1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Benoît Hamon, un ‘radical’ para frenar la debacle del socialismo francés

Defensor de la renta básica, el ex ministro rebelde se ha convertido en el favorito para liderar en las presidenciales al PS, una formación dividida y en declive

Enric Bonet París , 25/01/2017

<p>Benoît Hamon, en un mitin en Saint Denis el pasado 28 de agosto.</p>

Benoît Hamon, en un mitin en Saint Denis el pasado 28 de agosto.

Marion Germa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

“Es el primer ladrillo para reconstruir la izquierda”. El ex ministro disidente Benoît Hamon celebró con estas palabras su victoria el domingo 22 de enero en la primera vuelta de las primarias del Partido Socialista francés (PS). Con el 35% de los votos, este opositor a las políticas socioliberales de François Hollande, que dimitió del gobierno en agosto de 2014, se impuso al ex primer ministro Manuel Valls (31%), al exministro de Economía Arnaud Montebourg (18%) y al eurodiputado y antiguo ministro de Educación Vincent Peillon (6%).

Aunque los sondeos pronosticaron inicialmente un duelo entre Valls y Montebourg, Hamon ha sido capaz de colocar en el centro del debate sus propuestas más innovadoras, como la renta básica universal. Además, cuenta ahora con el apoyo explícito de Monteborug y de la antigua secretaria general del PS, Martine Aubry, críticos los dos con el gobierno actual. Gracias a ello, este frondeur (contestatario) se ha convertido en el gran favorito para ganar en la segunda vuelta del 29 de enero al ex primer ministro Valls. Si se cumplen los pronósticos, será (por primera vez en décadas) un miembro del ala izquierda del PS el encargado de liderar al dividido y decadente socialismo francés en las elecciones presidenciales de abril (primera vuelta) y mayo (si llega a la segunda vuelta), y en las legislativas de junio. 

Según los sondeos, el candidato socialista quedará relegado a la quinta posición en la primera vuelta de las presidenciales, por detrás de Le Pen, Fillon, Macron y Mélenchon 

La irrupción de Hamon se produce en unas primarias tristes para el PS. Alrededor de 1,6 millones de personas acudieron a votar este domingo, lejos de los 4,3 millones de electores de las primarias de la derecha en noviembre y un millón menos que en las primarias de la izquierda de 2011. La pobre cifra de participación, que además fue inflada por el aparato del partido, ilustra la situación crítica del socialismo francés. Desde la llegada al poder de Hollande en 2012, el PS ha encadenado una derrota electoral tras otra. Los electores son conscientes de que su candidato difícilmente se clasificará para la segunda vuelta de las presidenciales. Según los sondeos, el candidato socialista quedará relegado a la quinta posición, por detrás de Marine Le Pen (ultra-nacionalista), François Fillon (neoliberal de centro-derecha), Emmanuel Macron (centrista y business friendly) y Jean-Luc Mélenchon (social-ecologista).

Organizadas, en un principio, con la intención de alinear a todas las fuerzas de izquierdas detrás del presidente Hollande, que ni tan siquiera votó al estar de viaje oficial en Chile, las primarias han servido para mostrar el rechazo al gobierno actual. “La impopularidad de la línea gubernamental, encarnada por Valls, ha movilizado a la mayoría de la gente”, explica el politólogo experto en la socialdemocracia Fabien Escalona. De todos los candidatos, el menos manchado por el legado de Hollande es Hamon. Aunque ejerció como viceministro de Finanzas entre 2012 y 2014 y fue ministro de Educación durante cinco meses, “en realidad ocupó puestos menores y los electores lo ven como si nunca hubiera estado en el ejecutivo”, explica el profesor de Sciences Po Grenoble Christophe Bouillaud.

Manuel Valls ha pagado, en cambio, los platos rotos de las políticas socioliberales del ejecutivo que él mismo dirigió. Abofeteado y cubierto de harina durante sus desplazamientos en la campaña para los comicios internos, este barcelonés de nacimiento ha tenido incluso que anular incluso algunos mítines. “Valls ha hecho una campaña en zigzag, intentando primero reconciliar a los distintos sectores del PS para luego encarnar su imagen típica de político fuerte”, explica el analista político Philippe Breton. Incluso el ex primer ministro llegó a renegar del artículo 49.3 de la Constitución, que empleó en seis ocasiones durante su mandato para aprobar por decretazo las leyes más polémicas, como la reforma laboral.  

Renta básica y legalizar el cannabis

Además, las temáticas preferidas de Valls, como la lucha contra el terrorismo y la defensa de la laicidad, han quedado relegadas a un segundo plano en el debate. Tras haber dado la espalda a los sectores populares y suscrito la teoría de la derechización de la sociedad francesa, los candidatos socialistas han vuelto a hablar sobre problemáticas clásicas de la izquierda, como la educación o la protección social. La medida estrella de la campaña ha sido la renta básica*, propuesta por Hamon. Ésta consiste en establecer un salario mínimo de 750 euros al que tendrían derecho todas las personas mayores de edad sin empleo.

“Son sus propuestas innovadoras las que han permitido a Hamon hacerse con la victoria”, asegura Lénaïg Bredoux, periodista del diario digital Mediapart. Un proyecto nuevo pero que comparte los valores tradicionales de la izquierda: “Los electores progresistas desean una mayor protección social frente a los vaivenes del mercado”, explica Bouillaud. El politólogo recuerda que, pese a unos niveles de desempleo inferiores al 10%, la precariedad laboral está cada vez más extendida en Francia, sobre todo entre los jóvenes. El 87% de las contrataciones que se realizaron durante el último trimestre del año pasado fueron a tiempo parcial, según datos del Insee.

Además de la renta básica, Hamon defiende gravar con un impuesto a los robots, “cuando un trabajador sea reemplazado por una máquina”, según se lee en su programa. Apoya también la legalización del cannabis y la eutanasia y quiere dar visados a los refugiados para que estos puedan circular libremente por el continente europeo. Para favorecer la regeneración democrática, defiende que los votos en blanco se contabilicen aparte de los votos nulos. Y propone un mecanismo de participación que permita paralizar la aplicación de una ley y someterla a referéndum con sólo 400.000 firmas.

La medida estrella de la campaña ha sido la renta básica de 750 para todos los mayores de edad sin empleo, propuesta por el ganador

“Situándome en la primera posición, habéis dirigido un mensaje claro de esperanza y renovación”, declaró Hamon ante sus seguidores. Y añadió que “los electores de izquierdas votaron por convicción y no por resignación”. El favorito para convertirse en el candidato presidencial socialista reivindica, asimismo, su simpatía por las figuras emergentes de la izquierda, como Bernie Sanders en los Estados Unidos, Jeremy Corbyn en el Reino Unido o Podemos en España. “La victoria de Hamon se sitúa en la prolongación del espíritu de la Nuit Debout (el movimiento inspirado en el 15-M español que ocupó la Plaza de la República en París durante los meses de abril y mayo)”, asegura Breton.

¿El Trump de la izquierda francesa?         

Ante el impulso que ha tomado la candidatura de Hamon, Valls utiliza el discurso del miedo como su principal baza en la segunda vuelta de las primarias. En la emisora de radio France Inter, acusó a su contrincante el lunes 23 de enero de hacer “promesas irrealizables” que llevarán al PS “a una derrota segura”. Criticó, asimismo, el coste excesivo de la renta básica universal, que, como subraya el ex primer ministro, alcanzaría los 387.000 millones de euros, casi equivalente al presupuesto total del Estado este año. Unos reproches repetidos por algunos de los principales comentaristas políticos, que acusan al ex ministro de Educación de encarnar el Donald Trump de la izquierda francesa.

De hecho, algunas de las críticas en contra de Hamon ya han alcanzado niveles de caricatura. “Benoît Hamon está en sintonía con una franja del islamo-izquierdismo”, declaró el diputado Malek Boutih, lugarteniente de Valls, en el diario 20 Minutes. “Acusan a Hamon de mantener una posición ambigua respecto al islamismo, lo que significa que no es un buen republicano”, explica Bredoux. Y esto en Francia, donde la laicidad tiene un valor casi sagrado, son palabras mayores.

Tanto la presión de Mélenchon por el ala izquierda, como de Macron por la derecha, dificultan la cohesión de la familia socialista detrás del vencedor 

No obstante, las propuestas de Hamon en materia de terrorismo mantienen grandes similitudes con el programa de Vall, impulsor de la deriva securitaria. Aunque el exministro de Educación se muestra partidario de dejar de prolongar el Estado de emergencia (en vigor todavía hasta julio de este año), defiende las otras leyes aprobadas para combatir el terrorismo islamista, como la ley sobre la información. Una medida que reforzó significativamente los poderes de los servicios de investigación y a la que se opusieron organizaciones como Amnistía Internacional y la Liga de los Derechos del Hombre.

Dos corrientes internas difícilmente reconciliables

Hamon dispone también de un discurso “muy clásico sobre la Unión Europea, que consiste en prometer los beneficios sociales de la construcción europea”, explica Escalona. Este “acuerdo social europeo” debería traducirse en una moratoria del pacto de estabilidad, que permita incrementar el déficit público más allá del 3%, y en que el Banco Central Europeo preste dinero directamente a los Estados. Sin embargo, tras la desilusión de la presidencia de Hollande, que prometió en 2012 un giro social del proyecto europeo, “las clases populares francesas han dejado de confiar en la UE”, explica Bouillaud. Según este analista, esto dificultará que los votantes se vean seducidos por el mensaje europeísta de Hamon. En su lugar, preferirán el discurso muy crítico con la UE de Mélenchon, cuya plataforma política se llama La Francia insumisa. O incluso sucumbirán al canto de  las sirenas del Frente Nacional de Le Pen.

 El Partido Socialista cuenta con poco más de 40.000 afiliados, mientras que éstos eran más de 250.000 en 2007

Tanto la presión de Mélenchon por el ala izquierda como la de Macron por la derecha dificultan la cohesión de la familia socialista detrás del vencedor de las primarias. “Si el ganador es Valls será muy difícil para los sectores de la izquierda del partido hacer campaña por él. Si el ganador es Hamon, los sectores más moderados pueden darle la espalda”, explica Bredoux. El principal beneficiado de esta división será probablemente Macron. Según los sondeos, el ex banquero y ex ministro de Economía obtendría un 20% de los sufragios y disputaría con Fillon la segunda plaza en la primera vuelta de las presidenciales, en caso de que el candidato socialista sea Hamon.

“El temor a que haya una segunda vuelta entre Le Pen y Fillon es grande”, explica Bredoux, quien reconoce que “ha habido numerosos representantes socialistas que se han unido al movimiento En Marche! (En Marcha!) de Macron”. Incluso la ex candidata socialista en 2007 Ségolène Royal (antigua pareja sentimental de Hollande) y el exministro del Trabajo François Rebsamen han expresado su simpatía por su candidatura. Entretanto, la sangría de militantes que sufre el socialismo es abrumadora. La formación cuenta actualmente con poco más de 40.000 afiliados, mientras que en 2007 eran más de 250.000, según informa esta semana el semanario satírico Le Canard enchaîné. La izquierda convencida se abre paso en el PS, pero lo hace en uno de los momentos más críticos de su historia.

-----------------

* En una versión anterior se calificaba como renta básica universal. La propuesta de Hamon, sin embargo, es parcial al estar solo destinada a los mayores de 18 años sin empleo.

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí