de dos mil agresiones anuales contra extranjeros impulsadas por motivaciones racistas. Se trata de una situación de auténtico terrorismo social supremacista que parece no interesar al Bild ni a los grandes medios de comunicación alemanes. No sólo es la prensa la que calla (y otorga) en este caso, sino también un establishment judicial, que, al rechazar la ilegalización del NPD, no tuvo en cuenta la implicación de varios miembros del partido en el grupo terrorista Nationalsozialisticher Untergrund (Clandestinidad Nacionalsocialista), responsable del asesinato de, al menos, diez inmigrantes, en los últimos años.

Sorprendentemente, la existencia de esta banda criminal pasó también desapercibida durante más de diez años a la policía alemana. Conforme avanza la investigación sobre el asunto, se van descubriendo insospechadas y vergonzantes conexiones entre este grupo terrorista de extrema derecha y el aparato represivo del Estado. Según informaciones publicadas por el periódico Die Zeit, avalado por el rigor informativo del que carece el Bild, la organización NSU contó con la colaboración activa de altos funcionarios de instituciones como la Oficina Federal para la Defensa de la Constitución y sus homólogas en Turingia, Brandemburgo y Hesse. Policías del servicio secreto dieron además empleo y armas a los neonazis, escondiéndolos y llegando a destruir pruebas fundamentales para evitar que fueran localizados.

Además de estas complicidades alarmantes entre funcionarios estatales y terroristas de extrema derecha, merece la pena reseñar otro elemento relacionado con las políticas de producción estatal de seguridad y terror que resulta crucial para el futuro político de Alternative für Deutschland. Es innegable que el partido seguirá creciendo en la medida en la que la demanda de seguridad crezca y tienda a convertirse en una preocupación importante para los ciudadanos alemanes. Se trata, en efecto, de la única demanda verdaderamente populista de su programa. Capaz de aglutinar a cualquier tipo de colectividad que se siente amenazada, la seguridad funciona como el significante vacío en la coyuntura política que necesitan y ayudan a crear (en la medida en que requieren de ella) los imaginarios violentos de Petry, Gauland y compañía (por no hablar de Trump, Le Pen o Wilders).

Para hacerse con el control del Estado, la AfD deberá presentarse como la salvadora de una Alemania amenazada en un contexto de psicosis generalizada. Para generar, a su vez, este contexto de terror, Petry y sus colaboradores necesitan contar no sólo con la colaboración habitual de los medios, sino con errores policiales de bulto que alimenten una continua sensación de peligro ante atentados islamistas inminentes.

Aunque las teorías de la conspiración son, a menudo, odiosas, resulta difícil de explicar por qué el Centro de Defensa Conjunta contra el Terrorismo (conocido en Alemania por las siglas GTAZ) no detuvo o expulsó del país al tunecino Anis Amri, autor del atentado que tuvo lugar en un mercadillo navideño de Berlín el pasado 19 de diciembre y que costó la vida a doce personas. De acuerdo con una investigación publicada por el periódico Süddeutsche Zeitung, uno de los más críticos con este episodio incomprensible de laissez faire policial, la inteligencia antiterrorista alemana investigaba al joven desde hacía un año y era consciente de que planeaba un atentado en complicidad con otros simpatizantes del Estado Islámico. Pocos días después del atentado (el 23 de diciembre) circuló también en varios periódicos la información de que los servicios secretos marroquíes habían informado a sus colegas alemanes sobre los planes y la peligrosidad de Anis Amri tres meses antes de que robara un tráiler y embistiera con él a cientos de transeúntes en pleno centro de Berlín.

Este misterioso y, a todas luces, evitable atentado islamista, ha sido profusamente aprovechado por los portavoces de la AfD. Su portavoz, Frauke Petry, no perdió la ocasión, en estas mismas fechas, de considerar que el atentado se debía a “una errónea política migratoria”. En una lógica claramente schmittiana de amigo-enemigo, la portavoz del partido del odio consideraba a renglón seguido: “Tenemos que vérnoslas con enemigos que creen ser enviados de Dios. Es ridículo recibirlos con ofertas de integración”.

Una izquierda dividida, ingrediente final de una receta explosiva

La confusión política en Alemania ante el crecimiento de la AfD crece día tras día. Lo hace, como dijimos, en la medida en que se incrementa un sentimiento de inseguridad omnipresente en los medios y espoleado por las misteriosas cadenas de errores en uno de los servicios policiales mejor financiados y preparados del planeta. No sólo en la CDU y en su radical aliado bávaro CSU, sino también en el socialdemócrata SPD y en el izquierdista Die Linke, han encontrado émulos Petry y sus compañeros ultraderechistas.

En 2016 y 2017 ha sido la vicepresidenta y portavoz del Partido de La Izquierda (Die Linke) la que ha provocado la cólera de sus compañeros de partido con su acercamiento a las posiciones de la AfD

Si en 2009 fue el ‘socialista’ Thilo Sarrazin (responsable de finanzas en el Berlín gobernado por el SPD) el que, con su bestseller xenófobo Deutschland schafft sich ab (Alemania se disuelve), se descolgaba de la posición oficial de su partido favorable a una cultura de bienvenida y optimista con respecto a las capacidades de integración de turcos y árabes, en 2016 y 2017 ha sido la vicepresidenta y portavoz del Partido de La Izquierda (Die Linke), Sahra Wagenknecht, la que ha provocado la cólera de sus compañeros de partido con su acercamiento a las posiciones de la AfD.

Las continuas declaraciones de Wagenknecht en contra de la llegada a Alemania de nuevos inmigrantes y refugiados encontraron su punto más álgido el pasado 5 de enero, cuando en declaraciones a la revista Stern se alineó con Petry y atribuyó la responsabilidad por el atentado de Berlín a la “apertura incontrolada de fronteras” presuntamente favorecida por Merkel y a la financiación de la policía, insuficiente en una “situación de alto riesgo” como la que, en su opinión, se vive en Alemania.  

Ni populista, ni popular, ni antisistema. El proyecto y apoyos elitistas de la AfD

Las declaraciones de Wagenknecht son la guinda que corona un pastel de gran toxicidad. Como en otros países en los que la extrema derecha xenófoba se ha hecho con el control del Estado (Israel, Estados Unidos, Rusia,…) o aspira a tenerlo, la izquierda alemana aparece dividida y ausente. Se trata de una no-presencia fundamental en la medida en que la no tematización de los conflictos de clase abre la brecha que los partidos del odio necesitan para colar sus propuestas y bulos en el debate y agenda públicos. Unidos a la santificación de la libertad de opinión en los códigos y sentencias judiciales, a los misteriosos errores policiales y al sensacionalismo de los medios de comunicación, en los que la violencia y el racismo se incorporan como una más de las varietés que desfilan ante un lector-espectador atraído por supuestos escándalos y evidentes banalidades, suponen las cuatro grandes patas sobre las que se construye el sillón elitista de la AfD.

Ni populista, ni popular, ni antisistema. La ‘nueva’ AfD es un producto de laboratorio cuyos miembros provienen del sistema que, pretendidamente, quieren abolir y que, como he mostrado, crece y crece al amparo de ese mismo sistema. Por otro lado, su propuesta no tiene que ver, ni mucho menos, con unir al pueblo, sino todo lo contrario. La vieja estrategia conservadora y xenófoba de dividir al gran pueblo mundial en pueblos enfrentados vuelve adecentada con meros retoques estéticos. Regresa también acompañada por un sentido del humor perverso y nihilista que el nacionalsocialismo (pre-posmoderno) no pudo explotar a fondo por su incompatibilidad con la severidad militar y la retórica marcial.

Si la apuesta de Ernst Nolte, Klaus Hildebrand y los historiadores conservadores que estimularon la ruptura de tabús sobre el nazismo en la famosa Historikerstreit (1986-89) de los ochenta coincidió, curiosamente, con la caída del Muro de Berlín, el segundo llamamiento libertario de la derecha alemana post Segunda Guerra Mundial se produce en paralelo a la construcción del Muro de la Vergüenza de Trump y en los prolegómenos de la que parece inminente construcción de la Gran Muralla Europea. La otrora polémica ‘científica’ en torno al nazismo es ya comidilla popular. La salida del armario de Nolte y su escuadrón de valientes dispuestos a deshacerse de anticuados complejos históricos ha conducido a la abominable supresión de esos códigos lingüísticos y éticos que Le Pen, Petry o Wilders dan también por caducados. Pretenden, simplemente, deshacerse del imperativo esencial que hace posible la convivencia social y la política: el fundamental respeto al otro.

Autor >

José Luis Egío

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Levaux

    La empatía no necesita narración. No confundas empatía con morbo.

    Hace 4 años 5 meses

  2. Irene

    Un cuadro terrorifico, pero muy creible. En qué mundo mas feo vivimos.

    Hace 4 años 5 meses

  3. volksgeist

    Qué bien; entrevistar a la hija de un matrimonio arrollado por el islamista del camión es hacer un melodrama. Su empatía es conmovedora. Malditos ultraderechistas que nos molestan con sus impertinentes denuncias de violaciones y atentados islámicos...

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí