1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Euroescepticismo, izquierda y neofascismo: retos urgentes

O la izquierda construye un proyecto de ruptura contra la UE-euro alrededor de un movimiento popular, o quien atraerá a las futuras mayorías sociales será el neofascismo

Albert Noguera 25/01/2017

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

Donación libre:

Suscripción:

En junio de 2016 se publicó el estudio Euroskepticism Beyond Brexit que ponía de manifiesto que el euroescepticismo va en aumento en toda Europa. De hecho, las dos veces que se ha consultado a los ciudadanos su posición sobre la UE, en los referéndums de Grecia en 2015 y de Gran Bretaña en 2016, el euroescepticismo ha ganado ¿Cuál es la causa de esta pérdida de legitimidad de la UE entre los ciudadanos de los Estados miembros? Uno de los motivos es, seguramente, la fuente de legitimación o de identificación ciudadanos--UE sobre la que se ha construido el proceso de integración europea durante las últimas décadas.

Ya desde sus inicios la cuestión de qué tipo de identificación ciudadanos--UE o legitimidad debía convertirse en el fundamento del proceso de integración europea fue una cuestión internamente muy discutida donde se enfrentaron dos posiciones. Una primera posición democraticista, defensora de lo que se llamó la “legitimidad de origen”, sostenía que el proceso de integración debía construirse sobre los dos elementos tradicionales de legitimidad que rigen en los Estados constitucionales: la representación democrática y la garantía de derechos. La segunda posición economicista, por el contrario, defendía lo que se llamó una “legitimidad de ejercicio”. En este sentido, esta última entendía que un sistema institucional debe legitimarse por sus resultados, su eficacia y capacidad de generar crecimiento y no por sus atributos más o menos democráticos y/o garantistas.

La segunda posición es la que acabó imponiéndose. La identificación ciudadanos--UE o  legitimidad de la UE se dio durante años porque, en la coyuntura de tímido crecimiento económico, e incluso social, de la década de los noventa y de los primeros años del dos mil, los ciudadanos hacían una falsa asociación entre la UE y el mercado común con la eficacia y crecimiento económico, lo que era visto por la mayoría de ellos como una cualidad del sistema. Incluso parecía que, siguiendo el clásico razonamiento de Huntington, se aceptaba mayoritariamente que demasiada democracia tendería incluso a perjudicar la efectividad del sistema.

Los ciudadanos hacían una falsa asociación entre la UE y el mercado común con la eficacia y crecimiento económico, lo que era visto como una cualidad del sistema

Ello duró hasta el crack de 2007-2008, momento en que se produce el derrumbe del sistema. Si la fuente de legitimación de la UE hubiera sido una “legitimidad de origen” fundamentada en los mecanismos democráticos de toma de decisiones y la garantía de derechos, la manera de afrontar la crisis habría sido otra y el desgaste de la misma sobre la identificación ciudadanos-UE mucho menor. No obstante, el hecho de que la fuente de identificación ciudadanos--UE se hubiera construido sobre una “legitimidad de ejercicio” provocó que la pérdida de eficacia del sistema y de su capacidad para crear crecimiento y bienestar haya ido de la mano de un desmoronamiento de su legitimidad. Ello explica el crecimiento, durante los últimos años, del euroescepticismo. Y teniendo en cuenta que lo único que el capitalismo actual y las instituciones europeas van a poder generar, a corto y medio plazo, es austeridad y precariedad, el euroescepticismo no va a hacer más que crecer en los próximos años.

En este contexto, ¿cuál es la estrategia política de la izquierda mayoritaria y la del neofascismo para intentar crear mayorías sociales a su favor? Cada uno de ellos adopta una estrategia diferente de enfrentamiento contra las actuales políticas de la UE y el euro. Estrategias distintas que se articulan a la vez, respectivamente, en formas de sujetos políticos distintos.

La izquierda mayoritaria ha optado por una estrategia de uso alternativo de las instituciones a través de la forma partido. Plantear abiertamente la ruptura con la UE y la salida del euro se ha convertido en un tema tabú en el discurso y práctica de la izquierda mayoritaria con presencia en las instituciones pues se cree que ello resta más que suma. Se opta, por el contrario, por intentar a través de la instrumentalización política de la legalidad, ya sea  reformando viejas normas, aprobando nuevas normas o aprovechando todas las posibilidades técnicas que permite la ley, por adoptar políticas públicas en favor de las clases populares. El uso alternativo de las instituciones no implica, en consecuencia, ningún cuestionamiento estructural del binomio UE-euro sino simplemente su reproducción intentando valorizar, dentro de sus límites, aquellas partes de su interior que más favorecen a las clases populares. Para ello, la única forma posible de participar en el espacio institucional de la política, operar desde él y llevar a cabo reformas legislativas en su interior, es la del partido político. El espacio institucional es un espacio constitucionalmente reservado en régimen de monopolio a la forma partido.

Por el contrario, el neofascismo articula su estrategia política alrededor de un discurso de “ruptura nacional” con la UE y el euro. Concretamente, articulan su enfrentamiento contra la UE y el euro a partir de tres elementos: la beligerancia frontal contra la UE y el euro desde la defensa de la nación; el proteccionismo como nacionalismo económico enfrentado al libre mercado común; y el proteccionismo como filosofía social, esto es, no sólo como fenómeno económico sino también como generador de sentido de pertenencia a una comunidad de igualación en el “nosotros” y distanciamiento frente al “otro” del que deriva la expansión de la xenofobia y el racismo. A la vez, ello conjugado con la dura crítica a la partidocracia.

Plantear abiertamente la ruptura con la UE y la salida del euro se ha convertido en un tema tabú en el discurso y práctica de la izquierda mayoritaria 

En consecuencia, mientras la izquierda sigue empeñada en construir reformismo y partido, el neofascismo construye ruptura (nacional) y antipartido.

Por un lado, no creo necesario entrar a justificar que el proyecto de ruptura nacional neofascista es por sí mismo falso e inaplicable. La opción de encarar una salida del euro desde el planteamiento nacional-proteccionista en un solo país sólo podría darse, hoy, en condiciones de fuerte autarquía y los países europeos, especialmente los del sur, no cumplen hoy ninguno de los requisitos que podrían permitir la existencia de un régimen proteccionista autárquico: no tienen recursos naturales ni materias primeras básicas, no tienen tampoco una industria nacional fuerte. La división europea territorial de la producción, fruto de la unión monetaria, ha llevado a la desindustrialización de los países de la periferia europea. Además, la potenciación de las barreras aduaneras ha ido históricamente acompañada de políticas coloniales e imperialistas y tampoco los países de Europa disponen hoy de colonias, ni de capacidad de iniciar una política colonial. Parece claro, entonces, que la ruptura nacional con la UE y/o el euro por vía de la estrategia nacional-proteccionista que plantea el neofascismo es, especialmente para los países del sur de Europa, económicamente inviable.

En un contexto de euroescepticismo el relato neofascista de ruptura con la UE tiene potencialidades de calar entre las masas populares

Pero, por el otro lado, también es cierto que en un contexto de euroescepticismo creciente y de crisis de la forma partido como agente de representación, el relato neofascista de ruptura nacional con la UE y/o el euro alrededor de un sujeto político social alternativo a la forma partido tiene potencialidades de calar entre las masas populares, y de hecho ya lo está haciendo en gran parte de los países europeos, en mucha mayor medida que la estrategia de uso alternativo de las instituciones de la izquierda partitocrática mayoritaria.

Ante ello, la izquierda tiene un reto urgente. O es capaz de generar un proyecto con un relato claro de ruptura contra la UE-euro y articularlo alrededor de un movimiento popular que sobrepase las estructuras de partido, o quien construirá las futuras mayorías sociales, en el inminente escenario de degeneración de la UE, creciente euroescepticismo y deslegitimación de la forma partido, será el neofascismo.

Nuestra propuesta de ruptura debe ser, por supuesto, opuesta a la del neofascismo. Frente a su “ruptura nacional” construida desde un relato externo a la persona, de exaltación de la nación y que apuesta por el repliegue nacional y el cierre de fronteras. La nuestra debe ser una “ruptura democrática” construida desde un relato conectado a las personas, a sus derechos y dignidad y que apueste por la conformación de nuevos espacios internacionalistas de coordinación, acogida e integración regional alternativos a la UE, al euro y a su lógica de primacía del mercado.

-----------------------------------------------------------

Albert Noguera. Profesor de Derecho Constitucional en la Universitat de València.

Estamos desarrollando un proyecto para una publicación mensual en papel. ¿Nos ayudas a financiarlo?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Albert Noguera

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí