1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Efectos parciales

La recepción de una obra en un marco cultural que ignora el proyecto y las tensiones de las que surge da lugar a malentendidos

Carlos Acevedo 3/02/2017

<p>Fábrica abandonada.</p>

Fábrica abandonada.

Kerttu

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Oferta lanzamiento (50 euros al año, envío España)

Un acercamiento a la excéntrica literatura del escritor argentino Damián Tabarovsky (autor de un ensayo referencial: Literatura de izquierda, 2004) sirve al autor de este ensayo para plantear un asunto crucial: los malentendidos a que da lugar la recepción de una obra cualquiera en un marco cultural que ignora el proyecto y las tensiones de que esa obra surge. ¿Es posible leer El amo bueno en España y no reparar en que la novela interpela directamente la propia idea de organización política? ¿Y cómo defender una literatura que escapa a todos nuestros hábitos?

¿Cómo hablar de Damián Tabarovsky? O, mejor, ¿por qué hacerlo? En principio, por una cuestión de horizonte de lecturas (primero personal, ahora público); luego, porque en el marco hecho a trazo grueso de la literatura en lengua castellana nadie parece tener su vocación excéntrica al tiempo que desempeña roles ya típicos de escritores, digámoslo así, asentados y/o con columna semanal. En última instancia, por un error o dos. Me explico: al empezar a leer la reseña que Ernesto Ayala-Dip escribió para Babelia sobre El amo bueno (Mardulce, 2016), y que en la web aparece con fecha 11 de enero de 2017, no pude evitar quedarme con que hay dos errores. Dice: “Del escritor argentino Damián Tabarovsky llevo reseñados todos los libros que fue publicando en España, dos novelas y un ensayo”, pero resulta que la editorial Caballo de Troya publicó tres novelas. A saber: La expectativa (2006), Autobiografía médica (2007), y Una belleza vulgar (2011). Más adelante dice que el narrador de El amo bueno tiene dos perros, pero a lo largo de la novela se mencionan tres: Tato, Martu y Ringo. Sin mala fe: este descuido ¿es falta de atención? ¿Cómo se lee desde la falta de atención? Mejor aún, ¿cómo se lee a un autor con un proyecto estético claro y manifiesto desde la falta de atención? Y lo que es todavía más interesante: ¿qué dicen esas imprecisiones a la hora de asumir críticamente el malentendido que supone leer a un autor cuyos libros llegan a España solos pero que en su país se lee dentro de  una serie de polémicas previas y nombres propios? Dicho esto, aclaro que estoy de acuerdo con la frase de Ayala-Dip que sirve de reclamo a la edición de El amo bueno y que sale de una reseña de 2006: “Hay que defender esta literatura”. Vale, sí, pero ¿cómo?, ¿ante quién? y, sobre todo, ¿por qué?

¿Es posible leer ‘El amo bueno’ en España y no reparar en que la novela interpela directamente la propia idea de organización política? 

Intento responder esto y se me agolpan los nombres —¿se puede hablar de literatura sin nombres, sin ejemplos, sin detenerse en procedimientos, apuestas estéticas?—, pero, como me han prohibido los supuestos, tengo que elegir. Elijo continuar con la contra de la primera edición de Literatura de izquierda (Beatriz Viterbo, 2004). Allí Tabarovsky escribe: “Hace tiempo se me ocurrió escribir un libro que no aclarase nada. Que exponga sin argumentar, que explique sin justificar. Que llevara mi propia literatura hasta ese punto en donde desembocan las ideas: una teoría crítica de la arbitrariedad literaria […] Ya que la literatura es el último avatar del narcisismo de las pequeñas diferencias, entonces vale la pena extremar esas diferencias. Se trata de decir algo intenso aquí y ahora, entre nosotros; miembros de una comunidad imaginaria”. La bastardilla sirve para señalar que ese aquí y ahora ha cumplido doce años: Literatura de izquierda cuenta con tres ediciones posteriores: una en España (Periférica, 2010), otra en México (Tumbona ediciones, 2011) y la última en Chile (Das Kapital, 2016). ¿Qué hay en ese libro que justifique esta anomalía? ¡Un ensayo vivo durante doce años! Y, para mayor escándalo, se trata de uno que no se digna a explicitar qué es la literatura de izquierda. Fuera del asombro, soy incapaz de concluir nada a este respecto, pero me interesa señalar que el ensayo de Tabarovsky ha transgredido su arbitrariedad y su voluntad de hacer del rodeo y la indefinición una apuesta personal. Otros contextos han ampliado el espacio que dibujaba: los supuestos de Literatura de izquierda ya no competen sólo al quehacer del campo literario argentino: en cada sitio donde ha sido publicado su problemática central ha mutado o ha ignorado los malentendidos propios de los nombres propios que no dicen nada para seguir funcionando, seguir resultando productiva. Es probable que esa dimensión productiva justifique que Literatura de izquierda se lea como un manifiesto, como un texto de corte programático que contiene una declaración de intenciones o, como diría un afecto a la estilística, una poética. De hecho, eso explicaría que hoy sea un fantasma que aparece ante cualquier texto firmado por Tabarovsky. Mejor: a estas alturas Literatura de izquierda es, sobre todo, una intervención que instaura y fija un horizonte de expectativas. Y aunque sea posible construir con algunas de sus consignas un pequeño e inútil how to para una literatura no condicionada por la contingencia ni la actualidad literaria — “escribo para no ser escrito, para no ser narrado por el discurso social que circula y tengo que repetir”, decía Fogwill—, hay algo más interesante: una serie de protocolos de lectura explícitos que aparecen como parte constitutiva de un discurso sobre la literatura que impugna su propio quehacer, que obliga a enunciar unas cuantas preguntas pertinentes respecto a qué nos dice ésta sobre el presente y, en el mejor de los casos, sobre la lengua del presente. No es poca cosa. Por poner otro ejemplo, parecido pero (finalmente) opuesto: ¿alguien se discute hoy con Postpoesía. Hacia un nuevo paradigma (Anagrama, 2009), el ensayo de Agustín Fernández Mallo?

Lo dijo Susan Sontag: “Todo estilo es un medio para insistir sobre algo”. Si esto es cierto, y tiendo a pensar que sí, Damián Tabarovsky es, sin duda, uno de los más preclaros estilistas en activo. Pero no solo en Argentina, no, ¡en toda la lengua! Ha declarado tantas y tantas veces la articulación de su proyecto, sus inflexiones, temas y obsesiones: la politización de la frase, la preocupación por la sintaxis, el fantasma de la vanguardia y sus ruinas, las ruinas (ahora sin vanguardia), la traducción como herramienta política, la digresión, la voluntad de contar la historia de que ya no se puede contar una historia, no escribir para nadie, las jerarquías, suspender el tiempo: que todo sea puro presente, la repetición y la reiteración, el canon y su contracanon, la fuga, el autoescarnio, la ironía, Jean-Luc Nancy, la comunidad inoperante, lo abstracto, la política y lo político, el sujeto alienado, la voluntad de adelantar por la izquierda al realismo tirando por el lado de la banalidad, impugnar los grandes temas, la literatura de mercado y los géneros, dinamitarla e ignorarlos, etcétera. Todo lo ha dicho en más de una ocasión. Por ejemplo: “En el momento en el que se inventó el tren, también se inventó el descarrilamiento” es una frase que en su obra parece estar sometida a unas muy particulares variaciones Goldberg, pero hay casos más llamativos: en cuatro libros repite una cita de Marina Tsvietáieva —que en principio va sobre Hölderlin, pero que luego abunda sobre cuál es el tiempo de un autor para luego afirmar que “en el arte no hay retorno”. Aparece en El amo bueno en la página 91, en la página 73 de Literatura de izquierda –manejo la edición mexicana—, en la página 30 de La expectativa —tengo la edición argentina— y en la 51 de Escritos de un insomne, recopilación de artículos publicada en Chile por Alquimia editorial en 2015. Este último libro, irregular por cuestiones de edición y selección, contiene parte de los artículos que Tabarovsky publicó en la revista española Quimera entre mayo de 2011 y diciembre de 2013. Me detengo en esto porque es pertinente señalar —no lo he visto en ningún sitio— que algunos de estos artículos —y otros, aunque de otra procedencia— aparecen de manera parcial, y no acusada, en El amo bueno; pero no como artículos sino como parte de una forma de entender la narración, y la novela, que tiene la digresión como bandera. Pero lo llamativo no es dar cuenta del procedimiento, que apenas implica repetir y reiterar: insistir; la cuestión es que, apenas uno empieza a sospechar que eso ya lo ha leído, el narrador procede enunciando una poética sobre el gesto de repetir (aunque sin ejemplificarlo). Problematiza en abstracto y con ello encubre el procedimiento y guía la tematización del efecto, que, para Tabarovsky, no es otro que el de la novedad: ahí radica buena parte de su apuesta estética, por eso enuncia “la irrupción de la paradoja de la repetición”. En la página 55, se lee: “Pero esta frase… ¿había sido ya dicha? ¿La hemos escuchado? ¿La he escrito antes? Todo ocurre como si un aire de repetición se apoderase de la escena. Como si estuviéramos en presencia de la repetición de la repetición, de lo mismo dicho una y otra vez, duplicado, triplicado, cuadruplicado…”, y luego, en la 57: “Esta frase también ya fue dicha. Todo ya fue dicho, pero algunas cosas hay que decirlas dos veces. No la primera como comedia y la segunda como farsa […] No, no es así. La frase se repite dos veces como repetición en la novedad, como un hiato por el que se cuela un sentido distinto, diferente”.

Ensimismada como está entre sus pliegues y repliegues, entre sus digresiones teóricas y su voluntad de inscribirse en el presente, esta literatura se defiende sola

Señalo este procedimiento entre otros porque me parece ejemplar a la hora de hablar de coherencia, de la matriz intelectual férrea que se ubica tras la novela y que durante su narración acontece al tiempo que opera sobre la enunciación (y su lugar). No es menor que se encuentre dentro del marco de la digresión, porque tiene de su lado la voluntad de expresar una incapacidad, implica un posicionamiento ante la naturaleza arruinada del relato. Luego, que para valerse de ello se detenga en ahondar la imposibilidad de repetir un incipiente anarquismo obrero en Buenos Aires no es menor (hacia el final de su anterior novela el narrador abjura de cualquier autoridad, pero, sobre todo, de convertirse en autoridad). ¿Es posible leer esta novela en España, especialmente en Barcelona, y no reparar en que la novela interpela directamente la propia idea de organización política? Hay aquí una disposición dialéctica que descentra constantemente los temas y que opera en un segundo grado (y hasta en un tercero): revela y oculta a un tiempo. Abre una problemática para luego dejarla suspendida en el aire, como un eco. Pero también opera de otras maneras, mucho más sutiles. Otro ejemplo: en una de las repeticiones que he podido identificar borra de la primera publicación del texto una mención a Walter Benjamin con el claro propósito, diría, de evitar que la sombra de una lectura rígida y universitaria acote demasiado cuando apunta que basta narrar que ya no se puede narrar. Y al mismo tiempo no puedo evitar pensar que esto tiene que ver con invitar a la pesquisa, con proponer al lector un ejercicio que tiene que ver con el rastreo, la asechanza, el acoso. ¿Es que acaso existe otra antesala posible para una discusión sobre el cómo vivimos que tenga algo que ver con la experiencia literaria?

Hay algo en la tradición excéntrica de la literatura argentina cuya articulación leo y entiendo a partir de Héctor Libertella, un autor al que Tabarovsky le concede las intuiciones sobre las que construye su obra y que reconoce como maestro. Ese algo tiene que ver con la lectura como lugar desde donde se funda una literatura que es “la puesta en abismo de una identidad”, en este caso la Argentina. Lo dijo Beatriz Sarlo en su elogiosa reseña a Peripecias del no (2007), libro de Luis Chitarroni que editó Tabarovsky para Interzona: “Los libros no se oponen a la vida, son la vida; la literatura se hace con libros, menciones, referencias que no son usadas de modo operativo para iluminar una hipotética (y probablemente ya imposible) ficción, sino como objetos mostrados…”. Creo que la manera de insistir sobre algo que está tomando la obra narrativa de Tabarovsky se emplaza en esa dirección, la del objeto mostrado, al tiempo que le concede un atributo no menor: incita a pensar en cómo entendemos los discursos que, por poner un ejemplo, acontecen en una calle, por su nombre, su historia, por cómo se emplaza. No lo he dicho antes porque me he liado: El amo bueno acontece en el jardín de una casa de una calle de un barrio de Buenos Aires; sus tres protagonistas (a falta de una palabra mejor) son perros, y nunca nunca nunca aparece algo relativo a la literatura que parezca un souvenir, un elemento de sofisticada distinción con tendencia al kitsch. Ensimismada como está entre sus pliegues y repliegues, entre sus digresiones teóricas y su voluntad de inscribirse en el presente, y por increíble que parezca, esta literatura se defiende sola.

----------------------

Carlos Acevedo Fiore (Santiago de Chile, 1984) es librero y de mayor quiere ser comparatista. Participó en el volumen colectivo CT o cultura de la transición.

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos Acevedo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí