1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Controversias CTXT

Por qué Wilders va a ganar las elecciones holandesas

El líder del Partido por la Libertad (PVV) ha sabido convertir todos los castigos, condenas y censuras en capital político. Según las encuestas, en los comicios parlamentarios de marzo se convertirá en el partido más votado

Sebastiaan Faber 25/01/2017

<p>Geert Wilders en un acto del movimiento alemán Pegida 2015.</p>

Geert Wilders en un acto del movimiento alemán Pegida 2015.

Metropolico.org

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

 

“Aquí me presento ante ustedes. Solo. Pero no lo estoy”, dijo Geert Wilders el 23 de noviembre, de pie ante el tribunal que lo declararía culpable de haber incitado a la discriminación contra los inmigrantes marroquíes en Holanda. “En 2012, me votó casi un millón de neerlandeses”, prosiguió el acusado, dirigiéndose directamente a los jueces. “Según las encuestas más recientes, [en marzo] puede que sean 2 millones. Ustedes seguramente conocen a esas personas, excelencias. Se topan con ellas todos los días. … Puede que se trate de su chófer, su jardinero, su médico o su asistenta; la novia del secretario judicial, su fisioterapeuta, la enfermera que trabaja en la residencia de sus padres o el panadero de su barrio. Es la gente común. Son los neerlandeses de a pie. Es la gente que tanto orgullo me inspira”.

La imagen que quiso pintar el líder del Partido por la Libertad (PVV) era la de una mayoría silenciosa; un ejército de ciudadanos normales, ni locos ni extremistas, que ven a Wilders como el único que entiende sus miedos y representa sus intereses. Pero para gran parte del país su descripción sugirió más bien una trama de película de horror, de ésas donde los humanos son subrepticiamente poseídos por seres extraterrestres y donde cualquier conocido puede haber caído víctima de la usurpación. Porque Wilders no yerra en su pronóstico. Una quinta parte del electorado de Holanda —país que siempre se ha enorgullecido de su progresismo y tolerancia, su creatividad y sentido común— está dispuesta a apoyar a una formación política que demoniza el islam, aborrece a las “élites progresistas” y pretende salir de la eurozona.

Según todas las encuestas, en marzo, cuando se celebren elecciones parlamentarias, el PVV se convertirá por primera vez en el partido más votado del país

Según todas las encuestas, en marzo, cuando se celebren elecciones parlamentarias, el PVV se convertirá por primera vez en el partido más votado del país, acaparando unos 30 escaños de los 150 que componen la Segunda Cámara. Mientras tanto, de los tres grandes partidos que dominaron la política nacional durante la segunda mitad del siglo XX —el liberal (VVD), el socialdemócrata (PvdA) y el cristiano-demócrata (CDA)— sólo el VVD sobrevive. Bueno, es un decir: puede perder más de un tercio de su apoyo, quedándose en un 16 por ciento. Los cristiano-demócratas se tendrían que contentar con un 10 por ciento. El PvdA, por su parte —el partido obrero centenario del puño y de la rosa que integró varios gobiernos nacionales en los años 70, 80 y 90 y gobierna el país hoy en coalición con los liberales—, está por perder más de dos tercios de su apoyo electoral. Se quedaría con un mero 8 por ciento, por detrás de seis otros partidos, incluida la Izquierda Verde (GroenLinks).

¿Qué está pasando en Holanda? Es tentador ver a Wilders y su partido como los equivalentes neerlandeses de Donald Trump, Marine Le Pen, AfD y UKIP: una manifestación perversa, y relativamente reciente, de un nuevo populismo de derechas xenófobo, cuya aparición en los Países Bajos sería todavía más reciente y más perversa que en otros países con tradiciones ultraderechistas más establecidas, como Francia o Bélgica. En realidad, sin embargo, el éxito de Geert Wilders —cuya carrera política arranca en 1990, como ha explicado David Morales en estas páginas— tiene raíces culturales más profundas. No se entiende cabalmente sin tomar en cuenta la peculiar trayectoria de la sociedad y política holandesas de los últimos treinta años. Aquí hay tres elementos clave: una corriente cultural subterránea de orgullo nacional que enarbola la tolerancia como valor pero que incluye como cara oculta un terco rechazo de lo diferente; el choque transformador que supusieron los asesinatos de dos figuras públicas en 2002 y 2004 –Pim Fortuyn, líder ultraderechista, y Theo van Gogh, cineasta y periodista– ; y la importancia en la política holandesa de un sentido de la respetabilidad asociada desde hace mucho tiempo a la memoria histórica de la Segunda Guerra Mundial.

Para empezar por este último punto, es importante dejar claro que el auge de Wilders no supone un rechazo de esa memoria histórica de la guerra, sino más bien una sesgada relectura de ella. A Juan Carlos Monedero le gusta referirse al “ADN antifascista” de las naciones europeas que se liberaron del dominio de Hitler y Mussolini en 1945. Según el historiador Tony Judt, la identidad colectiva de la Unión Europea se fundamenta no sólo en el triunfalismo de la victoria sobre el fascismo sino también en la asunción de la corresponsabilidad por el exterminio de los judíos. “En la actualidad”, escribía Judt hace diez años en su libro Postguerra, “el reconocimiento del holocausto es el billete de entrada en Europa … Negar o menospreciar la shoah”, en cambio, “… es situarse al margen del discurso civilizado público”. En países como Holanda —entre los que más colaboraron con los nazis—, la memoria histórica de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en imperativo moral y cordón discursivo. Funcionó: durante muchos años supuso algo así como una poderosa vacuna contra cualquier manifestación de racismo o nacionalismo radical. Ahora bien, si en los últimos años esa vacuna ha perdido fuerza, se debe a que el virus del fascismo se ha venido mutando.

“El gran reto para la derecha populista en Europa ha sido verter su discurso en formas que sean digeribles para la población de sus respectivos países”, dice Koen Vossen, politólogo de la Universidad de Nimega que ha seguido al PVV desde sus comienzos. “Y eso Wilders lo ha sabido hacer muy bien para el contexto holandés. Ha sido muy efectiva, por ejemplo, la idea de centrar el debate en el tema de la libertad de expresión. También lo es que el PVV haga su llamamiento por limitar la inmigración islámica en nombre, precisamente, de valores progresistas. Para Wilders y sus seguidores, la situación es clara. Estamos viviendo otra guerra contra el fascismo, contra la ideología totalitaria que es el islam. Y ellos son los únicos que se atreven a luchar contra él. En ese marco, los demás somos Chamberlain, mientras Wilders se ve a sí mismo como Winston Churchill”.

Fortuyn pasó por los partidos socialista y liberal antes de que, en 2002, se presentara a las elecciones parlamentarias con su propio partido

Wilders no inventó este marco. Se lo debe a Pim Fortuyn (1948-2002), padre fundador del populismo xenófobo holandés actual. Profesor de Sociología y alto funcionario del Estado, Fortuyn pasó por los partidos socialista y liberal antes de que, en 2002, se presentara a las elecciones parlamentarias con su propio partido, una plataforma antiinmigrante y de discurso políticamente incorrecto. Holanda, decía, estaba “llena” y el islam le parecía “una cultura retrógrada”. Como académico, homosexual y libertario —decía que rechazaba la intolerancia de los musulmanes pero que, personalmente, le encantaba acostarse con chicos marroquíes— cambió de forma radical la imagen del nacionalismo derechista holandés, que hasta ese momento se había asociado con la figura de Hans Janmaat, un político anodino y cutre, de carisma cero y con una presencia mínima en el parlamento, donde fue aborrecido por todos sus colegas.

La irrupción de Fortuyn desestabilizó un paisaje político que se había mantenido extraordinariamente estable durante décadas, con gobiernos de coalición entre los tres grandes partidos, a veces con el apoyo de los más pequeños. El sistema acabó desquiciándose definitivamente poco tiempo después, cuando en mayo de 2002, a nueve días de las elecciones, Fortuyn fue asesinado por un activista ecologista holandés. Dos años después, en noviembre de 2004, el país vivió un segundo trauma cuando el cineasta y periodista Theo van Gogh —incisivo, provocador y muy crítico del islam— fue matado a plena luz del día mientras iba en bicicleta por una calle concurrida en el este de Ámsterdam. Esta vez el asesino era un holandés de ascendencia marroquí, de 26 años, musulmán.

“Los asesinatos de Fortuyn y Van Gogh fueron como sendos choques eléctricos al cerebro colectivo holandés”, recuerda Vossen. “El politólogo Ron Eyerman, en su libro sobre asesinatos políticos, los define como eventos dislocadores. Tiene razón. Fortuyn solía afirmar que era el único que se atrevía a romper los tabúes políticamente correctos sobre el problema que suponía la inmigración masiva de musulmanes, y que ya le castigarían por ello. Para parte de la ciudadanía de a pie, su muerte llegó a demostrar que tenía razón”. El efecto del asesinato de Van Gogh fue diferente: logró atraer al campo antiinmigrante a una parte importante de la élite intelectual capitalina, empezando por los amigos desolados del propio cineasta. Con ello, la crítica del islam logró una nueva legitimidad. Al mismo tiempo, se normalizó la idea de que la política migratoria había fracasado y que la presencia de inmigrantes en el país, sobre todo de Marruecos y Turquía, constituía un problema —una amenaza no sólo en términos de seguridad sino económica y cultural— que pedía algún tipo de solución drástica. Mano dura. (Con sus casi 17 millones de habitantes en un territorio del tamaño de Extremadura, Holanda es el país más densamente poblado de Europa. En 2016, un 22,1 por ciento de la población era considerada “alóctona” —nacida fuera de Holanda o con al menos uno de los padres nacido en el extranjero—, incluidos unos 385.000 ciudadanos de ascendencia marroquí y 400.000 de ascendencia turca).

Entre los conversos intelectuales de 2004 se encontraba Martin Bosma, mano derecha de Wilders y su principal ideólogo. Nacido en 1964 en la ciudad de Wormer, a 20 kilómetros al norte de Amsterdam, Bosma es un politólogo que ha trabajado como periodista en varios medios establecidos, incluida la televisión pública nacional. Pocos días después del atentado contra Van Gogh —que se produjo a 200 metros de la puerta de su casa— Bosma dejó su trabajo para ofrecer sus servicios a Wilders, que en aquel entonces acababa de abandonar el Partido Liberal (VVD). Desde 2006, Bosma es diputado por el PVV.

Ningún otro partido ha sabido manipular el instrumental parlamentario y la cobertura mediática de forma tan efectiva

Bosma, como Wilders, tiene una apariencia peculiar. A pesar de sus 52 años luce una cara de adolescente, cuya verticalidad es subrayada por un par de hombros estrechos, un cuello de cisne, un mentón considerable y una alta frente coronada de una escoba de cabello marrón. Ha desempeñado un papel central en el éxito electoral del PVV, así como en su normalización en el paisaje político holandés. Como periodista y politólogo, comprendió desde el comienzo que la batalla era, en primer lugar, discursiva. De hecho —afirma Vossen— ningún otro partido ha sabido manipular el instrumental parlamentario y la cobertura mediática de forma tan efectiva. “Usan todos los medios disponibles para asegurarse de que siempre están en el foco de la atención” dice. “Como diputados parlamentarios son sumamente activistas. Y nunca dejan de repetir su mensaje nuclear”.

Como consecuencia, sus términos clave se han colado en el debate político, naturalizándose. Se trata de conceptos como “islamización”, “inmigración masiva” y “aficiones izquierdistas” (islamisering, massa-immigratie, linkse hobby’s), que sirven de base para un marco narrativo alarmista de gran tirón electoral. Según Wilders y Bosma, el flujo masivo de inmigrantes musulmanes está a punto de convertir Holanda en una nación islámica, con la complicidad directa de las élites culturales y políticas del país, en su mayoría progresistas, aupadas al poder en la estela de los 60. Estas élites, en lugar de atender a las necesidades de sus conciudadanos holandeses, dedican su tiempo —y el dinero público— a satisfacer sus manías: los subsidios públicos al arte y la cultura; la defensa de la multiculturalidad; la ayuda a países en vías de desarrollo; la acogida de refugiados; o filosofías pedagógicas modernas que erosionan la calidad de la educación. Además, obedeciendo a los mandatos económicos de Bruselas, sacrifican el bienestar de su propio pueblo. Recortan los servicios públicos para la ciudadanía holandesa al mismo tiempo que miles de refugiados —desagradecidos, malcriados y peligrosos— reciben comida, ropa y techo gratis. Mientras tanto, el pueblo holandés está siendo arrollado y marginado en sus propios barrios por las hordas musulmanas. “El PVV sigue al pie de la letra las lecciones de Ernesto Laclau”, dice Vossen, refiriéndose al teórico argentino del populismo. “Han conseguido forjar una cadena de equivalencias entre el islam y la izquierda, contra la que oponen los intereses del pueblo”.

Bosma, el politólogo, ha tenido un papel central en revestir este relato de cierta legitimidad intelectual. En 2015 publicó un libro de más de 500 páginas, titulado Minoría en el propio país, que compara Sudáfrica con Holanda. El Congreso Nacional Africano (ANC) —afirma— pudo hacerse hegemónico en el movimiento anti-apartheid mediante métodos terroristas. Para esta campaña violenta, recibió apoyo económico y moral de la élite biempensante de la izquierda holandesa. Bosma mantiene que la Sudáfrica actual, gobernada por ese mismo ANC, es al menos tan racista como el régimen del apartheid: discrimina de forma sistemática contra los afrikaners, los colonos de origen holandés que, según Bosma, tienen tanto derecho al territorio como la población negra, pero cuya cultura está siendo exterminada. Y ese “etnocidio”, concluye, es la misma suerte que amenaza a los holandeses autóctonos: convertirse en minoría perseguida en su propio país.

Aunque el votante medio del PVV es de educación e ingresos relativamente bajos, el auge del partido crece entre las clases medias. Quizás el sentimiento más compartido entre los seguidores de Wilders es el sentirse excluidos por un sistema político que se ha mostrado incapaz de representar sus intereses y resolver los graves problemas del país. Varios politólogos han señalado las correspondencias entre el discurso del PVV y el del Nationaal-Socialistische Beweging (NSB), el movimiento nacional-socialista de los años treinta que simpatizó con Hitler y que colaboró con los nazis cuando éstos ocuparon el país durante la Segunda Guerra Mundial. Así como el PVV, el NSB se resistió a adoptar una estructura de partido (el PVV no tiene afiliados); también comparten una visión de una “gran Holanda” que incluiría los territorios flamencoparlantes de Bélgica.

¿Cómo clasificar al PVV? “Para mí, no tiene demasiado sentido llamarlo fascista”, dice Vossen, “a menos que queramos definir el fascismo de forma tan amplia que pierde su significado. Para ser fascista un partido tiene que tener un claro componente antidemocrático. Y por más que la organización interna del PVV es todo menos democrática, en términos de programa el PVV no agita contra la democracia, ni mucho menos. Ni tampoco es antisemita; de hecho, ha sido muy pro-Israel”. Por otra parte, Wilders y sus seguidores expresan un desprecio continuo por las instituciones del Estado de Derecho, incluidos el parlamento y el poder judicial.

El problema terminológico refleja la relativa impotencia ante el auge de Wilders del establishment político. “Bosma ha conseguido para el PVV lo que los politólogos llamamos issue ownership: ciertos temas son ya prácticamente propiedad suya”, dice Vossen. “A estas alturas, incluso si otro partido político reconoce, digamos, que la inmigración constituye un problema, o que hay que revisar la política de asilo, el que marca los puntos políticos es Wilders”. Para los partidos de izquierda, el rechazo contundente del PVV sirve para resaltar su propio perfil moral, afirma Vossen, y les rinde. “Para el VVD, de centroderecha, en cambio, la presencia de Wilders supone un desafío mucho mayor porque son competidores directos”.

En 2010, el PVV prestó apoyo parlamentario a una coalición entre liberales y cristiano-demócratas. Cuando lo retiró dos años después, causó una crisis de gobierno

A comienzos de enero, el líder del VVD, el actual primer ministro Mark Rutte, prometió que su partido nunca entraría en una coalición con el PVV. La táctica es clara: a dos meses de las elecciones, Rutte busca atraer al voto útil. Espera que los votantes potenciales de Wilders se lo piensen dos veces si saben que el PVV no podrá entrar a ninguna coalición de gobierno. Rutte, por su parte, tiene mala experiencia con el equipo de Wilders, cuyas tácticas de provocación y sabotaje no encajan en la cultura política holandesa, basada como está en el diálogo y los compromisos. En 2010, el PVV prestó apoyo parlamentario a una coalición entre liberales y cristiano-demócratas. Cuando lo retiró dos años después, causó una crisis de gobierno. Según las encuestas actuales, en marzo hará falta una coalición de otros cinco partidos para condenar al PVV a la oposición.

Aun así, el pasado reciente indica que el intento de cordón sanitario no debilitará a Wilders, que hasta el momento ha sabido convertir todos los castigos, condenas y censuras en capital político. De todos los líderes de la nueva derecha europea es, además, el que mayor perfil internacional tiene. Goza de excelentes relaciones con el entorno inmediato del presidente Donald Trump, cuyo gabinete y equipo de asesores —entre ellos, el exizquierdista David Horowitz, amigo y admirador de Wilders desde hace años— comparte elementos importantes de su ideario: su postura radicalmente antiislámica, así como el lema “el propio país, primero” (eigen land eerst). Al día siguiente de las elecciones norteamericanas, Wilders tuiteó: “¡Una victoria histórica! ¡Una revolución! ¡También nosotros devolveremos nuestro país a los holandeses!”. Y el día después de que Trump asumiera el poder en Estados Unidos, Wilders se reunió en la ciudad alemana de Coblenza con Marine Le Pen, Frauke Petry (AfD) y Matteo Salvini (Lega Nord). “Amigos”, proclamó allí, “estamos viviendo tiempos históricos. La gente de Occidente se despierta. Se libra del yugo de la corrección política. Quiere que se le devuelva su libertad, su soberanía nacional, y nosotros, los patriotas de Europa, seremos el instrumento de su liberación”. La ironía no puede ser mayor: envalentonados por el triunfo de Trump, Wilders, Le Pen y demás están forjando una alianza europea para acabar no sólo con la Unión Europea sino con los valores de solidaridad que la inspiraron. Saben que todavía no han alcanzado su techo electoral. Mientras tanto, las izquierdas —divididas e impotentes— se desviven en busca de una nueva vacuna antifascista.

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lydia

    Hay que agradecer muchísimo al renacimiento de la barbarie a Merkel y al resto de gobiernos europeos vasallos. Una cosa buena, espero al menos de estos degenerados: que al menos se carguen de una puñetera vez la UE. Algo harán bien y habremos conseguido.

    Hace 4 años 2 meses

  2. Mentalmente

    Tanto la izquierda como la derecha para que funcionen tienen que tener la cantidad justa de su opuesto. Un partido que es totalmente de izquierdas o de derechas no puede funcionar. Se tiene que seleccionar el grado justo de la perspectiva política opuesta para que pueda desarrollarse todo el resto. La derecha se ha adelantado al introducir la socialdemocracia económica e incluso tocar la transversalidad entre sus fundamentos. Eso es porque la derecha no se acompleja. La izquierda tiene complejos para aceptar y expresarr cualquier idea política que no pase el filtro de lo políticamente correcto, se dobla en favor del discurso moralista artificial del sistema. Que termina esclavizando mentalmente a la gente. La izquierda defiende una libertad pero no se opone a la esclavitud mental y la c€nsura de la expresión de ideas políticas. Nada ir más lejos, incide en comportamientos intolerantes a ciertas expresiones que, curiosamente, son intolerantes también. La izquierda es como si pretendiera pensar y hablar en lugar de la gente, y eso en los tiempos presentes es inaceptable. La derecha tiene una expectativas políticas muy cortitas y simplistas, pero se presentan como más naturales y factibles para la gente, sienten que la derecha no vulnera su dignidad en tanto que no pretenda pensar y decidir por la gente.

    Hace 4 años 3 meses

  3. Albertus BCN

    Gran artículo. He vivido unos años en Holanda y doy fe de todo lo que has explicado. Lo que más me sorprendió fue la falta de integración absoluta por parte de nietos de migrantes ya nacidos y educados en Holanda, así como un profundo y latente racismo maquillado con una sutileza casi perfecta. Se va a liar muy muy gorda. Calderón, muy interesante también tu comentario.

    Hace 4 años 3 meses

  4. adelante

    En el extenso artículo, relativamente bien documentado, -lo cual es una novedad- sólo echo de menos un dato que pudiera tener interés para el público. Wilders vive bajo protección policial en su propio país por las amenazas de los musulmanes que llegarón allí hace años.

    Hace 4 años 3 meses

  5. EmigranteNL

    Extraordinaria crónica, enhorabuena Sebastiaan. Vivo aquí en Holanda desde hace algunos años y puedo corroborar esto en todos sus puntos. Lo único que se ha dejado es comentar que los 'liberales' del VVD (=PP) y los 'socialdemócratas' del PvdA(=PSOE) están gobernando aquí con una Gran Coalición a la alemana como la que, de facto, gobierna en España. Y que los 'socialdemócratas' de aquí están tan totalmente comprometidos con el neoliberalismo derechista como el PSOE en España. De hecho el espectro político aquí es notablemente derechista, con una izquierda verde (GL) que también muy a menudo se alinea con el discurso neoliberal. Sólo el Partido Socialista (SP) tiene un discurso netamente de izquierda, pero es bastante pequeño y no tiene visos de crecer mucho.

    Hace 4 años 3 meses

  6. Mentalmente

    Si la democracia no sirve para proteger la propia cultura, la propia nación, las propias fronteras, aunque sea para expulsar inmigrantes porque sí, porque la gente no los quiere. Entonces la democracia no es democracia. Sino un sucedaneo de libertad, aún más peligroso que una expresa falta de libertad proveniente de una mano autoritaria, como lo fue Fidel Castro o Francisco Franco.

    Hace 4 años 3 meses

  7. calderon

    Excelente artículo, muy ajustado a la realidad. En mi opinión, la izquierda debería revisar sus prioridades. Enfatizar cuestiones de raza, género, etc., sin tener en cuenta la clase social está pasando factura. La izquierda (tanto en Holanda como en el resto de Occidente, excepto quizá el sur de Europa) ha abandonado la lucha entre clases sociales para enfocarse en otros aspectos como feminismo, post-colonialismo, etc., lo cual está muy bien, pero deja un espacio enorme a la extrema derecha, que encuentra sus votantes entre las capas sociales más pobres (y subiendo hacia las clases medias) sean hombres, mujeres, blancos o negros. El profesor Vicenç Navarro lo explica muy bien: http://blogs.publico.es/dominiopublico/19109/los-costes-de-enfatizar-genero-y-raza-sin-considerar-clase-social-el-caso-de-eeuu/

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí