1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La caja crítica

Crítica farmacológica (I)

“Prospectos” detallados de las novelas ‘La nueva Gurb Street’, ‘Lou Reed era español’ y ‘El mar, el mar’

El Ministerio 3/02/2017

<p>Lou Reed, en 1977.</p>

Lou Reed, en 1977.

Mick Rock

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nace El Dobladillo, el papel mensual interactivo y ecológico de CTXT ¿Quieres recibirlo en casa? ¡Suscríbete!

Oferta lanzamiento (50 euros al año, envío España)

Hace unos días nos proponíamos desde El Ministerio ensayar “nuevas estrategias mediante las que dilatar los cauces más bien rutinarios del periodismo cultural”, nada menos. La caja crítica será una de las secciones donde recogeremos nuestro propio guante. Aspira a ser una caja de sorpresas, de herramientas y, quizás, en momentos inspirados, también de música. Se trata en ella de ensayar, con ánimo más lúdico que preceptivo, más irónico que solemne, nuevas fórmulas y nuevas retóricas con que enfrentar el reseñismo. La propuesta de estreno es una muestra experimental de lo que, por razones evidentes, hemos dado en llamar “crítica farmacológica”. Consiste en ofrecer un “prospecto” detallado del libro elegido. Al abordar éste desde diversos planos (composición, posología, contraindicaciones, efectos secundarios…), esperamos aflojar las servidumbres que el discurso le debe a la coherencia y que suelen violentar una “experiencia de lectura” que suele ser más oscilante; también disolver a fuerza de matizaciones la preeminencia del juicio, o al menos integrarlo en un esquema más funcional: para quién es el libro, en qué momento debería leerse, qué perjuicio puede provocarnos... Existen medicamentos inanes por culpa de un mal diagnóstico, y existen también los placebos; pero sería insólito desarrollar un fármaco cuyo prospecto reconociera abiertamente que no sirve para nadie, bajo ninguna circunstancia.

Lo que se ofrece a continuación es, insistimos, sólo una primera muestra de esta “crítica farmacológica”, susceptible de ser aplicada, como se verá, tanto a libros clásicos o antiguos –incluso anticuados– como de “rabiosa actualidad”. Naturalmente, se recomienda, en cualquier caso, que el lector consulte a su crítico de cabecera antes de consumir el libro en cuestión. Entretanto, trataremos de ir mejorando la fórmula. Se admiten sugerencias.

La nueva Gurb Street

George Gissing

Traducción Miguel Temprano

Madrid, Alba, 2007

COMPOSICIÓN. Literatos de diverso plumaje (columnistas, estilistas sin público, correctores, editores de revistas, pioneros de la escritura creativa, escritores-empresa, eruditos...). Se mueven por un Londres desaprensivo tratando de compaginar la lucha por la vida (dinero, casas, sustento familiar, comida) con la creación literaria. El material narrativo se presenta en una secuencia de capítulos que oscilan entre las cinco y las veinte páginas. Tal sucesión está sujeta a las servidumbres, más o menos limadas, de las entregas folletinescas: una emoción por capítulo.

INDICACIONES. La nueva Gurb Street es un libro indicado para quienes lleguen de nuevo al “mundillo” literario y quieran familiarizarse con la fauna que lo habita; también para quien está en fase avanzada de amargura y se le antoje reafirmar sus observaciones más negras sobre tal ecosistema. Conveniente para cualquiera que quiera estudiar cómo progresa o se atora la llamada “vida del espíritu” bajo la presión de las condiciones materiales (tantas veces elidida en relatos más idealizados) y la competencia de los intereses creados.

POSOLOGÍA. La nueva Gurb Street admite (por el predominio y la felicidad de los diálogos) ser administrado en dosis prolongadas. Los espíritus más sensibles deberían hacer descansos para no dejarse desfondar por la crudeza de algunas reflexiones sobre el alcance del propio talento, las perspectivas del amor cuando el dinero se esfuma y la extensión plausible de los perímetros del afecto y la solidaridad.

CONTRAINDICACIONES. La nueva Gurb Street debe ser cuidadosamente evitado por almas bellas interesadas en convencerse de que la esfera literaria constituye un ámbito cerrado sobre sí mismo, ajeno a tensiones monetarias (el dinero es un ingrediente muy activo en la fórmula que presiona de manera casi obscena sobre el resto) y a las ventajas y las desventajas de la posición social.

PRECAUCIONES. Conviene que reconsideren la lectura de La nueva Gurb Street los literatos decididos casarse, a punto de enviar un manuscrito a un editor, en vísperas a fundar una revista, en el trance de establecer alianzas…

EFECTOS SECUNDARIOS. El lector de La nueva Gurb Street se expone al desaliento que acompaña siempre a cualquier exposición cruda e inteligente (cruda por inteligente); también un conocimiento más áspero y efectivo del mundo donde los literatos se desenvuelven. Se sabe que la combinación de ambos ingredientes –crudeza y conocimiento– despierta estados de euforia en algunos lectores. Si el lector es él mismo un “literato” (en cualquier fase de desarrollo), es posible que mitigue los entusiasmos de cuanto fantasea su mente a solas; si hay suerte quizás orientará de manera más efectiva sus esfuerzos.

INTERACCIONES. La lectura de La nueva Gurb Street es incompatible con el consumo de autoficciones literarias complacientes (conferencias, anticipos, viajes, influencias trucadas…) o libros de intenso fetichismo autorial. Es compatible, en cambio,  con los retratos sociales de Dickens, aunque La nueva Gurb Street se suministra despojada del chiaroscuro de la caricatura y de la tramoya del cuento de hadas. También compatible con la tradición francesa de ensombrecer la vida bohemia (Zola, Murger), aunque este estilo de vida probablemente jamás haya sido embellecido por un inglés, al menos de manera consciente. Si se ha leído previamente Las ilusiones perdidas, de Honoré Balzac, se recomienda dejar un buen lapso de tiempo antes de leer La nueva Gurb Street. Asimismo, es preferible no leer La nueva Gurb Street inmediatamente después de Las ilusiones perdidas de Balzac, si bien resulta saludable leer e incluso releer una y otra novela, transcurrido cierto número de meses o años, toda vez que el lector se sienta tentado de pensar que el medio periodístico, editorial o cultural ha sufrido transformaciones espectaculares en los últimos años. Se recomienda tener a mano el poema que Auden dedicó a la tumba de Henry James y tomarlo a sorbitos: “Todos seremos juzgados. Maestro del matiz y del escrúpulo / ruega por mí y por todos los escritores, vivos o muertos: / porque hay muchos cuyas obras / son de menor gusto que sus vidas, porque es infinita / la vanidad de nuestra vocación, intercede / por la traición de todos los escribanos”.

--------------------

Lou Reed era español

Manuel Vilas

Barcelona, Malpaso, 2017

COMPOSICIÓN. Memorias de un chico de provincias en una España sórdida, en la que madura como artista y ciudadano al tiempo que escucha unas canciones de Lou Reed que parecen llegadas del espacio sideral del dinero, la fama y los bienes materiales. Presentado en forma de viñetas muy variadas –líricas, narrativas, dialogadas, poemáticas…– vinculadas todas por el empuje del tema más que por el decurso de una narración.

INDICACIONES. Lou Reed era español es un libro para quien esté interesado en comprobar de lo que es capaz una imaginación literaria desatada, asistir a la maduración de una mente artística en un clima entristecido o estudiar la extraña mixtura entre adoración, pudor y vergüenza que se establece entre la cultura dominante y su periferia. Libro indispensable para quien experimente la extrañeza de lo poco que hemos “coincidido” en ningún orden con personas que han hecho cosas importantísimas para nosotros.

POSOLOGÍA. La originalidad formal de los capítulos invita a leerlos con cierta parsimonia, en dosis breves, degustando sus aciertos. Una lectura prolongada puede provocar que afloren repeticiones de ideas y estilemas, al tiempo que dificultaría la apreciación de los variados matices anímicos que esconden los pliegues irónicos de la prosa. Se recomienda leer Lou Reed era español en verano, en día de sol y, a poder ser y si no es mucho pedir, cerca del mar.

CONTRAINDICACIONES. Deben evitar la lectura de Lou Reed era español quienes crean a pies juntillas en las bondades de la Transición y en la importancia política y artística de España en el “escaparate internacional”. La segunda creencia queda erosionada por oleadas de desengaño casi continuo; contra la primera hay colocadas, bajo la superficie emotiva y risueña, minas de alta precisión.

PRECAUCIONES. Lean Lou Reed era español con precaución quienes están convencidos de que las novelas deben, ante todo, “contar una buena historia”; afectos a personajes que progresan a base de peripecias. Los fanáticos de Lou Reed deberían leer el libro acompañados de un adulto.

EFECTOS SECUNDARIOS. La presencia de algunos personajes (España, Dios…), los diálogos de ultratumba y la crudeza burlesca de las relaciones que establece la voz de Lou Reed con amigos, colegas, público y parejas pueden provocar sobresaltos. La interacción de sol, de paellas y de coches con los inesperados ángulos de una prosa imaginativa y sensual suscitan en algunos lectores efectos eufóricos de contornos alucinantes.

INTERACCIONES. Aunque Lou Reed era español tiene un nervio poético hipersensible y muy activo, está muy contraindicado con el consumo otras “prosas poéticas”. Se relaciona bien con las obras de novelistas de la generación de Manuel Vilas en las que el “contenido político” es más intenso, en la medida que no es abordado directamente, en las que la emoción parece cuidadosamente purgada de componentes sentimentales (Ray Loriga, Luis Magrinyà, Antonio Orejudo…).

--------------------

El mar, el mar

Iris Murdoch

Traducción de Marta Guastavino

Barcelona, Lumen, 2008

COMPOSICIÓN. Grupo de artistas senescentes preparando el epílogo de sus vidas (y masticando viejas rencillas) se amontonan en una casa retirada junto al mar, para verse desarbolados por intensos episodios de enamoramiento hasta el punto de trocar los planes de sosiego en conductas casi criminales. Envoltura aparentemente decimonónica –personajes, diálogos, ¡sorpresas!– veteada de reflexiones filosóficas (auténticas) y morales.

INDICACIONES. El mar, el mar es una novela especialmente indicada para lectores con tiempo, en busca de retiro, con el ánimo disponible e interesados en los mecanismos del enamoramiento y del desenamoramiento –con toda su panoplia de emociones intermedias y extremas– entre personas civilizadas. También para quien se sienta con fuerzas para que una voz inteligente le ayude a reflexionar sobre la vida y sus absurdos. Ideal para las vacaciones del espíritu, y para quienes están aquejados de mal de amores. Pero sobre todo para quienes aspiran a iniciarse en la rara experiencia de la risa edificante.

POSOLOGÍA. El lector que cae bajo el hechizo “murdochiano” avanza en la lectura a grandes tramos. Pero se recomienda evitar abalanzarse sobre otra novela de la autora después de terminar cualquiera de ellas. Las novelas de Iris Murdoch combinan siempre ingredientes y excipientes parecidos, y su lectura continuada puede producir indeseables efectos de hartura o de repetición, o dar lugar a comparaciones poco recomendables. Por el contrario, “regresar” a Iris Murdoch después de un prudente intermedio de “abstinencia” tiene siempre efectos altamente euforizantes.

CONTRAINDICACIONES. Eviten El mar, el mar los lectores convencidos de que la madurez va asociada a una responsabilidad constante o a la pérdida de la ilusión. También quienes consideren que la originalidad está reñida con los moldes narrativos clásicos o que la narrativa no es el cauce más adecuado para la escenificación adulta de complejos problemas morales.

PRECAUCIONES. Al leer El mar, el mar, vayan con cuidado los lectores con un sentido restrictivo de la verosimilitud; quienes no tengan oído para escuchar a diez personajes hablando al mismo tiempo; aquellos a quienes moleste que el vaudeville sea cauce de un tenso nervio moral y los que se impacientan cuando se retrasa la “resolución argumental”. El libro debe mantenerse cuidadosamente alejado de los lectores inmaduros (se sabe de alguno que se ha tomado el delicioso prólogo de Charles Arrowby, el protagonista de El mar, el mar, completamente en serio, como si la autora asintiese a todas y cada una de las palabras de su carismático personaje). Se alerta a los lectores sensibles a sus efectos que el consumo de los libros de Murdoch es adictivo, y como toda adicción tiene efectos negativos.

EFECTOS SECUNDARIOS. Alegría espontánea, asombroso incremento del saber sobre el mundo, gratitud sin objeto.

INTERACCIONES. Altamente compatible con el entorno romántico de las comedias de Shakespeare: Como gustéis, Noche de reyes, Sueño de una noche de verano... También con las exploraciones de Proust sobre los celos y las fantasmagorías del amor. Su análisis de las pasiones y sus consecuencias morales emparenta El mar, el mar con las novelas de George Eliot. Combina bien con las novelas más extensas de Martin Amis, donde parece que el narrador no quiera terminar nunca ni abandonar este mundo de ficción. También con las novelas de Saul Bellow. Si uno termina enamorado de Iris Murdoch debe alejarse de Fiesta bajo las bombas, el libro-trampa donde un irreconocible Elias Canetti segrega un asombroso concentrado de desprecio hacia la autora, de quien fue amante.

Autor >

El Ministerio

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí