1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Y ahora qué

Es necesario construir de inmediato un pensamiento y un proyecto de cambio encaminados a la identificación de las alianzas necesarias para la transformación de esta sociedad, teniendo a la vista la configuración de una mayoría de gobierno

Jacinto Vaello 20/02/2017

<p>Diluvio personal </p>

Diluvio personal 

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El Dobladillo, nuestro mensual en papel ecológico e interactivo.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Primero hemos asistido a una exhibición de ruido ensimismado y poca reflexión sobre la realidad. Luego se ha producido el fortalecimiento interno del equipo dirigente tras quedar hecho jirones, lo que no transmite ningún proyecto a la sociedad. Por último, queda la impresión de que Podemos se instala en la autocomplacencia ética sin la menor intención de responder a la exigencia política del cambio social.

La coyuntura política pide reflexión. Esta sociedad continúa su camino autodestructivo, pese a los discursos jactanciosos y a los análisis superficiales. Esta sociedad no es solo ni principalmente la que se encuadra en el Estado-nación llamado España, y para comprender esto no hace falta apelar al recurso fácil del último tiempo que es el de ridiculizar alguna ocurrencia de Trump. España está inmersa en un mundo que le impone condiciones políticas restrictivas para facilitar la hegemonía del modelo neoliberal, y mientras este contubernio continúe instalado en el puesto de mando, tenemos escaso margen para imaginar siquiera un cambio profundo en nuestra sociedad a favor de los más desfavorecidos.

La propia dificultad que entraña el desafío, por otra parte, obliga a afinar la puntería. Ya no es solo que resulta alarmante la propensión a priorizar cuestiones secundarias o incluso irrelevantes, sino que carece de todo sentido razonable mirarse el ombligo y ver allí, por algún arte de magia, la cuestión primordial que nos debe ocupar. Tenemos que descender al terreno de la realidad, que es exactamente lo contrario de apelar a los viejos fantasmas, repetir hasta el cansancio soflamas presuntamente ‘izquierdistas’ y dejar para mejor ocasión cualquier propuesta de construcción de un mundo en el que también los ciudadanos de a pie tengamos nuestro sitio.

Dicho esto, me resulta por completo evidente que hay que abordar cuestiones que o bien se han estado tratando de forma tangencial, o bien se han perdido en medio del vocabulario de apariencia renovadora, o bien se han orillado porque exigen un esfuerzo de atención, reflexión y elaboración que nadie ha parecido dispuesto a afrontar. Por lo pronto, yo diría que como mínimo es necesario ponerse de inmediato a construir un pensamiento y un proyecto de cambio en ese sentido, cosa que todos parecemos dispuestos a considerar algo obvio, pero que no lo es si no lo explicitamos. En primera instancia, parecen imprescindibles tres aterrizajes en la realidad para poder saber que tenemos algo serio entre manos:

-- La comprensión de la sociedad en la que vivimos, más allá de las proclamas circunstanciales.

-- La formulación y la presentación de un proyecto de nueva sociedad, que responda a los problemas de los ciudadanos y los convoque a implicarse en el esfuerzo colectivo.

-- La identificación de las alianzas necesarias para la transformación de esta sociedad, teniendo a la vista la configuración de una mayoría de gobierno.

Ha quedado atrás el corsé del Estado-nación, y esto tiene que ser comprendido para saber cuál es el desafío y, sobre todo, para incorporar la dimensión supranacional

La comprensión de la sociedad

No solo hemos pasado del siglo XX al siglo XXI, también hemos dado dos enormes saltos desde las primeras épocas del desarrollo capitalista, que introducen elementos antes desconocidos o menos determinantes: por un lado, ha quedado atrás el corsé del Estado-nación, y esto tiene que ser comprendido para saber cuál es el desafío y, sobre todo, para incorporar la dimensión supranacional antes inexistente en la batalla política; por otro lado, la reconfiguración de la sociedad, producida aceleradamente de la mano de la transformación del modelo económico, plantea nuevos retos sociales y políticos en el complicado camino de la sustitución de este modelo.   

Como todos deberíamos saber, la dimensión supranacional está completamente ausente de los planteamientos actuales de los partidos, salvo que queramos ver tal cosa en alguna ocasional referencia casi protocolaria. Sin ese enfoque, poco de lo que se diga tiene de verdad un valor práctico, lo que convoca a esos partidos, y sobre todo a cualquiera que se tome en serio la necesidad del cambio, a elaborar una estrategia conjunta de quienes padecemos en común las desgracias de la imposición del neoliberalismo y, lo que es peor, de sus crecientes manifestaciones de desprecio por el juego democrático. Curiosamente, las pocas referencias a la supranacionalidad de los mayores desafíos que enfrentan nuestras sociedades las exponen los eurodiputados, que por su propia ocupación se ven obligados a mirar desde más allá de las fronteras nacionales. Pero el caso que se les hace es poco o ninguno, y, de hecho, todo representante con ambiciones políticas busca lo antes posible la manera de regresar al terruño para no perder pie. Preocupante muestra de desatención...

Pero en la dimensión nacional las cosas van igual de mal o aún peor. Cuesta mucho encontrar un análisis en el que se pueda apreciar que existe de verdad una comprensión de la sociedad en la que vivimos y en la que están inmersos todos aquellos que se hacen día a día más exigentes en la necesidad de cambio. Lo malo es que sin identificar a los perjudicados y sus respectivas posiciones en esta sociedad es imposible entender qué se hace urgente y qué es más importante para la definición del proyecto de nueva sociedad y para reconocer cuáles son las fuerzas sociales del cambio.

Frecuentes alusiones a la ‘clase trabajadora’ e incluso a la ‘clase obrera’, en la situación actual de nuestra sociedad, inducen a pensar en la necesidad de renovar el esfuerzo de análisis para hilar un poco más fino. Lo que debemos hacer es un tipo de análisis de sociología empírica que está detrás de la identificación, por ejemplo, de los apoyos sociales obtenidos por Trump. Algunos artículos en prensa y crónicas de televisión exploran estas vías en el interior de los Estados Unidos, mostrando una dedicación analítica que sigue ausente en España, donde el acercamiento a los problemas sociales concretos no pasa con frecuencia del periodismo sensacionalista.

Hay que responder a la pregunta de quiénes son los perjudicados, cómo perciben ellos mismos su decadencia y qué puede aportar una organización política para la superación de la situación existente, sea facilitando la proyección política de sus movimientos sociales, sea representando su voz en las instituciones a las que no pueden acceder de manera directa, o, más bien, una combinación de ambas líneas.

El proyecto de una nueva sociedad

Un proyecto de este tipo está radicalmente ausente de cualquier manifestación política actual, sea en las instituciones, sea en la formulación de propuestas de los partidos, e incluso en las discusiones internas que, como los congresos o las asambleas, teóricamente serían las tribunas adecuadas para dar proyección pública a unas propuestas necesitadas de un amplio consenso.

Ya sabemos que todas sus energías las ha empleado Podemos en afrontar sus discrepancias internas a fin de llegar a su jornada de Vistalegre II con los deberes hechos. Pero estos deberes han sido entendidos como ‘asuntos internos’, nada que implique a la sociedad en la que deben desplegar su acción política.

Cuesta creer que semejante trayectoria no vaya a tener un coste elevado para Podemos. Por lo menos es posible imaginar dos líneas de fractura nada despreciables. Por un lado, la del gran movimiento en el que Podemos es tan solo una pieza, cosa que queda reflejada de forma nítida en los planteamientos de las organizaciones de territorios fuera de Madrid: desde la exigencia de autonomía de Podemos-Andalucía hasta la reafirmación de la propia identidad en las confluencias, mareas, etc. Las tribulaciones de Podemos aparecen para ellas como la manifestación de una crisis interna de la organización hermana de Madrid. Por otro lado, la del divorcio respecto del mundo que rodea a Podemos, no necesariamente de quienes están más implicados de manera militante sino de quienes en definitiva forman su base social --y electoral--. Es esta ciudadanía la que no encuentra reflejo en lo que Podemos discute y en teoría resuelve cuando se dirimen los enfrentamientos internos.

No hay proyecto alguno. Podemos consigue salir de su círculo vicioso (eso que de manera tan cursi se llama ahora el “bucle”) dando un paso, lleno de vaivenes y contradicciones, en su valoración del entorno político y las alternativas de apostar por unas alianzas u otras. Pero esto sigue encerrado en el ‘cómo’ instrumental, del ‘qué’ estratégico no hay la menor noticia, y, lo que es más grave, es que cualquier analista mínimamente profundo tiene ya en su cabeza la pregunta siguiente: ese ‘qué’, cuya versión inicial es de carácter principalmente estratégico, tiene que tener su continuación en la batería de actuaciones que lo concretan. Como es evidente, si no hay ‘qué’ estratégico, mucho menos hay una formulación de acciones.

Este es el estado de la cuestión. Para qué vamos a recordar que se debería estar formulando una estrategia muy concreta en la que deberían incorporarse antes de nada las actuaciones centrales, las réplicas ante el presumible ataque concertado del cuartel general de la oligarquía (Bruselas + BCE + FMI +...) y los senderos para escapar del acoso.

Todo esto, ¿para cuándo? Sin un proyecto de país es imposible transmitir a la sociedad que se está en condiciones de gobernar, porque la ausencia de propuestas hace que tal aptitud sea poco menos que inverosímil a ojos del electorado.     

No es la calle, son los colectivos organizados que defienden sus vidas en esta sociedad, a los cuales deben dirigirse los partidos para explicarles sus expectativas de cambio

La política de mayoría de gobierno

A veces resulta insoportable la sensación de que asistimos a una discusión de besugos cuando se habla de la lucha institucional y la lucha en la calle. Al margen de que nadie puede dudar de que la correlación de fuerzas es desfavorable al cambio en el terreno político, y de que, por lo tanto, hay que acumular fuerzas y emplearlas en las instituciones y fuera de ellas, es que al utilizar los términos habituales se degrada la lucha social a la condición de algaradas callejeras. No es la calle, son los colectivos organizados que defienden sus vidas en esta sociedad, a los cuales deben dirigirse los partidos para explicarles sus expectativas de cambio y cómo entroncan con la defensa de los intereses sociales aplastados por el sistema. Esto, y no una infinita sucesión de manifestaciones, es lo que puede denominarse la calle, es decir, la cercanía entre el movimiento político y el movimiento social, por cierto, instrumentos de acción y de fortalecimiento de cualquier estrategia de cambio, pero siempre que no se confunda la coordinación y la compatibilización de objetivos con la pura y simple suplantación, tentación frecuente de muchas organizaciones políticas.  

No está de más hacer una llamada de atención acerca de ‘gobernar’ en sentido social: por favor, no confundir el gobierno de Podemos y el afianzamiento de un equipo de dirección, en principio el objetivo de Vistalegre II, con el gobierno del país, objetivo de una organización que pretende impulsar un profundo cambio social, confusión que constituye una tentación frecuente en organizaciones que se miran demasiado al espejo.  El lenguaje, la expresión corporal, el discurso y la audiencia de un evento como el de Vistalegre tienen poco en común con los necesarios para gobernar un país, porque lo que en el interior son enfrentamientos fratricidas, hacia el exterior son luchas que involucran a toda una sociedad.

Pero es obligado volver a la política. La presencia en las instituciones es una herramienta esencial en la lucha política, y ocupará un lugar preferente, tanto para movilizar como para hacer visibles a los movimientos sociales, como para dar a las aspiraciones de estos una proyección real, que solo puede sostenerse desde el poder político. No perder esta perspectiva es necesario para actuar en esta sociedad en la que vivimos, sobre todo si, como supongo todos sabemos, no existe a medio plazo la menor posibilidad de asaltar el palacio de invierno.  Ignoro si esto se sitúa en el mismo plano que asaltar los cielos, pero el palacio en el mundo real y los cielos en el de la fantasía seguramente van de la mano.

--------------------------------------------------

Jacinto Vaello es economista, colaborador del Banco Mundial, del Banco Europeo de Inversiones y de consultoras internacionales.

CTXT necesita 300 suscriptores mensuales para ser sostenible y cada vez más independiente. En febrero te puedes suscribir por 50 euros al año. De regalo, te mandamos El...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Jacinto Vaello

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Porfirio

    Estimado D.Jacinto: Después de cinco años fuera del país y por causas genericas facilmente reconocibles por cualquiera; y residiendo en un hermano de habla hispana; se me pasa por la cabeza, cada vez con mayor firmeza, la conveniencia de escribir sobre las necesidades humanas circundantes tan profundas que me rodean.... Evidentemente de manera previa, considero la necesidad de que el común de los mortales del entorno, analiceVOLTE su "ADN" politico para que en algún momento, sepa a la clase social a la que pertenece... A partir de ahí, quizá también les valga conocer la canción que lleva por letra. Arriba parias de la tierra, en pié famelica legión... ¿Considera usted que no tiene vigencia para nosotros?, un país moderno...

    Hace 4 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí