1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La hora decisiva para el CETA: ¿qué van a votar los eurodiputados en Estrasburgo?

El 15 de febrero se juega en el Parlamento Europeo una batalla decisiva: la votación que permitirá la aplicación provisional del tratado entre la UE y Canadá. Luego ya nada será igual

Adoración Guamán / Pablo Sánchez Centellas 14/02/2017

<p>Protesta contra el CETA.</p>

Protesta contra el CETA.

#NoalTTIP

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Oferta lanzamiento (50 euros al año, envío España)

El tortuoso camino del Tratado entre Canadá y la Unión Europea (CETA) ha llegado a una de sus encrucijadas fundamentales. El Parlamento Europeo va a votar este miércoles 15 de febrero el primer gran acuerdo comercial de segunda generación, es decir, un macrotratado que supera ampliamente la materia de comercio e inversión, en un clima de conflicto abierto que hace apenas dos años nadie habría esperado. Desde hace dos años, y en particular a lo largo de 2016, el CETA ha sido objeto de innumerables críticas desde sectores sociales, sindicales, académicos y políticos, dentro y fuera del Parlamento Europeo.

De hecho, la fecha para votar el texto ha sido incierta durante un largo tiempo y postergada varias veces en un intento por calmar los ánimos. No lo han conseguido. De los ocho grupos parlamentarios de la Eurocámara, cuatro ya han anunciado su voto en contra (Verdes, Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, el Grupo de la Europa por la Libertad y la Democracia Directa y el Grupo de Europa de las Naciones y las Libertades) y han presentado resoluciones contundentes para justificarlo. Además, se prevén manifestaciones multitudinarias en los aledaños de la sede de Estrasburgo donde se reúne esta semana el Parlamento. Aun así, el futuro del CETA no corre peligro, al menos no en esta etapa del camino: la gran coalición entre una buena parte de los socialdemócratas y los grupos de la derecha (Grupo del Partido Popular, la Alianza de los Demócratas y Liberales y los Conservadores y Reformistas) asegura una mayoría a favor de la aprobación del Acuerdo Económico y Comercial Global UE-Canadá.

Explicado en términos de política española: las y los eurodiputados de Podemos, Izquierda Unida, Iniciativa per Catalunya/Verds, Compromís y EH Bildu se han posicionado en contra. El resto, incluyendo los 14 eurodiputados/as del PSOE, los 17  del PP, los cuatro de UPyD y los dos de Ciudadanos, apoyarán el CETA. Se prevé también el voto favorable del PNV y CDC.

No está de más repasar brevemente la historia del acuerdo. El nacimiento y primer desarrollo del CETA fue un agradable paseo hasta que unos grupos ecologistas y altermundistas tuvieron, allá por 2014, el acierto de convertir la lucha contra el TTIP --acuerdo UE-Estados Unidos-- en el emblema que ha ido aglutinando los movimientos de protesta a lo largo y ancho de la UE. Poco después, cuando se decidió vincular la protesta contra el TTIP con el rechazo al acuerdo con Canadá, dado que son tratados gemelos, empezaron los verdaderos problemas. Pero el CETA comenzó a negociarse mucho antes. De hecho, las primeras conversaciones sobre la posible creación de una zona de libre comercio que agrupase a la UE y a Canadá tuvieron lugar en la cumbre Canadá-UE celebrada en Ottawa en 2002. Aquel primer proyecto de CETA se congeló tres años después de su nacimiento y se reactivó tan sólo tras el fracaso de la ronda de Doha de la OMC. Las conversaciones se retomaron en 2007 y llevaron al inicio formal de la negociación en 2009, en un momento en el que en Canadá gobernaba un primer ministro conservador, Stephen Harper, al que se le podría incluso llamar hoy el “Trump canadiense avant la lettre”.

Nadie, salvo unas pocas organizaciones y movimientos sociales, reparó en la importancia de lo que se estaba negociando y su posible impacto. La falta de atención al acuerdo que se estaba gestando deriva sin duda de distintos factores: por un lado, probablemente todas las miradas políticas estaban puestas en el desarrollo de las crisis financieras -- recordemos que en aquellos momentos Nicolas Sarkozy hablaba de reformar el capitalismo en el marco de un recién fundado G-20--; por otro lado, no podemos olvidar que durante el proceso de negociación del CETA la opacidad mantenida por los responsables del procedimiento fue prácticamente total. De hecho, el Parlamento Europeo se pronunció en 2011 sobre un texto sin que la mayoría de los parlamentarios conociera su contenido y no hubo la más mínima apertura de información a la ciudadanía en general.

Nadie, salvo unas pocas organizaciones y movimientos sociales, reparó en la importancia de lo que se estaba negociando y su posible impacto

Finalmente, el texto se hizo público ya “cerrado”, el 26 de septiembre de 2014, por Stephen Harper y el presidente de la Comisión Europea en aquel momento, Durão Barroso, durante una Cumbre UE-Canadá en Toronto,  precisamente en el momento en el que comenzaba la movilización europea contra el TTIP. En ese contexto, la Comisión Europea decidió guardar el CETA en el frigorífico, con la excusa de una larga revisión jurídica, a la espera de que tuvieran lugar las elecciones canadienses, en octubre de 2015. La intención era, según los plazos originalmente previstos por los negociadores, conseguir la firma del CETA sin revuelo y evitar su solapamiento con el TTIP, pero no les fue posible.

La ‘batalla’ contra el CETA ha tenido un desarrollo curioso. Más allá de las protestas a ambos lados del Atlántico, no siempre acompasadas, las respuestas de los distintos gobiernos de la UE, de los partidos políticos y de los sindicatos han sido paradójicas y su análisis es útil para entender lo que va a escenificarse en la votación en el Parlamento Europeo.

En primer lugar, las expectativas respecto de una actuación contundente contra el CETA desde gobiernos como el chipriota o el griego eran altas. No fue así, el Gobierno griego, una vez ganada su particular lucha para incluir el queso feta entre las denominaciones de origen, se plegó a los designios de la mayoría del Consejo Europeo. Tampoco los gobiernos donde tienen influencia los partidos que forman parte del grupo de Los Verdes en la Eurocámara, que ha mantenido una oposición frontal contra el CETA, como el de Lituania, han opuesto resistencia en el Consejo. Ni siquiera los landers donde estos partidos gobiernan en Alemania han manifestado su oposición al acuerdo. En cambio, fue la pequeña Valonia quien consiguió que se negociasen una serie de condiciones ante la firma del CETA en el Consejo del 30 de octubre, una opereta entre jefes de Gobierno de la que salieron 38 Declaraciones anexas, cuyo valor jurídico es incierto y cuyo contenido no limita, ni de lejos, las consecuencias negativas que van a derivarse de la aplicación del tratado.

Son innumerables los artículos que se han publicado denunciando los impactos que conllevará su entrada en vigor

Desde ese momento y a lo largo de los últimos meses se ha escrito mucho sobre las consecuencias que tendrá el CETA en los derechos sociales, ambientales, laborales, servicios públicos, agricultura, ganadería, investigación, etc. Son innumerables los artículos que se han publicado denunciando los impactos que conllevará su entrada en vigor y exigiendo a los eurodiputados un voto consciente y responsable con los intereses de las mayorías sociales. Pero parece que esto no va a ser posible.

Por un lado, y con toda probabilidad, asistiremos al fraccionamiento de los socialdemócratas, que votarán divididos. Una buena parte de los eurodiputados/as belgas, franceses, holandeses, portugueses, griegos, búlgaros, austríacos o irlandeses del grupo socialista votarán en contra del acuerdo. En parte por el clima político de sus países, marcado por un fuerte movimiento de protesta en muchas ocasiones, en parte por lo cercano de algunos comicios y la amenaza de fuerzas a su izquierda. Frente a este grupo contestatario, una mayoría de los eurodiputados socialdemócratas, que gustan de llamarse “progresistas”, votarán a favor del acuerdo y permitirán una mayoría holgada a favor del CETA. Serán los italianos, británicos, eslovacos o rumanos que no ven peligro por su izquierda y que están cómodos actuando como pilar de la gran coalición europea.

Hay dos casos sin embargo que contradicen la explicación anterior. En primer lugar, el SPD alemán, convertido en el gran valedor del acuerdo y que tendrá pocas deserciones, pese a que las movilizaciones en Alemania han sido las más contundentes de toda la UE y a la proximidad de sus comicios. En segundo lugar, el PSOE. No deja de llamar la atención la actitud cerril de los eurodiputados socialistas, e incluso de la actual secretaría económica, con el apoyo sin fisuras no sólo al CETA sino al mismo TTIP (Trump mediante). Se han convertido, sin ninguna necesidad --porque para eso ya está el PP-- en adalides del libre comercio a ultranza, desoyendo la creciente movilización y sin percatarse del coste político que va a tener su decisión. Podrían haber jugado, incluso, al doble discurso y haber condenado el TTIP, prácticamente ya muerto, u optar por la discreción respecto de su apoyo al CETA. Pero no, el PSOE, como si estuviera sobrado de apoyo social y conexión con la ciudadanía, prefiere hacer oídos sordos al clamor que une a aliados habituales suyos, como la UGT, con la mayoría del resto de sindicatos, organizaciones campesinas, medioambientales  Jueces para la Democracia y un larguísimo etcétera de entidades y organizaciones.

Califican a Canadá como el amigo bondadoso, desconociendo el comportamiento de este país respecto a los derechos ambientales, laborales o sociales

Parece que no se han dado cuenta de que el libre comercio se está convirtiendo en el nuevo eje que marca la lucha social al escenificar con claridad esa dicotomía manida, pero siempre real, del 99% desposeído frente al 1% cada vez más rico. Siguen pensando que la falacia de que la inversión extranjera y el libre comercio van a crear empleo es creíble; califican a Canadá como el amigo bondadoso, desconociendo el comportamiento de este país respecto a los derechos ambientales, laborales o sociales; aún pretenden engañarnos con triquiñuelas jurídicas (como las 38 Declaraciones que se han anexado al Tratado); o incluso se atreven a comparar la oposición al tratado con la política de Trump, demostrando su profundo desprecio por la movilización social.

Mañana se juega en el Parlamento una batalla decisiva. No estamos ante una etapa más de la vida del tratado, sino ante la votación que permitirá la aplicación provisional del CETA.  Luego nada será igual. Es cierto que aún queda la fase de votación en el ámbito estatal pero, aun cuando el texto no llegue a ratificarse finalmente porque algún Estado miembro lo rechace, el tratado ya habrá provocado consecuencias, sin duda graves e irreversibles. Esta encrucijada ofrece a los socialistas una oportunidad única de “redimirse”. Los eurodiputados del PSOE pueden elegir, pero queda poco tiempo. Pueden optar por escuchar a los movimientos sociales, a sus cargos públicos que en los ayuntamientos o Comunidades Autónomas han votado mociones en contra del CETA, a los sindicatos o a los académicos que publican advertencias respecto de lo que puede producir la entrada en vigor del Tratado. O pueden decidir permitir con su voto la entrada en vigor del CETA.

Autor >

Adoración Guamán / Pablo Sánchez Centellas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Pedro

    No están ustedes usando bien el lenguaje inclusivo, que es muy necesario para fomentar la igualdad. Dicen "las y los eurodiputados", igualando en el artículo, muy bien, pero ¿qué ocurre con el sustantivo? ¿Por qué el sustantivo no? Para ser coherentes en el uso inclusivo del lenguaje deberían decir "las eurodiputadas y los eurodiputados". Y luego escriben: "los 14 eurodiputados/as", muy mal, no solo se comen el artículo femenino, sino que invisibilizan el número de mujeres y de hombres, porque tal como lo han redactado parece que se tratase de catorce seres de género híbrido o hermafrodita, simultáneamente masculinos y femeninos. Luego siguen con: "los 17 del PP, los cuatro de UPyD y los dos de Ciudadanos", ¿eso qué significa, que todos eran hombres? Muy mal otra vez. Y a partir de ahí ya se olvidan completamente del lenguaje inclusivo y escriben todo en masculino, no sabemos por qué, quizá porque piensen que en realidad se entiende perfectamente bien y que no hay que recargar la expresión con una continua duplicación del género gramatical, que es algo distinto del sexo igual que la flexión morfológica es algo distinto de las ideas de superioridad que llevan al trato discriminatorio entre personas. Quizá sea por eso, no sabemos. Pero sea por lo que sea, yo, en pro del lenguaje inclusivo, les animo a que sean coherentes hasta el final y que no alteren solo un par de palabritas para ir de guays y quedar bien, sino que lo hagan con todo el texto hasta el final y digan: En lugar de "buena parte de los socialdemócratas", "buena parte de los y las socialdemócratas". En lugar de "los responsables del procedimiento", "los y las responsables del procedimiento". En lugar de "la mayoría de los parlamentarios", "la mayoría de los parlamentarios y las parlamentarias". En lugar de "los negociadores", "los negociadores y las negociadoras". En lugar de "jefes de Gobierno", "jefes y jefas de Gobierno". En lugar de "exigiendo a los eurodiputados", "exigiendo a los eurodiputados y a las eurodiputadas". En lugar de "los socialdemócratas", "los y las socialdemócratas". En lugar de "Una buena parte de los eurodiputados/as belgas, franceses, holandeses, portugueses, griegos, búlgaros, austríacos o irlandeses", "Una buena parte de los eurodiputados belgas, franceses, holandeses, portugueses, griegos, búlgaros, austríacos o irlandeses y las eurodiputadas belgas, francesas, holandesas, portuguesas, griegas, búlgaras, austríacas o irlandesas". En vez de "Serán los italianos, británicos, eslovacos o rumanos", "Serán los italianos e italianas, británicos y británicas, eslovacos y eslovacas o rumanos y rumanas". En vez de "los eurodiputados socialistas", "los eurodiputados y las eurodiputadas socialistas". En vez de "aliados habituales suyos", "aliados y aliadas habituales suyos y suyas". En vez de "Esta encrucijada ofrece a los socialistas", "Esta encrucijada ofrece a los y las socialistas". En vez de "los eurodiputados del PSOE", "los eurodiputados y las eurodiputadas del PSOE". En vez de "los académicos", "los académicos y las académicas". Así sí que serían verdaderamente coherentes en el uso del lenguaje inclusivo. Muchas gracias.

    Hace 4 años 5 meses

  2. Nui

    qué se puede esperar de la eurodiputada Valenciano y su cohorte de trepas-lamekulos?? pues votan lo que la cabeza dirigente del partido les indica, ya que laboralmente para individuos éstos de profesion desconocida (exceptuando su "carrera politica"), quedarse fuera del partido es la muerte... como la lista de Schindler.. todo el que no está dentro de la lista del partido a la espera de un puestito o sillon de confianza está muerto.. y estamos hablando sin duda de parados de larga duracion.. Piensen en sus familias, no los abandonen a su suerte!!

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí