1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Manchester United, más dinero que fútbol

Siempre hay dos maneras de ver las cosas. Y en el fútbol, también hay dos ligas. La del balón y la del dinero, la que suma goles y la que cuenta la pasta

Luis Martín Manchester , 7/02/2017

<p>Exteriores de Old Trafford, estadio donde juega el Manchester United. </p>

Exteriores de Old Trafford, estadio donde juega el Manchester United. 

José Francisco del Valle

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Oferta lanzamiento (50 euros al año, envío España)

En la tienda del United, raro es el día que no hay cola para pagar. En la esquina, a las puertas del hotel que los hermanos Neville y Beckham construyeron hace unos años, se acumulan los autocares de turistas japoneses. En los pubs de la ciudad, los seguidores veteranos se encogen de hombros y mascullan. “En el fondo, seguimos siendo un sentimiento por mucho que el campo se llene de gente que va a hacer fotos y se marche antes de acabar los partidos”, asegura Ian Mackie en The Dockyard tras el empate contra el Hull. Ese día, un businessman de Malta pagó 9.000 libras por cenar con su novia en un palco de Old Trafford. Se subió a un helicóptero y volvió a casa. Ian llegó a Eccles a pie.

Siempre hay dos maneras de ver las cosas. Y en el fútbol, también hay dos ligas. La del balón y la del dinero, la que suma goles y la que cuenta pasta. En Inglaterra, por ejemplo, compiten esos dos campeonatos y muchos los celebran por igual. Uno aún se vive en las gradas, y acerca al milagro de celebrar un título en Leicester, por ejemplo, pero hay otro que permite cobrar bonus en el corazón financiero de Londres. Y ahí, según  el estudio que anualmente elabora Deloitte, ganó la pasada temporada el Manchester United, que recuperó el honor perdido en 2004.  Da igual si en la portada de We are United, el célebre fanzine callejero que dita con talento y amor desde los 16 años Andy Mitten, no pudieran publicar una triste foto de celebración al final de la pasada campaña, porque nada festejaron más allá del adiós del malhumorado Van Gaal. Da igual. En los despachos brindaron con champagne: son los más ricos, los mejores, han vuelto a ganar… en sus cuentas bancarias.

Hubo un tiempo en que Mr. Gibson tuvo que avalar al club de Stamford para que no desapareciera. Apenas un puñado de libras salvaron al club de la bancarrota. Ya nadie lo recuerda, claro.

Ahora el United es una máquina de imprimir libras en manos de capital norteamericano y ha sido señalado como el club más poderoso (económicamente hablando) del mundo. No hay entidad que genere más guita. Así que da igual que  su entrenador sea incapaz de hacer funcionar el invento sobre el césped. El gran honor de los diablos rojos de Manchester hoy en día es económico y a sus ejecutivos parece importarles  poco que su fútbol sea tan triste como ver la cantidad de vagabundos que se acumulan en las calles de Manchester.

El United es una máquina de imprimir libras en manos de capital norteamericano. Es el club más poderoso (económicamente hablando) del mundo

El espectáculo está en las cuentas de los bancos y en las salas de prensa, donde el portugués saca pecho por clasificarse para la Copa de la Liga, un torneo menor, atiende al teléfono de un periodista que graba sus declaraciones cuando el aparato suena a destiempo o bromea cuando le preguntan por su rapado aprovechando que la pregunta se la hace un tipo sentado al lado de un calvo. Mou está de buen humor y sus periodistas más fieles le doran la píldora al tiempo que atizan a Guardiola. Pero la realidad es que el United vive alejado, como ninguno de los grandes, de la pelea por el título de la Premier pero, eso sí, asentado en la cima del mundo economicopelotero.

Sobre la base del estudio de ganancias por día de partido, televisión, ingresos por publicidades varias (los ingresos combinados excluyen las primas por traspaso de jugadores, el impuesto al valor agregado y otros impuestos relacionados a ventas) y ganancias por premios en  cada una de las competiciones en las que participa, el United es el campeón de los campeones.    Este es el primer año que, en conjunto,  se supera la cifra de los 600 millones de euros y los rojos lideran la clasificación con un beneficio de 689 millones de euros en la campaña 2015/2016.

Es el campeón de lo que se da en llamar “The Money League”, título del que ha desbancado al Real Madrid. El club de Concha Espina lideró entre   2004  y 2015 el circo del dinero. Florentino Pérez ha perdido  su liderazgo a pesar de obtener ingresos por valor de 620,1 millones, que significan un 7% más que en 2015. El club madrileño cedió protagonismo en la categoría publicitaria, pero lidera los ingresos televisivos (227,7) y es tercero en cuanto a la recaudación por día de partido (129 millones). El FC Barcelona, segundo en la tabla, recaudó por ingresos publicitarios un 12,4% más que Real Madrid. Entre los tres primeros de la clasificación han multiplicado por siete sus ingresos, lo que significa un crecimiento anual del 11%.

De los 20 clubes más poderosos son ingleses, además del United, siete de la premier: City, Arsenal, Liverpool Chelsea, Tottenham West Ham y Leicester. Están el Barça, el Madrid y  sólo otro equipo español, el Atlético Madrid, aparece entre los 20 primeros; hay tres  alemanes (Bayern, claro, Dortmund y Schalke) y cuatro italianos: Juve, el primero en  décimo lugar, Roma, Milan y el Inter de Milan. El Paris St Germain es el único club francés en la lista, bajó del cuarto al sexto  lugar, y el  Zenit St Petersburgo, ruso, ocupa el lugar 16º y es el único equipo que no milita en una de las grandes ligas europeas.

Tim Bridge, gerente de Deloitte, ha asegurado que considera “posible” que todos los clubes de la Premier League se metan entre los primeros 30 el próximo año gracias al acuerdo de 5.100 millones de libras esterlinas por derechos de televisión que entró en vigor esta temporada."La aparición del Leicester en el ranking de los equipos más poderosos demuestra que el éxito en el campo representa la posibilidad  de que el triunfo da la oportunidad de alcanzar un lugar en el top 20", agregó.  

En España todos los clubes son sociedades anónimas menos cuatro: Osasuna, Athletic Bilbao, Barcelona y Real Madrid, pero esto no impide hacer negocios

En Inglaterra el fútbol ha permitido antes un posicionamiento social que un instrumento económico para los propietarios de los clubes o sus presidentes, aunque no deja de ser una plataforma de poder. En España todos los clubes son sociedades anónimas menos cuatro: Osasuna, Athletic Bilbao, Barcelona y Real Madrid, pero esto no impide hacer negocios. Ni al Barça ni especialmente a la casa blanca. Florentino Pérez es presidente del Real Madrid y titular de ACS, una de las tres constructoras más poderosas de Europa. En 2001 el club tenía una deuda de más de 200 millones de euros. Gracias a sus contactos en el Partido Popular, Pérez logró revalorizar la zona donde estaba la Ciudad Deportiva, la vendió en 480 millones de euros y licuó lo que debía. A partir de ahí, creció el imperio que ha permitido al señor Pérez situar al Madrid en lo mas alto.

El Barcelona ahí anda. Laporta reflotó un club con serios problemas de financiación y lo dejó listo para competir con los mejores, por mucho que Sandro Rosell se empeñara en decir lo contrario y tratara de gestionarlo sin alma alguna con la excusa de “no podemos pagar ni a la telefonista”. “Mintió con las cuentas desde el minuto cero”, le acuso siempre Laporta. Rosell soñó y se pasó de listo. Sus entramados financieros fueron tan turbios que mosqueó incluso a sus socios y uno le preguntó por el contrato de Neymar. El desprecio de sus directivos al tal Jordi Casas --y del propio Rosell-- terminó en los tribunales. De Rosell ya no se sabe mucho pero dejó en evidencia prácticas financieras de dudoso gusto que a los ingleses les alarman. Entre sus maniobras, a los socios del Barça les indigna la presencia de extranjeros en el campo, algo que ha permitido al Barça, en cualquier caso, desbancar al Madrid en ingresos, hasta convertirse por muy poco en el segundo club más rico del mundo.

Pero los clubes piensan más con el bolsillo que con el corazón muchas veces, No es casualidad que durante el tiempo que los dueños del United deliberaron sobre quién debía sustituir a Louis van Gaal (hablaron con Guardiola y Pochettino, del Tottenham, antes que con Mourinho) las acciones de la entidad se resintieran en su cotización en Bolsa por la incertidumbre. Y tampoco que si finalmente, descartadas las dos primeras opciones, se apostó por Mourinho, tuvo tanto de condicionamiento deportivo como de apuesta de mercadotecnia, algo que incluso se había contemplado en los despachos del City o, en su día, en los del Barcelona.

Al final, esa apuesta por el portugués ha dado rédito económico, otra vez, y deportivo solo hasta cierto punto. El United, es cierto, se ha clasificado para una final en Wembley --la Copa de la Liga, el peor de todos los torneos-- pero Mou sale de un lío y se mete en otro, y tras hacerse el simpático durante unos días ha vuelto a sacar su  cara más agria. Manchester, esa ciudad que se cree que las mesas están hechas para bailar sobre ellas, apenas sabe de él, encerrado en su despacho durante el día y en su hotel por las noches, víctima de la grandeza de un club al que trata de honrar más con palabras que, hasta ahora, con hechos. Porque siendo como es el equipo que más dinero se ha gastado, no es, ni de largo, el que mejor juega.

Así que se puede ser campeón en el banco, pero eso no garantiza serlo en el campo. Mourinho y el United son el mejor ejemplo. Por mucho que el  año pasado  ingresara 188 millones de euros en derechos de televisión, que genere 214 millones de beneficios en publicidad o que solo por la gira de verano entre China y EE.UU. se llevara 12 millones por seis partidos. Hay cosas que no compra el dinero: la pelota, que se sepa, no se vende.                                                                                                                                                                        

Autor >

Luis Martín

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí