1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vistalegre II, en las redes

Iglesias y Errejón: la batalla de Twitter

Los datos analizados durante dos meses por Séntisis para CTXT muestran que el secretario general de Podemos arrasa entre los seguidores de 18 a 24 años, mientras el número dos es el favorito de las mujeres y los mayores

José Luis Marín 6/02/2017

<p>Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en un acto en Valencia en 2015.</p>

Íñigo Errejón y Pablo Iglesias en un acto en Valencia en 2015.

Raimon PS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Oferta lanzamiento (50 euros al año, envío España)

Podemos celebrará su segunda Asamblea Ciudadana Estatal los próximos 11 y 12 de febrero. El congreso –reedición y/o segunda parte del mitificado Vistalegre– marcará el futuro de la formación en términos de organización, rumbo político y reparto de puestos de poder. Un acto que viene gestándose desde hace meses –en el momento de las elecciones del 26J ya había voces dentro del partido que señalaban su necesidad–, y que ha destapado fricciones y desencuentros entre las cabezas y corrientes de la formación. 

Las redes sociales han sido, junto con los medios de comunicación, el lugar donde se ha desarrollado el debate y el choque de las propuestas que concurren al Congreso –se han presentado hasta 279–. No es casualidad. El partido ha hecho de las redes su principal arma de crecimiento y posicionamiento. Justo tras los exitosos resultados de las elecciones europeas de 2014 y poco después de darse a conocer, Podemos ya era el partido político más seguido en las redes y Pablo Iglesias el líder con más impacto.

Los datos, a día de hoy, son aún más impresionantes. Pablo Iglesias es, de largo, el político español más seguido en redes sociales, con 1,94 millones de seguidores en Twitter y 690.000 en Facebook. El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, es el segundo en la lista, con 1,35 millones de seguidores en la red de microblogging. Tanto Albert Rivera –722.000 cuentas-- como Alberto Garzón –721.000– o cualquiera de los aspirantes a la secretaría general del PSOE están a mucha distancia en volumen de seguimiento, y el propio Íñigo Errejón –cerca de 490.000 seguidores– se mueve en los niveles de estos últimos.

El 13% de los participantes en la conversación total se define como “no partidario” o detractor de los líderes

La empresa Séntisis, especializada en el análisis semántico de redes sociales, ha monitorizado durante dos meses a petición de CTXT la conversación de cerca de 180.000 usuarios de Twitter sobre el partido morado y sus líderes ante la Asamblea Nacional de Vistalegre. En total, se han analizado unos 750.000 tuits, que descubren los sentimientos, las opiniones y el posicionamiento de las comunidades y usuarios de Twitter en torno a Podemos y ante eso que Carolina Bescansa ha descrito como “el choque de trenes” entre sus dos figuras más destacadas.

El análisis demuestra la importancia de las figuras de Pablo Iglesias e Íñigo Errejón en el debate, si bien más como canalizadores de las corrientes del partido que como figuras de seguimiento –solo en el 6% de la conversación los usuarios expresan ser seguidores de uno u otro–. Por otra parte, el 13% de los participantes en la conversación total se define como “no partidario” o detractor de los líderes, lo que demuestra la vigencia de la teoría de Natalie Fenton: en las redes, el debate se limita a ámbitos políticos muy participativos o cercanos a los diferentes partidos o ideologías.

La primera conclusión del estudio confirma que, en las últimas semanas, Pablo Iglesias se ha mostrado mucho más activo en la red, publicando un 33% más de tuits que Íñigo Errejón –que ha aprovechado para abrir su propia página web y mejorar su posición en otros lugares como Facebook–. En términos absolutos de influencia, Iglesias gana de largo: los tuits del secretario general tienen un 60% más de interacción total –cerca de 1.000 interacciones de media por tuit– que los de su enemigo íntimo, cosa lógica ya que su cuenta tiene 1,4 millones de seguidores más que la de Íñigo Errejón.

En términos de proporción, sin embargo, el ratio de participación –que se logra comparando los seguidores con los retuits y los likes– es casi idéntico en ambos casos: 0,220% y 0,225% respectivamente. Se trata de registros altos para el ámbito político –no suelen superar de media el 0,15%, según Séntisis–, que sitúan a los líderes morados por encima de políticos como Mariano Rajoy –0,19% en 2016– o Albert Rivera –0,17% el año pasado–, y que demuestran tanto la actividad y el impacto de los líderes de Podemos en las redes como el interés que ha suscitado la disputa entre los dos protagonistas.

Solo el 19% de la conversación registrada –unos 150.000 comentarios– alude directamente a la Asamblea General 

Un dato que demuestra la polarización generada en torno a las figuras de Pablo Iglesias y de Íñigo Errejón es que solo el 19% de la conversación registrada –unos 150.000 comentarios– alude directamente a la Asamblea General de la próxima semana. Seis puntos menos que, por ejemplo, el volumen de conversación –25%– que contiene algún tipo de emoción, atributo o expresión hacia los dos protagonistas. El malestar de las bases del partido con sus líderes parece minoritario, pero constante: un 15% de las interacciones totales reflejan reproches, comentarios y enfado hacia alguno de los dos.

El escaso peso que tiene la Asamblea en la conversación se puede ver en que solo un 9% de la conversación trata sobre la intención directa de votar por Pablo Iglesias (5%) o Iñigo Errejón (4%).

Diferencias sociodemográficas 

La polarización y la brecha generacional en la política española se ha hecho evidente en los últimos años. Así lo confirman los recientes resultados electorales, la aparición de términos como vieja y nueva política o el propio uso de nuevas herramientas como las redes sociales. En el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas que arrojaba datos políticos –octubre de 2016–, Pablo Iglesias era el líder político más valorado en las franjas de edad de 18 a 24 años y de 25 a 35. A partir de los 35 años era superado por Albert Rivera; y a partir de los 45, por este y Pedro Sánchez. Podemos es, además, según el mismo barómetro y otras encuestas, el partido con más afinidad entre los jóvenes.

En el caso concreto de la conversación de Twitter de las últimas semanas también se observan diferencias importantes entre las edades más tempranas y las más adultas. Pablo Iglesias ha logrado un apoyo masivo entre los más jóvenes –de 18 a 24 años– con la acumulación de hasta un 72% de los comentarios positivos, por solo el 28% de Iñigo Errejón.

En las franjas siguientes las posiciones se igualan, con una diferencia máxima de 10 puntos en el segmento de 30 a 45 años: Pablo Iglesias acumula el 55% de los comentarios positivos en estas edades, frente al 45% de Íñigo Errejón. Este último reúne incluso más comentarios positivos entre los mayores de 45, aunque solo con un punto porcentual de margen.

Las diferencias –y la polarización– también son importantes si se tiene en cuenta el género de los usuarios que participan en la conversación. Menos de un tercio de las personas que han participado en los comentarios son mujeres –el 31%–, y estas tienden a conversar y a mostrarse detractoras de uno u otro protagonista de forma opuesta a los hombres.

Las mujeres conversan más sobre Íñigo Errejón que sobre Pablo Iglesias –53% y 47% respectivamente–. En el caso de los hombres, las diferencias son más amplias: Iglesias acapara el 59% de los comentarios, por el 41% del secretario político de la formación.

Algo similar ocurre con quienes se muestran detractores de alguno de ellos. Pablo Iglesias (49%) e Íñigo Errejón (51%) se reparten los detractores masculinos registrados. En el caso de las mujeres, la brecha es mucho mayor: el 64% de las detractoras lo son del secretario general, por solo el 36% de Iñigo Errejón.

El elemento madrileño de la disputa entre los dos líderes se refleja bien en el estudio de Séntesis. El 30% de la conversación ha surgido en Madrid, seguido por el 16% de Cataluña y el 13% de Andalucía. De estas, Cataluña es, de largo, la más crítica con la pareja, con un 88% de comentarios negativos frente al 12% de positivos. Las comunidades que menos actividad han tenido han sido La Rioja y Navarra. En ellas, Pablo Iglesias está mejor valorado que Íñigo Errejón.

Diferencias temáticas

Otro dato significativo es que la división entre “familias” dentro del partido no se proyecta en las temáticas que Pablo Iglesias e Íñigo Errejón tratan en la red. Dos de los tres temas más repetidos por ambos en Twitter coinciden –política social y empleo–, y ocupan además porcentajes similares en su conversación. Los otros asuntos favoritos –economía para Errejón y Energía para Iglesias– forman parte habitual de las propuestas y proclamas usuales de ambos políticos. De hecho, tanto la política social como la economía y el empleo han acaparado el 28% del total de la conversación registrada, lo que demuestra la homogeneidad y la persistencia del partido en estas reclamaciones, así como que el debate en torno a la Asamblea se ha situado más en cuestiones orgánicas y de poder. 

El nivel de interés e interacción que generan estos temas entre los usuarios que participan en la conversación es, sin embargo, distinto. Las temáticas que mejor le funcionan a Pablo Iglesias –volumen de retuits, me gusta y respuestas– sí guardan bastante relación con los que más repite el secretario general de Podemos en la red. Política social y energía, además de economía –muy relacionado con el empleo– e inmigración son los temas con más impacto en la conversación de Pablo Iglesias.  

Íñigo Errejón, por su parte, genera más interacción con temas distintos a los que más repite en la red social. Desahucios, independentismo, Sanidad y leyes son los temas que mejor le funcionan y que más interés levantan en su conversación.

------------------------------------------------------

Todos los datos de este artículo provienen de Séntisis, empresa especializada en tecnología semántica para el análisis de redes sociales. Durante los últimos 60 días ha realizado, en colaboración con CTXT, una escucha en tiempo real de la red social Twitter con el objetivo de conocer los comportamientos, sentimientos e intereses de las comunidades de usuarios en torno al debate abierto entre dos líderes de Podemos y la Asamblea Nacional del partido. 

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

6 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Belenos

    Era visto. Ya cuando se nombro la cal viva, parecía que se la habían tirado a el. Le molesta la verdad, prefiere las apariencias. Vete al soe y deja a los demás trabajar en lo que importa, que no eres tu, ni pablo. salud

    Hace 4 años 4 meses

  2. Zogoibí

    A estas alturas, esto solo se arregla si se van todos. Aunque haya que volver a las plazas. Recomencemos desde los círculos, centrémonos en medidas de control. Estos que han corrido a por los cargos y se pelean en el barro disputándose cuotas de poder, ya no nos representan tampoco

    Hace 4 años 4 meses

  3. david

    Este que escribe se ha dado de baja y pasa de volver a votar a ningun partido en esta mentira de democracia parlamentaria.Otro PSOE no lo aguanto.Las reformas neoliberales que estàn por venir pondràn las cosas en su sitio.Te has cargado PODEMOS ERMOJÒN.EL IBEX 35 TE SALUDA.

    Hace 4 años 4 meses

  4. Juan

    Tengo 45 años y pienso que Errejón ha dinamitado Podemos desde dentro. También creo que tras las votaciones de esta semana el daño a Podemos será mayor si gana Errejón. Ahí lo dejo y ya veremos en qué queda todo. Yo ya me veo de nuevo en la abstención. El aparato del estado es demasiado poderoso todavía.

    Hace 4 años 4 meses

  5. Mentalmente

    ¿Cuál de los dos es menos traidor? No sé, no sé. Según como se mire. La mentira la han diseñado tan bien que se puede ver desde una perspectiva a uno como más traidor y viceversar. Es que ambos son traidores. Todo Podemos es una estafa, un proceso de des-movilización de los movimientos de democracia popular. Esa es la verdad. Os están engañando. Os están utilizando. Os están anulando socialmente y políticamente. La mentira es mentira. Podemos no es democracia ciudadana. No tiene nada de transversal. De la cabeza a los pies. Es un proceso nada objetivo y acorde a esas ideologías. La gente NO pagó por eso. La gente NO se ilusionó por eso. Nadie quiere más partidismos que pretenden pensar por los ciudadanos. ¡Democracia Real Ya!

    Hace 4 años 4 meses

  6. Carlos Ávila

    El tema de la edad de los seguidores de Iglesias se puede apreciar casi intuitivamente por el nivel y el tipo de descalificaciones que hacen de los errejonistas. Es permanente la idea de expulsarlos y de que se vayan al PSOE. Para gran parte de estos seguidores el "verdadero" Podemos es el suyo. Ese radicalismo es más propio de una edad aunque, obviamente, no exclusivo.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí